Advertise here

Ladurée Champs-Elysées


  - 2 opiniones

Paraíso de 'macarons', placer para el paladar

Publicado por Patricia Saiz Díaz — hace 4 años

¿Quién no ha oído hablar de los famosos macarons de Ladurée? O al menos conocer el término macaron y saber que hace referencia un pequeño dulce francés de alta repostería, cuyo origen se remonta al siglo XVIII, y que está hecho de clara de huevo, almendra molida, azúcar glas y azúcar. En su centro se oculta un relleno con sofisticados sabores.

Para entender... es como un pastel hecho de diamantes, exquisito pero caro. Y yo, que me dicen que tengo un "expensive taste" pues puse mis ojos en la casa que realiza los mejores macarons del mundo: La Durée.

Para situarnos un poco en la historia de esta franquicia, debemos remontarnos a 1862 cuando el molinero Louis Ernest Ladurée abrió su primera panadería en el centro de la capital francesa y tras un incendió diez años más tarde, la panadería pasó a convertirse en pastelería. Más tarde, a principios del siglo XX, la esposa de Ladurée propuso combinar pastelería y cafetería, de esta manera nació uno de los primeros salones de té de París. La primera Ladurée como hoy la conocemos fue instaurada en la exclusiva avenida de los Campos Eliseos en 1997, con una decoración de Jacques García.

Poco a poco la empresa de hostelería fue ampliando sus horizontes y abrieron nuevas tiendas en Londres (fue la primera en abrirse en el extranjero en 2005), Bélgica, Irlanda, Luxemburgo, Suiza, Italia, Líbano, Estados Unidos o Japón, siempre llevando como emblema de fama nacional al macaron. Uno de sus más famosos es el maestro pastelero Philippe Andrieu.

Además, en la Maison du Macaron se celebran lujosas celebraciones, eventos de negocios, bodas y todo tipo de reuniones que requieran de repostería de alta gama. No solo encontramos todo tipo de dulces que mencionaré un poco más abajo, también se pueden adquirir souvenirs, libros de recetas, piezas de cerémica, utensilios para la cocina como delantales etc... eso es lo que encontré en Ladurée de Versalles. Incluso ha creado su propia colección de productos de belleza y para el hogar. La fortuna y creatividad de esta firma no tienes límites.

Para aquellos que se muestran un poco reticentes hacia el macaron... no os preocupéis porque entre su inmensa variedad de productos también ofrecen postres helados y con frutas, tartas y tartaletas, natillas, cremas, púdines, pasteles, bollos, bizcochos, pastas, galletas de mantequilla...

Sin embargo, recomiendo (o mejor dicho, obligo) a que probéis la receta maestra como son los macarons, una delicatessen que se pueden degustar en todos los sabores que os imaginéis: café, pétalos de rosa, violeta, pistacho, chocolate, vainilla, regaliz, limón, frambuesa, flor de naranjo, frutos rojos, mango, bergamota, caramelo... y cada temporada sacan nuevos sabores.

Así que ¡id preparando vuestro paladar! Y el bolsillo también, porque cada macaron ronda los 2€, aunque ofertas que incluyen packs de varios macarons con cajitas muy monas. También destaco que la media de un café son los 5€...

Pese a que he visitado varias boutiques del macaron, e incluso otras firmas como Pierre Hermé o Christophe Roussel. Sin duda me decanto por Ladurée y más concretamente la de los Campos Eliseos... tras un largo día de compras por la avenida parisina más exclusiva nada como terminar la jornada en una de sus mesas rodeadas por una decoración que recuerda a los salones de palacio.

Una visita que nunca me fallará en mi lista de planes en París.

Galería de fotos



Un café legendario de París: un dulce must de paso en Francia ;)

Publicado por Nuri Mercury — hace 3 años

Los macarrones. Ese dulce tan característico de Francia. ¿Y saben quién los inventó, en su versión de “cara doble”? La casa Ladurée. Este lugar fue fundado en 1862, justo en el año de la Intervención Francesa a México… mientras Napoleón III quería conquistar el país, en la capital francesa, Ladurée estaba creando el producto que conquistaría no sólo a los parisinos… ¡sino al mundo entero!

Ya me habían dicho que es aquí donde habían inventado ese postre francés, pero nunca había entrado… hasta ayer. Y es que, durante este fin de semana en París… ¡nada mejor para cerrar con broche de oro que ir a la famosa casa Ladurée!

Un poco de historia…

Como pequeño dato curioso, en un inicio Ladurée era una panadería. Pero después de que un incendio acabara con el local, los dueños decidieron transformar el lugar en salón de té. En esa época (mediados del siglo XIX), era una novedad un local donde se pudiera degustar un rico pastel acompañado de un café o un té. Con el gran éxito que tuvo, no cabe duda que Ladurée renació de entre sus cenizas, tal cual un ave fénix.

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoNo saqué foto esa noche, porque no había suficiente luz para que se viera bien. Pero en esta imagen, pueden apreciar la fachada de Ladurée, con su inconfundible color verde claro <3 (Foto tomada de http://scope.lefigaro.fr/static/media/srcimages/photo_huge_lieu_f899113_1.jpg)

Mi visita a la boutique de los Champs Elysées…

Ladurée cuenta con varias sucursales, pero la sede central (¡la mera, mera! ) es aquella ubicada en la famosa y prestigiosa avenida de los Campos Elíseos. Y fue justo ahí a donde fui; )

Ya había pasado delante de esta tienda varias veces. Me había llamado la atención su decoración, su fachada y la fila de personas que esperaban en la puerta. En más de una vez me detuve por curiosidad a ver su carta… pero al fijarme en los precios, rápidamente me daban ganas de seguir derecho :p Y es que me decía que pagar un simple postre a diez euros era una locura… pero finalmente, terminé cometiendo esa locura :P

Como dicen: siempre te arrepientes más de las cosas que no haces, que de las que sí. Haciendo cuentas, no me saldría a más de veinte euros el sentarme en una de las mesas de ese lugar y degustar uno de sus pasteles. Además, creo que cuando se trata de lugares prestigiosos como ese, uno no paga solamente lo que consume, sino el servicio y la experiencia. Y bueno, ¡creo que habría sido casi pecado el haber estado en más de una ocasión en París y no darme ese pequeño gusto!; )

De acuerdo a Google, los horarios en los que Ladurée es más frecuentada es durante la tarde. Pero como mi bus de regreso a Lyon salía en la noche y que chequé que el lugar cerraba hasta las 11:00 p. m., pues me dije que la mejor opción era ir alrededor de las 8:00 p. m. Por una parte, para evitar las largas filas de espera (y que quién sabe hasta a qué hora me tocaría…). Por otra parte, era una dulce forma de hacer pasar el tiempo… ¡era mucho mejor que estar sentada en la estación de autobuses! x)

Llegué a Ladurée, acompañada de un amigo. Y, para mi sorpresa y fortuna, no tuvimos que esperar ni un minuto. Entramos directamente y una chica, muy amablemente me preguntó si quería cenar o sólo comer un postre. Le respondí que solamente queríamos un chocolate y un pastel, así que nos instaló en una de las mesas que tienen una vista hacia los Campos Elíseos.

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoNo saqué fotos de la sala de abajo, donde comimos, pero cuando subí al baño, vi uno de los espacios disponibles para eventos privados (fiestas, reuniones, etcétera)... ¡No me imagino cuánto debe costar el organizar una recepción aquí! :O Me recordó un poco al Institut Paul Bocuse

Poco tiempo después, nos llevaron dos cartas: una con las opciones de platillos y otra con los diferentes postres y demás dulzuras azucaradas de Ladurée. Estaba dudando entre sus diferentes pastelillos (¿tarta de limón? ¿parfait de frambuesa? ), pero cuando llegué a la parte de los “pains perdus” (pan francés)… ¡me dije que pediría eso! Había pain perdu “nature” (es decir, sólo con miel de arce), pain perdu con salsa de frambuesa y crema chantilly con sabor a rosa y otra variedad más (cuyo nombre no recuerdo). Finalmente me decidí por la frambuesa y las rosas :D

Para beber, pedí un chocolate caliente. Por cierto, podrán preguntarse… ¿y los precios? Bueno… el pain perdu me costó 12 euros 50. No se me hizo caro… bueno, no si uno lo compara con el precio del chocolate: ¡7 euros 50! Viendo el precio, me dije que más les valía que estuviera bueno :P

Y aunque me dolía un poco el codo al ver esos precios, finalmente preferí disfrutar de esa oportunidad de estar en un lugar así de legendario ^^ Insisto, creo que es bueno es consentirse de vez en cuando.

Bueno, había leído algunas opiniones sobre este lugar: había quienes decían que todo había estado delicioso… y otros que se quejaban de la relación calidad/precio… así como del servicio :/ Afortunadamente, no fue mi caso. Tanto la chica que nos asignó mesa como el mesero que nos atendió, ambos fueron muy amables.

En un momento dado, pedimos una jarra de agua y aunque se tardaron un poco en llevárnosla, en cuanto la pedimos de nuevo (de manera amable, que no valía la pena ponerse impacientes porque ellos se habían portado muy bien con nosotros), nos la llevaron y hasta la chica nos dijo: “¡Ah, sí es verdad, ya me la habían pedido! En un momento se las traigo, no me tardo nada”.

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoDamas y caballeros, con ustedes... ¡el delicioso, el inigualable pan francés de Ladurée! ¿A poco no se les antoja de solo ver la foto? :D A mí sí :p Por cierto, recuerdo que, de tantas fotos que estaba sacando, mi amigo me preguntó: "¿Ya puedo comer mi postre?. -. " Jajaja sorry :p Pero al final, no dejamos ni una migaja :D

¿El veredicto?

Que si vale la pena ir a Ladurée… definitivamente creo que sí; ) El pain perdu estuvo riquísimo, así como la salsa de frambuesa (¡que realmente sabía a fruta! Estaba muy espesa y concentrada) y la crema chantilly con sabor a rosa. En cuanto al chocolate, estaba muy dulce para mi gusto :( Me hubiera gustado que tuviera más leche. De broma, le dije a mi amigo que debimos haber comprado un litro de leche para agregárselo al chocolate jajaja

Por cierto, la porción de chocolate es chica tomando en cuenta su precio. Ah, no les recomiendo que pidan el “chocolat viennois” porque es aún más chico que el chocolate “normal”. Lo único que tiene de diferente es que lleva crema chantilly encima, es todo.

Para llevar…

Si consumen un postre o una bebida ahí mismo en el café/restaurante, pueden pedir también un paquete de macarrones para llevar. Les saldrán más baratos que los que piden para consumir ahí mismos. Eso es evitará que tengan que formarse de nuevo y hacer fila en el mostrador de al lado. Así sólo piden la cantidad y los sabores que desean y se los llevarán hasta su mesa.

Ojo: si ordenan macarrones para llevar no podrán consumirlos ahí mismo. Tendrán que esperar hasta que hayan salido del lugar… no crean que por sangrones (o tal vez sí :p) pero es que si no, sería muy fácil que alguien pidiera un café y unos macarrones más baratos para consumir todo ahí :p

La decoración

La decoración y el mobiliario del lugar son muy cuidados. Son del estilo del siglo XIX. Tanto la arquitectura del edificio, como las mesas, las sillas y demás, ¡todo hace que te sientas en otra época!

Me llamó la atención que esta ambientación está por todos lados… ¡hasta en el baño! Jajaja Sí, y es que los baños no son simples cuartos blancos. Están pintados en tonos pasteles y hasta tienen pinturas de esa época. ¡Cuánta elegancia!

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoEn Ladurée, hasta los baños son elegantes y con clase :P

El servicio y el ambiente

Aunque había leído en Google Reviews que había quienes se quejaban de la atención en Ladurée (con eso de que los clientes les llueven, a veces pasa que se les suben los humos y se portan súper sangrones…), temía que fueran a portarse arrogantes o algo así. ¡Pero no fue así! Al contrario, los meseros que nos atendieron fueron muy atentos y estuvieron sonrientes todo el tiempo. Eso sí, noté que hubo un pequeño problema de comunicación con una pareja que estaba sentada en la misma sala que mi amigo y yo. Y es que no hablaban francés. Además, aunque el menú estaba también en inglés, no entendían muy bien todo… Y cuando les preguntaron a los meseros, ellos no supieron dar una muy buena explicación sobre lo que era cada uno de los postres, o sobre cuál les podrían recomendar.

De hecho, vi que se tardaron mucho en decidir y hasta les preguntaron a los comensales de al lado si había algún postre que fuera característico del lugar. Y ellos tampoco supieron decirles gran cosa x) Sólo como que les daban el avión :P

En fin, creo que eso de que venir a Francia hablando francés, es importante… parece que es verdad. Pero por mi parte, yo no me puedo quejar del servicio de este famoso salón de té.

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoAsí es como lucía la boutique, la parte en la que uno compra los macarrones para llevar. No había ningún cliente porque esta sección ya estaba cerrada. Pero en la foto se puede apreciar el estilo de la decoración del lugar. En un espacio así, uno siente como si estuviera en otra época :)

¿Cómo llegar?

Hay varias sucursales de Ladurée en los Campos Elíseos, pero para llegar a la que yo fui, tienen que bajarse en la estación de metro Georges V. La línea 1los deja ahí. Una vez que salgan del metro, caminen sobre la gran avenida des Champs Élysées, pero no hacia el Arco del Triunfo (eso déjenlo para después, cuando tenga que bajar numerosas pero deliciosas calorías que se habrán echado encima en Ladurée :p ), sino hacia la Place de la Concorde. (O sea, aléjense del Arco del Triunfo :P). Tres calles más adelante, verán Ladurée (o la fila de personas que están esperando entrar al lugar, lo que vean primero :P).

Los horarios… y cuándo ir

Sorprendentemente y en contracorriente a toda expectativa, Ladurée está abierta de lunes a domingo. Abren desde muy temprano por la mañana (desde las 7:30 a. m. de lunes a viernes) y cierran hasta muy tarde por la noche (hasta las 11:30 p. m., o 12:30 a. m., en fines de semana). Y digo “sorprendentemente” porque ya saben que en Francia ese tipo de horarios casi no se ve.

Pero es que con enorme fama que tiene este lugar, el abrir menos horas al día, representaría una gran pérdida de dinero para los dueños… ¡y una gran tristeza para todos los turistas que la visitan!

Así que no hay pretexto que valga: pueden ir a Ladurée en el horario que más les plazca; ) Aunque ojo, les recomiendo que vayan muy temprano por la mañana (ya saben, en general a las personas nos les gusta madrugar… como a mí :p), o más bien tarde, en la noche. Eso fue justo lo que hice. Fui a eso de pasadas las 9:00 p. m. y, como lo dije antes, no hice fila ni esperé una eternidad para poder tener una mesa y ser atendida.

un-cafe-legendario-paris-dulce-must-pasoNuestro rico chocolate ^^ Me gustó mucho su vajilla: es de tonos pastel, rosa y verde, y sus cubiertos y demás utensilios son plateados, ¡muy elegantes! Y cuidan hasta el más pequeño detalle: ¿Ya vieron la especie de "cubierta" que le pusieron a la asa de la jarra?

Conclusión

Creo que ya lo habrán adivinado: ¡recomiendo este lugar! Yo salí muy contenta de ahí y, cada euro que gasté ahí, valió la pena. Su pan francés estuvo riquísimo, la decoración y el ambiente me gustaron mucho y el servicio fue de primera. Con esos elementos, sinceramente no me sorprende que el salón de té Ladurée sea tan famoso, no sólo en París o en el resto de Francia, sino en el mundo entero.

Eso demuestra que el mantener una calidad excepcional en sus productos y en sus servicios, es la mejor garantía de prosperidad. Creo que hay muuuuchos otros establecimientos que deberían aprender esta lección y trabajar al respecto. En fin, si pasan por los Champs Élysées, no se aguanten las ganas y dense ese pequeño (¡o gran! ) gusto de consentirse con un postre de Ladurée; )

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Ladurée Champs-Elysées? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...