Advertise here

Palacio de Versalles


  - 3 opiniones

De vuelta al lujo de la época de Luis XIV

Publicado por Maika Cano Martínez — hace 4 años

El Palacio de Versalles (le Château de Versailles) es otra de las visitas imprescindibles si vais a París. Se que está fuera del centro y que se necesita media mañana, pero merece la pena, con que tengáis dos días para visitar París, os lo recomiendo aunque sólo veáis el exterior y no entréis dentro, que fue lo que hice yo la primera vez que fui, pero en la segunda ya entré dentro.

Se encuentra en el municipio de Versailles, cerca de París. Fue la residencia real de varios reyes y personajes importantes de la historia de Francia. El Palacio y el Parque de Versalles fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1979.

Aunque el rey Luis XIII mando construir allí un pabellón de caza con un jardín, el mérito se lo lleva el rey Luis XIV, que fue el que amplió el dominio y le dio su fama. Luis XIV vivía en París, en el Palacio Real del Louvre, y pasó un tiempo en otros de la zona, pero no se sintió cómodo hasta que encontró Versalles. Después, Luis XV y Luis XVI también residieron en algún momento de su reinado allí, hasta la Revolución Francesa de 1789, cuando el palacio fue tomado por el pueblo y saqueado, y obligaron a trasladarse a la familia real a París. Desde entonces, sólo se utilizo de forma episódica.

A mí me impresionó tanto el interior como el exterior, yo creo que me gustó mas el exterior porque es inmenso, lleno de zonas verdes y lagos, y ver el palacio desde fuera también es impresionante.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-1

Al llegar, os encontráis la fachada del palacio y es inmensa, además consta de una puerta y unas rejas doradas muy bonitas. Allí están también los diversos stand, punto de información, etc, y unas flechas que te indican las diferentes direcciones que puedes tomar.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-1

Yo empecé con los jardines. Sin duda alguna, es una de mis vistas favoritas de todos los lugares que he visitado. A mi me encantan los lugares verdes con zonas de agua, y este es el mejor lugar.

Entre los jardines, destacan muchas zonas, pero son difíciles de describir. Tened cuidado con meteros en alguno de ellos si no tenéis tiempo, porque son infinitos, parece un gran laberinto.

En las zonas acuáticas hay varias partes que si os voy a comentar. De entre todas, destaca el gran canal. Mide más de un kilómetro y medio de largo, y parece que no tiene fin, se funde junto con el resto de los jardines de Versalles.

Hay varias fuentes repartidas por los jardines, pero la más espectacular es la Fuente de Apolo. Tiene en su centro un escultural monumento de Apolo en su carro tirado por varios caballos que parece que salen de las aguas. Me parece una obra muy realista, y adecuada para Versalles. Transmite mucha fuerza y poder. Se encuentra entre el paseo que baja desde el Palacio que tiene varias esculturas a los lados y el Gran Canal.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-b

Otra fuente muy bonita es la Fuente de la Pirámide. Tiene cuatro pilas superpuestas que van de menor a mayor tamaño y que están sujetadas por tritones y delfines.

Justo debajo de la fachada del Palacio, hay dos estanques que se conocen como los Parterres de Agua, y que reflejan en sus aguas la fachada del Palacio. Tiene algunas esculturas por los bordes que le dan un toque más clásico y elegante.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-8

Merece la pena entrar al interior del Palacio, está lleno de espacios preciosos y lujosos, así como de historia de la realeza y de Francia. Las diferentes estancias que se pueden visitar en el interior, y que más destacan, son las siguientes:

-Cámara del Rey y sus aposentos: en la cámara destaca el brocado dorado y plateado sobre un fondo color carmesí. Alberga varias pinturas de artistas importantes, así como algún otros objetos que parecen sacados del palacio de un cuento de hadas, aunque en este caso, la realidad supera la ficción.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-a

-Cámara de la Reina y sus aposentos: las estancias de la reina son del estilo de las del rey pero mucho con estilo más femenino en la decoración y los colores que tiene. Fue ocupada por tres reinas distintas, pero la más famosa y la última fue María Antonieta.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-4

-Galeria de los Espejos: es muy famosa porque allí se firmó el Tratado de Versailles, el tratado de paz que puso fin a la 1ª Guerra Mundial en 1919. Es mi estancia favorita del interior del palacio. Es muy amplia, de forma rectangular, con muchas lámparas de araña y con pinturas decorando el techo. Mis amigas y yo hicimos un poco el tonto y nos pusimos a bailar el vals por la sala.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-5

-Capilla: es realmente bonita, no muy grande, y diseñada para la realeza. Cuenta con dos pisos: en el piso inferior destacan los arcos que hay alrededor de la parte central y que van a parar al altar; mientras que el piso de arriba en vez de arcos hay muchas columnas. El altar también es pequeño, pero por lo dorado que es destaca. Justo encima del altar, en el piso de arriba hay un órgano, y al final una pintura en la semi cúpula que se alarga por la parte central del techo.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-3

-Aposentos de mesdames: para los que no lo sepáis, el nombre de mesdames designa a las seis hijas del rey Luis XV. Estas estancias son también del estilo de la de la reina, pero más sobrias, hay menos lujo y menos decoración.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-d

Además de las salas principales, me encantan los balcones que tiene repartidos por el Palacio y lo mejor son sus vistas.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-5

Lo que nunca he llegado a ver ha sido el Trianón, espero verlo la próxima vez. También hay un espectáculo en los jardines todos los fines de semana desde abril a octubre "Grandes aguas y jardines musicales" que me han contado que es magnífico, y tampoco he podido asistir.

Dentro de los dominios, hay varios puntos en los que se puede comer algo y comprar souvenirs. Es algo caro, pero si hay necesidad nunca viene mal. Aunque para los estudiantes y los que tengan un menor poder adquisitivo, justo en frente de la estación de tren, hay un Mc Donalds.

La visita del interior del palacio es gratuita para menores de 18 años y estudiantes menores de 26 años, así que no dudéis en entrar aunque sea de forma rápida. Sin embargo, la entrada normal al Palacio ¡cuesta 15 euros! , y la entrada reducida 13 euros. El precio me parece demasiado caro, me alegro de haber entrado como estudiante, aunque lleva incluida una audioguía en 11 idiomas diferentesque mi entrada no llevaba. La visita de los jardines y el parque es gratuita la mayor parte del año, lo cual me parece un privilegio visto lo visto, pero aseguraos antes de ir, porque con el espectáculo "Grandes aguas y jardines musicales" creo que no es gratuito. Los primeros domingos del mes, desde Noviembre a Marzo, la entrada es gratuita, como en el resto de los museos de París, en Estrasburgo también era igual.

de-vuelta-al-lujo-de-epoca-de-luis-xiv-b

El horario de visita del Palacio es distinto según la temporada del año, y según lo que se vaya a visitar (jardines, palacio... ) Por lo que es mejor consultarlo primero en la página web antes de ir. En resumen, de Noviembre a Marzo es de 9 a 17:30 horas, aunque los jardines están abiertos más tiempo. De abril a Octubre el horario se amplia, siendo de 9 a 18:30 horas, y los jardines hasta las 20:30 horas. En temporada alta tiene que ser mucho más bonito (yo siempre he ido en temporada baja), pero también hay más gente, por lo que conviene ir temprano.

Desde París se puede llegar en coche y en un tren de cercanías que dura menos de media hora y creo que el ticket eran unos 7€ ida y vuelta. El tren os deja muy cerca del Palacio ya que está cerca de la estación. Tenéis que salir a la derecha, andar recto, y os lo encontráis.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Una visita a la realeza nunca hace daño.

Publicado por Ricardo Ruiz Granados — hace 3 años

Tal vez el nombre Palacio de Versalles sea algo común en los listados de sitios turísticos que siempre recomiendan visitar si se esta viajando por Francia, específicamente por París, y si que tienen la razón de hacerlo, este lugar emblemático marco la historia de Francia, ya sea por los que habitaron allí, sus historias, arquitectura, jardines, entre otras cosas.

Llegar a este lugar podría decirse que es fácil, ya que existe una línea de tren que lleva hasta la estación que queda a pasos del Palacio de Versalles. Para mi y mis amigos de viaje fue toda una historia, ya que ese día había literalmente una tormenta, la lluvia y el viento eran fuertes, las sombrillas no tenían lugar, solo nos quedó correr desde la estación hasta la taquilla del palacio, donde nos indicaron que debíamos hacer la siguiente fila:

una-visita-a-realeza-nunca-dano-6c2e7897


Sí, esa era la dichosa fila, menos mal cuando llegamos a la taquilla ya no llovía tan fuerte, pero el viento seguía siendo un tempano de hielo que apuraba hasta al más guerrero.

Después de pasar un buen tiempo en fila logramos entrar, desde ese momento supe que estaba entrando en una mina de oro, y no lo digo solo por las riquezas materiales que existen allí, lo digo por el nivel de historia, patrimonio y detalle que tiene este lugar, es admirable.

Entramos y no sabíamos ni por donde empezar, es una cosa de locos en el buen sentido de la palabra, hay cientos de habitaciones, todas con una temática e historia diferente, donde el mobiliario, la decoración, y el ambiente en general transportan al visitante a aquella época de reyes y reinas.

una-visita-a-realeza-nunca-dano-3e03b7a6

Creo que después de esta foto no queda duda cuando hablaba de una mina de oro.

El recorrido es guiado por los pasillos que comunican ordenámente a las habitaciones, salas, escenarios, etc. Si no se sabe mucho de historia no hay de que preocuparse, hay bastantes videos y letreros con información resumida y práctica para la visita.

Recomiendo ir en tenis, ya que hay muy pocos asientos, y si verdaderamente se desea visitar todos los espacios que tienen a disposición se necesita de algo bastante cómodo y también un poco de paciencia porque siempre habrá mucha gente, grupos con guía que demoran un poco más en cada lugar, entre otras cosas.

Nosotros hicimos nuestro propio recorrido (sin guía), aprovechamos los videos y estas cosas para saber un poco más de cada escenario y la verdad no tuvimos ningún inconveniente, sentimos que fue bastante provechoso, así que como segunda recomendación podría decir que no siempre hay que pensar en pagar una y otra cosa que ofrecen, ya que muchas veces el lugar aporta la información necesaria para tener una muy buena visita, y más aún cuando se es estudiante y se quiere hacer de todo con un presupuesto que es cómodo pero pues no el más abundante.

Mientras seguíamos caminando viendo cristales, copas, vajillas de cerámica, espadas, camas gigantes, pianos deseados por cualquiera, pinturas y esculturas de los más famosos artistas, etc. Llegamos a un pasillo donde había un lugar medio abierto, se podía perder si se pasaba desapercibido, pero afortunadamente la curiosidad pudo más, asome mis ojos por esa puerta entre abierta, y oh sorpresa la que me he llevado:

una-visita-a-realeza-nunca-dano-a663304a

La capilla.

Este, mi lugar favorito de todo el inmenso palacio, la imponencia y la elegancia de este espacio son el resultado de la exigencia que existió en ese momento hacia los artistas encargados, sin duda el trabajo y el detalle detrás de cada esquina es impresionante. En ese momento pensé en los millones de personas que pasaron por este lugar y lo hicieron posible, cada uno con una vida totalmente distinta, pero con algo en común, el honor de levantar el PALACIO DE VERSALLES

Tal vez todo lo que envuelve este lugar no sea una muestra de humildad, porque cada rincón posee infinitas riquezas que seguramente podrían llegar a alimentar a un montón de personas con necesidad, pero lo que si es cierto es que la determinación y el orgullo hicieron posible un lugar majestuoso, que ahora está disponible a la vista de ojos de diferentes partes del mundo, sin importar mucho más allá que querer conocer la historia y admirar lo que fue, es y será una obra de arte de talla mundial.

Saliendo un poco de la reflexión, continuamos el recorrido hacia lo que son los jardines, pero lamentablemente por el clima no solo de ese día sino del mes, los famosos jardines de Versalles estaban cerrados y no quedaba otra opción que verlos desde una ventanita, así que como tercera recomendación si se desea que el tour incluya los jardínes no es una buena opción visitar Versalles en época de invierno.

una-visita-a-realeza-nunca-dano-2d6271a6

Este fue el pedacito de jardín que se alcanzaba a ver desde la ventana, un poco triste pero bueno, el invierno también tiene derecho.

Esta vista fue lo ultimo del recorrido, luego fuimos al restaurante, almorzamos y descansamos un poco para regresar a París y poder seguir conociendo, bueno, la verdad esa era la intención pero confieso que el frio no estaba a favor nuestro y el cansancio en los pies mucho menos, así que terminamos en la cama del hostal durmiendo por unas cuantas horas.

Si aún hay dudas en si ir o no, puedo decir que es un lugar totalmente recomendado, no hay que ser un fanático de la historia o el arte para disfrutar un sitio como este, definitivamente siento gran admiración, especialmente por todos los encargados de cuidar y preservar este lugar que es un lujo para los ojos de cualquiera, y creo que no hay mejor manera de aprender que viviendo la experiencia, así que si están por parís no duden en invertir unos euros que los hará parte de una visita REAL que abre las puertas a la cultura.

una-visita-a-realeza-nunca-dano-82d9aa2b


Living la vida ERASMUS!





Galería de fotos


De castillo a cenizas invisibles

Publicado por Paulina Palestina Ruezga — hace 3 años

De castillo a Cenizas Invisibles

Cenizas... eso es lo que es el Palacio de Versalles, una sombra del recuerdo de lo ostentoso de los antiguos monarcas Franceses, que como muchos, abusaban de su poder, vivían inmersos en sus propias vidas llenas de exesos y caprichos, sin un freno o guía, excesos que finalmente como todos sabemos, los llevaron a una autodestrucción.

de-castillo-a-cenizas-invisibles-f086c7c

La visita al Palacio de Versalles tiene un trasfondo bastante curioso, el caso es que me encontraba de viaje con mi amiga Yuliana, y los días que destinamos a París apenas y eran suficientes para realizar nuestro itinerario turístico, dentro de esa toma de decisiones nos encontramos en la siguiente disyuntiva: ¿Casa Savoya o Versalles?

Obviamente que si hubiese tenido la oportunidad de decidir, habría tomado ambas opciones, que aunque muy diferentes, los dos lugares cuentan con una importancia histórica y espacial sin precedentes... ¡Claro! Eso según mi percepción de estudiante de arquitectura, en la cual desde el primer día de la formación profesional me metieron en la cabeza el chip Le Corbusier como alto exponente de lo que conocemos como arquitectura moderna.

¡En fin! Yuli sólo me veía con sus ojitos suplicantes, e intenaba entenderme cuando le decía que la villa Saboya era un ícono que debíamos visitar sin lugar a dudas, y que Versalles sería poco más o menos similar a los lugares que encontraríamos en el resto de Europa, claro que esto sólo lo decía con el fundamento de la imaginación, ya que nunca había estado en el palacio y mi juicio carecía de pruebas suficientes de convencimiento, así que finalmente decidimos el destino en la estación de trenes, al último minuto.

Palacio de Versalles

de-castillo-a-cenizas-invisibles-690ffd3

Para llegar a Versalles debíamos tomar un tren y luego trasbordar, sinceramente por ahora no recuerdo los nombres de las estaciones, sólo sé que si es un viaje largo, pero nada difícil de realizar en una ciudad tan bien estructurada como París, y es que Versalles es una ciudad en las fronteras parisinas, por lo que recomiendo se tome el tiempo suficiente considerando un viaje de una hora o poco más de la hora para el camino, más la posible fila de ingreso y el recorrido al interior.

Era invierno, hacía mucho frío pero nada de nieve, sólo agua que enfriaba aún más el clima. Llegamos a la estación que dictaba el mapa, caminamos algunas calles más, pasamos las tiendas para turistas y llegamos al amplio vestíbulo con una estatua de Napoleón Bonaparte en su caballo recibiéndonos galante.

de-castillo-a-cenizas-invisibles-727124d

El lugar es impresionante desde su exterior, llega a ser abrumador tanta elegancia, no puedo ni imaginar lo que debió costar eso, con todos sus detalles y materiales que se conservan a través de los años.

Para entrar tuve que dejar mi mochila de viajera austera en un lugar especial, nos revisaron las pertenencias, todo era muy estricto, pagamos el dinero correspondiente, realmente sólo Yuliana pagó ya que de nuevo el ser estudiante residente de la unión europea salvó mi billetera de un fuerte golpe.

Decidimos ingresar con la autoguía de audio, la cual fué increíblemente útil para caminar a nuestro propio ritmo a través de las diferentes salas y habitaciones visitadas, escuchando detalles de lo que sea que llamase nuestra atención, sin prisa algunam y sólo con mapa en mano.

de-castillo-a-cenizas-invisibles-26d9867

El palacio en general es ostentosísimo, algo triste para mi por su magnitud y riqueza estéticas pero pobreza de sentido funcional, ya que nadie habita ahí, más que los turistas que como yo, imaginábamos la vida desbordante de un lejano pasado.

Además el exterior era tan frío que todo posible color había desaparecido para dar paso sólo a el color gris invernal.

de-castillo-a-cenizas-invisibles-d488b4e

Los jardines son para mí el elemento estético más importante del conjunto, un jardín perfectamente delimitado, racionalizado, con simetría perfecta y ejes visuales súper extensos.

de-castillo-a-cenizas-invisibles-8972410

El gris del ambiente terminó por melancolizar mi recorrido imaginativo, es decir, imaginaba a María Antonieta rodeada de lujos y hermosos artefactos franceses de la época, su felicidad, su tristeza, los momentos vividos en esta ciudad creada para la corte francesa y su diversión, como medio de escape ante la realidad de un país inmerso en la pobreza de su gente, pestes y desgracias en los niveles más bajos, injusticia total.

De castillo a cenizas invisibles

Escapar de ese mundo era el objetivo, se construyó el Palacio en distintas etapas, finalizando el conjunto con distintas y bellas villas para los cortesanos, rodeados de los jardines ordenados.

De castillo a cenizas invisibles

Las perspectivas creadas en conjunción con el clima eran impresionantes, la neblina lo cubría todo, impedía ver más allá, era como caminar entre sueños, con magníficas esculturas que se reflejaban en unn espejo de agua gigante, árboles secos que enmarcaban el camino, era un escenario inolvidable.

De castillo a cenizas invisibles

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Palacio de Versalles? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...