Advertise here

Cafetería Alhambra


  - 1 opiniones

Cafetería Alhambra

Publicado por Antonio Valle Padilla — hace 3 años

Antonio.... ¿De qué me vas a hablar ahora?

No me queda otra que empezar esta nueva andadura de escritos, con uno especial, uno mágico, que siempre está ahí cuando queremos que esté y que tiene mucho más de lo que a primera vista pueda parecer. Es una cafetería sí, vale, y aunque muchos estén pensando que ninguna puede tener nada del otro mundo, yo ahora mismo les voy a enseñar que están equivocados. Su nombre es Cafetería Alhambra, y contestaré a las preguntas que creo serán útiles para aquellos que puedan llegar a replantearse el pasarse o no por allí. Se me olvida decir que como su propio nombre indica, no puede estar en otro lugar que no sea la maravillosa ciudad de Granada, Andalucia.

¿Alguna página web para completar todo lo que pueda leer aquí?

Tienen página, como no podía ser de otra manera y es que situada en una de las plazas clave de la ciudad (que luego ampliaré), no era para menos. Su página en concreto es esta: www.cafeteria-alhambra.com/ y justo nada más al entrar nos daremos cuenta de que su carácter internacional es bien marcado. A elegir entre varios idiomas como son el inglés (no podía ser para menos), el francés, el alemán y lógicamente el español; no tendrás problema en entender qué nos puede ofrecer.

Para poder ver todo su contenido, lo primero que tenemos que hacer es pinchar en el idioma que queramos. Una vez dentro nos aparecerá una preciosa foto de la Alhambra y otras tantas de sus productos clave como puedan ser los churros o alguna que otra tapa.

Si miramos arriba a la derecha, veremos como hay una serie de palabras clave que nos irán mandando a ciertas páginas de la web para ampliar información sobre algo más concreto. La opción de cafetería, terraza y la mitiquísima de la carta, siempre serán usadas por su utilidad, dando muestra clara de qué nos ofrecen y por cuánto coste. La dirección bajando un poco la encontraremos al lado de su número de teléfono, y es que si alguna vez piensas en cogerte un sitio para poder quedar todos los de la clase, del trabajo o de lo que sea; Cafetería Alhambra te permite eso mismo por un precio muy rentable (unos 25€ por persona menú completo, primero, segundo, postre, bebida ilimitada en la que se incluye cerveza, vino, lambrusco y refrescos y por supuesto con el complemento típico de pan y de alguna que otra cosa que se nos ocurra y que simplemente les debemos pedir sin más para llegar a un acuerdo).

Si seguimos bajando por la página, nos daremos cuenta de que tienen un par de artículos hechos sobre lo que para ellos se fundamenta el local: por un lado sus churros míticos que ya más tarde explicaré más profundamente, y por otro lado, la plaza donde se encuentran, con gran historia y que se encuentra en pleno centro de la ciudad con mucho que compartir (también ampliado más tarde cuando toque el apartado correspondiente).

Por último y para acabar con esta pregunta, decir que en el último apartado podremos ponernos en contacto con ellos por correo (que por cierto mencionar que te contestan muy rápido y muy eficientemente).

Sí claro, sé de qué se trata todo, pero.... ¿Cómo encontrarlo?

La manera de encontrarlo es simple cuando ya nos hemos ido a ver la página web anteriormente. Y es que como ya expliqué, bajabas un poco por la página y te encontrabas la dirección en concreto, en este caso la Cafetería Alhambra la podemos encontrar en la Plaza de Bib Rambla número 27, y por si estáis por allí y no veis por ningún lado el número en concreto, deciros que es la primera que te encuentras viniendo por la Calle Recogidas, a escasos segundos de la plaza.

No te preocupes por saber exactamente dónde se encuentra, porque cualquier persona por la calle sabrá guiarte sin ningún tipo de problemas, gente normalmente encantadora que invierte unos pocos segundos de su vida y seguro te guiarán o incluso acompañarán. El porqué es simple, y es que la Plaza de Bib Rambla, es una plaza grande, con una fuente en medio, floristerías, cafeterías, alguna heladería, kioskos, pero sobre todo con mucha, muchísima vida. Plaza que históricamente ha sido utilizada como plaza de toros, más adelante lo que se solía hacer por allí era quemar libros. Ahora, mucho más moderna, con un toque clásico importante pudiendo ver la catedral de fondo, la plaza Bib Rambla nunca nos dejará indiferentes.

¿Y si soy de fuera y no tengo ni idea de llegar hasta allí? ¿Qué cojo?

Pues como en casi la mayoría de veces, la pregunta clave sería de dónde venimos. Porque todo dependerá de si somos extranjeros y estamos en el aeropuerto, o si somos de allí pero jamás estuvimos. En el caso de que seamos de cualquier otra ciudad del mundo y lleguemos a Granada, lo más lógico es que estemos en una de las dos estaciones que nos ofrece la ciudad, por lo que veremos en cada caso cómo llegar de la manera más cómoda posible:

  • Tren: acabamos de llegar de donde sea, pero la clave es que hemos cogido el tren, por lo que en estos momentos estamos en la estación indicada. No te preocupes, y es que desde la estación susodicha, hasta la plaza de la que vengo hablando, hay escasos 10 minutos andando (quizás sea mi paso o mis piernas claro, meterle alguno que otro). No podemos ser flojos ahora y no tomarnos esa caminata que se acaba en nada. El trayecto es simple, pues una vez salimos de la puerta de la estación, solo hay que doblar a la derecha, y marcarse una línea imaginaria en la que crucemos todo el camino hasta llegar a esa plaza. Lógico que ello sería en un mundo ideal y que no se puede hacer, pero por eso mismo lo que tenemos que concebir es que si doblamos en una calle a la derecha, luego más tarde, deberemos hacerlo a la izquierda para que ese objetivo de llegar recto, hasta el final se cumpla.

    No dudemos en preguntarle a alguien como mencioné más arriba, y si me preguntas por una calle que me vaya a llevar a esa plaza, la respuesta sería la Calle Trinidad, para que llegando a la plaza Trinidad solo nos quede andar unos pocos metros más hasta llegar a Bib Rambla.

  • Bus: la cosa parece complicarse con este medio de transporte, pues la estación de buses la verdad es que está bastante lejos de la plaza que menciono. Y es que andar sí que sería algo descabellado, pues hablo de unos 50 minutos fácilmente, por lo que en una ciudad como Granada que te mueves en nada de un sitio a otro, esto no se concibe como buena señal.

    La solución es igualmente sencilla, pues te puedes montar en el SN1 y bajarte en Camino de Ronda, consiguiendo que lo único que tengas que hacer es subir toda la Calle Recogidas, y una vez ya en la Calle Reyes Católicos, doblar a la izquierda para encontrarla. Pero si queremos algo más cercano, el SN2 te deja en Gran Vía, por lo que ahora en vez de subir, tendrás que bajar unos pocos segundos, cruzar por la Catedral y llegar a tu destino.

    El precio del autobús sin un bonobús es de 1,20 euros por lo que tampoco es demasiado. Si por el contrario, prefieres allí mismo en el bus comprarlo, decir al respecto que de fianza por la tarjeta se quedan con dos euros tuyos, pero que igualmente lo puedes recuperar una vez que ya la devuelvas (porque te vayas a ir definitivamente a tu país, ciudad o lo que se te ocurra). Con el bonobús del que hablo, el billete cuesta 0,72 céntimos a 2015.

En conclusión sobre el tema, es que siempre recomendaré andar como primera opción, excepto que la cosa se vaya ya a más de media hora como es el caso de venir proveniente del bus.

¿Cómo llegaste a conocer el lugar del que me hablas?

cafeteria-alhambra-691ebf9fae9fb34f828f2



Fue todo casualidad, iba un día de mis primeros en la ciudad, paseando por la zona, Reyes Católicos, plaza Isabel la Católica, Recogidas, etc y me dije a mí mismo, ¿por qué no irte a la izquierda, en esas calles por las que tanta gente parecer ir siempre andando? Y es que es una exageración lo que ocurre por allí siempre. Seguramente sea porque la Catedral está al lado de la plaza, y claro, entre turistas y gente que simplemente quiere tener buenas vistas, buen ambiente y tomar algo de calidad, pues se dirigen allí en demasía.

Y es que no solo podemos encontrar lo que he ido nombrando anteriormente, sino que encima, con sus numerosos puestos de té, especias, infusiones, y por supuesto souvenirs; todo aquello tiene la magia suficiente para que no nos quede otra opción que la de coger por ese camino.

Sumamos que provenía de la parte más arriba, y que claro, andar hacia abajo siempre es algo simple, que ayuda, y zas, como de la nada llegué allí. Eché un vistazo, y me di cuenta de que las opciones eran muchas, pero igualmente me senté justo en la Cafetería que os estoy contando. La razón era clara y es que todos los demás sitios son sobre el doble de grandes, por lo que tienen el doble de mesas y normalmente el doble de gente. Si la matemática dicen que es la ciencia más lógica del universo, a mi las cuentas me dejaban claro dónde tenía que ir y así lo hice.

Todo ello tiene una serie de ventajas que luego os diré cuando llegue el momento oportuno.

¿Lo recomiendas para algún tipo de persona en concreto?

Absolutamente no debe haber nada que nos coaccione o nos haga pensar que este sitio es para un perfil en concreto de persona o público. Se pueden tomar todo tipo de bebidas, de comidas, y por el hecho de estar en una plaza emblemática, no se va a discriminar, sino más bien, todo lo contrario. El público habitual sería el de personas que viven por la zona, que pasan por allí o extranjeros. Y es que no son pocas las buenas críticas sobre esta cafetería, por lo que lo normal es verla con una cantidad de gente interesante y obviamente hace que llegue a más público (la mítica regla de que si está lleno, es porque debe ser bueno).

Así que, recomendable para todo aquel que quiera estar tranquilamente charlando con otros, tomarse algo, probar quizás unos buenos churros con chocolate y por supuesto ver de fondo el maravilloso paisaje que nos acompaña.

Si quisiera visitar el local del que me hablas, ¿Cuándo y cuál sería la mejor opción?

Yo particularmente soy más de por la tarde, tranquilito, con compañía pero no demasiada, y dejándome llevar de los numerosos idiomas de fondo que se puede escuchar. Gente de todo tipo, normalmente con sonrisas que se intercalan con miradas profundas de otros que simplemente se toman su café diario con un periódico.

Abierto lo está todos los días de lunes a domingo y con un horario amplio de 8 de la mañana a 00.00, que dependerá por supuesto del número de personas y el día exacto que haga (ya sabemos que si por ejemplo está lloviendo con intensidad, todo ello se hace más complicado, por lo que la gente prefiere quedarse en casita). Lo he llegado a ver abierto a las 1 de la mañana y otros días a las 23.30 ya me decían que no ponían nada más, por lo que de nuevo todo lo que diga con respecto a ello dependerá del momento en concreto en el que vayamos o querramos ir.

Una de esas posibilidades mágicas para cuando queremos tomar algo que nos puede ofrecer la cafetería, es tras recogerte de fiesta. Y ya se que más de uno pensará que abriendo a las 8 de la mañana, eso de recogerse de fiesta y lanzarte a tomar un café o lo que sea allí, es complicado; pero no os creáis. Y es que habiendo discotecas muy cerca, como son el Aliatar, Granero, Camborio o Campus, la diversión garantizada (para el que le guste claro está). Sales de cualquiera de esas opciones u otras que ya irás descubriendo por Granada, y siempre te acaba apeteciendo comer algo. La solución es bien sencilla: Cafetería Granada y un chocolate con churros (lo escribo, lo leo y lo saboreo mentalmente ahora mismo mmmmm).

¿Primeras impresiones?

Os seré totalmente sincero y es que la primera impresión de la Cafetería Alhambra tampoco es que fuera nada del otro mundo. Me explico, es una cafetería más, a simple vista y es que si bien en la carta tampoco vamos a encontrar una serie de bebidas o comidas más allá de las que podamos encontrar en cualquier otra; pero ahí erradica lo bueno de ella.

Ves unas mesas, unas sillas, un local amplio pero no lo suficiente como para que quepan algunas docenas de personas, y moderno pero tampoco demasiado. Algo muy “normal”, te sientas por probar, por darle una oportunidad y poco más.

Eso sí, recuerdo una de las veces que pasaba por allí que me dije a mi mismo que me sentaría en otra de las cafeterías que están en la misma plaza. Me estuve unos minutos, llamé al camarero, le pedí que me atendiera, me dijo que ahora vendría; pasaron unos minutos más y dije, hala, no vuelvo aquí en mi vida, me voy a la Cafetería Alhambra que nunca falla.

Y es cierto que no falla, me siento, a los poco segundos (sin exagerar, a lo mejor cinco segundos máximo), ya hay uno de esos típicos camareros que te marca, recuerdas, le sonríes y que te hacen volver allí solo por el buen trato. Son eficientes, eficaces, rápidos, con buena memoria no fallando en lo que poner a cada persona que atienden y encima los que están cocinando también lo son, por lo que esa primera impresión en cuanto a calidad de servicio es de absolutamente un 10.

En cuanto a la impresión de la comida y bebida nada que objetar. Todas de calidad, les pides la marca que te apetezca y de momento conmigo nunca han fallado y los churros son grandes, sin mucho aceite pero a la vez muy pero que muy sabrosos. No se le puede pedir mucho más a esa primera vez que te sientas y esperas a que todo lo pedido termine llegando.

Descripción física y qué es lo que más te llama la atención.

Tiene como unas 15 a 20 mesas, que dependerá de hora, estación, mes y momento del día, para que haya más o menos y no de la sensación de que sobra sitio porque nadie quiere estar allí. Lo calculan bien para que por contra, siempre parezca que está lleno, a aforo completo.

Se encuentra a escasos metros de la fuente principal de la plaza, pegada a otra pequeña fuente en la que puedes beber agua sin problemas al ser potable. Las flores abunden, con una decoración que busca transmitir vida, dinamismo, alegría. Las mesas son de corte clásico de cafetería antigua, con un color de borde marrón oscuro y otro marrón más claro para el centro. Siempre con servilletero en cada una de ellas, hay que decir ahora sobre las sillas, que no terminan de ser cómodas, pues son de esas rígidas que no sabes muy bien si ponerte recto, si agacharte, si poner la espalda y el culo pegado; o por contra estar separado y que tus lumbares aguanten tu peso.

Por dentro, encontraremos la barra a la izquierda y al frente, siempre con más de un camarero que estará limpiando, poniendo ciertas cosas en las vitrinas, cocinando, o simplemente esperando a que alguien se acerque a proponerle cualquier asunto. Por fuera, normalmente son tres los que atienden, pero de vez en cuando, cuando la demanda lo necesita, uno de los de la barra de dentro, les ayuda en sus labores.

Lo que más me llama la atención del sitio en cuanto a su vertiente física es una especie de vitrina metálica en la que ellos ponen las cosas útiles para en general todas las mesas, por lo que cualquier persona en cualquier momento, puede levantarse y sin necesidad de pedirle nada a ningún camarero, puede coger lo que le plazca para cubrir sus necesidades. Hablo de servilleteros, aceite, vinagre, sal, azúcar y todo este tipo de cosas que valen a cualquiera independientemente de lo que estén tomando el día que vayan a la cafetería. Además, está situado justo en el centro de la terraza por fuera y ello hace que sea aún más accesible y cómodo para los clientes.

Comentar que por dentro, puedes elegir entre sentarte a la derecha que hay unas pocas mesas, o ya abrirte al pasillo casi eterno hacia la izquierda con muchas mesas del estilo de las de fuera, para que si quieres tranquilidad, siempre la tengas.

¿Por qué tendría que ir solo porque tú, Antonio, me lo recomiendes?

Pues porque aquí me la voy a jugar y me mojo diciendo que hacen los mejores churros de toda la ciudad de Granada. Ellos así se venden en su página web y la verdad es que no podría estar más de acuerdo. Aún no les pregunté cuál es su secreto, que aunque lógicamente no me cuenten aunque lo vaya a pedir de la mejor manera posible, también es cierto que siempre se le puede sacar información gratuita pero claramente valiosa.

Su sabor es distinto, porque en la mayoría de los sitios donde he tomado churros a lo largo de mi vida, se les suele quedar con poco sabor, teniendo que echarle demasiado azúcar para que le de el toque correcto, el cual muy sano no es que sea. Pero en la Cafetería Alhambra todo es distinto, y es que están dulces, y saben bastante sin notar ese componente artificial que es el azúcar blanco.

Pero no todo se queda ahí, porque el chocolate está brutalísimo también, por lo que esa mezcla entre chocolate perfectamente caliente, con un sabor intenso, y los churros con todo lo dicho anteriormente, nos hace tener que pensar en un solo lugar cuando pensamos en esta comida.

Suma lo dicho sobre la eficiencia del servicio, suma que a mi entender de precios no están nada mal, y que la cantidad de comida que te ponen es también contundente, y no habrá excusa válida para que no terminéis yendo allí a tomaros algo tras leer esto. Yo no me lo voy a pensar dos veces y voy a ir hoy mismo a saborearlos de nuevo.

Mete el carácter internacional, por si encima se te ocurre hacer amistades, practicar un idioma o simplemente pasar un buen rato de risas con amigos, y la respuesta es aún más contundente.

¿Cómo está normalmente el aforo?

cafeteria-alhambra-6c6848edeb3fda019a7d7



Siempre hay gente, sea la hora que sea, si bien por el hecho de que por dentro hay numerosas mesas más las típicas de fuera que es donde se suele poner la gente; no esté lo lleno que debería estar. A mi entender, han desaprovechado espacio fuera para intentar aprovecharlo dentro, con la idea de que si un día llueve o nieva, pues que la gente tenga cobijo de sobra para meterse en sus instalaciones. Pero claro, hablamos de Granada, en Andalucia, con calor en gran parte del año, con mangas cortas muchos meses y con ganas de coger aire y ver lo de fuera también; por lo que han hecho un “remix” un poco raro. Dentro no suele haber casi nadie, y fuera suele estar casi lleno, si bien por suerte hasta ahora, siempre he pillado una mesa cuando he querido.

Descripción de fondo (para qué, qué tiene, ofrece, objetivo yendo, etc)

cafeteria-alhambra-8248134455031fc4a4e59



Sobre el para qué ya está marcado en todas las líneas que he ido escribiendo en las otras preguntas, y es que la clave es querer beber o comer algo que esté bueno, que sea hecho por ellos y no simplemente bollería industrial como otros sitios parecidos te ofrecen. Allí puedes pedirte todo tipo de platos que ahora describiré, entre los que destacan a parte de los mitiquísimos churros, la pasta, las pizzas, y alguna que otra carne. Comenzamos:

1º- Churros: comentar para sumar a todo lo de antes, que la cantidad de una ración os llega perfectamente a dos personas. Son grandes, largos y te ponen unos 5-6 de ellos. Pero no hablo de los típicos pequeñitos que les metes un par de bocados y ya te los has terminado. Hablo de los gordos, los que tienen ese espesor como de tres dedos de tu mano, los que cuando los mojas en el chocolate se vuelven más compactos para que te los puedas comer sin problemas. En cuanto al chocolate, la taza no es muy diferente a lo que en cualquier otro lado nos irían a poner, por lo que tampoco le podemos pedir peras al olmo, si ya he dicho que son los mejores que probé nunca.

2º- Pizzas: con 19 tipos distintos de pizzas, no cabe duda de que hay para todos los gustos que se puedan imaginar. Desde las típicas como la 4 estaciones o la romana o napolitana, también podemos encontrar otras tantas con algo más de riesgo y emoción como puedan ser la vegetal, con champiñones, cebolla, espinacas, pimiento rojo y pimiento verde; y como no, una de mis preferidas, la Alhambra con cebolla, orégano y un queso que tiene muchísimo sabor y que conquistará el paladar de los que la prueben. Además, las que yo recomiendo por mi experiencia son:

A) Atún: vale que algunos pensarán que es algo simple, pues el nombre solo nos dice un ingrediente. Claro que por supuesto tiene queso en la base y tomate para darle sabor y textura, pero es que el atún que allí usan es de tan alto sabor y calidad, que para qué querer cuatro o cinco ingredientes distintos, si podemos tener una pizza simple, buena, y que encima sea sana, pues el atún es un pescado azul con altos componentes de omega 3 y de proteínas esenciales para el ser humano (otros verán el lado malo al tener una cantidad interesante de mercurio).

B) Generalife: hecha de jamón serrano y huevo duro, por lo que si eres amante de este exquisito ingrediente, no te queda otra que pedirte esta pizza. El jamón, de nuevo de buena calidad, a algunas personas les veo comérselo directamente con la mano de lo sabroso que lo podremos encontrar.

C) Gamberi: con gambas, ajillo y perejil, dándole un toque suave pero consistente, con un queso derretido que siempre sumará a lo anteriormente dicho. Las gambas se ven que son más o menos frescas, pues su sabor se mantiene y ello se nota para al final tener un producto de mayor calidad. El ajo lo veo componente fundamental para darle ese plus de sabor al asunto, y lo cierto es que no fallan con ello.

D) Cristina: para los que quieran jugársela con un sabor inconfundible a salami. Además incluye pimiento rojo y pimiento verde para rebajar un poco el sabor tan potente del salami, que la verdad es que no se lo rebaja demasiado. Aquí no hay vacilaciones, o te encanta o no te la vuelves a pedir nunca más en tu vida. Dependerá de cuánto te agrade el salami y lo fuerte que esté tu barriga ese día para que no te lleves un buen susto al comer una pizza de estas características.

3º- Carnes: aquí hay un pequeño problema y una gran solución. Y es que los precios, a los que más tarde me voy a referir, no es que sean demasiado atractivos a primera vista (por poner un ejemplo, un plato de solomillo de ternera a la plancha supera los 20€), pero es que se ve recompensado por lo bueno que está y la cantidad más que suficiente para que te llenes, por lo que si tampoco os queréis poner hasta arriba (en el hipotético caso de que vayas con alguien, claro), lo suyo es pedirse un entrante y luego uno de estos platos para compartir.

Básicamente lo que se nos ofrece son solomillos de ternera bien a la pimienta verde, a la plancha o al roquefort; y por otro lado, los entrecot también de ternera a las mismas salsas que ya he escrito. Pero es que nunca puede faltar el pollo, ni tampoco el cerdo, por lo que si te gusta la carne, estarán en Cafetería Alhambra, las que quieras incluída también la carne de cordero.

4º- Pastas: no hay quizás mucha variedad al estilo del punto anterior de las carnes, si bien como con éstas, siguen estando muy buenos sus platos, mejorando ahora sí los precios anteriores, y basadas sobre todo en tortellinis y spaguettis.

Por último, pronunciar sobre la comida y la carta, que si quieres pescado, también se puede encontrar, así como una buena paella. En cuanto a los postres, recomiendo el tiramisú, hecho de receta tradicional italiana y que te hará la boca agua. Los demás postres se basan sobre todo en fruta y ya dependerá de la temporada en cuestión el que haya uno u otros.

¿Y si de dinero no ando muy bien? ¿Es el sitio adecuado?

cafeteria-alhambra-94bbc8557803cb9a35ad3



Pues lo cierto es que es el punto flaco de la Cafetería Alhambra. Vale que está en una plaza claramente céntrica, rodeada de muchos sitios emblema como la Catedral, cerca de zona de tiendas como Recogidas, y no muy lejos de Gran Vía y Plaza Nueva. Pero es que como voy a ir exponiendo en las siguientes líneas, si hay algunos productos que se le puede aceptar lo que se pide, hay otros tantos que son una auténtica salvajada.

Si eres de los que sufre por llegar a final de mes, este no es tu sitio, quizás sí para cuando quieras tomarte algo de calidad y echar un rato tranquilo con quien te apetezca. Un tentenpié nunca está de más, pero tampoco te puedes ir a tomar un menú cada semana o las cuentas claramente no te van a salir, y sí por el contrario, te dolerá el bolsillo más de la cuenta. Veamos el porqué:

1º- Churros con chocolate: es el producto por el que mejor se venden y ya expliqué de que no les falta razón. Excelente ambos y excelente su sabor. Pero claro, si los churros valen 1.80€, lo cual de primera impresión tampoco es que parezca muy caro; el hecho de que por el chocolate te cobren 2,20€ sí que ya empieza a rascarte la nuca (sí, exacto, expresión made in Antonio Valle). Porque la taza, como se podrá comprobar en la foto que meto a continuación lo deja bien claro, y es que no es nada grande y aunque te llegue para los churros e ir mojándolos a cada bocado, al final uno se queda con ganas de más chocolate (debido al punto bueno de que está brutal, claro).

2º- Pasta: si antes explicaba que allí en la Cafetería Alhambra te ponen más de un plato de pasta, lo que aún no había contado es que sus precios rondan los 9€, que si le sumas la bebida y el pan, ya llega a los 12€. Suma ahora que te apetece uno de sus postres y superarás los 15€, para haber comido solo un plato y que siempre podrás consumir en un establecimiento que se dedique justo a esa comida, y que seguramente esté mejor en cuanto a calidad y también precio.

3º- Carnes: maravillosos suenan todos los platos que exponen en la carta, que si solomillo al roquefort, que si entrecot a la salsa verde, que si pollo al horno; pero si tenemos en cuenta el precio, ya parece que se nos atraganta la carne. El pollo al horno por ejemplo se va a los 13€ (no haré de nuevo las respectivas sumas de pan, bebida, postre, podéis imaginaros), y ya la ternera se va a los 20€. Te lo venden como restaurante afianzado, pero ellos más que nada son una Cafetería que se complementa con todo lo ya dicho, por lo que de nuevo, el ir a un sitio que se especialice en este tipo de comidas, siempre será de más agrado en cuanto a calidad, sabor y al fin y al cabo, experiencia culinaria. Caro, me parece también. En cuanto a tamaño, no está mal.

4º- Entrantes: no se te ocurra pedirte una ensalada, una ración de queso manchego o algo con jamón serrano, porque entonces no te va a gustar cuando llegue la cuenta. Que pidan casi 10€ por la ensalada de la casa que consiste básicamente en lechuga, tomate, maíz, cebolla y endivia, me parece sin lugar a dudas, una pasada. Ya sabemos todos que esos productos cuestan nada y menos en cualquier supermercado o frutería de la zona, por lo que si lo único que se le suma a lo ya mencionado es el aceite y el vinagre en lo que se desee; jamás te pueden pedir 10€ y quedarte satisfecho en cuanto al precio. Porque recuerdo que hablamos en la pregunta de si vas ajustado en cuanto a dinero, y encima hablando de una de las ciudades de España que más te ofrece por menor precio; no queda otra que tacharlo en un suspenso en este aspecto al local.

La ración de jamón te vale 13€ y la de queso manchego iguala el precio anteriomente dicho. Eso sí, que nadie espere un platazo enorme en el que coman 10 personas porque no. Las cantidades son las justas, 125gr, el plato típico no muy grande ni tampoco pequeño que te ponen en la tasca de tu barrio y con el que siempre te vas feliz por su precio. Aquí, todo lo contrario. Pero es que el remate de todo es la tabla de surtidos (que básicamente tiene lo que ya he ido mencionando en este apartado), y te cobran por ello casi 23 euros, cuando encima no supera en cuanto a cantidad a nada mencionado, sino que como bien te expone su página web, son 125 gramos.

5º- Salmorejo: si alguien se sienta en la Cafetería Alhambra para probar su salmorejo, os diré que está bueno, con un sabor intenso, con productos frescos, pero que con un cuenco que tampoco es que sea demasiado grande, el precio es de 9.50€, lo cual sabiendo de nuevo lo que lleva un salmorejo simple sin más, de nuevo se les va la cabeza. Si lo ponen a 4.50€, le siguen sacando bastante rentabilidad y seguro muchísima más gente se lo pediría, pero claro, ellos piensan que siempre llegará algún extranjero con dinero que les hará el día y se pedirá de todo para al final comer en pareja por una cantidad cercana a los 100 euros (y lo peor es que ocurre y se puede comprobar cada día que uno se acerque por la plaza).

6º- Pizzas: es uno de los pocos productos que se ofrecen a un precio atractivo. Primero porque el hecho de que la mayoría de ellas no supere los 10€, las hace entrar en “mercado”. Segundo porque sus variedades, productos frescos y sabrosos y como no, el hecho de que la masa siempre esté perfectamente horneada junto con un tamaño bastante aceptable; nos hace pensar que no es mala opción el hecho de pedirnos una en la Cafetería Alhambra. Por daros algún ejemplo, la Carolina que es la más simple con tomate y queso cuesta 8 euros (lo que es de toda la vida una Margarita); mientras que por otro lado, una más elaborada con más ingredientes como pueda ser la Vegetal, se va hacia los 9,90€, no pasando por tanto tampoco de los 10 euros totales.

7º- Postres: en cuanto a este apartado, para mi entender, sus precios son una clara “perversión” típica de película americana de Hollywood. Y es que no es para menos el enfado, cuando uno se pide una fruta para que no se la claven demasiado, y se da cuenta de que sea cual sea la elegida, se va a casi los 5 euros (tampoco hará falta exponer que un kilo de la misma no llega ni a la cuarta parte de ello, por lo que no solo te clavan, sino que si solo te dan una unidad es una clarísima estocada.

No contentos con ello, y si de casualidad se te ha pasado por la cabeza preguntar el precio de la fruta (y por lo tanto la has desechado automáticamente), las otras opciones tampoco es que sean demasiado buenas en cuanto a precio. Normalmente usan frutas como base y sabiendo que éstas te las venden a precio de oro, algo más elaborado con ellas no se puede ir jamás a precio por debajo de los 5 euros anteriormente nombrados. Por ejemplo, el melocotón en almíbar te sale a 4,50€, pero es que las fresas con nata se va a casi los 7 euros por persona. Quizás pues, te replantees pedirte un helado, una copa de helado de esas que siempre acabas contento. Pero lo que no te va a gustar nada de nada, es que esa misma copa que por cierto tampoco es que sea descomunal, te va a costar un ojo de la cara, 6 euros. En conclusión sobre este apartado, lo mejor es irte al tiramisú por 5.75 euros y pasar de la última opción que es el café irlandés por casi de nuevo los siete euros mencionados.

8º- Bebidas: no puede ser de otra manera, y es que si esperamos que no nos crujan en este punto, es que entonces no estamos captando nada de todo lo que he ido poniendo. Es sitio caro, clave por la plaza en la que se encuentra cerca de la Catedral, y por lo tanto no queda otra que irse a los más de 10€ por botella de vino sea de la calidad que sea, 5€ por un vermú como es el Martini (recordar que la botella de la misma en un supermercado es de 6€, por lo que el robo es máximo), y si te quieres pedir un zumo natural, el precio llega a los desorbitantes 3.65€. Lo curioso del asunto es que el Sherry, el Jerez, denominación de origen te pidan menos de 3€ cuando es superior a lo que ya he contado (cosas de la vida, error, demanda o a saber qué).

Tengo ganas de seguir la marcha, ¿cuál sería el siguiente paso apropiado para mí?

Si te has parado en la Cafetería Alhambra debido al hecho de que sus churros son a priori los “mejores de Granada”, está claro que de noche no es; por lo que lo mejor sería irse a la zona de Plaza Nueva, al lado de los juzgados, para que rondando el río cuando andamos algo más hacia adelante, llegamos a que no nos quede otra que irnos dirección hacia la izquierda para empezar a subir y poder ir viendo a nuestro paso, que las vistas van mejorando sin cesar. Pararte en uno de los miradores clásicos nunca será mala idea, pero si eres de los que prefiere llegar hasta el final, decir que en la Alhambra, muchas zonas son gratuitas, públicas y que puedes ir cuando quieras. La clave para ello, será en vez de seguir el río, cruzar antes de él por Plaza Nueva hacia la derecha y de nuevo, como no, seguir subiendo.

Pero también puedes ser de esas personas, que queriendo o de casualidad se ha ido para allá para tomar algo por la noche. En ese caso, tienes sitios no muy lejanos para seguir con la marcha. Si prefieres bailar, tienes la discoteca Aliatar a unos pocos metros, discoteca que abre de jueves a sábado, que te suelen cobrar 10 euros entres a la hora que entres y seas mujer u hombre; y por otro lado con una música decente para muchos gustos (ambiente más bien pijito).

Que tu idea es tomarte una buena tapa, pues lo suyo es irte hacia la Calle Reyes Católicos, pasar por la Plaza del Ayuntamiento y o bien quedarte en la siempre útil Calle Navas, o bien, seguir hacia adelante en el barrio que siempre encanta como es el Realejo. Una vez allí, tendrás todo tipo de locales, con tapas siempre baratas y de buen tamaño, pero es que además, ya que estás allí, ¿por qué no quedarte en uno de esos sitios típicos con un toque de blues o jazz en directo? Siempre habrá alguno que te haga la noche mágica.

Si por el contrario, quieres algo más, no tanto centrado en comer, como sí en beber, decirte que a pesar de la hora siempre podrás encontrar numerosas tiendas a las tantas abiertas, por las que podrás pillar de todo, y si lo tuyo es sentarte tranquilamente, dependerá de si prefieres pub o bar, para dirigirte hacia el norte o el este en camino a Pedro Antonio, o bien por la zona de Acera del Darro ya encaminado a tomar una copa o un mojito, que por cierto están muy pero que muy bien en el pub Bronx (o en el de justo en frente que ahora mismo no recuerdo su nombre).

Por último, toda aquella zona es zona de hoteles, por lo que si te falta hospedaje no tendrás problema en encontrarlo ya sea en Reyes Católicos, en Recogidas, Gran Vía e incluso Realejo o la conocida Plaza Nueva a unos pocos minutos de la Plaza Bib Rambla desde donde partimos.

¿Cuáles serían los adjetivos propicios para definir finalmente de lo que he hablado?

  • Sabroso: da igual que cueste lo que nos pedimos más o menos dinero, aquí hablamos de los adjetivos propicios al lugar para que la gente se haga una idea mejor sobre la Cafetería Alhambra, y no cabe duda de que uno de ellos debe ser éste. Sabor intenso, que se te va al fondo del paladar, no sé muy bien por qué, qué le echan, pero sí que puedo estar seguro de que no te dejará interesante el asunto, y eso nunca está del todo mal (habrá platos que te convenzan y otros que no, claro)

  • Consistente: en el sentido de que la cantidad que te sirven es lo suficiente como para irse contento a casa sin ese típico sentimiento de “pssss, he comido y sigo teniendo hambre, por lo que me voy a tener que pedir algo más”. Cuando hablo de los churros, incluso digo que se puede compartir para dos personas sin que te vayas a quedar demasiado corto, pero es que cuando hablo de la carne también, por lo que si sumamos que las pizzas tienen un tamaño igualmente interesante, es una faceta de la que no nos podemos quejar en absoluto.

  • Caro: no queda otra que usar uno negativo por todo lo que ya he explicado en el apartado anterior. Te clavan por donde quieren por el hecho de estar donde están y porque por ello mismo, siempre va a haber gente que quiera sentarse allí. Los extranjeros son numerosos, tienen dinero en muchos casos y por tanto, parece que con los precios que ofrecen, las cosas no les debe ir nada mal pues siempre hay gente sentada tanto fuera como dentro. Eso sí, no seré yo el que vaya a ir a la Cafetería Alhambra, cuando mi economía esté apretada.

  • Cómodo: en el sentido de que el espacio entre las mesas es el ideal, dentro siempre hay sitio para poder sentarte y además, los productos que valen para cualquier cliente como el azúcar, sal, aceite o vinagre, está justo en medio de la terraza para poder llegar sin problemas y sin gastar demasiada energía.

  • Eficiente: en cuanto a los camareros y en general el servicio. Sonríen, están atentos, no se equivocan y en general, todo lo que le podemos pedir a un sitio al que queremos volver otras veces sin ningún tipo de paliativos. La cuenta te la dan también de manera rápida, junto con la vuelta y por ello no creo que mucha gente se les haya quejado.

Pero vamos a ver, ¿me juego el all in o no me lo juego?

En definitiva, jugarte un “all in” aquí es cosa sobre todo del dinero que tengas (cuando digo, “jugarse un all in”, para aquellos que no estén muy acostumbrados al vocabulario de póker, es simplemente si te la juegas o no, si vas o no al sitio). Si vas justo, no hace falta ni que te tomes un chocolate con churros, porque aunque dentro de precio de mercado, también te parecerán caros sus 4 euros por un ratito (sabiendo que ello en Granada es igual a dos tapas y dos bebidas en casi cualquier otro lado).

Si por contra, tienes más billetes que otras semanas, nunca será mala opción el sentarte allí por lo que he ido diciendo y que no os haré perder más el tiempo repitiendo.

Número, quiero número (vale sí, lo mismo que antes pero más concreto para no discriminar a los que somos de números).

Le pongo finalmente un 6, en términos generales y un 9 en cuanto a su producto estrella churros con chocolate, que si no tienen el 10 es porque como siempre aquí, te quieren cobrar más de la cuenta. Aprueban por calidad y sabor, pero no demasiado por el intento de sacarte los cuartos con todo lo que te pides.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Cafetería Alhambra? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...