Budapest


  - 1 opiniones

¡Budapest y mucha diversión!

Traducido por Lucía Acedo — hace 1 año

Texto original de Lara duardo

¡Hola a todos! Hoy os hablaré de la magnífica ciudad de Budapest que visité con un grupo de amigos. Ha sido un viaje lleno de diversión y espero que este artículo sirva para animaros a visitar la ciudad.

Salí con mis amigos desde el aeropuerto de Londres Stansted y aterrizamos en el de Budapest, con ida y vuelta respectivamente el 18 y 23 de marzo. Habíamos reservado alojamiento en The Hive Party Hostel, situado en Pest. Para quien aún no se lo sepa, la ciudad está formada por la unión de varias zonas, Buda y Pest, al oeste y al este respectivamente del Danubio. El hostel nos pareció bonito y acogedor, con un patio interior donde por la noche organizaban fiestas y pequeños conciertos. El aspecto que tenía desde fuera era bastante descuidado, pero por dentro de las habitaciones eran muy confortables y estaban limpias, con baños dentro de las habitaciones. Como habíamos reservado la habitación en grupo, estábamos seguros así de que no nos iba a tocar con ningún desconocido y, por eso, la estancia fue tranquila. La localización era perfecta: cerca teníamos la parada de metro y el Gozsdu-udvar, un complejo de edificios que albergan por la mañana un mercado con muchas cosas vintage, joyas y objetos con significado histórico, en particular del legado con Rusia, y por la noche hay bares y restaurantes con comida y música, perfecto para todos los gustos.

budapest-divertimento-f1b6627b502d08a078

budapest-divertimento-728d3e3bd506c132e8

Allí cerca está uno de los restaurantes en el que comimos más veces, el Drum Cafe Budapest. Lo aconsejo 100%, ¡la comida estaba rica y era muy barato! Una cosa de la que os daréis enseguida cuenta es que los precios en Budapest son muy bajos comparados con los de Inglaterra e Italia (¡obviamente todo en florines húngaros para quien no lo sepa!). Hay bastantes sitios en los que aparecen los precios tanto en florines como en euros, para quien no lo supiese o no pueda calcularlo. Entre la variedad de especialidades gastronómicas que pudimos probar allí están: gulasch, una sopa de cebolla, pimentón, carne, patatas y otras verduras; galuska, típicos gnocchis húngaros (podréis encontrarlos parecidos en otros lugares, pero con otro nombre) que suelen venir acompañados con pollo al pimentón. El pimentón es una especia muy extendida en el país y se utiliza en muchas recetas. Esta se puede encontrar fácilmente en las tiendas de souvenirs para turistas y la venden en saquitos bonitos. Y por último el lángos, un bollo grande frito (muy parecido a una focaccia frita) que se come con ajo, nata agria y queso. Por la calle hay muchos puestos donde venden kurtoskalacs, un dulce conocido también como “pastel del camino” por su forma de espiral. Está recubierto de chocolate, canela, vainilla y más cosas. ¡Lo difícil será decidirse por una! Por último, para terminar con nuestro guiño a la típica cocina húngara, no podemos olvidarnos de el Tokaj, un vino típico que tiene varias propiedades. Como quería sólo saborear sin emborracharme, yo cogí un Tokaj blanco y dulce. Todos estos platos y especialidades eran fantásticos y los aconsejo verdaderamente. ¿Mi preferida? Quizás el langos, aunque digamos que no es muy ligero.

budapest-divertimento-0a655d5c0c936d4547

Galuska

budapest-divertimento-a61fde959a8d6024bb

Kurtoskalacs

En cuanto a nuestro itinerario, el primer día dimos un paseo por la ciudad y el Danubio. Vimos el Parlamento por fuera (recordad que hay que reservar con antelación si se quiere visitar también por dentro y de esto nosotros nos enteramos ya allí) y la Basílica de San Esteban. Esta última, simple y elegante por fuera y muy decorada por dentro, conserva las reliquias de San Esteban, el primer rey de Hungría. Caminando por las orillas del Danubio, veréis el memorial “Zapatos en la rivera del Danubio” que, como dice el propio nombre, está formado por zapatos en recuerdo de la masacre que se produjo contra los judíos, que fueron asesinados y lanzados al río. Me llamó la atención que los zapatos no estuvieran vacíos, sino que estaban llenos de objetos varios como gomas para el pelo. Me pregunto si eso tendría un significado particular o si se trataba sólo de desprecio o mala educación. ¡Si sabéis algo al respecto decírmelo! Finalmente, hay que visitar la Plaza de los héroes. Aquí hay dos edificios importantes: el Museo de Bellas Artes y la Galería de arte Mucsarnok. En el centro de la plaza está el Monumento del Milenio: en la punta de una columna está la estatua del Arcángel Gabriel, que sostiene con la mano derecha la corona de San Esteban. En la base de la columna están las estatuas de siete jinetes, los jefes de la tribu que fundaron el país.

budapest-divertimento-4e92191538b698ee6c

El Parlamento

budapest-divertimento-58f7f91549a75c04a8

Zapatos a la orilla del Danubio

Budapest es famosa por sus baños, conocidos en todo el mundo, en los que se quedan durante unas horas descansando los turistas, pero también los ciudadanos de allí. Con mis amigos decidimos de ir a uno los centros más populares, los Baños Széchenyi. Pasamos un día estupendo: el cielo estaba azul y no hacia ni demasiado frío ni demasiado calor. El centro era bastante grande, con piscinas de todo tipo: piscinas con agua caliente al exterior, otras en las que se podía nadar (obligatorio ponerse en gorro de baño en estas), piscinas en el interior con agua caliente y saunas. Muchos turistas no llevaban todo lo necesario, por lo que se pueden comprar cosas como toallas y albornoces e la recepción. Me acuerdo de que muchos eran turistas italianos y muchos eran estudiantes de viaje de fin de curso. La ciudad debe de estar de moda este año porque cuando volvimos, varios amigos míos que viven en diferentes partes del mundo me dijeron que habían ido también allí de vacaciones. Los baños toman bastante tiempo. Yo aconsejo de quedarse al menos medio día tranquilamente si se pretende relajarse de verdad y apreciar todas las piscinas con calma.

budapest-divertimento-151988ee6c11665d95

El último día de la visita lo dedicamos a la otra parte de la ciudad, Buda. Aquí recorrimos a pie la Colina Gellert, desde la cual subiendo se puede admirar el paisaje del Danubio y de Pest. En la cima de la colina se encuentra la Ciudadela, es decir, la fortaleza que está protegiendo el castillo que hay dentro, la Iglesia de San Matias y el Bastión de los pescadores, que toma el nombre de la corporación de pescadores que tuvieron la misión de proteger la ciudad. Está constituida por siete torres que representan las siete tribus citadas más arriba. La visita a la Ciudadela es un "must". Es increíblemente bonita y sugerente y las vistas son perfectas para sacar fotos de la ciudad. Hay gran variedad de tiendas por las calles donde venden souvenirs húngaros, bolsitas de pimentón cosidas a mano muy resistentes y coloridas. Os recomiendo un mercadito cercano a la entrada de la fortaleza que vende de todo a un precio ligeramente más bajo que en las otras tiendas.

budapest-divertimento-2344b46c45e4feb635

Bastión de los Pescadores

budapest-divertimento-2ac79a5c707a27a89e

budapest-divertimento-c664e0dfb085a292a3

Una actividad que poco tiene que ver con la ciudad en sí pero que puede ser interesante y os recomiendo es la Invisible Exhibition, en la cual los participantes están invitados a entrar en cuartos completamente oscuros para entender mejor la forma en la que los invidentes perciben la realidad e interaccionan con ella. En este viaje interactivo los participantes caminan a través de diferentes ambientes, los cuales están pensados para representar los espacios de la vida cotidiana (como la habitación de una casa). Hay además la posibilidad (obviamente por un coste adicional) de experimentar la cocina a oscuras. Los participantes se sientan en una mesa y tienen diversos platos (todos muy buenos). Todo depende de la familiaridad que se tenga con los vasos y los cubiertos. Puede ser muy divertido, pero al mismo tiempo frustante. Pensad que la experiencia dura sólo dos o tres horas para nosotros mientras que hay personas que viven toda la vida así.

Sugiero por último terminar el viaje en unos de sus tantos cruceros que atraviesan el Danubio. Por la noche, cuando oscurece, la ciudad es espectacular. Iluminada, parece brillar como el sol. Si no es todavía verano puede hacer un poco de frío, por lo que está la posibilidad de quedarse dentro del barco y observar el paisaje a través de los ventanales o utilizar las mantas que dan normalmente. Está además la posibilidad de comer o tomar alguna bebida (un té o quizá un buen chocolate caliente).

budapest-divertimento-16a83f275783439a61

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Budapest? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!