Advertise here

Ámsterdam


  - 1 opiniones

Ámsterdam

Ámsterdam

Nunca imaginé que podría decirlo, pero vivir en Ámsterdam es alucinante, las personas que me conocen de verdad saben perfectamente lo que digo. En el pasado tenía muchas cosas en contra de Ámsterdam, aunque ni siquiera sé por qué. Diría que es básicamente por su famoso mal clima y porque soy fan del sol. Puede que esto surgiera cuando David se fue a estudiar allí y tuvimos que separarnos o puede que la ciudad no me pareciera tan interesante como otras. De todos modos, decidí irme a estudiar a Ámsterdam y quedarme allí durante al menos un año.

Primeras impresiones de Ámsterdam

Me acuerdo perfectamente cuando empecé a pensar por primera vez en Ámsterdam. Fue un día cualquiera, estaba de mal humor por el examen de matemáticas, cuando uno de mis mejores amigos, Vitek, me dijo: "no estés triste, tengo una idea súper buena, vamos a ir este fin de semana a Ámsterdam". Nunca fuimos juntos, pero en ese día me hizo sentir mucho mejor. En el primer año de universidad, no disponía de mucho dinero por lo que era un objetivo un tanto complicado para mí. De verdad quería visitar la ciudad, me parecía muy bonita. Pensé que yendo allí viviría una experiencia chulísima. Más tarde descubrí que, no todo lo que Vitek dijo se podía cumplir, pero seguí con las ganas de ir así que empezamos a planear cuándo ir.

Como ya me puse de acuerdo con Mara, solo buscábamos a alguien que nos acompañara. Este viaje fue una locura desde el principio. Un día antes de que cambiáramos de ciudad, no sabíamos a dónde íbamos ni tampoco cómo; quiero decir, ambos queríamos ir fijo a Ámsterdam. Aunque los billetes se estaban poniendo caros y ya habíamos cambiado de planes, en vez de usar BlaBlaCar optamos por alquilar un coche. Estuvimos en contacto con unos pocos amigos, pero uno de ellos canceló el viaje en el último momento y a otro no le gustó nuestra espontaneidad (o el repentino cambio de planes). Terminamos yendo a Budapest con Lucy y su novio ¿pero acaso es casualidad que Lucy y Mara se convirtieran en mis amigas más cercanas?

Ámsterdam

Primera vez en Ámsterdam

La cosa es que tuve que posponer el viaje. La visité por primera vez cuando David y yo nos mudamos allí hace un año. Mis primeras impresiones no fueron muy buenas. Para empezar, el tiempo me decepcionó porque, si lo comparas con la República Checa, hacía más frío, además, tampoco creo que sea una ciudad muy buena para los turistas ya que fui turista por una semana.

Supongo que mucha gente no estará de acuerdo conmigo, pero creo que Ámsterdam es mejor para vivir que para visitar. Es verdad que visitar los canales es obligatorio, pero ¿y después? Diría que disfrutar de la fachada de los edificios y canales es una cuestión de vivir en la ciudad y no de visitarla en un día. No puedo imaginar a nadie que se pase un día entero visitando los canales, incluso diría que dos días son suficientes para visitar Ámsterdam. Sinceramente ¿qué hay aquí? Si no te gustan mucho los museos, no hay tantas cosas para hacer, tampoco hay muchos lugares turísticos. Los molinos están bastante lejos, aunque también puedes ir a los coffe shops. En mi opinión, no me parece una ciudad tan atractiva, tal vez sea porque también puedes fumar marihuana en la República Checa, pero no creo que valga la pena ir a esta ciudad solo por los coffe shops cafeterías. Otra cosa es que, si eres un fanático de las fiestas y solo quieres dejar de pensar, Ámsterdam está hecha para ti. Además, puedes disfrutar algunos días estando de lo más relajado.

Recuerdo que la primera vez que fui, todo me pareció carísimo, apenas podía cruzar la calle por todas las bicicletas que había. Me quejé del tiempo y la atracción turística más famosa era IamAmsterdam.

Ámsterdam

Temas para turistas

Bueno, quizás he exagerado un poco. Hay algunas cosas interesantes para hacer:

Crucero a través del canal. Estaba deseando ir en crucero por el canal, pero, desafortunadamente, lo hicimos en el día que más calor hizo y estuvimos sufriendo más que disfrutando. Normalmente es una buena opción hacerlo. Para mí, el dar una vuelta en barco, comer y ver los canales me parece una idea estupenda; suelen vender los tickets para un trayecto básico desde 11 hasta 16 euros.

La casa de Ana Frank. Este sitio es un poco locura a mi parecer. Cuando llegamos a Ámsterdam por primera vez, estaba viendo un lugar lleno de gente, cada vez que pasábamos por ese sitio, había una cola muy larga. Quería saber qué es lo que había dentro, me preguntaba por qué había tanta gente a todas horas y después de enteré que era la casa de Ana Frank. Todavía no puedo creer que cada vez que pase de largo vea mucha gente. He oído que se puede reservar un ticket con antelación, pero nunca lo he probado. De hecho, es uno de los sitios que me encantaría ver, espero poder hacerlo puesto que tengo un año por delante. Otro dato interesante es que, cuando fui a Francia, el International Club organizó un viaje de un día a Ámsterdam. Mi compañero de habitación, Tanvi, me dijo que había entrado a la casa sin reservar, aunque no me lo creo todavía, me engañó. No sé cómo, pero me dijo que fue por la mañana, esperó 20 minutos y entró a la casa de Ana Frank. De todos modos, debería probarlo porque mi compañera de habitación me dijo que fue una experiencia inolvidable y que valió la pena.

El signo I amsterdam. Este es el sitio más famoso para los turistas de Ámsterdam, también puedes encontrarlo en Google si buscas "Ámsterdam". Tengo que admitir que me encanta ese lugar, se trata de una enorme plaza que tiene 3 museos, el signo, una fuente y el famoso Rijksmuseum. Con este sitio pasa lo mismo que con la casa de Ana Frank, siempre está abarrotado de gente, es casi imposible sacar una foto con el signo sin que salga alguien más. Desde que llegué, nadie ha dicho de ir allí porque, sin duda alguna, es un lugar para los turistas, aunque cuando vine por primera vez quise ir. Las letras son bonitas, además, siempre me han gustado este tipo de cosas.

Ámsterdam

Coffe shops

Otro tipo de entretenimiento son los coffe shops. Si vas por las calles, te será muy fácil identificarlas. No estoy para nada en contra de estos establecimientos; sin embargo, hay algunas cosas un tanto extrañas. No me gusta el olor, que está por todas partes cerca de estas tiendas. La última vez, salí corriendo, recorrí el centro de la ciudad y pensé que me moría, era tan desagradable olerlo en todas partes. Si decides entrar, no creo que se vea muy "bonito", suele haber gente sentada muy drogada, fuera de sí, casi siempre dormidos o tumbados, apenas puedes ver a través del humo. Me quedé en shock al saber que tenían un libro grande (menú) con muchos productos, desde tartas hasta batidos. Como ya he descrito mi horrible experiencia con las "space cake", espero no volverlas a probar nunca más; sin embargo, me impresionaron. También tienen distintos tipos de marihuana, depende del estado de ánimo que quieras tener. Tengo que admitir que hay algo bueno de esto. Odio cuando dicen que es imposible estudiar en Ámsterdam, es como en todas las ciudades. El hecho de que puedas fumar marihuana donde quieras no quiere decir que lo vayas a hacer todos los días o eso espero. Otra cosa graciosa que me pasó fue que íbamos a encontrarnos con nuestros amigos en un coffe shop y pedimos un café. Puede que no te lo creas, pero no nos querían poner un café sin antes vendernos marihuana. No podría creérmelo y, además, está prohibido beber alcohol en esos sitios.

Museos

Si te gustan los museos, Ámsterdam cuenta con una amplia variedad. Yo no es que sea muy fan del arte, pero hay lugares bastante chulos para ver. Tiene unos 400 museos, una locura; sin embargo, elegiré 10.

Rijksmuseum. Ya he mencionado este sitio anteriormente, es el famoso lugar donde está es signo de I amsterdam. No he ido a este museo, aunque tengo la intención. En el museo exponen muchas obras de artistas holandeses, también puedes encontrar el " national print library". El edificio es parte del patrimonio de la UNESCO. El jardín se puede visitar de manera gratuita, además, el museo cuenta con una cafetería donde puedes tomar algo de beber o comer.

Museo Van Gogh. Como el propio nombre indica, encontraréis muchas obras de Van Gogh. Además, también hay obras de algunos amigos de él, seguidores o aristas contemporáneos. Puedes hacer muchas actividades como ir a eventos artísticos, tener visitar guiadas e ir a conferencias de historiadores e investigadores.

NEMO Science Museum. Me encanta el edificio porque se parece a un barco y tienes unas vistas impresionantes de todo Ámsterdam. Hay muchos lugares en los que puedes tomar un café o comer algo, es más, están justo en el lado opuesto del rio desde donde estamos. Salvo las cafeterías, el jardín y las fuentes, también hay un museo de ciencias. Contiene 5 plantas dedicadas a la exhibición de obras y, dicen que es el museo de ciencias más grande de los Países Bajos, es el quinto museo más visitado en los Países Bajos. El primer piso solo es para los experimentos de ADN. Creo que merece mucho la pena ir allí.

Foam. Foam es un museo que expone fotografías situado en Ámsterdam, allí puedes encontrar muchas fotografías famosas a nivel mundial. Foam, además de tener su propia revista, también expone obras a través de video y multimedia. A pesar de ser un museo, también organizan otras muchas actividades como visitas guiadas gratuitas, debates, conferencias, programas de radio, etc.

Museo Stedelijk. Es famoso por su arte moderno y contemporáneo. Dicen que es el mayor rival del Centro Pompidou. En mi caso, solo he estado en este último museo, en París, y me encantó, especialmente el arte moderno. Por eso, creo que debería ir al de Ámsterdam, para poder compararlos. Tiene más de 90 000 obras enfocadas mayormente en el Impresionismo.

Eye Film museum. Yo ya he ido a este museo, también conocido como Eye museum o Film museum y me gustó muchísimo. Contiene mucha información cinematográfica para los que seáis aficionados a las películas. También puedes sentarte y ver alguna película en una sala especial. Hay un montón de recuerdos de películas y obras. El museo se encuentra cerca del agua, además, cuenta con una cafetería y un restaurante.

La casa de Ana Frank. Si recordáis, también he hablado de este lugar anteriormente. La casa de Ana Frank es una casa que está dedicada a la judía diarista Ana Frank. Se sitúa en el centro de la ciudad, cerca de los canales en el área llamada Prinsengracht. Os voy a hacer un pequeño resumen: Ana Frank fue una niña judía que se escondió de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial con su familia y otras cuatro personas en el siglo XVII. Desafortunadamente, no sobrevivió a la guerra, pero escribió un diario que se publicó más tarde. El museo fue inaugurado en 1960. Mi amigo me dijo que visitar el museo puede ser bastante emotivo, se trata de la vida de Ana Frank e incluye una exposición de persecución y discriminación. Fue el tercer museo más visitado de los Países Bajos y tuvo 1. 2 millones de visitantes en 2013.

Tropenmuseum. Es un museo dedicado a la etnografía, aunque también tiene arte moderno basado en la música, en el baile y en el teatro. Nunca he estado, pero la gente dice que es uno de los mejores museos.

Dappermarkt. Existen muchos mercados en Ámsterdam, pero el que está muy cerca de Waterlooplein. Allí suelen vender bicicletas y comprar muchos objetos antiguos, incluso disponen de batidos. Otro mercado que encontramos fue Dappenmarkt, que está bastante cerca de nuestra universidad y está muy chulo. Mayormente se vende ropa, verduras y frutas, también batidos. Me quedé alucinando al ver la diferencia de precios, podrías comprar un mango grande por 0. 75 euros, un aguacate por 50 céntimos, frambuesas por 1 euro, un melón al mismo precio, etc. Si lo comparas con lo que te cuesta comprar en un supermercado, es muy barato. Es una muy buena opción ir allí a comprar verdura y fruta fresca. Ámsterdam tiene muchos otros mercados durante el año, incluyendo el mercadillo.

Ámsterdam

Vivir en Ámsterdam

A estas alturas puedo decir que Ámsterdam es la ciudad de estudiantes internacional, aunque el centro sea muy pequeño. Puedes ir andando a todas partes, pero, si lo prefieres, puedes optar por ir en bici ya que es más fácil llegar a los sitios.

Parques. Hay muchos parques en los que puedes pasar el rato o, simplemente ir de picnic cosa que me gusta mucho. Encontrarás a mucha gente corriendo o haciendo ciclismo. El parque que más me gusta se llama Westpark porque es bastante grande y muy recomendable para correr. En los días calurosos, la gente organiza barbacoas y picnics. Otro parque famoso es Vondelpark, que está cerca de nuestra universidad. Es gracioso saber que se estableció un Record Guinness por haber organizado el mayor picnic en el mundo, 433 personas acudieron. A pesar de haber más parques, son más pequeñitos. No estoy muy contento porque cerca de mi piso no hay ningún parque cerca. Yo solía salir a correr mucho y, dado que Ámsterdam es una ciudad bastante plana, no vendría mal salir a correr. Lo malo es que vivo al lado de la estación central, lugar bastante céntrico y abarrotado. Por eso, mi única opción es coger una bici e irme al parque a correr.

Ámsterdam

Coffe shops y el Barrio Rojo. Me molesta un poco cuando la gente dice que solo vamos a Ámsterdam para fumar marihuana o para ir al Barrio Rojo; de hecho, apenas vamos a este último. Se me hace un poco raro ver a mujeres solo en ropa interior. A la vez que no me gusta nada ese lugar, me da un poco igual. Como ya he dicho antes, a veces me molesta el olor de los coffee shops, que está por todas partes en el centro de la ciudad.

Ciclismo. Esta ciudad es muy famosa por las bicicletas. La ciudad es totalmente plana y lo especial que tiene es que hay carriles de bicicletas por todos los sitios. A diferencia de Londres, que pagas una cuota y alquilas una bici, en Ámsterdam hay lugares para alquilar bicicletas puesto que todo el mundo ya tiene una. Al principio, no me hacía mucha gracia estar rodeada de bicicletas, pero al final te acabas acostumbrando. Fuimos a una tienda de segunda mano a comprarnos una; sin embargo, el precio era a partir de 100 euros, así que fuimos a Waterlooplein a comprarla allí. Pudimos elegir si queríamos comprar una bici con garantía o sin ella, la diferencia era de 10 euros. Obviamente, tuvimos que comprarnos un candado ya que aquí se roban muchas bicicletas. He escuchado muchas anécdotas en las que a algunos se las han robado o se les habían roto. Según ellos es una cosa normal, aunque a mí no me gusta nada.

Ámsterdam

Restaurantes y bares

Me quedé impresionada al saber que todos los bares y restaurantes son realmente pequeños. Hay una gran diferencia si los comparas con los que hay en la República Checa. Hay restaurante en Praga que tienen hasta 3 plantas y a mucha gente trabajando; no obstante, en Ámsterdam, los lugares son pequeños y acogedores. Muchos de ellos disponen de un pequeño jardín, aunque el tiempo, en general, no sea muy bueno. Me gusta mucho, además, tienen mesas pequeñas y el ambiente es muy bueno. Para mí fue un tanto chocante porque trabajé como camarera; sin embargo, aquí todo está relacionado, un trabajador aquí es camarero y barman al mismo tiempo. Los precios al ser tan altos, en comparación con la República Checa, no suelo ir mucho a los restaurantes, de todos modos, ya os he mencionado alguno de los lugares a los que he ido recientemente.

Café Walvis. Esta cafetería es la favorita de David. Una vez fuimos por casualidad a tomar una cerveza y vimos que estaban sirviendo nachos, por lo que decidimos probarlos. ¡Estaban para chuparse los dedos! A pesar de que trabajo en un restaurante español en el que tienen muchos tipos de nachos, los de esta cafetería fueron mejores. Los servían con queso cheddar, carne, salsa y, encima, crema agria y guacamole. Este último era totalmente diferente, estaba caliente. ¡Moriría por volverlos a comer! Normalmente pedimos unos nachos para compartir con otra persona y el precio es de 7 euros, aunque, desafortunadamente, ya no los sirven. Una vez, fuimos allí a celebrar algo y nos decepcionó tanto saber que ya no los servían, ahora ponen chorizo queso o algo así. Tiene buena pinta porque se supone que tiene chorizo (me encanta) y queso fundido. No obstante, cuando nos lo trajeron, estaba demasiado deshecho y, en pocos minutos, no se podía comer de lo duro que estaba, tuvimos que encontrar otro lugar para comer nachos.

Filter. En el mercado, David se enteró de que le habían contratado en un sitio. Fue una noticia estupenda porque había estado buscando trabajado en Ámsterdam desde junio. Le deseé lo mejor y estaba muy contenta de que todo había salido bien, así que, para celebrarlo, fuimos a la cafetería más cercana llamada Filter. Me gusta cómo son los restaurantes, bares y cafeterías aquí: algunas veces tienen mesas colocadas de manera aleatoria y, en vez de sillas, suelen colocar cojines, sillones o algún trozo de madera. Este al que fuimos era parecido: tenían mesas bastante antiguas y bastantes cosas en las baldas. Normalmente, también disponen de juegos de mesa que puedes coger, además, venden granos de café. Decidimos probar las tartas, tenían pan de plátano y otras muchas tartas. David escogió la de chocolate y yo la de limón con fresas. Estabas buenas, aunque la de chocolate era demasiado dulce para mi gusto. Más tarde, decidimos ir a comprar granos de café; sin embargo, no tenían uno que sirviera para nuestra cafetera italiana.

Ámsterdam

White Label. Al día siguiente fuimos a una cafetería llamada "White Label" que es la marca del café. La cafetería es una pasada. Tiene un estilo hípster que me encanta. Las mesas y sillas están colocadas aleatoriamente y, a veces, te puedes sentar es una caja o en cojines. Además, tienen jarras grandes con agua del grifo y juegos de mesa que puedes coger. Nosotros ya hemos ido varias veces, pero esta última vez fuimos a comprar café para nuestra cafetera italiana, nos decantamos por uno de Colombia. No pedimos ninguna tarta, aunque nos las ofrecieron. Quisimos probar algún juego de mesa, pero las instrucciones estaban solo en francés y neerlandés.

Vapiano. Finalmente, nos las apañamos para ir a un lugar conocido como Vapiano. Se trata de un restaurante italiano situado cerca de mi casa y del barco NEMO. No era la primera vez que iba allí, ya había estado otra vez cuando Lilian vino a visitarme. Aquella vez probé la pasta, pero esta vez me apetecía pizza. Tienen un sistema un tanto especial: hay camareros, pero no te hacen mucho caso, simplemente se limitan a limpiar los platos y vasos. Si necesitas pedir algo, tienes que hacerlo por tu cuenta en un lugar en concreto. El menú se divide en 4 apartados: pasta, pizza, ensaladas y postres. Si pides pasta, tienes que ir al lugar donde se pide la comida y elegir el tipo de pasta, salsa y extra ingredientes que quieras, además, podrás ver cómo elaboran tu plato. Si, en cambio, decides pedir pizza, también puedes elegir la pizza que quieres del menú y los ingredientes extras que quieres. Una vez hayas pedido, te darán un aparato especial con el número de tu pedido. Cuando la comida esté lista, el aparato hará un sonido y se pondrá en rojo. Es una buena idea, pero como estaba hambrienta, no dejaba de mirar el dispositivo. La comida tardó menos de 30 minutos en salir.

Ámsterdam

Ámsterdam

Ámsterdam

Ámsterdam

Ámsterdam

Ámsterdam

Hay muchos lugares para salir de fiesta. Hay una plaza que se llama Thorbeckeplein y es un lugar al que vamos mucho porque hay un club para estudiantes, Coco's, hay muchas fiestas para los estudiantes. Anoche descubrimos un área que se llama Lendsplein donde puedes encontrar muchos club y sitios para salir de fiesta.

La universidad de Ámsterdam

La razón por la que elegí Ámsterdam y su universidad para estudiar es bastante rara. Si pudiera elegir ir a algún sitio de Europa para hacer mi máster sería Inglaterra o Francia, sobre todo Londres. Para mí fue una decisión bastante difícil ya que, en ese momento, estaba en Francia y deseaba quedarme allí, así podría mejorar mi francés, además estaba súper a gusto en Lila. Más tarde me di cuenta de que, lo mejor era que me fuera a otra ciudad en vez de quedarme en una ciudad. La beca era mucho más cara que la de Ámsterdam. Si me hubiera ido a Londres, tendría que haber pedido un préstamo porque es una ciudad excesivamente cara. En general, si comparo los países, Inglaterra y Francia eran demasiado caros. Además, que no hay tantas universidades con prestigio para el grado de Economía en España o Italia. Tampoco me gusta el alemán así que no tenía intención de ir a Suiza o Alemania; de hecho, una vez hasta pensé en ir a estudiar a Fráncfort. Mi amigo de Alemania me contó que allí tienen muy buen programa de "Real Estate Finance", por lo que me dio el contacto de la persona que se encargaba de atender a los estudiantes internacionales. Cuando hablé con él vi que la universidad era demasiado cara y que pedían muchos requisitos para aceptar a los estudiantes.

De esta manera es como acabé en los Países Bajos. Según mi punto de vista, la educación en Holanda es buena, la gente sabe hablar inglés y el programa del máster solo dura un año en lugar de dos. Estos tres factores son de vital importancia ya que la universidad debía ser mejor que la universidad Carolina, así que el estudiar allí me suponía todo un reto. Me alegraba mucho saber que la gente holandesa supiera hablar inglés. Aunque muchos signos y páginas web estuvieras en inglés, en cuanto decías "hello", la gente cambiaba de chip rápidamente y te empezaban a hablar en inglés; de hecho, su acento es bastante bueno. La última cosa, pero no menos importante es que pude ahorrarme un año mientras hacía el máster en los Países Bajos; no obstante, he escuchado muchas opiniones sobre que esto no es una ventaja, sino más bien una desventaja ya que prefieren estar estudiando durante más tiempo y empezar a trabajar antes. Yo, en cambio, lo veo totalmente distinto, sé que, si me ahorro un año de estudio, podré estar el siguiente viajando sin arrepentirme; hacer prácticas o empezar otro grado. Hay muchísimas oportunidades, las puertas nunca se cierran. Puedo hacer lo que quiera, aunque lo que me preocupaba era que el programa fuera demasiado agotador.

Una vez hecho todo eso, tuve que seleccionar la ciudad. Como ya había visitado Ámsterdam tantas veces, sabía cómo era. Visité Maastricht y Utrecht; sin embargo, me quedo con Ámsterdam porque me gusta vivir en una ciudad grande. De todos modos, esta ciudad es bastante pequeña aun siendo la capital. Cuando investigué más, encontré que el curso de "Real Estate Finance" solo estaba en Ámsterdam. La universidad donde estoy y la de Carolina tienen una especia de acuerdo, lo que significa que no tenemos que hacer el GMAT (Graduate Management Admission Test), una gran ventaja, por cierto. Estos exámenes suelen ser bastante complicados porque se hacen al momento y son en inglés. Para mí fue todo un alivio no tener que hacerlo porque, cuando solicité la plaza en Ámsterdam, estaba de intercambio en Francia. No puedo imaginarme tener que hacer el examen IELTS, GMAT y a la vez redactar mi TFG. No me gusta el hecho de tener que empezar a hacer el TFG tan pronto (en diciembre, creo).

Hasta ahora me gusta mucho mi universidad, excepto por las tramitaciones y las citas que son de lo más aburridas. El banco tardó dos semanas en mandarme mi tarjeta y, para colmo, todavía no he recibido mi tarjeta de estudiante. Tampoco quiero hablar de la cita del ayuntamiento. El edificio es nuevo y muy bonito, incluso el rio pasa entre los edificios. Una cosa positiva es que el semestre se divide en tres trimestres y nuestro horario es diferente cada semana, al menos no tenemos un estereotipo. Además de organizar muchos eventos, tienen muchas organizaciones. Existe un lugar especial llamado CREA, donde puedes tocar algún instrumento o actuar en el teatro. Hay una biblioteca enorme, un restaurante para estudiantes y una copistería.

Ámsterdam

El tiempo

Si tienes pensado vivir en Ámsterdam, creo que debería conocer cómo es el tiempo. Esta ciudad es famosa, entre otras cosas, porque llueve, hace frío y tiene un clima de invierno. No quiero quejarme mucho porque desde que llegué el tiempo se ha portado, todos los días nos hizo 30 grados y pudimos disfrutar del sol y llevar faldas y vestidos. No obstante, cuando vine el año pasado, no estaba tan contenta con el tiempo, es un fastidio ir en bici cuando llueve, aunque el invierno no debería de ser tan malo como en la República Checa. De todos modos, cuando estuve el Lila tuve un semestre entero de lluvia y tampoco estuvo tan mal, si quitamos que me ponía mala cada dos por tres. Acabamos encontrando la forma de disfrutar. Espero que me pase lo mismo aquí, igual acabo aprovechando el mal tiempo y estudio más.

Conclusión

Supongo que después de la descripción tan detallada que he hecho sobre Ámsterdam no quieres saber más sobre estudiar allí. Solo quería decir que empecé odiando la ciudad y me acabó gustando mucho. No digo que sea la mejor ciudad en el mundo, prefiero París y Londres; sin embargo, es una buena opción para vivir, estudiar y trabajar. Es una ciudad muy viva y dinámica. Su gente, en general, es agradable y siempre hay algo que pasa.

Ámsterdam

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Ámsterdam? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...