Advertise here

Trabajando de Steward en el Estadio Olímpico de Roma


Introducción al post

¿Qué tipo de experiencia describiré hoy?

La experiencia que comparto hoy con vosotros, mis queridísimos lectores, es la que he vivido, durante menos de una estación, dentro del prestigiosísimo Estadio Olímpico de Roma.

¿Fácil o difícil de asumir?

¡Depende de cómo lo mires!

Ha sido muy sencillo, por no decir automático, el haber sido contratado por el Club de Fútbol A. S. Roma, una vez terminado el curso obligatorio de Steward impartido en el estadio mismo, aunque junto a otro club.

Por un lado, ha sido muy sencillo; pero por otro, bastante complicado.

Un curso muy especializado.

El curso de formación obligatorio.

El curso al que era obligatorio asistir ha sido, de hecho, bastante complicado, pero no porque la información proporcionada haya sido muy complicada, sino porque se han hecho un poco pesados los horarios y las presencias que había que respetar.

Aún así, estoy muy satisfecho con los conocimientos que he aprendido en esa ocasión, y estoy segura de que será muy difícil alcanzar un grado de preparación a la altura en Italia.

De hecho, se dice en el sector que el Club de Fútbol A. S. Roma es el que, a nivel nacional, necesita un mayor número de Steward y, sobre todo, ¡una mayor calidad y profesionalidad en el campo!

Trabajando de Steward en el Estadio Olímpico de Roma.

Fuente

¿Cómo se realizan los pagos?

Los servicios encargados de devolver la cuantía económica asignada a los Steward son, exactamente, dos:

  • Es posible recibir una bonificación por correo en la dirección de residencia declarada en el momento de la petición, el cual debe presentarse obligatoriamente en papel en el banco del en el que se quiere recibir el dinero;
  • De forma más cómoda y sencilla, hay que inscribirse en el sitio web del I. N. P. S. y pedir expresamente una carta postal específica, en la cual se te acreditarán las cuentas, una vez cumplido el servicio. Esta carta, además de pedirse expresamente en una oficina de correos directamente por parte del interesado, tiene que "pagarse" también con una importe mínimo de 5 euros, los cuales se encontrarán dentro de la carta misma.

¿Cuánto tiempo transcurre tras terminar el trabajo hasta que se te pagan?

Creo que esta es la pregunta que me han hecho más a menudo, dentro del grupo de Steward aquí, en Roma. Desgraciadamente, el sistema de pagos tiene lugar siempre de manera muy lenta y de eso, a decir verdad, puedo dar fe yo también, que todavía no he recibido el pago de dos partidos de hace ya unos cuantos meses.

Trabajando de Steward en el Estadio Olímpico de Roma.

Fuente

¿Por qué tanto tiempo?

No soy la persona adecuada para responder a esa pregunta, pero puedo dar mi opinión de lo que me ha sucedido a mí personalmente.

Mi caso personal.

Siguiendo mi razonamiento y las indicaciones sobre las modalidades de acreditación de los sueldos citadas un poco más arriba, y considerando que todavía no tenía la carta I. N. P. S. (así la llamamos en la jerga), había recibido una bonificación de 75 euros, en la dirección de residencia declarada, la cual, a día de hoy, corresponde a un pueblo de la provincia de Cosenza, donde, actualmente, estoy pasando las vacaciones de verano.

Sin embargo, encontrándome en el extranjero, en el momento en que mis padres me avisaron de que había llegado esa bonificación por correo, no la pude retirar personalmente, y pregunté por teléfono qué debía hacer para recibir el pago.

Me dijeron que la bonificación se acreditaría, a continuación, en la carta I. N. P. S. que podía pedir en ese momento.

He aquí porqué, nada más llegar a Italia, me las apañé enseguida para poder confirmar a la secretaría que se ocupa de las transferencias de los acreditados.

He aquí porqué, una vez hecha la llamada y que me aseguraran que el dinero se me acreditaría en la nueva carta, me propuse quedar en espera, sin acudir más a estas oficinas.

Pero, desgraciadamente, mi paciencia no se respetó, tanto que, cuando me decidí a llamar para obtener una confirmación, o al menos un aviso al respecto, he tenido no sólo la impresión, sino también la confirmación de que el caso no se había tomado en consideración en absoluto por un olvido de la típica voz femenina que responde a las llamadas.

Educada, en este caso, más que paciente, simplemente perdoné lo ocurrido y pedí proceder pero, cuando a finales de junio, tenía que renovar el contrato con el Club de Fútbol A. S. Roma, me dí cuenta de que aún no había recibido el dinero, así que he vuelto a llamar.

Quizás resulte inútil deciros que esa "chica" de la que, perdonadme, no conozco su nombre, me dijo que, una vez más (! ), mi caso no se había tenido en cuenta y que me llamaría ella otra vez, en breves.

Sin embargo, desgraciadamente, esa llamada nunca llegó.

Así que, al día siguiente, me decidí a llamar de nuevo y, justo mientras se interrumpía automáticamente la llamada porque, evidentemente, el mensaje acústico que estaba grabando era excesivamente largo (¡¿cómo puedes resumir en pocos segundos toda esa situación?! ), tuve el valor de llamar por segunda vez y terminar, si era posible, mi discurso, esperando que, al día siguiente, ¡alguien, quien quiera que sea, se dignase a escucharlo!

Así fue que, en la segunda llamada, mágicamente, me respondió un tal Matteo. Explicándole mi caso a él, en lugar de a la chica, ¡obtuve una respuesta completamente distinta!

Me dijo, de hecho, que, una vez hecho el trabajo, el dinero lo envía la sociedad deportiva, directamente al I. N. P. S.

Es justo ese instituto nacional el que tiene la obligación de enviar de nuevo el dinero, en caso de que falten pagos.

"¡Genial! ", me dije a mí misma. "Por suerte", llegados a ese momento, ¡ya sabía a quién dirigirme!

Una historia muy larga....

Sin embargo, de nuevo me encontraba en el extranjero, así que esperé a mi vuelta a Italia, que tuvo lugar en las vacaciones de verano atrasadas, para poder pedir por fin mi dinero, esperando de verdad poderlo recibir al menos, ¡después de toda esa larguísima espera y atención por mi parte!

Conclusiones.

Que se escuche un poco más a nuestras figuras.

Quisiera que este artículo pudiese leerlo alguien que esté en comunicación con las autoridades. No quiero, ni creo, que haya que crear hostilidades, pero es justo esa la razón por la que quisiera que a nosotros los Steward, todos, se nos tuviera en cuenta, no solamente como meros trabajadores, sino también y sobre todo como personas que, potencialmente, puedes contribuir de manera activa a la mejora del funcionamiento de las instituciones.

Trabajando de Steward en el Estadio Olímpico de Roma.

Fuente

Además, ¿no es por eso que se nos llama al servicio? ¿Para hacer más seguro, vivible y civil este mundo en el que vivimos, que representa la comunidad de Roma, ciudad histórica y eterna?

No sé si estas palabras podrían fastidiar a alguien. Sé solamente que estas actúan con el fin de mejorar un servicio no solamente para un determinado grupo de trabajadores, sino para una comunidad entera, la cual bien se sabe que va más allá de las fronteras nacionales, considerando los innumerables extranjeros que, en cada partido, si dirigen, felizmente, al estadio.

Trabajando de Steward en el Estadio Olímpico de Roma.

Fuente

Quiero, por último, y de cualquier modo, recordar que este servicio sigue siendo, aunque debiera seguirlo siendo, ¡el mejor que Italia pueda ofrecer!

¡Gracias por haber leído este artículo!

¡Y hasta la próxima!


Galería de fotos



¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Roma!

Si conoces Roma como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Roma! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)



¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!