Club Vzorkovna | Café, coctel, cerveza en Praga

Club Vzorkovna


  - 1 opiniones

Dog Bar...nuestro lugar favorito de Praga

Traducido por Marina González — hace 5 meses

Texto original de Karo Hahn

Mis amigos de Erasmus siempre me habían hablado del Dog Bar: “Tenemos que ir el finde sí o sí. No puedes haber estado en Praga sin ir al Dog Bar”. ¡Vale! Dicho y hecho. Quedamos el viernes por la noche, el punto de encuentro era directamente en frente del bar, que está cerca del Teatro Nacional. Ya desde el tranvía, vi que había gente haciendo cola en una discoteca que, la verdad, pasaba desapercibida.

Había una señal que ponía “Vzorkovna” en la entrada. Tenía un aspecto deteriorado y las personas que esperaban en la cola parecían las típicas de un club clandestino.

Sin embargo, cuando llegaron los otros estudiantes de Erasmus, me arrastraron a la cola de este siniestro establecimiento y nos pusimos entre todos los hípsters.

¿Cómo, pensaba que íbamos al Dog Bar? Sí, claro. La discoteca que supuestamente se llama Vzorkovna, es conocido como el Dog Bar en algunos círculos.

Estaba un poco confundida y tenía mis dudas. ¿Una hora en cola para entrar a un bar? Al llegar a la entrada, nos recibió un portero, un hombre calvo, musculoso y antipático que estaba cargando unas fichas.

Dentro del bar no se paga con dinero en efectivo, sino que pagas una cantidad y te dan unas fichas que se utilizan para comprar bebidas y comida (véase más información sobre la carta de bebidas más abajo).

Después de pagar y de que los porteros acosaran sin motivo alguno a los chicos de nuestro grupo, bajamos una escalera. Realmente, parecía un club clandestino.

Sin embargo, nada más entrar te encuentras asientos pequeños y gente que va a su bola, el ambiente de ese bar no se puede describir con palabras.

Nos dirigimos a la barra y vimos que los camareros, que eran bastante vulgares y antipáticos, estaban atendiendo a varias personas. Para beber había cerveza checa, vino, diferentes tipos de licores y bebidas sin alcohol. El vino y la cerveza los servían en tarros de conserva, algo que no solo es original, sino que además resalta el estilo del local. Los precios están más que bien.

Un vaso de 0,25 l de vino cuesta 30 coronas (más o menos 1,10 euros). Obviamente, no es el mejor vino del mundo, pero si me hubiese tomado cualquier otra cosa creo que también me hubiese decepcionado. Siempre encuentras un sitio para sentarte. Si no hay mucha diversión en la sala de futbolín, y esto es lo que más llama la atención del bar, puedes ir a la pista de baile.

Las pistas de baile en las discotecas no son nada del otro mundo, pero en Vzorkovna no solo hay un DJ con su mesa de mezclas, también hay noches en las que toca una banda con música en vivo. Nuestro plan original esa noche era tomarnos solo una o dos cervezas, pero nos lo pasamos tan bien que nos echaron a las 3 de la mañana, cuando el bar cierra.

Para terminar, quiero decirle algo a aquellos que se están preguntando porqué la discoteca Vzorkovna se lama Dog Bar: el dueño del local tiene un perro enorme. Decir que era del tamaño de un ternero es quedarse corto. Cuando la discoteca no está muy llena, este perrito aparece correteando y se deja acariciar por muchos visitantes.

PD: quiero pedir perdón por la calidad de las fotos. Hacer fotos de calidad en este sitio con un Iphone no es posible, por razones obvias.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Club Vzorkovna? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!