Sighnagi


  - 1 opiniones

Una nueva mirada a la antigua fortaleza

Traducido por JJorge González — hace 3 años

Texto original de Manoj Pradeep

Hola a todos,

Me da un inmenso placer seguir escribiendo aquí y espero que mi escritura no sea tan mala para leer. Hoy pensé que compartiría la experiencia maravillosa que tuve con mis amigos cuando visité la encantadora ciudad histórica de Sighnaghi. Sighnaghi no es un lugar muy grande para ver, pero confía en mi, es un lugar pequeño con unas vistas increíbles.

Todo comenzó como un plan para nuestras vacaciones de Pascua. No se consideran grandes vacaciones ir a un viaje en el que íbamos a tardar poco en regresar, por tanto buscamos algunos buenos lugares que estuvieran cerca para poder ir y volver el mismo día. Estábamos estudiando en Tbilisi y, dado que es la capital de Georgia, no teníamos ningún tipo de dificultades para encontrar el transporte o cualquier tipo de ayuda que necesitáramos para viajar. Estábamos buscando el lugar en la web y también preguntamos a todos los seniors que conocimos en nuestra universidad ya que no estábamos familiarizados con el país tanto como para encontrar un lugar para nosotros. Curiosamente, cuando paseábamos por las ciudad de Tbilisi, conocimos la oficina del departamento de turismo que se encontraba en la calle de Rustaveli. Fuimos allí y obtuvimos un montón de mapas que nos daban indicaciones para llegar a varios lugares turísticos que se encuentran en Georgia. Después de pasar por varios de ellos, finalmente llegamos a conocer el lugar llamado Sighnaghi y luego comenzamos a buscar en la web para verificar algunos detalles de viaje y, desafortunadamente, no pudimos obtener ningún dato útil sobre el lugar. Creo que este artículo mío sobre Sighnaghi sería útil para aquellos que planean visitar el lugar ya que estoy compartiendo solo las experiencias que he vivido y experimentado yo mismo y nada más y nada menos. Después de todos estos dilemas, estábamos completamente seguros del lugar y planeamos ir un par de días más tarde.

El día del viaje todos nos reunimos en nuestra casa para ir al metro. El metro desde nuestra casa está a una distancia a pie. Después de cinco minutos estábamos en la estación de metro, pero antes de partir, pensamos que podíamos llevar algunos bocadillos y bebidas, ya que no estábamos seguros de a cuánto tiempo estaría el lugar y si tendríamos algo para comer, etc. Fuimos al supermercado cerca del metro y compramos algunas galletas, patatas fritas, bebidas frías y chocolates. Cuando la compra terminó, bajamos a la estación de metro y abordamos el metro que salía hacia la estación de Didube, sin embargo, tuvimos que tomar un tren interconectado desde la estación de metro de Vukzali.

Después de un viaje de 20 minutos llegamos a la estación de Didube. Obtuvimos información de los lugareños que los minibuses a Sighnagi salen de la estación de autobuses de Didube. Sin embargo, los autobuses también están disponibles desde otras estaciones de autobuses en Tbilisi, como la estación de autobuses de Orthacala y la estación de autobuses de Vukzali. Tuvimos que caminar una cierta distancia del metro para llegar a la estación de autobuses y cuando llegamos nos quedamos impactados porque era un gran terreno inundado con mini furgonetas y taxis pequeños que tenían tableros con nombres que indicaban diferentes ciudades. Nos costó mucho encontrar el mini bus correcto, ya que cada andén en el suelo era para una dirección específica. Finalmente encontramos un minibus con una placa que indicaba Sighnaghi. Sin embargo, cuando nos acercamos y le preguntamos al conductor de la camioneta, dijo que el vehículo saldría por la noche. Todos nos sentimos realmente decepcionados al pensar que todos nuestros planes iban a salir mal No perdimos la esperanza y hacia la izquierda de la parada del autobús había una estación de trenes. Fuimos allí para echar un vistazo si teníamos trenes para llegar a Sighnaghi, lamentablemente no había ninguno. Estábamos caminando alrededor de la estación de autobuses de nuevo y, finalmente, cuando todos estábamos agotados, encontramos un minibus a Sighnaghi.

Todos estábamos contentos y entramos en el minibus. pero fuimos las primeras personas en llegar y el conductor estaba esperando que el resto se llenara. Hasta entonces salimos afuera de la camioneta a tomar el aire, y conocimos a un taxista. Su taxi-bus era pequeño, muy cómodo y con solo 8 asientos, la cantidad exacta de asientos que necesitábamos. Acordó llevarnos a Sighnaghi y traernos de regreso a una tarifa de 100GEL, que era una buena oferta, ya que nos costaría 5 GEL por cabeza en el mini bus normal. Estuvimos de acuerdo con el trato y todos bajamos de la camioneta pequeña en la que estábamos sentados y cuando entramos en el taxi comenzó un conflicto entre los dos conductores. Parece que hay un tipo de acuerdo entre los conductores de la estación de autobuses que una vez que una persona se convierte en conductor no puede abordar otro minibus a menos que el conductor en particular esté de acuerdo. Nuestro conductor no quería renunciar a su tarifa y nos sentimos obligados a sentarnos en el minibus otra vez. No teníamos ninguna otra opción. Después de media hora, el conductor se puso en marcha y estábamos de camino a nuestro destino.

El viaje fue bastante largo, pero el camino estaba vacío y el paisaje era muy bonito. Todos estábamos contemplando la belleza de la naturaleza en nuestra ruta. Después de una hora, nuestro minibus llegó a la ciudad de Sighnaghi. Bajamos y todo lo que pudimos ver fue una ciudad completamente renovada con un toque de historia. Había un lugar para sentarse una vez que salimos de la estación de autobuses. Fuimos allí y nos sentamos un rato solo para relajarnos y recuperar nuestra energía perdida durante el viaje.

Terminando con mi experiencia de viaje permíteme contarles algo de historia interesante sobre la ciudad de Sighnaghi. Situado a una distancia de solo 117 kilómetros de la capital de Georgia, Sighnaghi es una de las ciudades que conserva cuidadosamente los monumentos antiguos. Lo más fascinante de Sighnaghi es su fortaleza, ya que toda la ciudad está rodeada de ella. Se dice que la fortaleza fue construida por el famoso rey del rey georgiano Erekle II en el año 1772. La fortaleza se extiende por un área de unos 5 kilómetros que rodea toda la ciudad con 23 torres y 7 puertas, diferenciándose así del resto de monumentos en el país. La arquitectura de la terraza de Sighnaghi se adapta perfectamente a su paisaje elevado.

Los edificios de la ciudad que se construyeron durante los siglos XVIII y XIX se adaptaron perfectamente al mundo en crecimiento. Los edificios eran en su mayoría tiendas y el primer piso de cada edificio servía como lugar para tiendas y otros fines comerciales. Incluso hoy en día las tiendas en esta área producen cuero, metal, tejido de alfombras y trabajos de cerámica de alta calidad. La ciudad tiene varias calles entrecruzadas que llegan a la cima de la colina y el techo está bellamente decorado con techos de tejas y ventanas con arcos. En Tbilisi todos los edificios tienen patios y balcones, pero en Sighnaghi no existen tales cosas, todos los edificios están alineados a lo largo de las calles que se asemejan a una ciudad urbana propia del pasado. "Quinta Fachada" o el techo de Signaghi es marca registrada de la ciudad.

Algunas de las figuras georgianas importantes cuya contribución para el desarrollo de Georgia es indestructible con de Sighnaghi. Entre ellos, el compositor Vano Sarajishvili, un gran filósofo y escritor Solomon Dodashivili, una importante figura política Sandro Marianashivili. Uno de los pintores más famosos del mundo Niko Pirasmanishvili nació en las afueras de Sighnaghi en un pueblo llamado Mirzani. La ciudad de Sighnaghi es popular por sus trabajos de metalurgia, cerámica, tallas de madera y producción de cuero. El tejido de alfombras, las alfombras y el tapiz gobelino es uno de los trabajos tradicionales más antiguos de Sighnaghi. Georgia es conocida por su producción de vino desde la antigüedad. La ciudad de Sighnaghi, situada en la región de Kakheti en Georgia, también produce una gran variedad de uvas para la producción de vino. Kakheti como he mencionado en uno de mis artículos anteriores se conoce como la Cuna del Vino. Hay alrededor de 500 variedades diferentes de uva que se cultivan en Georgia y la mayoría de ellas se cultiva en la región de Kakheti.

Además de todos estos hechos, ha habido renovaciones recientes en Sighnaghi que han atraído a muchos turistas. Hoy en día hay un buen número de actividades recreativas, deliciosa cocina y maravillosas bodegas. Dado que Sighnaghi se encuentra en la región de Kakheti, uno podría ver las cadenas montañosas del Cáucaso cubiertas de nieve hacia el norte y el horizonte. El hermoso valle de Alazani se puede encontrar hacia el sur. El conjunto de la Fortaleza de Khornabuji es un buen lugar para ver en Sighnaghi, que tiene grandes muros y numerosas torres que ascienden la colina. También hay una red de túneles subterráneos y el monasterio Khirsa que tiene un campanario que fue construido en el siglo XIV. Las pinturas antiguas que se encuentran en Ozani también son un lugar notable para visitar. En las áreas tales como Nekresi, Tchremi y Gurjaani se dice que se encuentran varias evidencias arqueológicas cristianas tempranas que no están muy lejos de la ciudad de Sighnaghi. Según los mitos georgianos, varios guerreros han habitado la fortaleza de Sighnaghi en busca de algunas posesiones valiosas. Para aquellas personas que quieren probar el vino cristalino de la región de Kakheti con un toque de naturaleza, Sighnaghi es un buen lugar, ya que no está muy lejos de la capital del país.

Como ya mencioné todo lo que hay que hacer cuando visitas Sighnaghi, te diré lo que hicimos cuando llegamos allí. Realmente no sabíamos nada sobre el lugar y después de tomar el pequeño descanso en el parque cerca de la parada de autobús teníamos los aperitivos que llevábamos desde Tbilisi. Después de caminar un poco, pudimos ver algunas bicicletas clásicas de moda en las que pueden viajar 4 personas y un vehículo operado por batería con un techo abierto para turistas. Estaban destinadas a llevar a la gente a la cima de la colina, pero nos preparamos para caminar. camino cuesta arriba, ya que pensamos que sería divertido. En nuestro camino hacia la colina nos encontramos con una pareja de Budapest y fueron muy amigables. Estaban de vacaciones en Georgia y todos nos hicimos amigos. Compartimos nuestra información de contacto y el viaje nos dio algunos buenos amigos también.

Fuimos a la cima de la colina donde vimos un museo, pero tuvimos nuestra mala suerte, estaba cerrado y no podíamos esperar a que abriera. Caminamos hacia una iglesia antigua que tenía algunos escalones para llegar a la cima. Desde la cima pudimos ver la belleza de la región de Kakheti. Luego caminamos alrededor de la muralla de la fortaleza explorando la ciudad, sin embargo, no había muchas cosas por explorar, excepto por las vistas de la ciudad. Caminamos por toda la fortaleza alrededor de 4 kilómetros y estábamos muy cansados. Llegamos a la estación de autobuses completamente agotados y nos encontramos con una tienda cercana para conseguir algo para beber y comer. Después fuimos a una tienda que vendía algunas artesanías de Sighnaghi. Compramos algunos souvenirs y regresamos a la estación de autobuses. El autobús llegó un par de minutos más tarde y tuvimos suerte de subir en el último autobús desde Sighnaghi a Tbilisi... llegamos a nuestra ciudad en la noche. Nuestro viaje a Sighnaghi nos dio algunos recuerdos realmente inolvidables y algunos naturalmente hermosos. Aunque este no es el mejor lugar que puedes visitar para pasar unas vacaciones en Georgia, sigue siendo un buen lugar para ir y divertirse al menos un día. Hasta que escriba mi próximo artículo sobre algo interesante, cuídate y disfruta... :)



¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Sighnagi? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!