Advertise here

Castillo de Praga


  - 1 opiniones

¡Visita desde Taiwán!

¡Hola!

He de decir que estos días he estado muy ocupada. Solo iba a trabajar el domingo, pero pedí un turno extra y lo tuve el martes. Luego, Lalo me dio otro turno en la terraza y luego, uno de mis compañeros me dijo si quería coger su turno extra. Por tanto, acabé trabajando cuatro días seguidos. Quitando que ahora estoy reventada, todo bien. Todavía adoro ese restaurante y me gusta trabajar allí. Es totalmente distinto a otros trabajos. La verdad, me da igual si tengo un día libre o si tengo que trabajar, me gustan ambas opciones. Cuando estoy libre, puedo ir a casa, descansar, hacer ejercicio, comer comida riquísima, nadar en la piscina y disfrutar de la compañía de mi hermana y mi madre. Por otro lado, cuando trabajo en Adelitas, puedo hablar en inglés, ganar dinero, comer comida riquísima y disfrutar de la compañía de gente muy maja. Quiero decir, no me importa tener que trabajar mucho porque me motiva ganar dinero para viajar. Además, sé que no me queda mucho tiempo en Praga.

visit-taiwan-b318692d7bfb2550140a8b166f9

Estos días probé una comida nueva en Adelitas: tacos de cochinita. Eran los mejores tacos que he probado nunca. Me resulta curioso lo rápido que ha cambiado mi opinión sobre los tacos. Recuerdo que la primera vez que los probé no me hicieron mucha gracia. En Adelitas los tacos son totalmente distintos y me enamoré de ellos. Además, es comida bastante sana. La cochinita es genial. ¡Es una mezcla de tiras de cerdo marinadas con tacos! Es genial comer allí y probar cosas nuevas. Normalmente, no me gusta probar cosas nuevas porque soy bastante quisquillosa y no como muchas cosas. Aunque de momento me encanta todo tipo de comida mexicana. La próxima vez quiero probar las flautas. Los últimos días he estado tan ocupada que no he hecho otra cosa más que trabajar. Cuando tenía tiempo, tenía mi segundo trabajo o veía mi serie favorita, Crónicas Vampíricas. Me da igual lo que digan, estoy obsesionada con esta serie y la vería entera otra vez.

Ya he empezado a conocer mejor a la gente nueva de Adelitas y el domingo después de mi turno fuimos a tomar una cerveza. Fue una noche genial. Lo pasamos muy bien y hablamos solo en inglés. El turno del domingo fue complicado porque dos personas tuvieron que irse a medio turno, el sistema no funcionaba y la terraza estaba cerrada. Por tanto, nos hacía falta una cerveza después de trabajar. Fuimos a un local llamado Konvikt. Era la primera vez que iba. Como terminamos muy tarde, llegué tarde a casa. Por eso me pasé el lunes tranquila en la cama y me encantó. A veces necesito quedarme en la cama sin hacer nada.

La noche del miércoles fue incluso más dura porque salimos después de trabajar hasta las cinco de la mañana. No planeábamos hacer nada después del trabajo, pero nos tomamos algo en Adelitas, luego fuimos a un bar llamado Kozicka y como teníamos mucho de lo que hablar no nos fuimos a casa, fuimos a Roxy. No os lo voy a contar todo, pero estuvimos hablando de todo, desde nuestro pasado hasta el futuro y desde anécdotas graciosas hasta secretos. Fue una noche increíble y lo pasé genial. Cuando llegué a casa sobre las 6:00, supe que el jueves sería un día duro.

Fue de locos. Me levanté a las 10:00 (dormí tres horas) y supe que tendría problemas. Había quedado con mi madre a las 10:00. La llamé para decirle que llegaría tarde y traté de levantarme. Fue lo más difícil del mundo. ¡La cabeza me iba a explotar! Tuve que tomarme una pastilla. No sé si seguía borracha o era resaca, pero estaba hecha un trapo. Lo único que quería era seguir durmiendo. Por desgracia, era imposible. Tenía todo un día lleno de planes por delante. Desayuné y me duché, pero nada ayudaba.

visit-taiwan-a2c07394eb27758f34d07039369

Fui a la Plaza de la Ciudad Vieja con mi madre, al restaurante que había encontrado con Francois, Havlova Koruna. Yo pedí mi plato favorito, queso frito nada sano, y mi madre pidió pollo con puré de patatas. No salió nada barato. En el restaurante los platos eran baratos, pero como pedimos dos comidas, bebidas y ensalada, al final salió caro. Aunque mereció la pena porque llegamos temprano, cogimos mesa y lo pasamos bien hablando allí. Estuvimos paseando por Praga y fuimos a por un café.

visit-taiwan-e827c59e00c91b66e730617077d

Por desgracia, mi madre no pudo bebérselo porque tenía que irse al salón de belleza. Fuimos a McCafé y de camino encontramos un restaurante llamado Vytopna. Ya había oído hablar de este restaurante muchas veces, pero no sabía que estaba en la plaza principal. La cosa es que es un restaurante de trenes, lo que quiere decir que hay vías de tren en cada mesa y las bebidas te las sirven en un trenecito que pasa por todo el restaurante. ¡Me encantó esa idea! Cuando vi el menú me gustó mucho. ¡Algún día quiero ir a comer! ¡Fue estupendo estar con mi madre! Me dio pena no haber podido ir a Hradec como prometí, pero lo pasamos bien de todos modos. Casi se me olvidó lo cansada que estaba.

visit-taiwan-e736e9a0b0699bea0e55f382248

Después de comer, ¡iba a ver a Torres de nuevo! La última vez que nos vimos fue a mediados de mayo, antes de irme a Barcelona. ¡Cuánto tiempo! Ya han pasado dos meses. Recuerdo perfectamente nuestro último día porque nos comimos un burrito, probé el té taiwanés y me dio palillos para comer con ellos. Por desgracia, aún no he probado a usarlos, ¡pero lo haré! Cuando nos vimos por última vez me dijo que igual podría venir a la República Checa en julio, pero que no era seguro. Era más fácil que tener que despedirnos, así que solo nos dijimos «hasta luego». ¡Tiempo después, Torres me mandó un mensaje diciendo que venía a Praga con toda su familia! ¡Qué bien! Era uno de mis mejores amigos en Lila, una persona amable, alegre y de confianza. De hecho, al principio me sorprendió tener amigos de Taiwán, por ejemplo, porque no sabía cómo era la gente de allí. Luego descubrí que teníamos mucho en común. Fuimos juntos a clase de baile, viajamos a Brujas, dimos clase de inglés coloquial, íbamos a la cafetería de la universidad juntos y, por supuesto, salimos de fiesta. Tengo muchísimos recuerdos maravillosos con este chico.

visit-taiwan-b03a7d8be3ac24aadb37eeaae0d

Torres y su familia llegaron a Praga el miércoles. Como tenía que trabajar, le dije que viniera a cenar a Las Adelitas. ¡Qué tarde tan ajetreada! Íbamos todos corriendo como locos. Había gente esperando mesa en las escaleras, pero el local estaba lleno. Hice una reserva para mis amigos y me puse contentísima al ver a Torres y al conocer a su madre y su hermano. Fui su camarera toda la noche, espero que les gustara la comida. Ese día no tuve mucho tiempo para hablar con ellos, pero quedamos en vernos al día siguiente. Quedamos en Malostranská y fuimos directos al Castillo de Praga. He estado allí mil veces, pero no me canso.

visit-taiwan-50ea578f7a5bdee7a37ed26fb39

Fuimos a los miradores y a la catedral, pero decidimos no comprar entrada y en su lugar fuimos a la torre Petřín. Por suerte, me sé el camino. Estuvimos hablando de planes de futuro y de recuerdos de Lila. Subir la torre Petřín me cansó muchísimo. ¡Sí, subimos hasta arriba! He de admitir que las vistas desde allí son impresionantes. Merecía la pena aunque yo ya hubiera estado. No iba mirando la hora y cuando lo hice, vi que tenía que correr porque tenía cita en el salón de belleza y eran muy estrictos con la puntualidad. Cuando llegué, al tumbarme en la camilla, me quedé durmiendo 20 minutos.

visit-taiwan-d02f4596120a6cab367d864dc28

Después, le prometí a Torres que lo llevaría a un buen restaurante checo. Queríamos comer tartar de ternera y svíčková. Quería encontrar algo especial. Me llevó 30 minutos encontrar un restaurante adecuado. Estaba pensando en ir a Local o a Kozlovna. Hay muchos restaurantes en Praga con ese nombre. Aunque no me gustó mucho cuando vi el menú. Usé la app Foresquare y encontré uno que tenía buena pinta. Se llama U Českých pánů (Lord checo) y es un restaurante medieval. Está en el centro, pero no en una plaza principal. Al ir me di cuenta de lo mucho que habíamos andado ese día. ¡Me dolían las piernas! Encontramos el restaurante y me gustó nada más entrar. Era muy bonito y limpio, con buen ambiente. Había armaduras y espadas por todas partes. Me sorprendió que estuviera casi vacío. No nos importó y entramos a cenar.

visit-taiwan-a898ad70c4bfdb2879cadbbbbf1

Tomamos cerveza negra y a toda la familia de Torres le gustó. De entrante pedimos tartar de ternera y luego, ensalada, solomillo de ternera y queso. Me gustaba pedir comida de más y compartirla porque así puedes probar varias cosas al mismo tiempo. Aunque ya había comido solomillo mil veces, este me encantó. Estaba buenísimo y tenía una pinta estupenda. Era la primera vez que oía a Torres hablar en taiwanés. Fue muy gracioso. Estuvo haciendo de intérprete entre su madre y su hermano y yo. Yo decía algo y él lo traducía para ellos. Toda su familia era muy amable.

visit-taiwan-7b3bdbce7e97945863e49b28c5c

Después de cenar, Torres y yo decidimos ir a algún otro sitio. Estábamos en la calle Vodičkova y fuimos al bar U Sudu. Nos tomamos dos cervezas y empecé a ponerme triste. Una tarde no era suficiente, aún teníamos mucho que contarnos. Aunque estaba cansadísima, sobreviví y lo pasé genial. Ya era casi medianoche, así que cogí casi el último metro. Durante nuestra conversación, Torres me hizo querer ir a Taiwán. En serio, al volver a casa me propuse ir algún día. Espero que pronto.

En el bar había un piano. Fue el cierre perfecto para nuestro día juntos. Torres toca el piano muy bien. Empezó a tocar algunas canciones y me gustaron muchísimo. ¡Hasta tocó mi canción favorita de la serie que me gusta! ¡Me he prometido aprender estas canciones y tocarlas la próxima vez que nos veamos! Torres me acompañó a la estación de metro y tuvimos que despedirnos. Al llegar a casa, aprecié muchísimo mi cama. Me dormí plácidamente mientras pensaba en todo lo que había pasado en los últimos días.

visit-taiwan-17823ba3b6d7f24601bdfe9c134

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Castillo de Praga? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!