Montserrat


  - 2 opiniones

Monasterio y lugar dignos de ver.

Publicado por Moon Tse — hace 4 años

Aunque no seas religioso, visitar el monasterio de la Virgen de Montserrat es un destino obligado para todos los visitantes que vayan a Barcelona. Hay que coger un tren y luego un ascensor que da un poquito de vértigo, pero es muy seguro. Una vez arriba se puede disfrutar de unas hermosas vistas y ver tanto la Iglesia como el museo. La Virgen de Montserrat es una talla barroca en madera negra y por eso es conocida coloquialmente como la "moreneta", la virgen negra.

Galería de fotos


Un lugar de contradicciones

Traducido por María C. Díaz — hace 3 años

Texto original de Emanuele Benetti

Indudablemente es uno de los símbolos de Cataluña, un lugar que no se puede no visitar si se pueden pasar algunos días en esta región. Se dice que es el segundo santuario más visitado de España, después de Santiago. La cosa más espectacular es el ambiente natural que lo rodea y su historia fascinante, hace que sea de verdad un lugar único. Además, mis primeras impresiones después de haber visitado el monasterio de Montserrat y todo aquello que le rodea, puedo decir que han sido más las desilusiones que las maravillas, más perplejidad que elevación espiritual. El problema, con toda probabilidad, reside en el hecho de que me esperaba una atmósfera más especial, un lugar sagrado, mientras que Montserrat a día de hoy es más una localidad turística que ha perdido gran parte de su atracción original. También es verdad que el hecho de apreciar o no un lugar depende de los gustos y e las expectativas de cada uno.

En cualquier caso, es mejor que me explique paso a paso, en primer lugar, qué cosa es Montserrat, o al menos qué cosa debería ser. Como estaba diciendo este monasterio, situado en el corazón de la espectacular cadena montañosa homónima, es el segundo lugar de culto más visitado en España. Está situado a unos cincuenta kilómetros al noroeste de Barcelona, pertenece al siglo XI y tiene a sus espaldas una historia fascinante. El objeto de veneración religiosa, es de hecho, una estatua de madera que representa la virgen, llamada Virgen de Montserrat o La Moreneta, debido a su color oscuro. Según la tradición, el simulacro fue esculpido por San Luca y escondido entre las montañas de Montserrat por San Pedro para protegerlo de los árabes. Una vez encontrada por un grupo de pastores hacia el final del siglo IX, fue conservada después en el monasterio construido un par de siglos más tarde, llegando a ser objeto de gran veneración.

Fuente

Hasta aquí todo bien: un monasterio con una historia centenaria, una misteriosa estatua sagrada (que se convirtió en patrona de Cataluña), un ambiente natural maravilloso. ¿Cuál es entonces el problema de Montserrat? Al menos en mi opinión, es problema es la desgraciada transformación que ha sufrido el lugar a causa, como siempre en estos casos, de la llamada del dinero que muchas veces caracteriza a las acciones humanas. Todo aquello que estaba mostrado en su belleza original, de hecho, el monasterio de Montserrat y sus alrededores han sido poco a poco dejados a parte para dar lugar a una explotación turística. Después de haber disfrutado subiendo hacia el lugar en el que está situado el monasterio (700 m. sobre el nivel del mar, aproximadamente), el visitante no se encuentra con un panorama tranquilo y maravilloso, sino de la vista de una agrupación de edificios de cemento de mal gusto. Un amplio aparcamiento para los coches, la estación superior del funicular, un restaurante, un hotel, y una oficina turística completan el panorama, en fin... una serie de construcciones que impiden al visitante apreciar el paisaje y gozar la (supuesta)sensación de elevación espiritual.

Obviamente todas este armamento turístico, junto al mencionado teleférico que permite a la gente llegar al lugar sin ningún tipo de esfuerzo, hace que Montserrat sea un lugar muy cómodo para los turistas. Por eso, grupos enormes de gente invaden Montserrat los fines de semana que hace sol, haciendo más difícil a los visitantes la idea de intentar apreciar la atmósfera. Al menos desde mi punto de vista, las cosas podrían haber sido organizadas de una manera distinta, pero como dice un dicho inglés... ¡el dinero cuenta!

De cualquier manera, dado que ya no puedo decir más en cuanto a al estructura, la mejor cosa que puedo hacer es subrayar los aspectos positivos de Montserrat, que de hecho son todavía bien considerados. Una vez se ha superado el grupo mencionado de edificios, se encuentra un pequeño camino que conduce al monasterio. Naturalmente la capilla original ha sido sustituida por una iglesia imponente. Hay que pagar billete para entrar (6€). Para entrar al Museu de Montserrat también hay que pagar aproximadamente el mismo precio, parecía tener cosas interesantes, aunque yo personalmente no entré. Una manera de apreciar mejor el santuario es empezar la visita temprano por la mañana, antes de que llegue la manada de turistas.

No obstante, el santuario probablemente no es la parte más interesante en la visita de Montserrat. En la búsqueda de parte de las maravillas perdidas en el lugar, es posible encontrar un lugar en el que la Moreneta fue encontrada, la llamada Santa Cova, en donde se ubica una pequeña capilla y un duplicado de la estatua. Aunque aquí se puede llegar también con un pequeño transporte, mi consejo es ir a pie a través del sendero que ofrece vistas espectaculares. Otra serie de senderos llega a los picos que alcanzan sobre el monasterio (unos 1000 metros sobre el nivel del mar) y en donde el más alto es el pico Sant Jeroni. En mi caso, llegué a Montserrat en bicicleta, por lo que no pude hacer este tipo de excursión, que probablemente representa la única manera de huir de la masa turística.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Montserrat? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!