Parque de la Ciudadela


  - 1 opiniones

Un relajante oasis con recuerdos terribles

Cuando en 1714, el rey de España, Felipe V, incendió parte del distrito de La Ribera para construir una fortaleza amenazadora, pocas personas habrían pensado que el mismo lugar se habría convertido 3 siglos después en el pulmón verde de Barcelona. De hecho, cuando las tropas españolas aplastaron a la oposición de los catalanes, invadiendo Barcelona e imponiendo el fin de la independencia de Cataluña, se construyó el imponente castillo de la Ciudadela. Fue pensado para ser un símbolo del poder y control de los soberanos castellanos sobre la ciudad.

Un relajante oasis con recuerdos terribles

Hoy en día, el nombre es lo único que queda de ese odiado símbolo de opresión y tortura. En lugar del castillo, que fue derribado en 1869, ahora hay un maravilloso parque para alegrar la vida cotidiana de los barceloneses. Además, en esta área, también se encuentran una serie de puntos de referencia que fueron diseñados y realizados para preparar la Exposición Mundial. En 1888, de hecho, Barcelona fue sede de la mayor exposición internacional del mundo, como una prueba más del extraordinario espíritu optimista y dinamismo que caracterizó a la ciudad en esos años.

El parque ofrece una amplia variedad de oportunidades: desde un simple paseo por los caminos de grava hasta un tranquilo picnic en la hierba, sin mencionar una visita al zoológico de la ciudad que, por desgracia, a los adultos les costará 17 euros y 10 euros a los niños. Para aquellos que puedan estar interesados ​​en un recorrido tranquilo a pie, media hora será suficiente, ya que el parque no es muy grande.

Un relajante oasis con recuerdos terribles

Partiendo del Passeig de Picasso, al que llegarás caminando en 5 minutos desde la iglesia de Santa Maria del Mar, el primer monumento destacable del camino es, sin duda, el homenaje al gran pintor. Está situado justo fuera del parque y fue diseñado por Antoni Tapies. Este homenaje consiste en una escultura extraña, una verdadera obra de arte contemporánea.

Una vez en el parque, encontrarás los caminos que conducen al zoológico y al jardín botánico; en cambio, si vas hacia el centro del parque, encontrarás unos setos bien bonitos y cortados, que flanquean los caminos que conducen al Parlamento Nacional de Cataluña. Este edificio es uno de los símbolos del orgullo catalán y está abierto solo para los visitantes el 11 de septiembre, que es la fiesta regional catalana (Diada Nacional de Catalunya). Este día conmemora el suceso de 1714, cuando los catalanes tuvieron que renunciar a su independencia.

Un relajante oasis con recuerdos terribles

Después de apreciar una serie de parterres de flores de colores, se puede avanzar hacia la cascada, la gran caída artificial es probablemente el centro del parque. Incluso el joven Antoni Gaudí participó con entusiasmo en su creación a principios de la década de 1880. Este es el lugar elegido por muchos barceloneses para pasar su tiempo el domingo; es bastante común, de hecho, ver a los niños correr libremente o persiguiendo pompas de jabón gigantes, familias que descansan cómodamente sobre la hierba o incluso que alquilan una barca pequeña para hacer un recorrido por el estanque que está al lado.

Un relajante oasis con recuerdos terribles

De vuelta hacia Passeig de Picasso, verás a lo lejos, a tu derecha, la extraña silueta del Arco de Triunfo. Ubicado al noroeste del parque, en el Passeig de Lluis Companys, que se construyó a fines del siglo XIX, aunque no está claro a qué victoria conmemora. Finalmente, el recorrido por el parque terminará justo en frente del Castell dels Tres Dragons. El edificio, proyectado por el famoso arquitecto Domenech i Montaner, está totalmente hecho de ladrillos y, a pesar de su estilo aparentemente medieval, fue construido solo en la década de 1880. En cualquier caso, los barceloneses probablemente lo recibieron con mucho gusto, ya que su aspecto y su función (se usaba como cafetería durante la Exposición Mundial) eran mucho menos amenazantes que los del castillo que había reemplazado.

Un relajante oasis con recuerdos terribles

Galería de fotos



¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Parque de la Ciudadela? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!