Advertise here

muglia


  - 1 opiniones

muglia

Publicado por Patricia Ioana — hace 4 años

¿De qué se trata en esta ocasión?

Ahora os voy a hablar de un restaurante que la verdad es que me sorprendió de manera grata y ahora entiendo el porqué hay más de uno en la ciudad de Granada. Hablo del restaurante indio Muglia.

¿Dónde podemos encontrar este lugar?

Pues lo encontraremos en la Calle Joaquín Costa número cuatro, cerca de Plaza Nueva a un minuto escaso, y a unos dos minutos andando de Plaza Isabel la Católica. Además será una perpendicular de la Calle Reyes Católicos, y se encontrará a unos cinco minutos andando de la Boom Boom Room (antigua Granada 10). Por último, decir que por tanto, la Calle Gran Vía de Colón se encontrará también muy cerca a menos de dos minutos andando. Para el que siga algo perdido aquí está el enlace que pongo de manera habitual de google maps: https://www.google.es/maps/place/Calle+Joaqu%C3%ADn+Costa,+4,+18010+Granada/@37.1763883,-3.5979943,17z/data=!4m2!3m1!1s0xd71fcbf252c9ffb:0x4f788f1c544e96bc

¿Cómo llegar de manera simple hasta lo que me estás explicando?

Lo mejor como en la mayoría de sitios que visitamos en la ciudad de Granada es ir andando. Primero porque la zona azul nos hará pagar más de la cuenta y no estar tan tranquilos teniendo que renovar el dicho ticket cada no mucho tiempo. Segundo, porque andar siempre será bueno, saludable y te quita de problemas, dándote además la ventaja de ir viendo la ciudad con tus propios ojos a una velocidad cómoda para llegar a saborearla con todo su esplendor. Por último porque la ciudad no es que sea tremendamente grande, y sí en cambio todo lo encontrarás a unos minutos a pie. No seamos flojos y avancemos andando para dejar de contaminar y vivir más y mejor.

Centrándome en lo que compete, el hecho de encontrarse en el centro, muy cerca del Albayzin, a tiro de piedra de Plaza Nueva y a escasos metros de Gran Vía de Colón y Reyes Católicos, hace mejor no replantearse coger el coche, porque la probabilidad de una multa y de no poder aparcar lo hacen todo un Game Over con todas sus letras. Es por ello que quitamos de en medio esta posibilidad y vemos otra que tampoco es demasiado mala.

Hablo sin lugar a dudas del autobús, ya que en Gran Vía en más de una ocasión comenté que paran multitud de autobuses y por ello, estés donde estés de la ciudad, siempre podrás bajarte allí o en el caso de la vuelta subirte para llegar a tu destino.

Una vez imaginemos nos bajamos en Gran Vía como punto de salida en la primera parada de autobús, es hora de bajar hasta el comienzo de la calle que se encuentra a unos escasos metros de la parada pertinente y doblar a la izquierda subiendo Reyes Católicos. Aquí igualmente os dejaré un mapita de uno de los panfletos que ellos reparten cuando pasas por allí.

Como decía y se puede ver, una vez doblas a la izquierda ya en Reyes Católicos, tan solo tendrás que andar pocos segundos para que una vez pases una entrecalle a la izquierda, sea la siguiente en la que deberás entrar para llegar a tu destino. Es la conocida Calle Joaquín Cortés.

¿De qué horarios dispone y qué días podemos encontrarlo abierto?

Los días en los que abre son todos, por lo que jamás si tenemos ganas de comer buena comida india, nos lo perderemos por este motivo. La clave es la de siempre, y es que teniendo los bares de tapas un apogeo como tienen en Granada, es lógico que si quieres arañarles clientela, deberás abrir todos los días y el máximo número de horas posible para poder ocupar ese puesto de privilegio que tienen en la mente de todos aquellos que salen a comer o tomar algo.

En cuanto a los horarios, comentaros que de lunes a domingo se repiten y van al mediodía desde las 12 de la mañana hasta las 16.00 de la tarde (horario estándar mítico de la gran mayoría de los sitios de la ciudad). Y por otro lado, de noche, de 19.00 a 00.00, cinco horas que deben ser muy suficientes y sobrarte para poder llegar tranquilamente al sitio y disfrutar de lo que te pidas.

¿Me podrías describir físicamente el sitio?

Amplio, con numerosas mesas y sillas que provocarán en tí una sensación de que no se va a llenar en la vida, lo cual es totalmente cierto. Con un estilo tradicional pero a la vez con cosas nuevas y por supuesto en un perfecto estado de conservación. Verás multitud de cuadros dibujando numerosas cosas del país de procedencia de los dueños, la India. A priori todo está ambientado con respecto a este lugar, pero claro, como uno mismo jamás estuvo, nunca sabremos lo que en realidad parece si es del todo cierto o no en cuanto al ambiente indio.

Con unas entradillas a cada sala al más puro estilo árabe, le da ese toque distinto que siempre gusta a todo el que entra en cualquier local. La paz brilla debido a esa armonía de estructuras, normalmente rectas, que potencian la sensación de la simetría. Las sillas siempre en su sitio y las mesas perfectamente alineadas de nuevo con respecto a las paredes.

Los que trabajan allí siempre serán muy corteses en cuanto sus respuestas y por supuesto con una sonrisa, que de nuevo es de agradecer ya que todo el mundo no te lo ofrece o no sabe ofrecértelo. Podremos ver a su vez, montones de lámparas pequeñas con sus luces encendidas, a cada lado de las mesas y los colores que predominan son el rojo, el naranja y el naranja suave; sensación que da de calor y de que estás en un país como del que hablo.

Hay baños al fondo de la sala a la derecha y encontraremos una gran barra donde poder pedir o decirle en cualquier momento al que sea cualquier cosa. Los espejos que se ven a lo largo de todas las salas y algún que otro elefante, de nuevo le da un toque distinto y curioso al local.

¿De qué ambiente dispone el local en sentido número de personas y qué tipo?

No te lo encontrarás hasta arriba de personas, y sí que normalmente estará bastante vacío, tal y como pasa en otras ciudades andaluzas y españolas. En el caso de este sitio, podría encontrarle sentido debido a que los precios que veremos más adelante nos hacen pensar que no es para ir todos los días debido a nuestro presupuesto. Pero es que en numerosas ciudades del país, chinos que son muy baratos y que tienen una comida muy buena, me los he encontrado totalmente sin personas a cualquier hora a la que vayas, estando todo lo que rodea al mismo, en perfectas condiciones.

Esto como siempre tendrá sus puntos buenos, ya que esa opción que te deja su página web, http://www.restaurantemuglia.com/index.php de reservar, no hará demasiada falta por el hecho de que hay pocas personas siempre. Así que si se te planta por la cabeza el ir para allá pues al menos vas con la conciencia tranquila de que sitio encuentras sin problemas.

Si hablo del tipo de personas, lo cierto es que si alguna vez he visto a alguien (pocas veces), ya sea paseando por allí o aquella vez que visité el lugar, fueron parejas ya con cierta edad, se ve con su propio trabajo y buscando algo distinto de lo que disfrutar tranquilos. No es el típico restaurante de familias, prefiriendo éstas algo más nacional, y tampoco es para que vayan un grupo amplio de jóvenes en la mítica quedada con amigos debido de nuevo a los precios.

¿Qué nos ofrece de manera general y sobre todo, qué mejor en particular?

De manera general decir que se basan sobre todo en platos sueltos o bien en menús completos. Por supuesto hablo de comida tradicional india, siendo el pollo, el arroz, las verduras y el marisco lo que más se repite a lo largo de las páginas de su carta. Decir que si hay por ejemplo en el menú ciertos platos preestablecidos, tampoco será problema el decirle al camarero que se encuentra que te lo cambie por cualquier otro (sin pasarse claro), de la carta, pues lo harán encantados.

Ya de manera particular decir que la variedad es brutal y que todo lo que probé estaba muy muy bueno, siendo la calidad una de sus claves. No hay duda de que si te pides un arroz o algo con pollo, la manera de cocinarlos cambia claramente en cuanto a otro tipo de restaurantes o bares que vayas en la ciudad; y por ello también el hecho exótico que nos hace movernos hacia allá.

Todo tiene la cantidad suficiente como para que no nos vayamos con hambre, y para que cuando lo probemos nos quedemos satisfechos en cuanto a sabor, textura, temperatura y todo eso que le pedimos que tenga un plato para poder decir que algún día repetiremos.

Hablando de la división de su carta, se puede ver más claro con la siguiente enumeración:

1º- Entrantes: algo pensado para que mientras te preparan el primer plato, no te quedes con esa cosa de solo estoy bebiendo y se me va a acabar la bebida antes de que todo comience. El papadum o appalam, es el típico entrante indio que deberías probar antes de salir de allí. Es un pan plano hecho de legumbres como lentejas, que lo cierto es que no tiene para nada mal sabor (lo digo por todos aquellos que han ido sufriendo durante su vida el hecho de comer lentejas). Es barato, vale un euro, y merecerá la pena no quedarte con la cosa de que jamás lo probaste cuando tuviste ocasión.

Además, podrás pedirte como entrantes platos de verduras con especialidades indias como la variante samosa con guisantes, o la pakora con garbanzos fritos. Igualmente en la carta que te dan te explican qué es lo que lleva cada plato, para que no tengas que estar todo el tiempo preguntándole al que trabaja allí sobre una cosa u otra y todos sea por tanto más fácil.

Pero si eres de los que de entrante quiere algo contundente, recomiendo sin duda la parrillada mixta Tandoori, donde te pondrán cuatro tipos de carnes con unas dimensiones muy buenas, para que solo al comenzar ya estés “on fire” y pilles aún con más ganas si es posible los demás platos.

2º- Los platos principales: aquí la clave está en elegir ese ingrediente del que estás seguro quieres tu plato. Ellos te lo dividen en, pollo, cordero, marisco, verduras y arroces; y a partir de ahí, decenas de posibilidades dentro de cada grupo, con lo que otra cosa no, pero dudas te van a salir seguro a la hora de poder escoger ese plato que estabas buscando.

Yo siempre he sido de pollo y para mí que fue lo que pedí, estaba magnífico. Pero por ejemplo, la persona con la que estuve se pidió cordero, y estaba también muy pero que muy bueno. Ya para la elección, que cada uno sepa lo que quiere y ya está. Cuidado con algunos platos de los que te pone que está picante, muy picante o incluso muy muy muy picante, y así cuantos más muy pues mucho más picante, hasta el punto en el que yo me la jugué a lo máximo de picante, y lo cierto es que si al principio decías “bah, esto no es para tanto, he probado cosas mucho más picantes a lo largo de mi vida”; date tiempo y verás como empieza a subirte la temperatura y te entran ganas de beber y beber agua. Al final acabas riéndote del momento, la persona con la que vayas por supuesto mucho más que tú y finalmente habrás aprendido la lección, de que muy muy muy picante, lo es.

3º- Postres: no te podrás ir sin probar uno de los postres que te ofrecen, ya que es 100% indio también, a un precio interesante que luego comentaré, y que de nuevo estaban ambos que pedimos, espectacularmente buenos. El Gajar Halwa, hecho de zanahoria estaba perfecto y el Kulfi de Mango, tenía ese toque mágico indio que no sé que será que le daba un potenciador de sabor muy interesante, que hacía que el mango supiera muchísimo, lo cual gustaba.

Oye, pero.... ¿qué pasa con los precios?

Pues de momento ya comenté que de entrante te podías pedir ese pan plano típico indio, el papadum y que te costaría un euro. Pero recalcando todavía los entrantes, pues los precios varían con respecto a lo que te pidas, desde un plato de pollo ligero con valor de cinco euros; hasta la parrillada que comentaba antes de 20 euros. Los langostinos costarán 16 euros, y las verduras varían en ese intervalo entre cuatro euros y medio y siete con cincuenta. Variedad muchísima y será mejor que mires su página web para completar esta información.

Los platos principales de pollo te costarán entre 9 y 10 euros; mientras que el cordero será más caro, y llegará hasta los 11-12. El marisco de nuevo da un subidón tocando los trece y será con las verduras donde bajaremos hasta los míticos 6.50 euros. Si eres de arroz, ya depende de qué te pidas vas de tres euros hasta 16 euros con esa especialidad tan sonada como es el Biryani.

En cuanto al pan irá de dos a tres euros y el postre que antes mencioné valdrá siempre los tres euros cincuenta, cosa que no es del todo cara para lo buenos que están.

¿Lo recomendarías para otra ocasión?

Lo recomendaría si es que quieres gastarte en torno a los 20 euros, ya que difícilmente te irás de allí con menos puesto en el bote. En cuanto a los posibles menús varían con respecto a ofertas y días, por lo que poner un precio exacto no tendría demasiado sentido. Sí que la calidad, el sabor y la presentación de los platos, y por supuesto también el trato al público fueron excelentes y es por eso que lo recomendaría a todos los públicos.

¿Para quiénes está pensado este lugar de la ciudad?

Sobre todo para aquellos que quieren descubrir una manera distinta de cocinar, una manera en la que tu paladar se abre a sabores que no tenias ni idea de que existían, pero que ahora ves y encuentras y encima te gusta. Por su tranquilidad, es perfecto para ir en parejas y estar tranquilamente disfrutando de una velada interesante y diferente.

Y tras haberlo visitado.... ¿ahora qué me recomiendas?

Pues tienes varios posibles planes, ya que encontrándote cerca de Gran Vía de Colón, siempre podrás ir a alguno de sus bares de copas y pubs, o bien irte a la discoteca Boom Boom Room, que se encuentra a unos cinco minutos andando. El hecho de que Granero tampoco se encuentre muy lejos, hace que si es de noche te entre la curiosidad por ver cómo está el percal por allí, por lo que tampoco sería mala opción.

Por último, decir que estando cerca de la zona del Albayzin y del río de Plaza Nueva, un paseo nunca será mala opción ni tampoco la más aburrida, escuchando el fluir del agua por donde andas y viendo esas vistas magníficas de la Alhambra en alguno de todos sus miradores en lo alto de los senderos. Lo cierto es que he paseado muchas veces por aquella zona, y nunca me canso.

¿Valoración en punto del uno al diez y razones?

Le doy un 7. Notable porque todo en sí estaba perfecto, te vas sin hambre y el ambiente y trato fue magnífico. Pero no llega al sobresaliente por el hecho claro de que en una ciudad como Granada, con todo lo que te ofrece en cuanto a comida, bebida, ocio, etcétera; el hecho de tener que pagar veinte euros si quieres comer un poco de todo para irte de allí, no es que sea demasiado barato. Se podrían abrochar un poco los cinturones y seguro iría mucho más gente. Con un menú de 11-12 euros, seguro se llenaría en más de una ocasión porque la verdad es que la comida estaba magnífica.

¿Conclusión?

Grande, con ambiente a la India, con un recuerdo especial a eso que siempre pensaste sobre el país y con la sensación de que todo está perfectamente ordenado, simétrico y con armonía. Un sitio distinto con gran variedad de productos que merece la pena al menos probar.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces muglia? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...