Roma, che bella che sei!

Publicado por Anabel Navarro Gómez — hace 7 años

2 Etiquetas: Experiencias Erasmus Roma, Roma, Italia


Ciao erasmusitos!

Sí vengo a hablaros de Roma y no, no me estoy tirando el rollo de hablar a lo itagnolo, realmente estudié un poco de italiano eh. Pero se me ha olvidado bastante (lamentablemente...). El caso es que hace ya más de año y medio que visité esta ciudad llena de piedras viejas que algunos dicen llamar ruinas y que yo, bueno, prefiero no pronunciarme. 

Su belleza es descomunal, como su Colosseo y su cielo brillante como la Fontana di Trevi.

Fui a Roma con la pretensión, como es normal, de visitarla, pero con el objetivo de ver a la preciosa y bonita de mi mejor amiga María, que estaba realizando allí una estancia de erasmus prácticas (véase la definición: "en realidad en mi caso era un erasmus normal porque así constaba en el contrato de erasmus, pero yo trabajé de grrrrratis"). 

Tuve la maravillosa suerte de ir emmm... casi cinco días, del 4 al 8 de octubre (ole ole y ole) porque encontré un vuelo genial en esa compañía que como Voldemort, nodebesernombrada. Llegué a Ciampino y me encontré con dos argentinos y uno de Huelva (lo siento, no hay chiste xD). Todos estudiaban en Valencia y habían decidido coger el vuelo por su maravilloso precio y disfrutar de la bella città eterna.

Así pues, cogimos todos el mismo autobús que nos llevaría a la zona del metro. Yo me bajaba algo antes, pero la verdad es que el trayecto nor sirvió para hacer amistad y convenir que podíamos quedar para el día siguiente dar una vuelta juntos y visitar el Colosseo, pues María trabajaba y por la mañana no podía estar conmigo.

Mejor acompañada de tres hombres que sola, ¿no? jajaja

Cuando llegamos a la parada del metro yo me bajé en Ponte Lungo y ellos continuaron hasta Termini, que es donde está la estación de trenes y el centro neurálgico de Roma. Yo subí a la superficie romana creyendo que estaba en un barrio obrero bastante tiraete. Encontré muy fácilmente su piso con mi maravillosa orientación (y un mapa xD) y ella, afortudamente, ya había llegado del curro. 

Me recibió con los brazos abiertos y pidió jamón. Nada de: "te he echado de menos".. no no, "dame el jamón". Que no, que es broma. Primero me dijo que si no llevaba el jamón no entraba en la casa y luego, al comprobar que lo llevaba, me dejó pasar.

El piso lo compartía con dos italianos. DOS. Oh diooooo! La verdad es que eran increíblemente agradables pero María tenía a veces conflictos con ellos porque comían psata todos los días y eso una mujer no se lo puede permitir jajaja. Uno de ellos, Pepe, había hecho su erasmus en Valencia el año de antes así que hablaba un castellano maravilloso. El otro, bueno, nos entendíamos bien, sep.

Había comido algo en el camino (véase avión) así que yo estaba lista. Necesitaba cambiarme un poco e intercambiar cotis cotis con María. Dicho y hecho, nos dispusimos a dar la primera de muchas vueltas que daría por el centro de Roma esos días.

Visitamos la Piazza di Spagna, la Fontana di Trevi, pasamos por delante del Colosseo, Vittorio Emmanuele y el Panteón entre otros. Os dejo algunas fotis y ya, algo más tarde o mañana (más bien mañana) os cuento que más pasó en esta experiencia en Roma. 


Galería de fotos


¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Roma!

Si conoces Roma como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Roma! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (2 comentarios)

¡Comparte tu experiencia Erasmus!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!