Pequeña Sinagoga de Budapest | Qué ver en Budapest

Pequeña Sinagoga de Budapest


  - 1 opiniones

La "Pequeña Sinagoga" de Budapest

Publicado por Patricia Saiz Díaz

La

Este emblemático edificio de Budapest fue nuestro último destino en la maravillosa ciudad de Budapest, fuimos poco antes de ponernos en marcha hacia el aeropuerto y después de pasar la mañana en los baños termales.

Fue de todo lo que vimos en Budapest lo más decepcionante. De hecho debía haber sido lo primero que visitáramos de la ciudad para no irnos con mal sabor de boca. Visita totalmente prescindible diría yo.

El edificio por fuera contrasta mucho con los de su alrededor pero tampoco es tan impactante. La fachada del edificio consta de ladrillos de distintos colores y dos torres que parecen minaretes islámicos, siguiendo la línea de su hermana la Gran Sinagoga de Budapest. Es de inspiración mudéjar y su planta es de estructura octogonal. La entrada cuesta 3 florines, apenas teníamos mucho tiempo pero ya que debíamos gastar el dinero que nos quedaba de alguna manera, los pagamos. Era bastante barato pero para lo que había que ver bien podría haber sido gratis.

La

Se encuentra en una estrecha calle del barrio judío, la Rumbach Sebestyén. A finales del siglo XIX la población judía de Hungría se concentraba en los núcleos urbanos e iba en continuo aumento, de modo que en la capital se construyeron numerosas sinagogas. Esta fue construida en estilo romántico-morisco, entre 1869 y 1872. Su arquitecto fue el vienés Otto Wagner (una de las figuras de la arquitectura secesionista vienesa). Llevaba cerrada al culto de la Segunda Guerra Mundial y volvió a abrir las puertas al público en 2006.

Entramos y nos la encontramos vacía y en restauración, la única estancia que se podía visitar era la primera capilla que estaba nada más pasar la entrada. Habían montado una especie de exposición de la reconstrucción de la sinagoga tras la destrucción de la primera por parte de los alemanes e imágenes también del barrio judío de Budapest. Una mini exposición con apenas 20 fotografías colgadas con pinzas de una cuerda y debajo de cada foto una silla de plástico verde típicas de las cafeterías al aire libre a las cuales no encontré ningún sentido.

La

Dos altares se erigían en la capilla, blancos y con la estrella judía de David, nos hicimos una foto en uno de ellos para al menos llevarnos un mínimo recuerdo de los 3 florines que pagamos para nada... Estaba todo muy sucio, no había nadie visitándola, ni tampoco ningún trabajador aparte del señor en la taquilla de la entrada que era bastante seco y antipático todo hay que decirlo.

Inscripciones en hebreo se leían por todo el habitáculo que no supimos descifrar. Ventanales y vidrieras circulares y rectangulares invadían la sinagoga. La pared, recubierta a trozos por un papel de pared en tonos rojos y azules daban una sensación de dejadez. Y la cúpula, de una altura considerable, se levantaba gracias a columnas doradas que formaban arcos circulares en toda la inmediación.

La

En todas las esquinas había trozos de piedras que supongo que formarían parte de lo que había sido la anterior sinagoga. No vimos ninguna puerta por la que acceder a ninguna otra capilla o sala por lo que supusimos que eso era la sinagoga.

Considero que mientras esté en restauración la deberían cerrar al público hasta que esté acondicionada para ver algo que merezca la pena y no estafar a la gente como creo que hicieron con nosotros.

La

Aquí viene el problema... mis amigos y yo estábamos convencidísimos de que estábamos visitando la Gran Sinagoga de Budapest, la cual aparece en todas las guías turísticas y es la más grande de Europa y la segunda más grande del mundo... Claro, al encontrarnos con semejante panorama dijimos "¡No podemos creernos que esto sea la más grande de Europa cuando la iglesia de mi pueblo es más grande...! "

Pero es que para mi sorpresa... cuando volvimos a Bruselas me puse a investigar sobre esta sinagoga y las fotos que encontré en Google images no tienen nada que ver con lo que vimos nosotros. De hecho mi primer pensamiento fue que nos confundimos de sinagoga y acabamos visitando otra cosa. Y así fue, visitamos la Sinagoga de la calle Rumbach "Pequeña sinagoga" en la cual todas las críticas coinciden en señalar que su interior está muy deteriorado pese a su hermosa fachada externa.

La

La

Menudo fallo cometimos... nos confundimos de sinagoga. Sin embargo no me preocupa demasiado porque me gustaría volver a Budapest en verano para ver el otro lado de la ciudad ya que nos pilló muy mal tiempo aunque la vimos preciosa con la nieva. Volveré para visitar todo lo que no he visto en esta mi primera visita y con más calma ya que en día y medio no da pie para aprovechar la ciudad como se merece.

La

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Pequeña Sinagoga de Budapest? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!