Bagni Széchenyi | Qué hacer en Budapest

Bagni Széchenyi


  - 2 opiniones

Baños termales Széchenyi en Budapest

Publicado por Patricia Saiz Díaz

Baños termales Széchenyi en Budapest

La visita al balneario era prácticamente la visita más obligada de Budapest. Budapest es conocida como la 'City of Baths' o Ciudad de los Baños desde 1934. Hungría es la tierra de las primaveras termales y su capital sigue siendo la única capital en el mundo que es rica en aguas termales con propiedades curativas.

Budapest además es uno de los pocos lugares donde se puede disfrutar de la experiencia de los tradicionales baños turcos que datan de los siglos XVI y XVII, algunos de los más conocidos son Rudas, Király y Veli Bej.

Muchos de estos baños ofrecen piscinas al aire libre y otros spas se encuentran dentro de hoteles resorts de la ciudad. Con lo cual la oferta de este tipo de ocio curativo es muy amplia y no hay excusa para no pasar una mañana o una agradable noche en las calientes aguas termales mientras afuera hace un frío polar considerable.

Gracias a una formación geológica única, Budapest se sienta sobre más de 100 fuentes termales. Por lo general tienen una o dos piscinas principales y varias pequeñas piscinas con diferentes temperaturas del agua. Muchos baños también tienen piscinas normales y piscinas al aire libre. Pero, los baños termales en Budapest ofrecen algo más que las piscinas, hay saunas, baños de vapor, cabinas de aroma, salones de masajes, así como profesionales de la salud que ofrecen fisioterapia y aqua-terapia. Altamente recomendado para quienes tienen problemas de salud, pero no necesario para poder vivir la experiencia y apreciar las relajantes aguas húngaras.

Al ingresar en el recinto, cada baño termal ofrece a los visitantes una pulsera de plástico impermeable que permite el acceso a una cabina o armario y todas las instalaciones interiores y exteriores.

El siglo XIX trajo avances en la ciencia médica, lo que allanó el camino para un aumento de la cultura del baño. Spas como Gellért, Lukács y Széchenyi permanecen como evidencia de este renacimiento en popularidad. Además, están en constante remodelación y modernización de sus instalaciones y ampliación de servicios, como masaje en los pies por peces. Estos baños son ricos en minerales, con poderes curativos para enfermedades como los dolores reumáticos, artritis y dolores musculares.

Baños termales Széchenyi en Budapest

Hungría es ahora el hogar de 160 baños públicos, de las cuales 50 están calificados como centros termales. Desde el 9 de octubre de 2010, se ha declarado el 'Day of Hungarian Bath Culture' o Día de la cultura húngara del baño. Este día la mayoría de balnearios ofrecen un 50% en su entrada. Otro de los eventos que celebra la ciudad es la 'Noche de los Baños', que se organiza dos veces al año y en él, los baños más populares de la ciudad no cierran sus puertas hasta el amanecer, estos son: Széchenyi, Gellért, Lukács, Rudas y Király.

El baño termal que elegimos nosotros fue Széchenyi, decidimos acudir por la tarde/noche para disfrutar mientras caía la nieve y se adentraba la oscuridad, pero al llegar aproximadamente a las 18:00 nos dimos cuenta que cerraban las termas en una hora, así que decidimos volver el próximo día para aprovechar toda la mañana, ya que la entrada no tiene límite de tiempo.

Las termas Széchenyi es uno de los más grandes complejos termales de Europa, así como el primer spa de Pest, fue construido entre 1909 y 1913 en estilo neo-renacentista. Las aguas medicinales de los baños Széchenyi proceden del segundo pozo más profundo de Budapest, que se introduce en el suelo a 1. 246 metros.

Baños termales Széchenyi en Budapest

Los baños cuentan con piscina interna y externa de aguas termales, piscina de natación, saunas, duchas, fuentes de hielo, piscinas con temperaturas desde las más frías hasta más calientes desde 16º hasta 40º, chorros de masaje, cámara de vapor, masaje, pedicura, tratamiento contra la celulitis, acqua fitness, terraza solarium, centro fitness, restaurante y bar, cajas de seguridad, aparcamiento de coches, clases de natación, visita al baño sin necesidad de bañarse, prestación de toallas, gorros y auriculares... un sinfin de servicios.

Asimismo, la arquitectura del complejo recuerdo al estilo turco, con tonos amarillos, columnas y tejados con pequeñas torres... es fantástico poder relajarte en las piscinas externas con todo el vapor a la vez que se contempla la maravilla arquitectónica que se levanta ante nuestros ojos.

En las noches es muy frecuentado por jóvenes mientras que por los mañanas es preferido por las personas mayores que van allí a echar la mañana mientras charlan o echan una partida de ajedrez en los tableros de los que disponen los baños.

El servicio médico dispone de curas con bebidas termales, nadar en piscinas con aguas medicinales, fangoterapia, hidroterapia con pesos, baño en agua con gas, masaje médico, masaje subacuático, gimnasia médica, buceo, terapias complejas.

El agua terapéutica está certificada y posee bicarbonato cálcico magnésico, cloruro-solfuro y fluoruro.

Baños termales Széchenyi en Budapest

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Termas Széchenyi: ¡Una pasada!

Publicado por Pablo Romero

Introducción

No es que haya estado en muchas termas a lo largo de mi vida, pero si algo sé seguro es que estas de Budapest son espectaculares y no sólo por la cantidad de piscinas, saunas y baños turcos que tiene sino por el edificio que los alberga.

Termas Széchenyi: ¡Una pasada!

Cómo llegar

En una de las entradas que he escrito (Segunda parada: ¡Budapest!) hablo de una de las calles principales de esta ciudad llamada Andrassy. Pues bien si comienzas a andar desde el principio de esta calle y llegas hasta el final, llegarás a la plaza de los Héroes y a un parque donde se encuentran las termas. Tardas aproximadamente unos 36 minutos andando en recorrer esta distancia, así que imaginaos cómo de larga es esta calle.

Primera impresión

Cuando has atravesado prácticamente todo el parque y llegas hasta las termas te das cuenta de que es un edificio bastante grande y que si lo rodeas tiene hasta cuatro entradas para poder acceder a su interior.

Todo parece muy señorial, como si fuera un palacio. Desde cada una de las entradas se pueden ver las piscinas exteriores y cómo el vapor de agua va a su bola por allí. Es en ese justo momento cuando te empieza a entrar algo por el cuerpo de querer estar ya metido en la piscina calentita y de sentirte todo un señor.

Por lo que respecta a obtener las entradas para las piscinas normalmente tendréis que hacer un poco de cola, aunque en unos 15 o 20 minutos podéis tener todo hecho. A cambio de unos 5000 florines (15 o 16 euros) os dan una pulsera para poder acceder a los vestuarios y a todas las piscinas y demás. Os recomiendo muy encarecidamente ir en el horario de tarde (a partir de las cinco) porque así veréis como anochece estando en alguna de las piscinas exteriores.

Vestuarios

Si habéis comprado la entrada normal tendréis opción a unos vestuarios comunes, unos para chicas y otros para chicos, donde hay duchas, lavabos, secadores de pelo y taquillas. De cada cosa que he nombrado hay una barbaridad, es más no recuerdo haber visto el final del pasillo del vestuario.

El bloqueo de las taquillas es muy peculiar. Tienes que utilizar la pulsera que te dan como llave tanto para abrir como para cerrar. ¡Ya sabemos que la tecnología avanza a velocidades inimaginables!

Por supuesto que podéis alquilar toallas y demás utensilios pero mi consejo es que os llevéis todo de casa como las chanclas, la toalla, etc... ¡Cuanto más previsor seas menos dinero gastarás!

Piscinas

Cuando ya te has cambiado completamente y estás deseoso de llegar a las piscinas, todavía tienes que superar el reto de no caerte por las escaleras mojadas con las chanclas.

Abres la puerta y ahí está la primera piscina que has visto desde dentro del edificio y cómo subía el vapor de agua hasta perderse. Una cosa súper importante y que debes tener muy en cuenta es que hay un kiosko nada mas salir a las piscinas donde puedes comprar cervezas y algo de comer.

Piscinas exteriores

Fuera os podéis encontrar con tres piscinas. La primera de ellas es la que ya he comentado y que podéis ver en la siguiente foto.

Termas Széchenyi: ¡Una pasada!

Cómo podréis observar es una piscina de agua caliente. Si miramos hacia la izquierda veremos la segunda piscina, la cúal es de natación (no recuerdo si tiene 25 o 50 metros) y en la que sólo podéis bañaros con gorro. Tiene unas 7 u 8 calles.

La tercera piscina está a la izquierda del todo y se parece a la primera por la temperatura. Sin embargo hay sitios donde puedes experimentar una serie de emociones como por ejemplo un remolino de agua que hay en el centro el cuál está constantemente moviéndose o como por ejemplo una parte de la piscina donde salen burbujas cual jacuzzi.

Lo único malo de estas piscinas es cuando sales de ellas. Puedes morir por hipotermia de un momento a otro.

Piscinas interiores

Desde la zona exterior se puede acceder a otro edificio donde te encuentras con unas 15 piscinas de todas las temperaturas posibles (frías, polares, calientes, ardiendo, templadas, etc.), un par de saunas y unos baños turcos. En todas y cada una de ellas hay un cartel donde te dice la temperatura a la que está el agua de esa piscina en concreto.

Si vas con amigos ten por seguro que pasarás una tarde inolvidable y sobre todo que al final separaréis el grupo porque a unos les gustará más unas piscinas que otras.

Conclusión

Mis amigos y yo pasamos una de las mejores tardes en Budapest. Nos relajamos, nos divertimos e hicimos infinitas fotos. Por ello os recomiendo encarecidamente que os llevéis cámaras del estilo go pro que podáis mojar sin problemas. Tendréis unas fotos espectaculares para el recuerdo.

Espero que hayáis disfrutado con la lectura de este magífico sitio. ¡Hasta la próxima!

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Bagni Széchenyi? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!