Teleférico


  - 1 opiniones

Buenas vistas desde el teleférico

Traducido por María López Bernal — hace 3 años

Texto original de Eliette Fritsch

Estábamos deseando subirnos al teleférico porque en uno de los bonos que teníamos de descuento, en el de la subida al Montjuic, vimos que podíamos montarnos. Pero lo que no nos esperábamos era que la mujer de la taquilla nos dijera (después de haber estado esperando 30 minutos) que tan solo valía para subir al castillo (es decir, que teníamos que coger otro teleférico) y no valía para ese trayecto. Por eso hay que leerse bien las ofertas y no esperar a llevarse estas sorpresas. Con la decepción que llevábamos encima y con lo caros que eran los precios de ida y vuelta, al final acabamos comprando solo un billete de ida por 7, 80 € con la intención de bajar después andando y disfrutar del paisaje. Para subir hasta la cabina teníamos que montarnos en un ascensor. Las vistas desde ahí ya se veían impresionantes: entre el mar, la Sagrada Familia y las montañas que se veían a lo lejos, nos quedamos todos boquiabiertos.

Buenas vistas desde el teleférico

Cuando ya estábamos en la cabina subiendo se podía notar el miedo que sobrecogía a los quince pasajeros de la cabina, pero las vistas hacían que nos olvidáramos de todo. Es un trayecto único que te eleva por encima de toda Barcelona y te deja sin aliento. Está claro que para disfrutar al máximo es importante que haga buen tiempo. A mitad de camino había otro ascensor, pero no estaba abierto porque estaban en obras para mejorar su servicio. Al empezar ahí el viaje te sale más barato.

Buenas vistas desde el teleférico

Pasar por encima de los puertos es espectacular, tanto por pasar por encima del agua y estar suspendidos sobre la nada como por la vista que teníamos del cielo azul encima, que era impresionante. Llegamos y paró suavemente donde nos esperaban el resto de visitantes para bajar. El último teleférico salía a las 20:00 y por eso no queríamos comprarnos el billete de vuelta, porque no queríamos ir con prisas por la hora. Bajando hay un bar-restaurante perfecto para los turistas por la increíble terraza que tiene en medio de la colina. Los camareros son muy amables y son todos de origen asiático. Esto resalta la realidad de la vida actual en España.

Buenas vistas desde el teleférico

Para acabar, ¡fue una experiencia genial y se la aconsejo a aquellos y aquellas que sean unos apasionados de los paisajes!

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Teleférico? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!