Advertise here

Museo Casa Aliaga


  - 1 opiniones

Una casa que pasa de generación en generación en Lima

Publicado por Jesus en su tinta — hace 2 años

¡Hola a todos! Espero que se encuentren muy bien Hoy quiero hablarles acerca de una casa colonial que se encuentra en el centro histórico de Lima y que hoy es un Museo privado perteneciente a la familia Aliaga que ha ido pasando de generación en generación desde la fundación de Lima, esta casa es conocida como la casa Aliaga y en su parte exterior uno puede encontrar una lujosa puerta de madera en medio de diferentes galerías de tiendas de ropa y productos de comida al paso.

Una casa que pasa de generación en generación en Lima

Fuente de foto

Siempre me llamaba la atención ingresar a esta casona colonial ya que es un museo en sí y dentro se conservan muchas reliquias de la época colonial, esta familia ha ido sobreviviendo al paso de los años y a la modernidad de la ciudad y ha mantenido fuerte al paso de los años, cuando uno pasa por su fachada no puede imaginarse que dentro va a encontrar un Museo de gran envergadura, esta casa se encuentra ubicada en la misma calle jirón de la Unión al costado de Palacio de Gobierno como quien va hacia  la alameda de Chabuca Granda.

Pueden conocer la casa Aliaga en algunas de sus visitas al centro por ejemplo una muy buena opción sería visitar la plaza de armas durante el cambio de guardia en la plaza de Palacio de Gobierno con los Húsares de  Junín y luego de ello continuar su recorrido frente a este museo que los va a dejar muy bien servidos, sin más preámbulo ¡empecemos con la maravillosa visita a la casa Aliaga!

Esta casa data del siglo XVI construida al mismo tiempo de fundación de mi ciudad, está en pleno corazón del centro de Lima y yo ya quisiera vivir en ese lugar tan privilegiado de Lima en donde se puede salir y caminar y ver muchas cosas de antaño, lástima que hoy en día el centro no es un lugar para vivir tan completamente pero  poco a poco se está haciendo lo posible para generar planes de desarrollo y el centro de Lima vuelva a tener la vitalidad que tuvo en sus tiempos de esplendor.

En la fachada también vamos a encontrar unos balcones de madera que al igual que muchas casas del centro de Lima son un signo de la ciudad de los reyes, pues se decía que Lima era una ciudad en los cielos ya que la gente vivía a mil con sus balcones de antaño, estos balcones son de madera tallada y están también hecho con espacios de vidrios cubiertos por una telar que hace que uno no pueda ver nada desde la calle ¡Así que tienes que aprovechar en ingresar a este museo y conocer los secretos que ella tiene para nosotros!

Una casa que ha ido pasando de generación en generación:

La casa Aliaga ha ido pasando a cada miembro de familia y hoy en estos tiempos ya va por su décimo sexta generación antes la casa Aliaga se podía visitar solamente con la agencia de viajes Lima Tours en aquellos tiempos para mí que era un sencillo estudiante era muy costoso poder entrar pero luego de saber que abrieron sus puertas de manera directa al público no podía desaprovechar la oportunidad de conocerla y recorrer sus instalaciones coloniales, sus patios, zaguanes y ¡hasta un templo! Exclusivo para la familia en sus momentos de rezo y contacto con el santo señor.

Apenas ingresas a la casa Aliaga uno se queda sorprendido ya que es un cambio total con las Galerías que están a su costado y el paso de los diferentes visitantes de la ciudad de Lima, al ingresar vas a poder encontrar una escalera de mármol con bordes de madera en medio de su zaguán, por otro lado me olvidé mencionarles que la puerta es grande típico de la época colonial, pero dentro de uno de los lados de la puerta se abre otra de menor tamaño y es allí por donde vas a ingresar a recorrer el tour de la casa familiar más antigua de la ciudad y seguro también de esta parte del continente Sudamericano.

Una casa que pasa de generación en generación en Lima

Fuente de imagen

Como  llegó la familia Aliaga a la casa:

Este exclusivo terreno al costado de Palacio de Gobierno del Perú fue gracias a la oferta que dio el conquistador Francisco Pizarro cuando fundó la Lima colonial un 18 de enero de 1535 dándole de esta manera un solar amplio a sus más allegados miembros de la conquista española en Perú.

El personaje que recibió este solar fue Don Jerónimo de Aliaga y Ramírez  en la casa se encuentra un lienzo de la figura de este personaje histórico para la familia, el interior de la casa Aliaga tiene un color patio pequeño con un color  clásico de la Lima de todos los tiempos ¿saben cuál es? Pues nada más y nada menos que el color amarillo además de una pileta de bronce que chorrea el agua y relaja los oídos olvidándonos por algún momento del claxon de los carros de Lima y es que si aún o has venido por mi ciudad, les comentare que en Lima se toca el claxon ¡hasta por las puras! Cuando el conductor quiere avanzar toca el claxon, cuando el semáforo está en rojo toca el claxon, cuando otro vehículo lo pasa toca el claxon y así el claxon es algo que no me gusta de Lima ahora por ejemplo que estoy en Rimini no escucho ese sonido escandaloso limeño y espero que esto pueda cambiar con las siguientes generaciones.

Lo que había antes de la casa Aliaga:

Por otro lado les cuento que la historia de la casa Aliaga va más allá de su creación como casa colonial ya que según lo que nos contaron en el guiado esta casa fue construida sobre lo que sería un centro arqueológico y en verdad no me sorprendería mucho pues cada vez que leo más sobre la historia de Lima y empezamos a ver que en Lima ya existía una gran civilización antes de la llegada de los españoles, inclusive con citarles un ejemplo debajo de toda la ciudad universitaria de San Marcos se encuentra la restos arqueológicos de la cultura Maranga, además en San Marcos nosotros tenemos una Huaca como ícono de la universidad que re rehúsa a desaparecer con el paso de los años.

Un paseo al pasado colonial limeño:

Una casa que pasa de generación en generación en Lima

Fuente de imagen

La Casa Aliaga tiene dentro de ella una colección de escultural de mármol en los corredores de sus patios además de unos maceteros con plantas que adornas su recorrido, por otro lado uno puede apreciar unos ventanales con sus lunas de vidrío que provocan esa sensación de tranquilidad que poco a poco se ha ido perdiendo en la ciudad.

Luego de pasar por las escaleras de mármol vamos a encontrar increíble portón de madera laqueada donde se ve lo que sería el hall de la casa una verdadera obra de arte, con una tenue luz natural en la parte superior que sería conocida como la ventana teatina ya que en la época colonial no había electricidad y se trataba de aprovechar la luz natural al máximo, esta pequeña ventanita en el centro tiene uno colores llamativos como vitrales muy bien conservados y pulcros para que nosotros lo podamos disfrutar al máximo.

En el hall de la casa se pueden encontrar unos muebles de madera además de un lienzo en su fachada que cuando lo vi me hizo sentir todo el lujo que pudo haber tenido el limeño de la época colonial  y ahora a más de 500 años sin duda alguna los tiempos han cambiado y hoy Lima tiene más de un solo rostro ¡somos un crisol de culturas y sangres!

El lienzo que se encuentra en el hall de la casa Aliaga es uno que representa a la Sagrada familia y data del siglo XVIII, además de encontrar un cajón de madera que cuenta con el escudo familia de los Aliaga todo lo que vas  a ver en la casa Aliaga es un recorrido que te va a provocar miles de sensaciones.

En el mismo hall se encuentran las entradas a los principales ambientes de la casa, uno es conocido como el salón de los espejos y otro como el salón de azulejos traídos de España además de su dormitorio.

En el salón de azulejos recuerdo que estos se encontraban revestidos en los zócalos y en el piso algo que me dejo bastante sorprendido ya que hasta antes de eso, les confieso a ustedes que estaba acostumbrado a ver los azulejos solamente en las columnas o zócalos de paredes, sin duda la casa Aliaga es una caja de sorpresas.

En este mismo ambiente encontré una espada que el guía nos explicó que era de San Jerónimo de Aliaga además de volver a encontrar un lienzo que retratándolo.

El salón dorado de la casa:

Hay un salón también que me maravillo mucho debido a que dentro de él pude observar un gran espejo que parecía como si estuviera en un Palacio francés (bueno, aún no he ido a Francia) con sus alfombras finamente colocadas que dan a entender la opulencia que la familia vivía, unos muebles elegantes alrededor de esta casa que en verdad luego de verlo me quede pensando en que esta casa no solo guardaba un arte colonial sino también un arte ecléctico teniendo diferentes estilos en un mismo lugar, en una sola casa y que queda en Lima “la ciudad de los reyes”.

Cuando vayan a la casa se van a sorprender tanto como yo cuando se enteren que la casa tiene un aproximado de 30 habitaciones y unos 2000m2 y eso que hoy la parte externa de las galerías son arrendadas a los comerciantes del jirón de la Unión, sino imagínense todas las cosas que se podrían ver dentro de ella.

Esta casa también ha sido usada en muchas oportunidades cuando se han estado grabando en Lima telenovelas de la época colonial y el solo hecho de verlas con tus propios ojos es respirar un poco de la Lima que hoy está cambiando.

A pesar de ser un bien privado la casa es ya una patrimonio cultural de la nación además de estar a un paso de la plaza de armas, en verdad me gusta tanto escribir sobre la ciudad que me vio nacer ya que pienso que hay muchas cosas que se pueden visitar y la Casa Aliaga es un fiel testigo que en el Perú se pueden hacer muchas cosas interesantes con la cultura.

Dentro de la casa Aliaga se pueden encontrar también diferentes jarrones que han sido obsequiados por diferentes personalidades en sus visitas a esta majestuosa casa, por ejemplo algunas de ellas son unos jarrones que fueron regalados por uno de los embajadores de Japón en su visita al museo y es fácil de darse cuenta de que este regalo choca con el resto de decoración europea ya que se son muy llamativos y grandes con colores rojos y blancos.

Un dormitorio de lujo:

Cuando ingrese al museo de la casa Aliaga les cuento que otra de las cosas que hasta el momento solo he podido encontrar en este lugar dentro de Lima es la representación de como lucían los dormitorios de la familia, allí se ve unas camas inmensas de madera tallada y laqueada además de unas pinturas de personajes decorando sus paredes y se utiliza como fondo de la pared colores pasteles tales como el rosado y otro de un color celeste.  Dentro de ella también pude encontrar mueblerías antiguas además de jarrones y candelabros que decoran la casa con sus espejos grandes que serían envidia de cualquier hotel de lujo que quiera convertir este lugar en un espacio para que puedan dormir los visitantes.

Un comedor con su techo republicano:

Otro ambiente sin duda alguna que los va a dejar sorprendidos por su lujo es el comedor que tiene una fachada de color rojo además de sus muebles de madera y de un techo artesonado que pareciera que fuera colonial, pero no es así ¡son republicanos! Y datan del siglo XVIII con sus telarañas de luces y lámparas a los costados que son una armonía en todo su conjunto.

Un patio con un árbol de ficus:

Una casa que pasa de generación en generación en Lima

Fuente de imagen

Cuando sigan recorriendo la casa van a encontrar también un maravilloso árbol de ficus, a mí que me encanta todo lo relacionado a plantas me dejo impactado ya que no imagine ver un árbol de tan inmenso tamaño dentro de una casa colonial con más de 500 años de historia además de escuchar la pileta de bronce con sus aguas cayendo, queridos lectores ¡tienen que conocer la casa Aliaga! Y si se animan a subir las escaleras de este patio van a encontrar un maravilloso piso rojo que sorprende por su brillo además de seguir viendo el tronco del árbol además de muchos otros lienzos que están alrededor de las paredes con más azulejos sevillanos en sus zócalos revistiendo y dando un toque colorido y criollo a la casa Aliaga.

Una capilla dentro de la casa Aliaga ¡donde hubieron santos rezando!

Era común en tiempos de la colonia que las personas más pudientes de Lima tengan su propia capilla para poder rezar y estar en contacto con Dios fue así que la casa Aliaga tiene mucha historia ya que inclusive les cuento que dentro de estos ambientes llegaron a rezar personajes muy conocidos por los peruanos tales como Santa Rosa de Lima (Primera Santa de América) y San Martin de Porres (Santo mulato que nació en Lima) esto debido a que la familia Aliaga estuvo bastante relacionada con la orden dominicana y los santos que les estoy mencionando provienen de dicha orden religioso.

Para quienes no conocen Lima les cuento que  la orden Dominicana tiene su iglesia en el centro de Lima muy cerca de la casa Aliaga y de la plaza de armas en una calle conocida como la calle Superunda donde descansan los restos de estos santos además del de San Juan Masías dicha iglesia se llama Santo Domingo y también es un museo de Lima.

Queridos lectores, aquí les paso los horarios y los precios para que puedan ir a visitar la Casa Aliaga y se animen a pasar una mañana o tarde espectacular:

  • Horario de atención: Lunes a Domingo de 09:30 hrs a 17:00 hrs
  • Precio de entrada general: 30 soles
  • Referencia: al costado izquierdo de Palacio de Gobierno
  • Puntuación: ¡maravillosa!

Para finalizar les digo que la casa Aliaga también se encuentra en lo que se conoce antiguamente como la calle Palacio, antiguamente les cuento que cada callecita de Lima tenía un nombre especial referente a algún vecino de dicha calle o algún hecho o actividad que se realizaba en aquellos tiempos.

Muchas gracias por leer esta experiencia, nos vemos en otra aventura limeña ¡hasta pronto! 

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Museo Casa Aliaga? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!

Más lugares en esta ciudad


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...