Advertise here

seis peniques


  - 1 opiniones

seis peniques

Publicado por Patricia Ioana — hace 4 años

¿De qué se trata en esta ocasión?

Ahora es el tiempo de hablar de uno de esos sitios que uno conoce tarde, pero que a pesar de haberlo conocido a destiempo, sabe que va a volver y volver, incluso cada semana. Los compañeros con los que estudio y yo, lo hemos pillado ya como un sitio tradicional en el que ahogar el tiempo de espera entre clases, y lo cierto es que cuando leáis el artículo lo vais a comprender a la perfección. Hablo del Seis Peniques.

¿Dónde podemos encontrar este lugar?

Se localiza en la Calle Santa Escolástica, número 2, con código postal número 18009, y por supuesto en Granada. Podremos verlo cerca de la Plaza Isabel la Católica, a unos dos minutos de ella, y por tanto también encontraremos cerca bares míticos como Los Manueles, pubs conocidos como el Bronx, y también Plaza Nueva a unos cinco minutos con todos sus bares y restaurantes; Gran Vía de Colón a eso de seis minutos y Reyes Católicos a otros tres minutos muy cerca siguiendo una línea recta. Se encuentra en una esquina y será fácilmente reconocible al estar en una pequeña plaza con sus mesas siempre fueras y algunos carteles.

Para el que todavía no sepa dónde está, simplemente se guía por google maps con este enlace y todo será más sencillo: https://www.google.es/maps/place/Seis+Peniques/@37.174565,-3.595498,15z/data=!4m2!3m1!1s0x0:0xa39f6ce563245c7c

¿Cómo llegar de manera simple hasta lo que me estás explicando?

Lo suyo como en la mayoría de los sitios de Granada, será ir andando desde lugares en los que puedas dejar el transporte en el que hayas venido. Igualmente es cierto que si coges el autobús no te dejará muy lejos y sí en cambio desde Gran Vía como dije un poco más arriba; podrás llegar sin problemas y sin tampoco perderte. Es un sitio conocido por lo que viven en aquella zona denominada Realejo, por cosas como las que luego iréis viendo; y por lo tanto siempre localizable desde sus alrededores, te pares donde te pares si pillas el transporte público.

Por otro lado, si quieres venirte finalmente en coche, y no sabes por dónde dejarlo, lo mejor es que no te compliques por esa zona y te vayas a unos minutos de allí, ya sea por la acera del Darro o algo más para adelante pasando el puente para evitar las zonas azules y a su vez encontrar aparcamiento sin ninguna complicación.

Ir en bici no es jamás mala idea en este tipo de ciudades y podrás dejarla en la misma plaza, sin que por ello te vayan a decir nada ni los del bar ni ningún policía que pase por allí. La plaza tiene espacio más que suficiente para este tipo de cosas y por lo tanto de nuevo, dont worry be happy.

¿De qué horarios dispone y qué días podemos encontrarlo abierto?

El horario es sorprendente y a la vez con mucha lógica. Abre a las 8 de la mañana, debido a que prepara desayunos, cafés, tostadas etcétera y no cierra hasta las 00.00 de la noche, de manera ininterrumpida; por lo que la clientela siempre estará presente y ellos tienen una buena oportunidad de hacer caja a costa de otros que les cuesta mucho más el hecho de tenerlo todo el día abierto y que por lo tanto, perderán personas que podrían visitar sus bares o restaurantes.

Los días en los que podemos encontrar abierto el Seis Peniques son todos los de la semana, e igualmente te irás dando cuenta si paseas por Reyes Católicos, con que tienen más de un publicista que te dará papeles o indicaciones de cómo llegar hasta el local para que puedas encontrarlo a la primera. Incluso te harán alguna que otra oferta, siempre con simpatía y buen hacer.

¿Me podrías describir físicamente el sitio?

Por fuera, encontrarás a la izquierda un cartel de buen tamaño con el menú que tienen y el precio pertinente. Habrá unas cuantas mesas y sillas para que el que prefiera estarse allí fuera comiendo o tomando lo que sea pueda hacerlo, mientras fume algo (si es que ese es vuestro caso claro está). Las mesas de ahí fuera son amplias y los asientos suficientes para que un grupo interesante de personas pueda llegar a estar sentado y no haya problema de espacio ni de asientos. Es más, tienen numerosas sillas montadas las unas sobre las otras con más mesas, por si llegado el caso, hubiera que poner alguna nueva en la plaza donde están ellos.

Si lo que preferimos es entrar, ya sea por evitar humo, ya sea porque hace frío o lluvia; por dentro habrá unas cuantas mesas de madera en las que será cómodo ponerte debido también a sus sillas espaciosas y su ambiente rústico. La madera es lo que predomina en todo aquel entramado, que para decirlo específicamente, no es que sea muy grande y quizás incluso quede pequeño para las posibilidades de comida y bebidas que se ofrecen.

El baño estaría al fondo del todo, y la barra la encontrarías una vez andas algún que otro metro, ya en la derecha, donde podrás ver abajo de la misma, ciertos platos realizados y que te podrás pedir de tapas si es a eso mismo a lo que vas allí. Si no le dices nada, ellos te pondrán lo que crean conveniente, por lo que nunca está de más echar un vistazo a todo lo que tienen y poder elegir las variedades exactas perfectas que queremos en cada momento.

La cocina la veremos en el lado izquierdo si tuviéramos la barra de frente, allí perdida entre el hueco del final, cerca de los baños, y que trabaja a destajo durante todo el día, mientras el camarero siempre simpático está atento a lo que haga falta tanto dentro como fuera, siendo predominante la elección de fuera y es justo por la que la gente va allí.

¿De qué ambiente dispone el local en sentido número de personas y qué tipo?

En cuanto al número de personas, debido a su reducido tamaño por dentro y a su número de mesas y sillas interesante por fuera, lo normal es que éstas se llenen o que quede una o dos vacías, y por tanto encontraríamos que al menos seis personas o así siempre se encontrarían dependiendo de la hora a la que vayas, mientras que por dentro es difícil ver a alguien. Se suele ir en grupo y por lo tanto, o se llena rápidamente el sitio de fuera, o bien parece absolutamente vacío. No hay punto intermedio en los Seis Peniques y no encuentro el porqué.

En cuanto al perfil de los que lo visitan el local, hay que decir que normalmente irán siempre estudiantes, ya sean españoles o extranjeros, y es que es muy típico encontrarlos de fuera, hablando en inglés y hablando en el mismo idioma con el camarero, el cual lo sabe al menos aparentar, con una pronunciación más que decente.

Las razones del porqué suelen ir los estudiantes sobre todo, gente joven y extranjeros es muy simple, y es que estando cerca de plazas emblemáticas como la de Isabel la Católica o Plaza Nueva; encontrar un sitio de tapeo en el cual no te la vayan a “clavar”, no es muy sencillo, por lo que con la buena publicidad que tiene el sitio y que le hacen los que trabajan para ello entregando papeles y demás; pues normal que acaben yendo para allá a probar qué se cuece. Las familias nunca fueron de este tipo de sitios baratos con comida que por norma general son ellos los que te lo ponen; y siempre preferirán un bar típico o bien restaurante con menú.

¿Qué nos ofrece de manera general y sobre todo, qué mejor en particular?

De manera general decir que hay dos tipos de posibles pedidos en los que ellos se especializan. Por un lado el menú, con entrante, primer plato pan y postre, cuyo precio comentaré luego; y por otro lado el tema de las tapas, donde tienen un super ofertón que a día de hoy aún no vi igualado en ningún otro sitio de la ciudad. En cuanto a precio es el mejor para lo que ofrecen y el menú también lo he visto poner en mesas de al lado, y es bastante contundente hablando de la cantidad de cosas que puedes llegar a encontrar. Las bebidas en cuanto a refrescos por ejemplo, suelen ser de 30cl en el caso del aquarius o neste y de 33cl en cuanto a los tradicionales como la fanta de limón o naranja, la coca cola o el seven-up. La cerveza será de unos 25 cl en vaso más bien corto y el tinto será algo más grande en torno a los 30cl.

De manera particular decir, que las tapas cambian todos los días y que por tanto, será difícil que por ejemplo vayas dos días seguidos y te pongan lo mismo. La clave de su oferta radica primero en la variedad, y segundo en el tamaño, que siempre será lo suficiente como para que si pides una bebida, quizás ya sea la última debido a haberte quedado más que satisfecho. Igualmente por el precio que diré en unas líneas más hacia abajo; habrá mucha gente que no dude en pedirse la segunda bebida, solo por la cosa de que es tanta comida que algo habrá que beber para no atragantarse.

Suma que son muy rápidos en servirte y hacer la comida, y que el trato siempre ha sido bueno en lo que llevo ya pasando por allí; y le dirás adiós a las míticas hamburguesas del Burger King que te pillan a escasos cinco minutos de allí, para dar la bienvenida al Seis Peniques durante mucho tiempo. Además, decir también que a los platos le echan una especie de salsa propia que les da un toque picante pero a la vez dulzón, que aún no descubrí de qué se trata, pero que te hace enganchar y saber a ciencia cierta de que es un producto distinto a lo que estás acostumbrado.

Si tuviera que hacer un pequeño resumen de la comida en cuanto tapas que te suelen poner allí, sería el siguiente, siendo la lista no de mejor a peor, sino simplemente por enumerar:

1º- Arroz: al estilo paella, con sus mariscos, almejas, gambas, etcétera, que le dan siempre un “level-up” al no dejarte solamente el arroz con pollo o lo que quieran echarle. Está bueno, en su punto y la cantidad es suficiente para acabar contento con una tapa media de cualquier sitio. Pronunciar ahora que como normalmente irás con más personas, lo que se suele hacer es poner más cantidad, pero en el mismo plato, pasando eso típico de que a más personas, menor es la cantidad per cápita para cada uno, debido al hecho mítico de compartir el plato.

2º- Bocadillo: el cual puede ser de lomo, de atún, carne de pollo o directamente algún paté o producto de charcutería. Suele ser carne o pescado y siempre estará bueno, siendo el pan de calidad y teniendo ganas de incluso más pan debido al buen sabor que tiene. No es muy grande, pero si la oferta que tiene el Seis Peniques es una bebida con tres tapas, no podrás pedir la cantidad más grande del planeta porque las cuentas no te saldrán absolutamente nunca.

3º- Carne en salsa: estamos hablando de la típica de cerdo, con salsa esta vez de un color marrón que supongo será en base a vino, con un sabor muy suave y sutil que le da un toque interesante, rodeado de zanahorias y algo de piña. Muy bueno, con esa cosa dulce que no se sabe qué es pero que de nuevo lo equilibra todo.

4º- Ensaladilla: será esa típica con sus patatas, mayonesa y demás, pero le añaden guisantes (que no todo el mundo lo hace) y también algo de orégano para que le de de nuevo su toque personal. Muy buena, y está claramente hecha en el día, sabiendo cuando la pruebas que está en perfectas condiciones.

Decir también, que como en el caso de la foto, te la suelen acompañar con más cosas como por ejemplo bolas de jamón york o cosas parecidas, que de nuevo están riquísimas. Será tu momento de suerte si te ha tocado que te pongan la ensaladilla, alégrate.

5º- Alitas de pollo: con sus patatas fritas correspondientes al lado, hechas en su punto y estando muy pero que muy buenas. Perfecta combinación cuando te ponen en un plato alitas de pollo, en otro ensaladilla, se te acompaña todo con pan sin subir el precio y lo remetas con la carne en salsa.

Oye, pero.... ¿qué pasa con los precios?

Los precios son brutales y ahora lo vais a entender. Si bien el menú está por debajo de la media en cuanto al precio de la zona (ya lo comenté debido a estar cerca de plazas como Isabel la Católica o Plaza Nueva), siendo éste de 9.50 euros; la clave está en cuando te pides las tapas de las que he ido hablando y explicando. La bebida y tres tapas de las cuales ahora veréis el tamaño, son 1.80 euros. No solo las tapas son contundentes y al ser tres la cantidad es brutal por ese precio; sino que encima ni superan los dos euros, siendo éste último el precio genérico en los bares de tapas.

Sorprendente que existan bares así, y que no se llenen hasta arriba. Como decía al principio, cuando lo descubrimos no dudamos ni un segundo en que vendríamos más veces para seguir probando otro tipo de platos y para seguir teniendo en nuestro estómago comida abundante pero que a su vez está buena y se ve que no descuidan en absoluto a la hora de hacerla.

¿Lo recomendarías para otra ocasión?

Ha quedado muy claro que lo recomendaría para muchas otras ocasiones y es que acabas comiendo por 1.80 euros, y casi no te apetece nada más porque ya vas listo. En el caso en el que vayas con más personas, con un grupo interesante de ellas, sí que es cierto que debido a tener que compartir platos como el arroz, la cantidad baja y acabarás pidiéndote la segunda tanda para quedarte totalmente satisfecho. No pasa nada porque no llegarás a pagar cuatro euros, porque te habrás bebido más de medio litro de lo que sea y porque te habrás comido seis tapas de las cuales más de una seguro que te gusta.

En el caso en el que no puedas comer algún tipo de producto como era el caso de uno de los que iban conmigo, se lo dices y encantado te dirán que sin problema y te pondrán las tapas correspondientes respetando el gusto de los consumidores y de las posibles alergias o preferencias.

¿Para quiénes está pensado este lugar de la ciudad?

Parece estar pensando para los extranjeros jóvenes y estudiantes, personas que no suelen disponer de un gran poder adquisitivo, y por tanto quieren siempre comer más por menos y es que esa es justo la definición perfecta del Seis Peniques y ahora comprendo el nombre del bar. Parece que con seis peniques vas a comer y te irás satisfecho y lo consiguen.

Y tras haberlo visitado.... ¿ahora qué me recomiendas?

Lo primero que haría para bajar la comida del estómago es darte un paseo por eso que alguna vez he ido comentando en otros artículos como es el río y la zona del Albayzín. Merece la pena contemplar las aguas, lo árboles que se encuentran en ellas, los juzgados al paso por Plaza Nueva y si sigues subiendo unos diez minutos más, los miradores de los que puedes llegar a disfrutar si eres algo aventurero y paciente. En el caso en el que no sepas exactamente dónde pueden estar, tan solo preguntándole a cualquiera de los que te encuentras, te lo dirán sin problemas, ya que seguro estás cerca y la clave es simplemente seguir hacia arriba, ya que la lógica nos dice que para ver algo de una manera general y amplia, deberás encontrarte en la altura suficiente que te lo permita.

En el caso en el que no quieras andar por lo que sea, hay otras opciones como tomarte un helado en las heladerías cercanas o un buen dulce en la cafetería que hay en Reyes Católicos, con tantas y tantas opciones en sus vitrinas que no te vas a poder resistir a alguna de las cosas que tienen, ofrecen y te llaman la atención.

Si pasas de seguir comiendo, puedes tomarte un té para que te ayude a la digestión, de nuevo en las cafeterías que se encuentran a lo largo de la calle antes mencionada, o quizás no tan lejos en Los Manueles, o en el mismo Seis Peniques.

Para el caso de que quieras olvidarlo todo y lo que te apetezca sea mover el esqueleto, Granero se te pone a tiro de piedra a unos dos minutos en la misma plaza Isabel la Católica, y abierto durante bastantes horas al día nunca será mala opción. Más lejos, a unos siete minutos andando en la Calle Recogidas estará el Aliatar, lugar que era un antiguo cine y que pone buena música, nunca se llena hasta reventar y que incluso algún día que otro te ponen música estilo años 30-40 que siempre está bien cuando estás cansado de la misma de siempre.

Pedro Antonio ya te pillaría algo más lejos, a unos trece minutos andando, pero que si eres de los que prefiere los pubs o karaokes nunca está de más pegarse el paseito.

¿Valoración en punto del uno al diez y razones?

Le pongo un 9, debido a que cantidad, precio, calidad es espectacular, con la única pega posible si es que hay que ponerle algo, a que muchas veces prefieres algo distinto, alguna otra variedad que quizás ellos no tengan o no hagan. Platos más novedosos y a poder ser para elegir; pero que igualmente lo que te ofrecen está de muerte y no te puedes quejar en absoluto para tu idea con el sitio.

¿Conclusión?

Barato, cómodo, con mesas siempre preparadas y asientos suficientes como para que no tengas que irte a otro sitio una vez tu idea estaba plasmada para estar allí; el Seis Peniques ofrece como su nombre indica más por menos, ya que con tan solo un euro con ochenta céntimos, podrás comer o cenar sin problemas y por menos de cuatro euros, quedarte tan sumamente satisfecho que te estarñas replanteando a dónde ir ahora para rebajar todo lo que te metiste. Buena opción pensada para los jóvenes que no tienen demasiado presupuesto; siempre estarán abiertos a lo que pidas y quieras y te lo pondrán encantados.

El hecho de ponerte pan siempre con lo que te pidas y que tengan esa opción también del menú, solo les hace sumar algunos puntos más de los que tenían y quedarte con la cosa certera de que vas a volver tarde o temprano, si se te plantea por alguna casualidad el hecho de acercarte por la zona de Realejo.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces seis peniques? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...