Advertise here

Cerro de Monserrate


  - 3 opiniones

El que a Moserrate no ha subido a tomarse un chocolate...

Publicado por Sherezada Viajera — hace 5 años

Monserrate

Este es uno de los sitios turísticos más característicos de Bogotá (Colombia), es una montaña ubicada en los cerros orientales de la ciudad, también ubicada en la cordillera oriental de las tres que recorren el país. Queda cerca del cerro de Guadalupe llamado así porque en lo más alto hay una estatua de la virgen de Guadalupe.

El cerro de Monserrate a su vez fue llamado así por el parecido con un cerro en España, y lo bautizó el conquistador español Gonzalo Jiménez de Quezada. Es un sitio que ofrece una gran variedad de actividades, además es el punto de referencia de Bogotá, se puede ver desde cualquier punto de la ciudad por lo que es fácil ubicarse a partir de él.

En primer lugar hay que decir que a Monserrate se puede subir de tres maneras y cada una tiene su propio encanto.

Por funicular, que es un tren que asciende por la montaña, se tiene un gran vista al parque corredor ecológico de los cerros orientales, una naturaleza viva que es muy agradable. Cuesta alrededor de seis dólares la ida y vuelta, y se demora alrededor de quince minutos. Eso sí, lo que es muy demorado es la espera pues casi siempre es el medio de trasporte preferido.

Por teleférico, colgando de un cable entre Bogotá y el cerro mismo se puede ascender por funicular, es el medio de trasporte más costoso, unos diez dólares ida y vuelta, y desde él se puede apreciar una gran vista de la ciudad, entre semana es muy rápido pero los fines de semana, y fechas especiales de peregrinación se puede tardar hasta una hora la espera pues tiene un cupo máximo de doce personas y solo se disponen de tres cabinas.

Los dos medios tienen el mismo horario, funcionan desde las 8 de la mañana hasta las 6:30 de la tarde, el teleférico en fechas especiales está abierto hasta la media noche pero hay que enterarse con anticipación, se compran los tiquetes de ida y regreso, en la parte de debajo del cerro no se vende un solo viaje, también hay que tener en cuenta que una vez al mes se hace mantenimiento de funicular o teleférico por lo que no prestan servicio. Para estas informaciones es muy práctica esta página, que mantiene actualizada.

El tercer medio de trasporte son las escaleras por las cuales se puede subir a pie. La verdad es que yo solo he subido una vez en funicular y una por teleférico en toda mi vida, las demás siempre han sido a pie, para mí es el mejor plan. Muchos deportistas también lo usan como entrenamiento. En el trayecto se mezclan deportistas, peregrinos, personas común y corrientes que quieren disfrutar de la experiencia.

Mientras se asciende se disfruta de la naturaleza del corredor natural, además en los costados de las escaleras se encuentran tiendas con comida típica: tamal, chocolate con arepa, panes, almojábanas, y la más tradicional de todas: una refrescante chicha, que para la subida cae muy bien para calmar la sed.

Toda esta comida es económica y nutritiva, eso sí, hay que tener cuidado para los que tienen estómagos sensibles porque puede caer pesada.

Cuando se sube a pie es recomendable seguir el sendero marcado por las escaleras de piedra, muchas personas se aventuran a salir de él para disfrutar mejor de la naturaleza y poder conocer más de los cerros, pero es peligroso ya que a veces hay ladrones.

Se puede subir a pie y bajar por el funicular, pues se puede comprar el tiquete arriba pero no se puede bajar en teleférico ya que no venden un solo viaje.

El cerro de Monserrate tiene una catedral muy importante para el catolicismo, fue construida subiendo piedra por piedra por los indígenas, cargándolas en las espaldas. Dentro de la catedral hay una estatua de Jesús llamada el Señor Caído de Monserrate, es una imagen de Jesús cuando cae por tercera vez al cargar la cruz, hecha en madera en el siglo dieciséis por Pedro Lugo y Albarracín.

En esta catedral se hacen misas especiales para bendecir agua o escapularios para los enfermos ya que alrededor del Señor Caído de Monserrate hay muchas creencias, una de las cuales es la que le atribuye poderes curativos, pero solo a aquellos que se esfuercen, por eso hay peregrinos o personas que suben a sus parientes enfermos por las escaleras con el fin de pedirle curación al Señor Caído.

También se sube por las escaleras para cumplir las promesas de quienes se han curado por profesarse algún tipo de adoración, hay una peregrinación especial que consiste en subir la totalidad de sus mil treinta y cuatro escalones de piedra de rodillas, para demostrar agradecimiento. Otra forma de peregrinación era bajar de espaldas por las escaleras pero eso ocasionó muchos accidentes, pues los peregrinos a veces caían sobre otros que ascendían u ocasionaban grandes accidentes, por lo que fue prohibida.

Sobre el Señor Caído de Monserrate también hay una leyenda urbana que dice que es imposible de bajar a hombros, ya se han hecho varios intentos de bajarlo para ponerlo en otras iglesias pero quienes lo cargan siempre se quejan de que la estatua se hace más pesada con cada paso que se da alejándose de la iglesia hasta que llega un punto en que se hace imposible de cargar. El último intento de sacarlo fue en los años ochenta y fue infructuoso.

Ya arriba hay muchas cosas por hacer además de asistir a misa o ver la estatua del Señor Caído, el plan preferido siempre es disfrutar de las mejores vistas de Bogotá y en ocasiones se puede disfrutar de la vista de los cúmulos de nubes que se diferencian por toda la ciudad. Es especialmente bonito en época decembrina pues se contempla la iluminación de la capital, muy recomendado para fotógrafos aficionados y profesionales.

También arriba hay dos restaurantes gastronómicos que cuentan con terrazas salidas de la montaña, una hermosa experiencia, en estos restaurantes se puede pedir comida típica bogotana, también cuentan con una oferta internacional. En especial recomendado el ajiaco bogotano, la aguapanela con queso y la trucha al ajillo son platos deliciosos. Los platos tienen un costo promedio de veinte dólares, e incluyen la propina y el servicio.

Pero caminando por la parte de atrás de la iglesia se llega a un corredor donde hay muchos “comederos”, que es la palabra para definir restaurantes de un ambiente más popular. Ahí se consiguen platos típicos como tamal, caldo de costilla, changua, chocolate con pan, chorizo, lechona y más.

La comida es rica y muy económica, a uno o dos dólares el plato, eso si las sillas y las mesas son comunales. Las mesas son tablas largas bordeadas por tablones igualmente largos en los que cada cual se sienta a comer, por lo que se puede terminar acompañado de muchos desconocidos, para los que les encanta conocer gente o buscan practicar el español es un ambiente ideal.

La comida más típica de una subida a Monserrate es chocolate con tamal o con pan, y ya que hace mucho frió resulta muy adecuado para aclimatar el cuerpo.

Si se sigue por ese corredor se encuentra un sendero peatonal placentero para caminar un rato, en medio de un bosque bajo. Se recomienda no salirse del sendero o mantenerse muy cerca pues la zona es peligrosa porque hay peligros de deslizamiento, la tierra es muy suelta muchas veces, se puede perder fácilmente ya que no hay punto de orientación y se puede ser asaltado por algún animal.

Personalmente me encanta el plan de llevar algo de comer y armar un picnic en el bosquecillo, es delicioso y muy relajante.

En este sendero también se puede contemplar como despegan los aviones y con buenas cámaras se puede fotografiar el proceso, pues el cerro de Monserrate queda justo en frente de la pista número uno del aeropuerto internacional el Dorado (Bogotá), además por esta razón se han presentado incidentes en el pasado, ya que si los aviones no despegan con suficiente celeridad o no ganan altura suficiente se pueden estrellar contra la montaña. El último accidente fue en los noventa, un avión de pasajeros se estrelló de frente contra la montaña al no poder ganar suficiente altura.

A un lado de la iglesia se encuentra una feria artesanal, se encuentran mochilas, hamacas, tallas en madera y muchas imágenes de diferentes estilos del Señor Caído de Monserrate, hay copas para tomar aguardiente y muchas otras cosas. Los precios varían, desde sencillas manillas de un dólar hasta cuadros hechos a mano sobre lienzo y rostros a pedido tallados en madera de 100 dólares. Eso sí, hay que negociar el precio, por lo regular los vendedores piden mucho más de lo que vale en realidad, creo que como en todos los lugares turísticos.

Tal vez una de las mayores leyendas urbanas de Bogotá es la que cuenta que la pareja de novios que sube junta a Monserrate o se casa o se separan, así que es una buena opción para romper y también un lugar donde muchos han propuesto matrimonio, si estás pensándolo es un excelente lugar, muy romántico.

Unas últimas recomendaciones, hay que ir con buen abrigo pues al ser tan alto hace frio y corre mucho viento, en lo posible en época de lluvia llevar ropa impermeable pues casi siempre hay brisa. Aplicarse bloqueador solar de mínimo factor cincuenta, si se va a subir por escalera pues así haga frió el sol de montaña quema bastante, sobre todo a quienes no están acostumbrados.

Si no les gusta las romerías evitar subir los domingos en la mañana, que es el horario de misa más famoso, las dos primeras semanas de navidad, la semana santa y el año nuevo, son las épocas de mayor peregrinaje y hay mucha gente.

Solo me resta desearles que los visiten y disfruten de las actividades.

Galería de fotos



Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Publicado por Paola Villegas — hace 3 años

En Colombia hay muchas cosas por ver y por hacer. Como en cada país, los paisajes más bellos se consiguen cuando vas a otros estados, mientras que en la capital se puede disfrutar de otro tipo de turismo menos ecológico, menos vistoso y un poco más caro, un turismo más de ciudad. Cuando llegué a Bogotá me di cuenta que realmente no habría tantos monumentos que ver, porque la ciudad se divide en muchos edificios todos de color ladrillo, muy parecido a mi gusto a la ciudad en Washington cuando vivía ahí en 1999. La ciudad se distribuye en sectores dependiendo de la economía de las personas que vivan en ellos. Una de las cosas que se pueden visitar como en cualquier otra ciudad es el centro histórico de la ciudad de Bogotá, cuyos cerros lo adornan y protegen creando un paisaje muy hermoso. Sin embargo, hay una atracción más allá e ideal para cualquiera que se quiera llevar una buena caminata y una buena panorámica: El santuario de Monserrate.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Felicidad a más no poder una ves llegando arriba. Esta vista será tu premio una vez que llegues ¿sirvió como motivación? Esperemos que sí.

¿Cuál es la importancia de Monserrate para los colombianos?

Cada departamento de Colombia es conocido por algo en particular. Medellín lo es por su famosa feria de las flores en Santa Elena, Bolivar lo es por la emblemática ciudad de Cartagena de Indias y los departamentos de Caldas, Risaralda y Quindío son famosos porque comparten la zona del eje cafetero, que es el símbolo de Colombia por la excelencia y riqueza de su café. El símbolo por excelencia de Bogotá es el santuario de Monserrate o mejor dicho “El Santuario del señor Caído de Monserrate”, que se caracteriza por un cerro donde la gente puede realizar un encuentro con la fe, puede acercarse un poco con la naturaleza, hacer un poco de ejercicio y al mismo tiempo conocer la cultura colombiana.

Éste lugar es de suma importancia para los creyentes porque es en lugar de peregrinación tanto de los colombianos como de personas de fe alrededor del mundo. Monserrate es para Colombia como el Camino de Santiago es para España.

Lo más divertido: subir a Monserrate

Ir a Monserrate te permite estar en contacto con la naturaleza y contigo mismo, ya que cuando no hay muchos turistas suele estar vacío y muy tranquilo. Hay tres formas principales de subir a Monserrate: el teleférico, el funicular y el sendero. El sendero está bastante pesado y te tomará mucho tiempo llegar hasta arriba, sobra decir que por el momento está cerrado de manera indefinida como acto preventivo así que será mejor descartarlo.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

En la espera a que volviera el funicular. De aquí será donde vas a partir para subir.

El funicular que ha sido usado por turistas desde hace casi ochenta años. El camino es un poco lento pero es lo necesariamente tardado para que puedas disfrutar y admirar el hermoso paisaje bogotano, tanto de la ciudad como el andino. Ir acompañado de la naturaleza es simplemente increíble. Cabe decir que su techo es de cristal, así que eso te permitirá admirar con mayor detalle los atardeceres, el cielo y la zona boscosa por la que estarás atravesando.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Aquí una vez terminada la subida en el funicular, quise tomarme una foto al bajar del mismo donde saliera en la parte trasera.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Esta es la vista que tendrás desde el funicular, un poco antes de llegar a la cima.

Yo subí usando el funicular, que fue bastante rápido y aun así pude disfrutar la hermosa vista panorámica. Lo que es un hecho, es que apenas entres asegúrate de ser de los primeros en la fila para que tengas el lugar privilegiado de estar pegado a las ventanas, aunque la única desventaja es que serás el último en salir. El funicular no es para los que les de miedo las alturas, ya que es una especie de carrito que es jalado por cables a una inclinación como de 45°, es bastante empinado pero no lo sentirás. A mí se me hizo la manera más rápida de subir y aun así pude disfrutar del hermoso paisaje.

¿Qué presupuesto debo de considerar para ir a Monserrate?

Si quieres obtener un buen precio te recomiendo ir un domingo, donde el trayecto es muchísimo más barato que de lunes a sábado. También considera que el precio en horario diurno es ligeramente más barato que en horario nocturno, aunque por unos cuantos pesos, realmente no es mucha la diferencia.

Teleférico/funicular

El costo de dos trayectos comprados al mismo tiempo, es el mismo que el dos trayectos unitarios (comprados por separado) así que no te apresures a comprar dos trayectos pensando que te saldrá más barato. Aproximadamente considera gastarte entre $18, 000 y $19, 000 pesos colombianos por persona en la subida y bajada, esto sería aproximadamente $6. 42 dólares, que honestamente no lo considero tan barato para un recorrido de unos ocho minutos a lo mucho. Si vienes un domingo, te saldrá casi a la mitad, en tan sólo $10, 000 pesos colombianos, que serían aproximadamente como $3. 38 dólares americanos.

La buena noticia es que pagando el transporte ya no necesitarás comprar un boleto extra, ya que la entrada al recinto está incluida.

¿Qué nos encontraremos una vez arriba?

Una vez que subas ya sea en el teleférico o funicular podrás darte cuenta de la vasta sábana verde y boscosa que cubre Bogotá, simplemente es hermoso darte cuenta que finalmente estás en uno de los hermosos cerros verdes que protegen la ciudad y que puedes admirar desde el centro de Bogotá. El paisaje principal claramente será la ciudad de Bogotá, hogar de casi ocho millones de personas entre las que se encuentran colombianos y muchos turistas que han acogido. El sendero no es nada recto, te hace dar muchas vueltas y pasar por subidas y bajadas. Antes de llegar a la famosa iglesia de Monserrate habrá algunas cosas que nos encontraremos y que harán que valga la pena nuestro recorrido.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Un poco de los árboles bien cuidados y podados que podemos ver arriba.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Imágenes religiosas sobre la muerte de Cristo no podían faltar en un lugar como éste.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Esta foto es una de mis favoritas de la visita, porque me encanta el contraste de las flores del sendero y al fondo la inmensa ciudad de Bogotá.

Restaurante Casa Santa Clara

Este es el lugar adecuado para tener una cita romántica o para saborear la comida colombiana disfrutando de un hermoso paisaje al mismo tiempo. Déjenme decirles que al inicio la fachada no aparenta en nada el ser un restaurante ya que éste se encuentra dentro de una casa que se construyó en 1924 en Usaquén, una localidad de Bogotá y fue trasladada hasta el Cerro de Monserrate unos cincuenta años después.

¿Quieres ideas sobre lo que puedes pedir aquí?

Te daré tantas que no sabrás ni qué pedir. Puedes probar los tamales tolimenses, el mero costeño, una parrillada de chuletones o la bandeja paisa que aunque se suele servir en el territorio de Antioquia, el cual Bogotá no forma parte, podrás disfrutarlo. Consiste en un plato con arroz blanco, carne de res, chicharrón, huevo frito, plátano maduro (típico de los países sudamericanos), arepa (como las tortillas para México, aquí lo es la arepa), frijoles, tomate y aguacate. Creo que sobra decir que este calórico platillo colombiano se suele compartir entre mínimo dos personas, ya que para una persona es mucha. Debido a la zona donde se encuentra el restaurante considera pagar aproximadamente $55, 000 pesos colombianos que vendrían siendo $18. 5 dólares por persona, con esto podrás tener un plato fuerte, bebida y un rico postre. Si quieres deleitarte con el menú, no dudes en visitar su página (Restaurante Casa Santa Clara) que tiene increíbles reseñas. Un dato curioso, en Madrid se les llaman tapas al platillo pequeño que se come como tentempié en la tarde o a medio día acompañado de un tinto de verano. En Colombia, se les conocen como once santafereñas o simplemente como “onces” a los platillos que te comes en la tarde, ya sea unas papás o un café acompañado de un rico postre.

La casa del restaurante es blanca con un techo de teja y por dentro es bastante elegante, esta es una experiencia que no te deberías de perder por nada del mundo, considérala para una cita romántica en un viaje de placer con tu pareja o amigos.

Casa San Isidro

Sin embargo, el restaurante Santa Clara no será la única opción que tendrás allá arriba, también puedes ir al Restaurante Casa San Isidro. La decoración de este restaurante es muy diferente al anterior, ya que la fachada es de una casona colonial que recuerda a una ciudad del siglo XIX.

El menú es diferente, no es colombiano sino más francés, caminar por esos senderos es romántico y acogedor en el que puedes disfrutar de temporadas gastronómicas y los diversos eventos que se ofrecen a lo largo del año. Por ejemplo, en la época de cuaresma sirven menús con pescados, mientras que en mayo y junio se puede disfrutar de un menú francés. En septiembre podrás disfrutar una deliciosa langosta y en diciembre un rico vino o champaña.

Lo que más recomiendo es ir de noche ya que es muy romántico disfrutar de las luces de la ciudad a esa hora y el funicular/teleférico cierra a media noche, así que no hay manera de quedarse arriba. Este restaurante tiene un increíble ambiente, un señor que toca el piano o una hermosa vista panorámica de la ciudad desde su terraza.

Mercado Artesanal de Monserrate

Si no has hecho tus compras de recuerdos para tus más allegados éste será el momento perfecto para hacerlo. Monserrate cuenta con un mercado artesanal donde podrás comprar cosas típicas del país para regalar. Podrás encontrar cientos de opciones a un buen precio, aunque ligeramente más caro que en el centro.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Este es un ejemplo de una bolsa Wayuu que compré en Medellín. Hay muchos colores y diseños que puedes escoger. Están hermosas porque tienen colores muy variados y son bastante artesanales, aparte la calidad es increíble.

En esta zona podrás encontrarte el típico sombrero vueltiao, playeras o bufandas con la bandera de Colombia, una sudadera por si se te olvidó y te mueres de frío o una bolsa Wayuu. La última es el regalo perfecto por excelencia para cualquier mujer, ya que es un bolso tejido a mano por los artesanos del pueblo indígena Wayúu, que viven en la península de la Guajira, casi en frontera con Venezuela. Estos artesanos tienen una linda leyenda de que Wale’ Kerü es una araña tejedora que hacía sus dibujos antes de la primavera; ésta araña les enseñó a tejer a cambio de prendas y collares. Comprar un bolso Wayúu no sólo es un recuerdo típico, sino que ayuda a la comunidad indígena de Colombia. También tengo que decirte que en el aeropuerto vas a encontrar todas estas artesanías pero a un precio de tres hasta cinco veces mayor al que lo encontrarías en Bogotá, ¡así que aprovecha!

La iglesia de Monserrate

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Así se ve por fuera la iglesia de Monserrate.

Finalmente después de pasar por dos opciones de restaurantes y el mercado de artesanías encontrarás la iglesia de Monserrate. Llegar a la Iglesia te llenará de alegría ya seas religioso o no, porque el paisaje hará que toda la caminata haya valido la pena. Esta iglesia fue fundada en 1640 y desde ese entonces es el hogar de todos los millones de peregrinos y viajeros que disfrutan visitar este santuario. Si eres creyente puedes ir a una de sus misas diarias que son aproximadamente a medio día todos los días.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Así es como se ve el interior de la iglesia. Un estilo simple, pequeño y no tan decorado como otras que he visto.

La iglesia por dentro está bastante conservada y tiene un espacio amplio para un gran número de creyentes, pero tampoco es una iglesia inmensamente decorada, con una gran cúpula y que tenga un espacio muy amplio, es chiquita y de un aspecto muy colonial.

Eventos famosos: semana santa

Como te imaginarás, la época más recurrente para visitar el santuario es en Semana Santa, donde los habitantes de Bogotá tienden a acudir religiosamente desde el viernes santo. Esta tradición es muy antigua, ya que se registra que esta recreación del vía crucis desde finales del siglo XIX.

Inclusive, desde abajo verás el símbolo del lugar que es una cruz que está en la parte baja del cerro de Monserrate. Esta cruz conmemora el descenso del Señor Caído de Monserrate en una jornada de oración llamada “Bogotá ora por la paz de Colombia” que se llevó a cabo en 1998, cuando Colombia atravesaba por una crisis en el cuestión del narcotráfico.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

La cruz que conmemora el descenso del Señor caído de Monserrate. Se encuentra al pie del cerro.

Obtén la mejor panorámica de la ciudad en el cerro de Monserrate, Bogotá

Hasta una llama nos encontramos antes de subir, y eso que no fuimos a Perú!

Recomendaciones

Asegúrate de tener un calzado cómodo que te permita caminar por el sendero empedrado y si es un día bastante soleado, lleva bloqueador porque no hay nada de protección en el sendero.

Bogotá es una ciudad fría por su altura en el nivel del mar, sin embargo al llegar a Monserrate la diferencia de temperaturas es notable y puedes sentir bastante frío, recuerda que estarás a 3152 metros sobre nivel del mar. Te recomiendo llevar una buena chamarra.

Galería de fotos



Una panorámica de Bogotá

Publicado por Erik Falcon — hace 3 años

El Cerro de Monserrate es uno de los principales destinos turísticos de esta ciudad, ya sea por su vista panorámica de la misma, o por el santuario que se localiza a lo alto. En lo personal si es de los lugares que no te puedes perder. Empecemos con lo importante:

¿Cómo subir?

El lugar es tan turístico que hay un teleférico que sube y baja de manera constante, la venta de tickets es hasta las 10:30 y el horario del teleférico es de 6:30am a 12:00am. Aunque también existe una escalinata que en tiempos de celebraciones religiosas son las que suben los peregrinos, según dicen, de rodillas. En la ocasión que yo fui estas escalinatas estaban cerradas por motivos de seguridad, supongo que hay que estar en constante recabación de información para cuando vayan a ir.

Una panorámica de Bogotá

El costo va variando si quieres ir de noche, en el día, entre semana, los domingos o en festividades. También hay de ida o de ida y vuelta (lo cual llega a ser la única opción si no te dejan bajar por la escalinata); por lo que es mejor ver en la página (muy dinámica y entretenida por cierto) y analizar con atención lo que se quiere.

¿Qué hay arriba?

Quizá como yo, puedan llegar a pensar que es solo subir un cerro, tomar fotos y bajarse, pero el cerro tambien da cabida a restaurantes, un santuario y hasta unos puestos de comida. Empecemos por el santuario:

Una panorámica de Bogotá

Éste tiene tambien un horario específico y es mejor conocerlo con anticipación en esta página para evitar disgustos. Dentro del santuario está la imagen de una virgen negra o mejor conocida como La Moreneta y que se remonta a la conquista Española en Bogotá, ya que esta virgen es la patrona de Cataluña. En lo personal el santuario no se me hizo algo fuera de lo normal, quizá por que, como Latinoamericano existen infinidad en estos países, y me he pasado gran parte de mi vida conociéndolos.

En fin, saliendo del santuario y caminando tras el corredor gastronómico nos podemos encontrar con suculentos platillos a un no tan elevado precio.

Una panorámica de Bogotá

En la foto: Carajillo (café con aguardiente) y Canelazo (té de canela con aguardiente)

Algo que en lo personal me llamó mucho la atención es el uso de dos vasos de plástico en lugar de uno de unicel, y el popote/pajita/pitillo que separa estos dos vasos para que no te quemes.

Una panorámica de Bogotá

En la foto: Chunchullo con papa criolla (para los mexicanos como un taco de tripa)

Para estómagos o paladares más refinados, existen dos restaurantes de los que puedes gozar de una bonita vista, pero por razones obvias con precios más elevados. En el paseo gastronómico los platillos rondan entre los 8 mil y 12 mil pesos colombianos.

Finalmente esta la zona del mirador y áreas con muy bonitas vistas.

Una panorámica de Bogotá

En la foto: una panorámica de las zonas detrás del Cerro de Monserrate.

Una panorámica de Bogotá

En foto: un vistazo del skyline de Bogotá con la torre más alta de Colombia en construcción.

Conclusión

El Cerro es un destino turístico forzoso no sólo por sus bonitas vistas, sino también porque no tiene precios descabellados o que pongan en riesgo el capital de tu viaje. La hora ideal sería para el atardecer, o un poco antes, para comprar mejor precio del teleférico, comer ahí, conocer el santuario y ver el atardecer antes de bajar.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Cerro de Monserrate? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!