Advertise here

Receta de crepes francesas

Receta de crepes francesas

¡Hola! ¡Espero que estés teniendo un buen día!

Hoy quiero compartirte nuestra experiencia haciendo crepes francesas con nata y nectarinas, entre otras cosas. Se pueden comer con muchas cosas y de muchas formas, depende de lo que prefieras. Se pueden comer dulces o saladas. En Georgia, hay un plato muy famoso llamado «meat blini», que significa algo así como «crepes con carne», porque eso es lo que son: carne picada con arroz y especias en masa de crepe. Hay otra versión muy popular que lleva queso en vez de carne. Son muy fáciles de preparar y si no quieres hacerlos tú mismo, los puedes encontrar congelados en cualquier supermercado; los compras, los haces en la sartén un par de minutos y ya están listos. ¡Son muy baratos!

Pero volvamos a nuestras crepes... Os dejo los ingredientes usamos y una breve receta como prólogo. Luego os contaré cómo las preparamos, fue muy gracioso.

Crepes sencillitas

Ingredientes:

  • 2 huevos;
  • 2 cucharadas de azúcar;
  • 3 cucharadas de aceite de oliva;
  • 1 taza de harina;
  • 1 taza y 1/4 de agua caliente;
  • una pizca de sal;
  • 1 cucharada de yogur natural.

Preparación:

Con todos esos ingredientes, el proceso de preparación es muy sencillo: solo hay que mezclarlo todo. Mézclalo todo bien para que no queden burbujas o ingredientes sin disolver. Cuando lo tengas todo mezclado en un cuenco, ponlo en el frigorífico media hora o así para que aumente de tamaño. Si no quieres esperar media hora, puedes empezar a cocinar directamente, yo creo que no hay tanta diferencia. Yo usé una sartén de 60 cm, por lo que eché 1/4 de taza de mezcla y la consistencia de las crepes quedó bastante bien. Mantén la sartén a bajo fuego y échale un chorrito de aceite, no necesita mucho. Echa la mezcla en la sartén y extiéndela para que la cubra por completo. Ahora espera un minuto o así, y cuando veas que los bordes empiezan a tostarse y la superficie se seca, dale la vuelta y deja que se haga el otro lado unos 30 segundos; luego la sacas y listo. Después haz otro y otro y otro. Nosotras hicimos 10 crepes con la mezcla, y no precisamente pequeños: ¡la sartén era de 60 cm!

Y esa es toda la receta y sus ingredientes, por si queréis echarles un vistazo rápido. Es genial preparar crepes, su preparación es muy simple. ¡Hasta las puedes hacer sin azúcar! Con esos ingredientes, puedes hacer crepes no solo para ti, sino también para más personas. Se comen con lo que sea. Es como el pan, ¡van bien con todo!

Nosotras haciendo crepes

Te explico a continuación porqué preparamos crepes y cómo nos lo pasamos:

Verás, estábamos mi hermana y yo y le dio antojo de comer algo de dulce. En realidad quería tarta o algo parecido, no estoy muy segura. La cosa es que barajamos varias opciones y sugirió hacer crepes, ya que hace unos días había estado hablando de ellas y al final se hizo tortitas. Pensando en la receta, me di cuenta de que teníamos todos los ingredientes necesarios y nos pusimos manos a la obra. Antes de prepararlas, le propuse echarle la nata que suelo hacer y le gustó la idea. Sin embargo, tenía que ayudarme a remover la crema. Sorprendentemente, aceptó. ¡Así fue como nos pusimos manos a la masa!

Receta de crepes francesas

Primero preparamos la nata, que necesita su tiempo para reposar. Mientras reposara, haríamos las crepes.

Para ello, usé agua, que es más ligera que la leche y la propia nata. Herví 1 litro de agua y mezclé 6 cucharadas de harina y 6 cucharadas de azúcar. Cuando el agua empezó a burbujear, eché los ingredientes secos a la cacerola y batí para que todo se disolviera bien. Luego mi hermana la iba removiendo. Tampoco hacía falta que empezara a remover en ese mismo instante, pero le dije que estuviera preparada. Yo mientras saqué mantequilla sin sal y margarina Ona Cream de la nevera para que se templara y de esta forma poder mezclarla con la crema cuando se enfriase.

Al mismo tiempo en que mi hermana removía la crema para que no se pegara, yo busqué una receta detallada; controlaba más o menos los ingredientes, pero no del todo. De hecho, ¡me había olvidado de que las crepes llevaban leche! En concreto, 1 vaso de leche. Y no iba salir a comprar solo por una taza de leche, ¿verdad? A todo esto, a nadie le apetece salir tontamente si fuera hacen más de 30 ºC... Por tanto, pensé que podría usar agua en lugar de leche. Tampoco habría tanta diferencia. Además, tenía yogur natural y podía añadirlo para que la masa fuera más blandita y esponjosa.

Receta de crepes francesas

Mi hermana me preguntaba cada dos por tres si la crema ya estaba hecha; yo la ignoraba mientras mezclaba los ingredientes de las crepes. Puse en un bol 1 taza de harina, 3 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de azúcar, una pizca de sal, 2 huevos no muy grandes, 1 taza y 1/4 de agua y una cucharada de yogur natural. Luego lo mezclé todo. Me aseguré de hacerlo bien para que no quedaran burbujas, hasta que se formó una especie de leche condensada. Ahora sí, ¡la mezcla para crepes estaba lista! La aparté hasta que terminamos la crema.

La nata tardó unos 40 minutos en hacerse. Apagamos el fuego y la dejamos enfriar una vez que estaba densa y con gachas. Para mi hermana fue un alivio. Metimos la cacerola a la nevera una vez que se enfrió fuera ¡No se debe meter directamente al frigorífico! A veces lo hago, cambio la crema de bol, pero esta vez no tenía prisa.

Mientras se enfriaba, preparé las crepes. Usé la ya famosa sartén de 60 cm, le puse un chorrito de aceite, la calenté unos segundos y ¡a echarle la masa de crepes! Vertí un poco, moví la sartén para que la masa se extendiera y la puse de nuevo en el fuego, siempre a fuego lento para que las crepes no se quemen. Menudo chasco cuando se chuscarran, ¿eh? Cuando los bordes se pusieron marrones y se secó la superficie, le di la vuelta sin ninguna dificultad para que se hiciera por el otro lado, unos 30 segundos. Tampoco había que dejarla mucho porque no era gruesa como una tortita. Repetí este proceso 10 veces; en total, ¡10 crepes!

Receta de crepes francesas

Ahora que estaban listas, había que terminar de hacer la crema. Las dos últimas crepes las hizo mi hermana, porque quería probar a ver si sabía. Cuando terminó, quedó un poco de masa. Como tenemos una sartén pequeña, de unos 35 cm, del tamaño de una tortita, echamos lo que quedaba. Salió algo que no se podía llamar crepe, sino tortita, pero olía muy bien y deduzco que estaba bueno... ¡Se lo comió todo ella!

Puse en la batidora eléctrica lo que quedaba de margarina Ona Cream y mantequilla sin sal y las batí hasta que quedaron blancas y esponjosas, después eché la crema. Aunque ya sabéis cómo prepararla, he escrito otros artículos sobre su preparación. Cuando la mantequilla estuvo lista, cogí una cucharada de crema y la añadí al bol mientras la batidora seguía en marcha. Repetí este proceso hasta que todo se mezcló a la perfección. El siguiente paso fue meterla en la nevera; fría queda bien con todo. Al menos a mí me gusta así.

¡Ya estaba todo listo! ¡No teníamos más que comérnoslas! Como estábamos en verano y teníamos en casa muchísima fruta (nectarinas, sandía, melón y melocotones), la usamos para acompañar las crepes. Mi hermana y mi padre se comieron las crepes con nectarinas, decían que estaban buenísimas. Yo no las probé, pero las que yo me comí con nata y mantequilla de cacahuete estaban deliciosas, ¡madre mía! ¡Era una combinación ideal!

Tengo que confesar que las crepes no me vuelven loca; no son esponjosas ni tienen nada especial, así que es difícil que me llamen la atención. No las suelo comer. Cuando mi hermana dijo de hacer crepes, mi intención era hacerlas para ella, pero al final acabé probándolas solo por ver cómo habían salido. Me comí una con nata. Normalmente, prefiero los dulces blanditos y con mucha crema y chocolate, o algo tipo muffin, que no esté tan seco. Lo que más me gusta es la nata, me encanta en cantidades industriales. ¡Podría comérmela sola! Los trifles, unas galletas de nata, ¡me vuelven loca!

Receta de crepes francesas

Qué más puedo decir, a mi hermana le encantaron las crepes, o al menos eso dijo. Quizás lo que le gustó también fue la nata, porque le gusta mucho y es lo que le daba a las crepes ese sabor tan rico. ¡Hasta mi padre dijo que le gustaron, y eso que él no suele comer cosas de estas! Él solo comía pequeñas tortitas que hacía mi madre; a mí de pequeña no me gustaban, pero como eran una especie de premio, me las comía. De niño, si alguien hace algún tipo de dulce, te lo comes aunque no te guste mucho. Eran tiempos difíciles, la verdad. La gente no tenía mucho dinero ni comida y estábamos en guerra... Pero bueno, no quiero hablar de ese tema.

Recuerdo que hace tiempo hice crepes y no quise que fueran las típicas crepes: grandes, que las doblas por la mitad, les pones algo dentro y te las comes. Mucha gente se las come con plátano por dentro y chocolate por fuera, ¿no? Pues yo hice algo distinto que me gustó bastante: corté las crepes en tres partes, cogí la nata que había preparado y la unté en cada uno de los trozos, que luego enrollé. Me quedaron muy monos. Luego les puse cacao en polvo por encima. ¡Qué bonitos y qué buenos! Mi hermana se los comió todos.

Como habréis comprobado, me encanta preparar cosas para los demás. A veces hago cosas y no me las como porque estoy a dieta, o me como un trozo pequeñito. La gente me pregunta por qué no me como lo que hago, me dice «¿es que no quieres? » y cosas así, y yo les tengo que responder «pues la verdad es que no»... ¡Claro que quiero comer, pero normalmente solo pruebo un trozo para ver si ha salido bueno o no y que no me de vergüenza servir lo que he preparado a otras personas! Eso es todo. Tampoco te tienes que comer todo el plato solo porque lo hayas hecho tú, ¿no? Al menos es lo que pienso, ¡espero que estés de acuerdo conmigo!

Receta de crepes francesas


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!