Advertise here

200° - Duecento Gradi


  - 1 opiniones

200° - Duecento Gradi

Traducido por Sara Bello Trigo — hace 2 años

Texto original de Jasmin Pampana

Hay un sitio en Roma que se llama Duecento gradi, que significa doscientos grados, pero no, no te quemarás si comes aquí. Está en Piazza Risorgimento (Plaza Risorgimento), unos metros más allá de la estación de metro Ottaviano, por la que pasa la línea A. Está a la izquierda de Habemus Pizza.

Me gusta mucho ir allí. De hecho, siempre que alguien viene a Roma a visitarme o quiero ir a comer a algún lugar, 200° es el primer lugar que me viene a la mente. No esperes un restaurante elegante, porque no lo es, pero eso no es algo negativo. Venden panini - sándwiches, para hablantes no italianos - pero no sándwiches típicos. De hecho, creo que son los mejores paninis que he comido en Roma.

Siempre hay mucha gente, especialmente durante el fin de semana. Esto se debe al hecho de que, o bien la comida es realmente sabrosa, el precio es razonable y el lugar está lo suficientemente cerca de la ciudad del Vaticano y de la plaza de San Pedro. Duecento gradi no es un lugar grande. Cuando quieras comer allí, puedes elegir si quieres sentarte en la mesa o llevarte la comida mientras caminas. Además, hay una pequeña área verde frente a ella donde es agradable sentarse y disfrutar de la comida - recomiendo hacerlo en primavera o verano, especialmente porque durante el invierno probablemente te congelarías. Si decides sentarte dentro, ten en cuenta que no hay muchas mesas (menos de 10, creo) y si el lugar está lleno de gente, probablemente tendrás que esperar. La espera media es de hasta treinta minutos, pero si vas allí un domingo, el tiempo de espera podría ser mayor. Dicho esto, esperar vale la pena.

Por fuera es así.

200° - Duecento Gradi

Fuente

Como puedes ver, suele estar lleno de gente.

He encontrado una foto del interior sin gente y es así.

200° - Duecento Gradi

Fuente

El lugar es acogedor y cálido y colorido, y siempre hay música, aunque no demasiado fuerte, es agradable. Además, el personal es muy amable y acogedor y siempre tratan de satisfacer tus peticiones.

Lo innovador de Duecento gradi es que, aunque tienen una gran variedad de opciones en el menú, incluso veganas y vegetarianas, siempre puedes mirar los ingredientes que tienen en el mostrador y elegir qué poner dentro de tu panino. De hecho, al entrar en el lugar lo primero que ves es el mostrador de la cocina con una vitrina que te permite ver cómo el personal prepara tu comida y los ingredientes que utiliza. Aquí está.

200° - Duecento Gradi

Fuente

Otra cosa que realmente aprecio de Duecento gradi es que sus horas de apertura son de 10 de la mañana a 2 de la madrugada. De esta manera, no sólo puedes comer allí a mediodía o a la cena, sino que también puedes salir con tus amigos por la noche. Por ejemplo, si es la una de la madrugada y tu y tus amigos estáis en el centro de Roma muriendo de hambre, id a Duecento gradi, probablemente encontrarás un lugar cálido donde sentarte y comer. No muchos restaurantes o lugares de comida hacen eso, por eso creo que es apreciable cuando menos.

Hablando de la comida, tienen una impresionante variedad de ingredientes. Conozco el lugar desde hace años y nunca he comido el mismo panino dos veces. ¡Y soy vegetariano! Eso no es algo que todos los restaurantes puedan hacer. Sea cual sea el panino que elijas comer, así es como se va a servir.

200° - Duecento Gradi

Fuente

También tienen paninis dulces. Por ejemplo, con Nutella y plátanos, o fresas, o muchos otros ingredientes. Y están muy buenos, también.

200° - Duecento Gradi

Fuente

Mira, ¿a que tiene muy buena pinta?

Para resumir, Duecento gradi es un sitio que definitivamente recomiendo a todo el mundo que esté en Roma, sean o no turistas.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces 200° - Duecento Gradi? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!