Camp Nou


  - 1 opiniones

Para todos los amantes del fútbol

Traducido por Mary Paz Gallego Herrera — hace 2 años

Texto original de Martha S

Si te apasiona el fútbol, seguro que has oído hablar del famoso campo de fútbol de Barcelona, conocido como Camp Nou. Bueno, hasta yo había oído hablar de él, aunque no me considero un auténtico fan del fútbol. Al fin y al cabo, a mí me vale con saber quién gana y quién pierde el partido. De hecho, solo he visto unos pocos partidos en toda mi vida. Principalmente porque el equipo que me gusta siempre perdía y me ponía de los nervios, hasta que tiré la toalla y dejé de ver los partidos.

Pero a mi padre le encanta el fútbol. Obviamente. Quiero decir, es un hombre y a los hombres les encanta el fútbol. Así que, antes de que fuera a Barcelona, me dijo que se enfadaría si no iba a visitar el campo y echaba fotos para él. Como podéis ver, no tuve elección. Y, una aburrida mañana de domingo, decidí visitar esta maravilla de Barcelona. Me avergüenza decirlo, pero lo cierto es que el Camp Nou me impresionó. Tanto por su tamaño, como por la cantidad de visitantes. Bueno, y por el precio del museo también.

Así que, cuando leáis este artículo, tened en cuenta que no ha sido escrito desde el punto de vista de un aficionado del fútbol. Leeréis, más bien, sobre la experiencia de una chica, que no sabe nada de fútbol y, aun así, fue a ver el Camp Nou. Pero, empecemos por el principio...

¿Dónde está el Camp Nou?

Estoy segura de que todos los que viven en Barcelona saben dónde se encuentra el famoso estadio Camp Nou. Y, como está muy lejos de mi piso, me daba miedo perderme, aunque no me preocupaba demasiado porque, como digo, la gente sabría decirme dónde estaba.

Así que, me bajé del metro en la parada de Palau Reial (que está en la línea 3 (verde) y empecé a pensar por qué salida tenía que ir. Antes de salir de casa, todo lo que comprobé en el mapa, fue la parada de metro en la que me tenía que bajar. Así que elegí la salida al azar y, en cuanto salí, vi un par de señales delante de mí, que me indicaban que el Camp Nou estaba en el lado izquierdo.

Pensé que había sido fácil. Hasta entonces. Seguí la dirección y, enseguida, vi una enorme multitud de gente, que me hizo pensar que estaba en el sitio correcto. Y yo tan contenta. Como podéis ver, es muy fácil llegar al Camp Nou, no hay que girar en ninguna parte, solo hay que obedecer las señales que ves en la salida del metro y seguir recto. Al final, verás un grupo de gente, así que te puedes unir a ellos.

Un paseo por el campo

Como probablemente hayáis deducido, no pagué entrada para el museo ni nada porque, básicamente, yo solo quería ver cómo era el estadio de cerca. Y admito que es enorme. No, enorme se queda corto. Os propongo que veáis el estadio con vuestros propios ojos e intentéis describirlo en una sola palabra. Es imposible. Y, el hecho de que no me guste el fútbol no significa que no me gustase el Camp Nou.

De hecho, tras haberlo visto de cerca, mi curiosidad no dejaba de crecer y, en ese momento, incluso me planteé pagar para ver el museo, solo para ver qué tenía de interesante. Bueno, vale unos veinte euros e incluye una visita guiada. Me parece bastante caro, pero, si me preguntas, después de todo, te diría que visité el Camp Nou.

Aunque, empecemos por el principio. Es un edificio enorme y no se reduce solo al estadio en sí. Lo primero que vi cuando me acerqué, fue la puerta de entrada con carteles que indicaban distintos puntos que se pueden encontrar en el edificio. Como podréis imaginar, fue bastante confuso, ya que creía que era solo un estadio y nada más. Pero me di cuenta de que estaba equivocada.

Para todos los amantes del fútbol

Para todos los amantes del fútbol

Así que cuando vi que se dividía en el museo, el estadio en sí, la sala de prensa, las tiendas y otras partes, empecé a pensar en dónde iría. Obviamente, no tenía intención de pagar por nada, así que decidí entrar y ver qué se podría visitar gratis. Y, sinceramente, me sorprendí bastante de que se pudieran ver tantas cosas sin pagar ni un céntimo.

Lo primero que vi fue la enorme cola de personas que esperaban para entrar al museo. Puede que hubiera tanta gente porque era domingo. Espero que sea así, sinceramente, porque, en el caso de que vaya al museo, seguro que voy entre semana y no en fin de semana. Lo segundo que me llamó la atención fue la cantidad de vigilantes y de gente trajeada. Supongo que habría alguna reunión o algo. O puede que hubiera un partido y ni me enteré. Bueno, como ya he dicho, mi conocimiento de fútbol, de momento, es bastante limitado.

Para todos los amantes del fútbol

Luego, cuando me paré a contemplar la longitud de la cola, me obligué a echar un vistazo. Y, de nuevo, me sorprendió. Toda la parte izquierda del recinto estaba compuesta por distintas tiendas. Y, por supuesto, vendían todo tipo de productos relacionados con el fútbol y con en el Fútbol Club Barcelona. Obviamente. Como todos los productos son oficiales (o al menos dicen que lo son), son muy caros. Podría comprarle algo a mi padre, pero tengo que plantearme si merece la pena comprarlo oficial o no. Al fin y al cabo, puedes encontrar exactamente los mismos productos en tiendas de Barcelona y cuestan la décima parte de lo que marcan en el Camp Nou.

Para todos los amantes del fútbol

Otra cosa sorprendente fue el cartel que indicaba cómo llegar a una pista de patinaje sobre hielo. Definitivamente este sitio esconde todo tipo de sorpresas.

Luego descubrí que se podía llegar al estadio. Y he de decir, con orgullo, que lo toqué, (sueno como toda una fanática). De cerca, parece gigante. Y recordad que esto es solo una pequeña parte. Lo único que habría gustado es que hubiese un ascensor panorámico por alguna parte para que pudiese ver el estadio desde arriba. Seguro que me habría dejado con la boca abierta.

Para todos los amantes del fútbol

Para todos los amantes del fútbol

Me imagino que tiene que ser una experiencia inolvidable ver un partido de fútbol en el Camp Nou. Creo que empiezo a sonar como una auténtica aficionada, ¿no? Además, pensadlo, ¿cómo creéis que se sentirán los jugadores cuando entran en el estadio antes de que empiece el partido y ven a toda la gente animándolos? Me haría jugadora de fútbol solo para saber qué se siente.

Como he mencionado antes, hay muchos vigilantes de seguridad en toda la zona. Bueno, es normal, pero hace que me sienta muy incómoda. Sentía como si fuese a pasar algo malo y ellos lo supieran. Por suerte, no pasó nada. Fue solo una paranoia mía, como de costumbre.

Y cuando llegué al estadio, vi que dos de los vigilantes no paraban de mirarme. Supuse que parecía muy sospechosa, así que decidí irme. Estaba tan confundida, que ni siquiera podía encontrar la salida y casi acabo haciendo cola para entrar al museo.

Por suerte, había un mapa justo enfrente de mí, que era bastante confuso, pero que aun así me ayudó a orientarme un poco. Pero, al final, ya podía ver la salida a lo lejos, lo cual me alivió mucho.

Para todos los amantes del fútbol

Y cuando ya iba en el metro, esperando llegar a casa, pensé si sería posible dar la vuelta al Camp Nou a pie. Habría sido una buena manera de hacerse una idea del tamaño real del campo.

Conclusión

Como ya he dicho, no soy para nada una aficionada del fútbol. Pero, cuando fui a ver el estadio del Camp Nou, este deporte me empezó a parecer mucho más interesante. Al fin y al cabo, cuando ves una construcción de semejante magnitud, quieres averiguar todo lo que puedas. Y eso es exactamente lo que haré con el Camp Nou. Y no miento cuando digo que lo visitaré de nuevo antes de irme de Barcelona.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Camp Nou? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!