Advertise here

salon de juego


  - 1 opiniones

salon de juego

Publicado por Patricia Ioana — hace 4 años

¿De qué se trata en esta ocasión?

De uno de los lugares que más se repiten en la ciudad de Granada, y el cual a pesar de ser un poco exótico todavía para la mayoría de las personas, se repite constantemente no solo en la geografía de la ciudad andaluza de la que voy a hablar, sino de la de todo el país, cada vez con más fuerza y con unas estadísticas claras sobre los mismos que dejan mucho que desear, porque están en pleno auge desde la crisis inmobiliaria que tuvo España en 2008, y de la cual aún no hemos salido completamente. Hablo de los locales de juego, y en este caso de uno que es cafetería a su vez y que se encuentra haciendo esquina con Recogidas.

¿Dónde podemos encontrar este lugar?

Pues este salón de juegos en concreto se encuentra en Pedro Antonio de Alarcón, justo en el número 21 de la misma, haciendo esquina con la famosa Calle Recogidas, al lado del Restaurante Mexicano El Delirio, y a menos de 15 metros del supermercado Día. Podrás reconocerlo sin problemas debido a sus colores verdes y azules brillantes que se ven desde muchos metros de distancia. Además, con sus imágenes de cartas y números, la verdad es que dejan poco a la imaginación en cuanto a lo que puedes llegar a encontrar allí dentro, pero bueno, viéndolo por el lado positivo, está claro que daremos con él sin excesivos problemas si es que es donde queremos ir.

Además, como otros puntos de referencia, decir que la discoteca Mae West (de la que tarde o temprano hablaré, no os preocupéis), se encuentra a menos de diez minutos andando, y Camino de Ronda, punto estratégico de aparcamientos ya sin zona azul y autobuses que pasan a cada poco tiempo de allí, se encuentra a menos de dos minutos andando. Como se puede ver, sitio bueno en el que se encuentra, alejado eso sí de zonas de extranjeros como la Catedral y los barrios árabes, que seguramente atraerían todavía a más personal, pero que igualmente en unas calles tan transitadas como las que he hablado, no tendrán problemas seguro de liquidez y tránsito.

Para el que quiera verlo todo de manera más gráfico siendo más explícitos, aquí el enlace de google maps: https://www.google.es/maps/place/Calle+Pedro+Antonio+de+Alarc%C3%B3n,+21,+18004+Granada/@37.1707909,-3.6052965,18z/data=!3m1!4b1!4m2!3m1!1s0xd71fc96e7794ff5:0x80d02b932e2428bc

¿Cómo llegar de manera simple hasta lo que me estás explicando?

La verdad es que en este tipo de calles en las que se abren las vías por todos los lados, es difícil dar con una respuesta contundente y que todos queden convencidos de que es la mejor opción. Porque si a la mítica de ir andando le añadimos que tenemos Pedro Antonio encima de nosotros puesto que el salón de juegos en concreto se encuentra allí, y que por consiguiente todo eso significa que podrás beber todo lo que quieras sin necesidad de tener que moverte demasiado lejos y por lo tanto ir después de jugar un rato a lo que sea o bien tomar un café en su cafetería; la cosa se complica.

Porque la clave está en que imagínate que no vives cerca (puesto que si vives cerca, muy cerca como ya he dicho antes, las ventajas de tener los pubs de la calle a tiro de piedra, hacen no tener que replantearte el cómo venir y simplemente ir sin más al paso que manden tus piernas y llegar al destino objetivo con la idea clara de que tienes cero preocupación por la lejanía de todo), el coche podrás aparcarlo no muy lejos tanto en la zona de Camino de Ronda, como en una más tranquila y segura como es aquella en la que está la discoteca antes pronunciada, Mae West, en la que una vez cruzas la calle que hay en frente, lo que te vas a encontrar son todo casitas bajas con aparcamientos por todos los lados y por lo tanto supersobrado todo.

Y claro, si vienes de esas zonas y no de una céntrica en la cual tengas que dar muchas vueltas, pues la verdad es que siempre te compensará venir en coche, puesto que la gasolina ha estado bajando en los últimos tiempos muchísimo hasta llegar incluso a bajar de los 40 dólares el barril; y por otro, con la cosa de que Granada no es muy grande y por ello el medio de transporte normalmente escogido sea andar, pues hará que no tengas demasiado tráfico y llegues rápidamente a todos los sitios que quieres y creas oportunos.

Dependerá por tanto de la distancia y el tiempo que tardes andando para ver si te compensa o no coger el coche o la moto que tengas. Y es que si no tienes ni una opción ni la otra, la cosa no se acaba con la finalidad de andar, sino que la bicicleta sería el transporte perfecto para una ciudad como ésta no demasiado grande, pero que a la vez debido a que hay gran multitud de gente en las aceras y no tantos coches por la carretera, te compense aún más el coger este medio como el preferido para llegar a todas partes. Lo malo de ello, el dónde lo aparcas para que no temas que te pueden hacer algo, y es que en calles tan pobladas, es cómo para replanteárselo dos veces el dejarla allí, porque lo más bonito que te harán sea el quitarte el sillín en el caso en el que te hayas olvidado de que lo dejaste allí tirado.

Por último y no menos importante y buena está la opción del autobús, que teniendo Camino de Ronda a menos de dos minutos siempre será una opción a tener en cuenta y que probablemente sea la mejor de vivir lejos. Por el hecho de que además, probablemente te termines nublando tras el día de juego en el salón, ya que si ganas, por el hecho de ganar, tu euforia, etcétera, te terminarás gastando más de lo que pensabas, te irás a tomar algo y el alcohol hará que sea mejor olvidarte del coche. Por otro lado, porque si la suerte ha deparado que sea tu día para perder, el alcohol de nuevo será tu salvación para ahogar las penas y acabe siendo nuevamente mejor olvidarte del coche o de la moto para no tener problemas de seguridad y tampoco con la policía en cuanto a multa o quien sabe si incluso peor aún, pena de cárcel.

En definitiva, coge el autobús, quítate de problemas y acaba yéndote de fiesta porque te voy a preparar un buen tour por la ciudad una vez salgas del salón de juego, que sin adelantar acontecimientos, luego te contaré.

¿Algo de historia me puedes comentar con respecto a ello?

La historia de los salones de juego se remonta a hace muchísimas décadas, en los Estados Unidos, cuando en un estado como es Nevada, se pensó que sería la manera más sencilla de hacer llegar turismo de todas las partes del país y también del mundo. Pronto, los jugadores se multiplicaban con ese afán de conseguir dinero de cualquier manera y por supuesto con esa mítica historia de que siempre la primera vez acabarás ganando y multiplicando tu capital. Es justo lo que quieren y desean, que en tu primera vez ganes una buena cantidad de dinero, ya que si la ganas, date por seguro de que vas a volver con la clara concepción de que es dinero fácil y de que vas a volver a ganar en otras ocasiones. Por lo tanto, alégrate de perder la primera vez que vayas, piensa que es un robo, que te estafaron y así sacarás e provecho que quizás jamás vuelva allí, lo cual no es tan mala idea como de primeras podría parecer.

¿De qué horarios dispone y qué días podemos encontrarlo abierto?

Los horarios son muy amplios, ya que funciona a su vez como cafetería y desde temprano te pueden poner el café correspondiente, el cola-cao si es eso lo que prefieres, pero siempre con la tostada que te toque por ser temprano y haber hambre de por medio. Todo en perfectas condiciones alimentarias a decir verdad del asunto. Es por todo ello, que desde las 9 de la mañana he visto el salón de juego abierto y que hasta eso de las 1 de la mañana del día siguiente se mantiene como salón de juego primordialmente para que esos que se están recogiendo ahora temprano o bien todos aquellos que salen a ver a sus amigos a algún lado que pasen por allí; tengan la tentación de echar esas monedillas sueltas que tengas en la cartera.

Los días por tanto para un lugar de este tipo deben ser siempre todos, y debería estar abierto también a todas horas, siendo la política de la empresa que yo llevaría la de abrir las 24 horas del día, poner televisiones de plasma por todos lados y por supuesto dar comida gratuita e incluso bebida en algunos días que esté más flojo el percal. Todo sea por hacerte con clientela fija, también con aquellos que vienen de vez en cuando, pero que sabes que igualmente vendrán tarde o temprano, y si no pues con los que simplemente vayan a pasar un rato y que probablemente sea el último en mucho tiempo. Al salón de juego le debe dar igual todo eso, y todo lo que sea que entren, consuman y luego juegue pues perfecto.

¿Me podrías describir físicamente el sitio?

Las puertas son muy amplias y tienes dos entradas posibles dependiendo de por dónde estés viniendo. Imagina que estás bajando por Recogidas, desde a saber qué número por arriba de la calle. Bien, perfecto, pues lo único que tendrás que hacer es ir bajando e irte dando cuenta cuándo debes doblar a la derecha a la Calle Pedro Antonio. Igualmente en sí, tampoco te haría falta doblar a ningún lado desde Recogidas para saber dónde está el local del que hablo, ya que está en toda la esquina y cogería incluso parte de Recogidas, si te pones serio con respecto a la localización. Eso sí, te recomiendo que vayas por la parte derecha de la acera, porque así seguro no se te pasa. Si te replanteas qué número de Recogidas es el propio para doblar, te digo que en torno al 54, ahí es donde deberías estar muy al tanto de lo que hay a tu alrededor porque ya te tocaría estar viéndolo.

Si vienes por allí, tu puerta será la de la cafetería que pega directamente con Recogidas, igual de amplia que la que toca con Pedro Antonio, pero con la salvedad de que no entras directamente a la zona con la que puedes jugar a lo que pretendes, sino que por el contrario, entras a lo que es una simple cafetería sin más donde te podrás tomar lo típico de ellas y poca cosa más. Decir primeramente, que la zona de cafetería es pequeña, con paredes blancas y mesas y sillas también blancas. Parece claramente algo descuidada como diciendo a todo el mundo que en realidad la zona que les deja el dinero es la otra, la de juegos y que por tanto esa les da absolutamente igual, lo cual sería cierto, y para qué mentirnos a nosotros mismos.

Una vez pasamos esta zona de cafetería, o bien entramos en la de juegos, veremos que en la parte izquierda de la misma se encuentra siempre un hombre dentro de una cabina transparente, el cual será el encargado de verificar las máquinas si fallan, de darte el cambio que necesites e incluso de explicarte la dinámica de algún juego en el caso de que no conozcas su funcionamiento. Huraño como ninguno otro antes, no es que precisamente le guste su trabajo y te lo deja entrever cada vez que puede. Si se queda una moneda enganchada en la máquina no será su problema según sus palabras; si necesitas más cambio te pondrá mala cara por el hecho de lo mismo y si simplemente tienes una duda de reglas, te dirá que pruebes o lo leas en Internet. Vamos lo que se dice de toda la vida, de gran ayuda, sí señor (irónicamente hablando claro).

Pero bueno, más alla de Mr-Simpatías o como querarmos llamarle, decir que en cuanto al diseño de todo aquello, está preparado para que te olvides de la hora, del tiempo en general y te sumerjas en un mundo de fantasía en el que el calefactor en caso de ser invierno o el aire acondicionado en caso de ser verano, estarán en su justa medida para que no tengas ganas de irte de allí debido al tiempo que haga fuera. Las máquinas son más bien antiguas pero no entraré en el tema para profundizar más adelante en cuanto a juegos y posibilidades en ellos. En definitiva, el salón de juego, olvidándonos de la parte de la cafetería tampoco es que sea muy grande que digamos, y encontraremos el tope máximo muy cerca de en cuanto entramos, ya que una vez pasamos al señor simpático, veremos una fila de tragaperras, otra paralela a ella y la ruleta grande principal a su lado ya en la esquina derecha dando por finalizada toda la zona de juegos.

¿De qué ambiente dispone el local en sentido número de personas y qué tipo?

Suele haber pocas personas, y es que España no se caracteriza por tener muchos seguidores de este tipo de lugares. Es algo extraño, pues es de los países de Europa que más gasta en lotería del Estado como las bonolotos o las quinielas de fútbol, pero a la vez es el que menos tolera o peor ve a los jugadores habituales en salones de juego o casinos. Se tiene esa concepción de que están enfermos, enganchados y de que están tirando el dinero, y de que tarde o temprano lo pasarán aún peor hasta quedarse sin coche, sin casa y quizás si siguen así se jueguen hasta a los niños.

Y sí, como es lógico pensar, he exagerado sobremanera todo esto en cuanto los jugadores pero gran parte de verdad sí que hay. La gente escucha la palabra juego, y ufff tiembla, supongo que por miedo a engancharse o por conocer a alguna que otra persona que lo haya hecho y no quiera repetir su historia. Sea como fuere, la verdad es que mientras se juegue dinero que se está dispuesto a perder no debería haber mayores complicaciones, por lo que no exageremos y sigamos describiendo el lugar en cuanto al número de personas y su perfil.

Lo que más me llama la atención de estos salones de juego, es que si el perfil que uno cree como el habitual en ellos como es el del típico joven a echar unos euritos, al final acaba por no cumplirse; siendo finalmente el más repetido el de la persona ya jubilada, mayor, tanto hombre como mujer sin discriminación en este caso de género, y con el tiempo suficiente y el aburrimiento como para pasarse allí sentados delante de las tragaperras todo el día sin que les importe lo más mínimo, perdiendo euro a euro su paga mensual o lo que les sobra de ella, y parecen inmutables. Una pena lo que estoy contando pero cualquiera puede ir a descubrirlo en su salón de juego más cercano.

Tras ellos estarían los hombres de en torno a cincuenta años, y tras ellos los grupos de jóvenes que tardan ni media hora en irse ya sea con unos euros ganados en su bolsillo y super contentos, ya sea porque han perdido las monedas que llevaban encima y con cabreo pero con la conciencia tranquila de que no perdieron mucho se van a sus respectivos hogares o continúan la fiesta tomando algo por la zona que les haga entrar en ese estado de embriaguez que tanto les gusta.

El número será por tanto menor de diez en el salón de juego y quizás de unos 3-4 personas en la cafetería llegando algunas veces por las mañanas a pasar las diez personas, tal y como se puede ver cuando pasas por la calle de al lado y por los huecos de las puertas (o cuando se abren claro).

¿Qué nos ofrece de manera general y sobre todo, qué mejor en particular?

De manera general decir que son las tragaperras y la ruleta los juegos en los que puedes invertir tu dinero en el salón del que os estoy hablando, pero que de manera también genérica, serán este tipo de juegos los que te ofrezcan en otros sitios en la misma ciudad u otras españolas; siendo normalmente los salones de juego de tamaño reducido y por ello también la posibilidad que ofrecen en cuanto a tipo de juego, apuestas, etcétera. Para explicar mejor la cosa me detendré en ambos juegos hablando de las generalidades, para luego pasar a las particularidades:

1º- Tragaperras: se suele leer en sitios online que llevan entre un 20% y un 40% de ventaja con respecto al jugador, lo cual traducido a dinero contante y sonante significa que de cada 100 euros que apuestes, lo normal sería que perdieras entre 20 y 40, por lo que si a corto plazo estás jodido al parecer; a largo plazo estás muerto. Pero claro, sus luces, sus sonidos, su emoción de si te toca el premio gordo y demás pantomimas por llamarlas por su nombre, pantomimas sin sentido; harán atraer a cierto público para que echen su dinero allí en lo que yo las llamo “graciosas máquinas de robar”. Graciosas por sus efectos animados y por los amagos de premios interesantes que dan, y lo del robo ya habiendo dicho lo de la desventaja que tenemos en cuanto a posibilidades a largo plazo, pues poco más habría que añadir al mismo.

Y es que jamás podré entender cómo son tan seguidas y jugadas unas reglas y máquinas que juegan tan en contra del jugador como son las slots o tragaperras en castellano. Es impensable que alguien a quien se le diga la desventaja a largo plazo que tiene juegue a pesar a ello. Aunque claro, ahora que me lo replanteo, ¿cuál es la desventaja de las apuestas del Estado? Pues claramente mayor, siendo la probabilidad de que te toque un premio que rentabilice la inversión, tan baja, que sea un timo en toda regla y además a nivel del Estado que nos da los servicios que pagamos claro.

En fin, que ya sea por sus movimientos, por su expectativa de un “superpremio” o simplemente por su velocidad y acción; es el juego que más se juega en el salón del que hablo y en general en los salones conocidos. Espero que algún día cambie la cosa.

2º- Ruleta francesa: y es que hay que hacer la primera diferenciación entre ruletas y de ahí que le haya añadido el término “francesa” al asunto. Porque si bien en la francesa se juega con 37 números, es decir, del 0 al 36, en la americana se juega con 38, ya que hay 0 y doble 0 (00), por lo que la desventaja en la americana será mayor y por tanto mejores reglas será la mítica europea o francesa.

En el caso del salón de Pedro Antonio, la ruleta que hay es francesa, pudiendo elegir aquella apuesta que nos plazca entre las que nos dejaría cualquier casino en el mundo, ya sea a color, a par-impar, a un número en concreto o varios de ellos, etc, y cada una dependiendo de la probabilidad de acertar, pues te pagará más o menos (por ejemplo el color rojo o negro, te pagará el doble de lo que pusiste, es decir, si apostaste 10€ al rojo y sale rojo, te darán 20€ lo que significará una ganancia de otros 10€). Hasta ahí todo como es general, pero hay una particularidad en los salones de juego que hace que sean pocos los jugadores que quieran jugar en este tipo de máquinas y que si aún todavía no has llegado a jugarlas, te recomiendo de que estás a tiempo de que no lo hagas.

La particularidad es lo que sigue: imagina que metes un euro en la ruleta. Te deberían dar 10 fichas, cada una con un valor lógico de 10 céntimos. Bien, la trama empieza cuando metes un euro y a veces te da 10 fichas, otras 8, otras 6, 5 o lo que quiera la máquina darte. Ya te están robando y cuando vas a la persona que está allí en el mostrador te dice que las ruletas son así; y verdaderamente que lo son, pero vaya, que podrían decirlo y así nadie tira el dinero. Y es que si quieres salir ganando algo de allí, lo mejor es jugar a números sueltos y que por supuesto te de la suerte por acertarlo, ya que a probabilidades del 50%, debido al hecho de que cada vez que metes dinero te roban, al final la desventaja empieza a acrecentarse a niveles poco recomendables.

Sumemos ahora que no todo el robo está simplemente en el hecho de meter dinero; sino que encima de todo, hay veces que en vez de una ficha, te cogen dos para hacer una apuesta y no te deja cancelar, o te deja alguna ficha suelta que luego no puedes apostar de ninguna manera obligándote de nuevo a meter más monedas con el ciclo empezando de nuevo con respecto al robo antes comentado de que no te dan todo lo que deberían.

En definitiva, no metas dinero en ellas porque vas a salir perjudicado sí o sí de una manera u otra.

Oye, pero.... ¿qué pasa con los precios?

Los precios, y es una de las cosas malas que se tiene para el jugador, son asequibles a cualquiera; ya que por ejemplo la ruleta antes mencionada te permite echar desde un euro, pero apuestas a número desde 10 céntimos, por lo que no te costarán demasiado las apuestas que hagas y por tanto te dará igual un día que otro echar eso que te sobra en la cartera con la esperanza (sin mucho sentido), de poder multiplicarlo y hacerte con un botín mucho mayor (incrédulos los que pasen por ahí). Detallar que por ejemplo las suertes de 50% como el color o el par o impar, la apuesta mínima sube hasta el euro, no dejándote apostar menos, por el hecho de que quieren ganarte más dinero en menos tiempo (lo cual desde el punto de vista empresario como tal, lo veo magnífico).

Hablando ahora de las tragaperras, podrás meter monedas de algunos céntimos, llegando a jugar cada línea de la máquina por incluso 1 céntimo, por lo que si eres de los que les atrae ese movimiento y esa cosa de gano-no gano, gano-no gano, pues será tu instrumento de juego solo por el hecho de que tardarás mucho más en perderlo todo, pero que igualmente terminarás haciéndolo si no ese día otro porque acabarás subiendo la apuesta mínima y lo sabes.

En cuanto a la zona de cafetería, los precios no cambian con respecto a otras genéricas.

¿Lo recomendarías para otra ocasión?

Claramente no, ya que no tienes ventaja por el hecho de ser jugador con respecto a ventajas en la cafetería u ofertas; y siendo jugador la posibilidad de llevarte dinero de un salón como este es tan baja, como que a más tiempo pases allí dentro, la probabilidad tiende a cero. Sí que es cierto, que todos conocemos alguna que otra historia ya sea por televisión, youtube o película en las que la gente sí que le gana muchísimo dinero a estas cosas; pero suelen ser en casinos grandes, donde la desventaja inicial es mucho menor a la que se nos presenta en un simple salón de tamaño reducido; y por otro lado, los botes que se juegan son mayores y también la fiabilidad.

Expuesto está el mítico sistema de los Pelayo (con su libro y película correspondiente que me enseñaron mis compañeros de piso españoles este año), en el que gracias a su pensamiento de que nada era perfecto, llegaron a la conclusión de que la ruleta tampoco lo sería y por tanto, empezaron a apuntar números con la esperanza de que se repitieran unos detrás de otros, más allá de las probabilidades que el largo plazo daría a cada número y desafiando la ley de los grandes números que expone que a muy largo plazo en una infinitud de tiradas, todos dentrían la misma posibilidad de salir con la salvedad de la desviación estándar mítica.

Otros se hicieron millonarios contando cartas al blackjack, haciendo trampas o directamente porque eran verdaderamente buenos en el póker y otros juegos similares.

En definitiva, no, no lo recomendaría en nngún caso.

¿Para quiénes está pensado este lugar de la ciudad?

Está pensado para que las personas que no entiendan demasiado de matemáticas y con un control no demasiado fuerte sobre sí mismos y sus actuaciones, tiren el dinero enganchados en algo que jamás será de provecho y mucho menos algo rentable. No hacen ningún asco a cualquier tipo de personas y les vale absolutamente todos, cuantos más mejor.

Y tras haberlo visitado.... ¿ahora qué me recomiendas?

Planes hay miles, pues ya estás en la Calle Pedro Antonio de Alarcón y por ello, en numerosos pubs y discotecas (sin contar con los innumerables kebabs hasta trece en sus calles) a menos de cinco minutos. Ahora la decisión te queda para ti pero yo te recomendaría lo siguiente: primero una vez salgas de aquello, seguro que tras haber pasado un tiempo y quizás incluso salgas con dolor de cabeza, lo suyo es refrigerarte de buena manera tomándote una gran cerveza o tinto cercanos, y diría que el mejor sitio para ello es el Perro Andaluz, un poco más arriba de la misma calle y con jarras de medio litro de todo a buen precio no llegando nunca a los dos euros. Además el ambiente es estupendo con gente abierta y que siempre te dará conversación si es lo que tú mismo propones; por lo que no hay inconveniente alguno en tirar hacia allá y tomarte la primera.

Una vez ya te has refrigerado de manera interesante el siguiente paso es cenar algo, que si no quieres irte mucho más lejos de allí recomiendo el Mesón el Graná como más cercano (del cual ya he hablado y le he puesto un sobresaliente muy merecido). Las tapas son de lo mejor de Granada, los precios bastante buenos y beneficiosos para nuestro bolsillo y encima de todo, te pilla a menos de cinco minutos de camino andando, sin contar con que tienen variedades de tapas que no te ponen en ningún otro lugar como por ejemplo la sangre frita que está de muerte (qué buena broma esa), y el mítico salmorejo a su toque especial con el que no pararás de pensar en él.

Una vez has cenado de manera conveniente, toca tomarse una buena copa que te suba todo y te haga olvidarte un poco de tus más que seguras pérdidas económicas en el salón de juego del comienzo del plan. Será hora de que pruebes suerte pero de distinta manera, en el pub Rasca y Gana, en el cual con un plástico que tiene cuatro posibilidades, tendrás que rascar el que quieras tomarte (jarra de cerveza o tinto, chupito, mojito y copa de alcohol duro), para ver qué oferta te sale. Y lo cierto es que las ofertas llegan a ser muy pero que muy buenas como por ejemplo una jarra de medio litro del mejor tinto que probé en la zona por un euro con veinte céntimos.

Terminas de tomarte la copa, pero quieres subir un poco más tu nivel de alcohol sin que pare la fiesta. Tu siguiente parada está clara, Chupitería 69, donde habrá decenas y decenas de distintos chupitos por un euro, con la descripción en cada uno de ellos y que te prepararán en décimas de segundo; lo cual hará que quizás no acabes tomándote solo uno, sino varios de ellos y siga todo en aumento con respecto a alcohol se refiere.

Ahora es momento ya de irte a algún sitio con música pero todavía no demasiado fuerte y con conglomerados de gente; por lo que os recomiendo el Wall Street con buena música, buen ambiente y mucha gente con la que charlar o intentar algo más, y de paso tomarte otra nueva copa con la que seguir dándole al asunto como es acabar la noche de la mejor manera posible. La música varía entre reggeaton y música internacional movida siempre con gente bailando lo cual se agradece.

Por último, es momento de discoteca y recomiendo Granero, que sería el colofón perfecto (artículo que ya tengo y he hablado de la discoteca ampliamente), debido a su buena música, la gran variedad de personas, el que esté todos los días abierta, su buen ambiente con respecto diseño y personas en total y encima que te queda a menos de veinte minutos desde allí.

¿Valoración en punto del uno al diez y razones?

Claramente va a suspender el salón de juego con un 1, debido no solo a los grandes robos que comete a diario con todos los que van a su superficie no se muy bien con qué intención; sino que encima, no ofrece ni comidas gratuitas que sí hacen otro muchos en otras partes del mundo, ni tampoco bebidas como la cerveza, que con el mítico día de la semana a favor de ella, ya se podrían estirar que a la larga y más aún teniendo el supermercado a menos de 15 segundos andando; van a ganar mucho más atrayendo a más público de todas las edades y dando algo por una vez gratuito y sin jugar. Al final de esa manera seguro todos echarían mínimamente el eurito correspondiente ya que dirán “total, me han regalado la cerveza, quizás gane y multiplique mi dinero y si no es como si la hubiera pagado yo mismo”.

¿Algún link que me haga dejarlo todo más claro en cuanto a imágenes se trata o información?

Diría que entre las fotos que subo y toda la descripción de los lugares, poco más habría que añadir, por lo que no pondré ningún link al respecto para que nadie tenga tampoco la cosa por dentro de seguir aprendiendo de este mundo que aunque no es tan perjudicial como muchos exponen, tampoco es que sea beneficioso.

¿Conclusión?

Lugar para no volver y tampoco para pisar; no al menos este salón de juegos que te roba y que no te pone ni música para animarte un poco. Sumemos que el que trabaja allí tiene mal humor siempre y no te quiere ni explicar ni ayudar en nada, y será el sitio perfecto al que jamás deberías ir si estás por la zona de Recogidas y Pedro Antonio de Alarcón, en Granada. No hace falta que siga diciendo más cosas del lugar porque estoy seguro de que ha quedado lo suficientemente claro como para no recalcar más detalles.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces salon de juego? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...