Advertise here

Ciudad capital


  - 1 opiniones

BOGOTÁ, NI EN TREINTA AÑOS

Publicado por Denisse S López — hace 2 años

                          BOGOTÁ, NI EN TREINTA AÑOS

bogota-ni-en-treinta-anos-151e29acafcb33

Vista del centro de Bogotá desde la avenida Circunvalar

Ubicación y formas de llegar

 

bogota-ni-en-treinta-anos-d6864b3aad5d00

Pista del aeropuerto Eldorado de Bogotá

Bogotá, con más de nueve millones de habitantes según el censo realizado en 2005, es la capital de Colombia y se encuentra en una enorme y hermosa planicie húmeda y gélida, con un gran páramo llamado “Chingaza”, el cual no solo es el más grande del mundo sino que es quien la surte a Ella, a Bogotá de los millones de litros de agua potable que requiere para todos estos millones de almas y para permitir que funcione su inmenso aparato productivo el cual va, así no se crea, desde la agricultura rural y urbana, hasta sofisticadas industrias que pasan por los metales, la energía, los plásticos, las granjas de aves de corral, ganado vacuno y otras especies mayores y menores.

bogota-ni-en-treinta-anos-92ac929b5129f4

Vista de la ciudad desde el Cerro de Monserrate

Los Bogotanos nativos o “rolos” y los de adopción, decimos que nadie puede perderse allí, pues por más novato que seas, si en algún momento te sintieras desorientado, bastaría con que mirases hacia los cerros tutelares, Monserrate y Guadalupe, ubicados al oriente de la ciudad y coronados cada uno con su respectivo santuario el del Señor Caído y el de Nuestra Señora de Guadalupe, y de ese modo te podrías orientar.

bogota-ni-en-treinta-anos-a95970038644f5

Estatua de la Virgen de Guadalupe en el cerro que lleva su  nombre

Historia y desarrollo

Fundada en 1538, un frío 6 de Agosto por don Gonzalo Jiménez de Quesada y la cual en su primera época se convirtió en la capital del Nuevo Reino de Granada y originalmente se llamó Santafé de Bogotá, en una modificación un poco arbitraria del nombre del cacique más notable de la región, el muy famoso Bacatá, quien la leyenda muestra como un próspero jefe indígena que se bañaba en oro y también se conoce como Muequetá.

bogota-ni-en-treinta-anos-e824394d01155b

Antiguo hotel Orquídea Real, hoy convertido en centro comercial y de negocios

Legendaria y fría, conocida como la “Nevera” por su gélida atmósfera de sus inicios, García Márquez la denominaba peyorativamente en su laureada novela "Cien Años de Soledad", como la ciudad de los treinta y dos campanarios, Bogotá es ahora la cuarta economía de América Latina, en donde puedes hallar desde un humilde vehículo de tracción animal o “Zorra”, hasta el más costoso y extravagante Mercedes o Ferrari…cosa no muy usual, pues los Bogotanos somos conscientes de que el secreto para progresar y vivir relativamente tranquilo en esta ciudad, es manejar un bajo perfil, en esa ley no escrita que deben respetar los habitantes de las grandes capitales.

bogota-ni-en-treinta-anos-a1f61814400b37

Carrera séptima de Bogotá en una fría mañana de domingo

Existen dos medios básicos de ingreso: las carreteras y el sistema aéreo, aunque aún sobrevive de manera precaria el “Tren de la sabana” que permite a algunos trabajadores, estudiantes y turistas, desplazarse hacia los pueblos aledaños como Zipaquirá o Nemocón y conocer la no menos nombrada Catedral de Sal.

La ciudad tiene varias rutas de acceso terrestre:  La autopista Norte, La autopista sur, la vía a Mosquera, la carretera al llano, la Vía a la Calera, la ruta a Chocachí, romántico recorrido en particular o transporte público y que corre entre la lujuriosa vegetación que conduce al cerro de Guadalupe y Choachí, la pequeña población famosa por sus fuentes termales y sus “Chirimollas”, fruto carnoso, de la especie de la Guanábana o el Anón.

bogota-ni-en-treinta-anos-d2f89b1089ba63

Iglesia de Lourdes en el parque del mismo nombre, localidad de Chapinero

En cuanto al ingreso aéreo, puedes acceder o por el Aeropuerto Eldorado o el Puente Aéreo y eventualmente por Guaimaral, sin descontar el aeropuerto militar de Catam.

Eldorado es hoy por hoy uno de los aeropuertos que se han constituido en paso obligado de pasajeros con destinos diversos tanto domésticos como hacia el sur, el norte o el oriente de América.

bogota-ni-en-treinta-anos-c743844344dcca

Vista aérea de la sabana de Bogotá

Es realmente hermoso recorrer en silencio el paisaje cuadriculado de innumerables cultivos, granjas e invernaderos donde se cultivan las rosas más apetecidas del mundo.

Fundada por los visionarios españoles, con un desarrollo que ha traspasado de lejos las proyecciones de todos, Bogotá la única verdadera gran ciudad colombiana (con el respeto de Cali o Medellín entre otras), en donde se por lo menos el 40% del aparato productivo nacional, es sede del Gobierno Nacional, con las mejores universidades públicas y privadas tales como La Universidad Nacional, La Universidad de los Andes, la Universidad del Rosario o la Javeriana y el Servicio Nacional de Aprendizaje SENA, institución pública de carreras técnicas y tecnológicas y educación para el trabajo.

Multiétnica, Bogotá es la ciudad de todos y de nadie. Muchos la amamos y otros no, pero lo cierto es que todos o la gran mayoría de sus habitantes, debemos a esta hermosa mole de cemento y naturaleza, todo lo que somos.

Admito que la ciudad lleva a cuestas demasiados problemas, pero resalto principalmente cómo los ha enfrentado gracias al tesón de sus habitantes y cómo su clima, su ubicación geográfica y su entorno geográfico ha propiciado que crezca de manera un poco descontrolada admito, pero siempre generando esperana de progreso para todos y cada uno de sus habitantes.

Culturamente admirable, Bogotá es la pionera en Colombia de la gran malla de ciclo rutas para que los capitalinos utilicen la bicicleta como medio de transporte hacia su trabajo  la universidad o en un plan recreativo.

Existen dos proyectos importantes en Bogotá:  La construcción del metro en lo que nos consideramos con por lo menos cincuenta años de atraso frente a otras ciudades como Buenos Aires, Caracas, el D.F. o Panamá.

El otro tiene que ver con el saneamiento del Río Bogotá, pues un privilegio solo de algunas pocas ciudades como París o Londres, Bogotá no ha sabido aprovecharlo como niccho ecológico y turístico, lo mismo que en calidad de medio de transporte, tal como ocurre con el río Hudson.

bogota-ni-en-treinta-anos-650f1eb0fb0494

Fuente de la capilla del Señor de Monserrate

Su virtud: la ciudad de las oportunidades. Su defectos: Demasiado grande, demasiado diversa, demasiado insegura, con escasas y malas vías de acceso y de circulación, sin metro, con un sistema de transporte obsoleto y un parque automotor contaminante y pasado de moda, pero tan dinámica, tan arrogante, tan fiera y tan bella, que siempre la amarás a pesar de todo y desearás conquistarla y cuando llegas a ella, te atrapa y difícilmente quieres dejarla.

bogota-ni-en-treinta-anos-87704ca1213632

Atardecer en el centro de la ciudad cerca a la plaza de toros

 En Bogotá encuentras todo lo que desees: desde un humilde hostal de cero estrellas, hasta las cadenas más prestigiosas del mundo con hoteles de cinco estrellas, residencias y Hoteles boutique o sitios de paso entre los que encuentras:  El hotel Tequendama, la cadena de hoteles Estelar, los Windham, la cadena Hilton, el Marriot, dispersos en diferentes sectores, tanto cerca al aeropuerto como en la zona financiera de la calle 72 o en los sectores de la zona rosa o el norte de la ciudad y las afueras de la misma.

bogota-ni-en-treinta-anos-6fda0b7665b835

Un excelente restaurante en el sector de La Macarena

Puedes comer en un restaurante de renombre como Harry’s Sazón o el restaurante el Virrey en el Hotel Tequendama, el Tramonti, el Matiz, el Bistronomy, la Fragata Giratorio, hasta los más exóticos para una noche romántica en la cima del cerro de Monserrate:  El Restaurante Santa Clara y la Casa San Isidro, desde donde al calor de las fogatas y de una atención impecable, podrás saciarte de los más exquisitos platos domésticos o internacionales, mientras contemplas maravillado la ciudad nocturna y a donde en horas de la noche solo puedes acceder en Teleférico o el tren terrestre llamado Funicular, pues el sendero peatonal con miles de escaleras, se cierra antes del anochecer por la seguridad del peregrino o deportista y por el bien del delicado ecosistema.

bogota-ni-en-treinta-anos-55d5d83651b408

Monumento a Rafael Uribe Uribe en el Parque Nacional

Claro, si tienes bajo presupuesto, encuentras todo lo que quieras, desde el típico Ajiaco Santafereño el cual es una sopa de pollo con Mazorca papas de varias clases y “guascas”, las que al final le dan su inconfundible sabor, hasta la gallina tolimense, la lechona, la comida costeña, valluna, los fríjoles antioqueños o un mondongo, una mazamorra chiquita o una hamburguesa de McDonalds o un pollo de KFC o de Kokorico.

Puedes beberte el whisky más costoso o un canelazo o lo que quieras, todo con tal de alejar un poco el frío de las noches bogotanas o los meses invernales.

 

 

Lugares de interés y vida nocturna

bogota-ni-en-treinta-anos-348cf5812bee4e

Atardecer en Bogotá


Vivo en Bogotá hace veinticinco años y confieso que no conozco más allá del 30% de la ciudad ni toda su maravilla tanto urbana como rural y los diferentes museos, bilbiotecas, miradores, bares y discotecas y restaurantes que nada tienen que envidarle a los centros nocturnos de las más nombradas ciudades del mundo.

Para hacer eco-paseo, recomiendo el cerro de Monserrate a pie de subida o en funicular y en teleférico de regreso para que puedas extasiarte en la belleza del paisaje y jugar a ubicar tu casa, tomarte una aguadepanela con queso y almojábana o comerte un tamal con chocolate.

Puedes ir en bus o a pie (recomiendo este paseo en grupo) al Cerro de Guadalupe y ver el otro costado de Bogotá desde allí, o caminar por el sendero de la Quebrada La Vieja.

bogota-ni-en-treinta-anos-ae30c71694e51d

Quebrada la vieja al nororiente de la ciudad

Puedes irte en vehículo particular o en “bus” hacia la sabana y visitar Chía, Cajicá, Sopó, el Parque Jaime Duque, ir a Andrés Carne de Res o quedarte en la ciudad y pasar un delicioso día de campo en el Parque Simón Bolívar.

Si te interesa la cultura, has varias bibliotecas verdaderamente legendarias: Luis Ángel Arango en la calle 12 con carrera 4 zona de la Candelaria y Centro Histórico, o la moderna Julio Mario Santodomingo ubicada en el norte de la capital, o irte cerca al Parque Salitre Mágico y visitar la Hemeroteca Nacional o la Biblioteca Virgilio Barco.

Puedes irte de museos que los hay muchos, muy interesantes y gratuitos los domingos:  La Quinta de Bolívar en donde vivió el Libertador, El Museo del Oro, La Casa de la Moneda, el Museo Botero, la Casa del Florero o el Centro Histórico con el Barrio la Candelaria y sus añosas y amplias casas y la Catedral Primada, La Casa de Nariño donde vive el presidente, el Colegio San Bartolomé o la sede del Congreso y el nuevo Palacio de Justicia, construido sobre las ruinas del antiguo, quemado y bombardeado en 1985.

El domingo o el festivo hay ciclovía, o si deseas es posible reocrrer el Parque Nacional o darte un “septimazo” de día o de noche y escuchar bandas de rock que nada desmerecen frente a Queen o pianistas callejeros, saxofonistas, payasos, saltimbanquis, guitarristas o visitar el Mercado de las Pulgas y comprar cosas antiguas o imitaciones en la Carrera 7 con calle 24 en todo el corazón de la ciudad.

bogota-ni-en-treinta-anos-ca1862791b5c6a

Casa del bosque en el Parque Nacional en el corazó de Bogotá

¿Y de rumba? Puedes ir en plan bohemio al Goce Pagano donde solo se baila salsa y son cubano en el Barrio la Macarena, o algo más chic en las zonas G, T, Rosa o Centro 93.

O irte a ver bailar tango o a un bar de mariachis…en fin, las posibilidades son casi que infinitas.

 

Gastronomía

Mencionábamos ya, que las posibilidades de comer cualquier tipo de menú nacional y extranjero están en cada esquina, en cada barrio, en cada hotel, en cada apartamento con los restaurantes clandestinos, los Pufs, los piqueteaderos, en la calle, en fin.

¿Quieres comida hindú? ve a Wok, ¿o suiza? Ve a la Cuisine Suisse, o come en un restaurante chino o en un hotel, o empanadas y chorizos con arepa o Mazorca asada en los puestos de la calle, o tómate una Aguadepanela Santafereña o un Tamal Tolimense o Santandereano en “La Florida” o un Ajiaco en “La Puerta Falsa” cerca de la catedral.

 

Clima y características de Flora y Fauna

Bogotá es maravillosa en todo.

Como pocas ciudades, esta es para conocer a pie sin mayor riesgo. Si subes a Monserrate, podrás ver algunas aves, si vas a la Reserva de Chingaza en viaje guiado, podrás ver hasta osos de anteojos y Tigrillos, venados, aves, frailejones, árboles diversos y muchas flores silvestres o de cultivo.

La lucha de los ecologistas por cuidar la flora Bogotana, ha hecho que los cerros tengan prohibición expresa en cuanto a construcción, desde cierta altura de vegetación virgen o recuperada. También hay riachuelos como la Quebrada La Vieja, el Río San Francisco que corre por toda la Avenida Jiménez o la hermosa vegetación del Parque Nacional, el Río Fucha o el Tunjuelo, recientemente canalizado y en proceso de recuperación al igual que el tristemente legendario río Bogotá, en proyecto también de recuperación.

bogota-ni-en-treinta-anos-027933cda8648c

Vegetación nativa en el Parque Nacional José Celestino Mutis

Hay humedales diversos en partes varias de la ciudad y destaca el Juan Amarillo en el noroccidente.

Estos humedales también son dignos de verse o el Parque El Lago. Anímese y haga un viaje diferente a Bogotá en este aspecto.

 

Cultura

Bogotá es multiétnica: tiene población afro, indígena, campesina, colonia judía, árabe, alemana, inglesa, española, en fin, encuentras allí a todo el mundo en un mosaico cosmopolita que no siempre es armonioso pero sí muy enriquecedor.

En los últimos años y con las crisis de algunos países vecinos lo mismo que con la creciente confianza que se ha ganado en ella, ha confluido numerosos espectáculos propios y foráneos como el Festival Iberoamericano de Teatro, El Circo del Sol, las temporadas de Ópera en el Teatro Colón con más de 130 años d de historia o el Teatro Colsubsidio.

bogota-ni-en-treinta-anos-0e8738596d5ca5

Rotonda

El Bogotano es amanerado, desconfiado pero amable y de hablar cadencioso, lejos pero casi neutro, que los hijos adoptivos nos esmeramos en aprender, para poder adaptarnos y fluir más fácilmente en la vida agitada y exigente de la capital.

 

¡Mi consejo final: Venga a Bogotá, ámela, conózcala, cuídela, disfrútela y ella lo adoptará como una amorosa madre!

 

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Ciudad capital? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!