Crêpes dulces | Recetas Erasmus

Crêpes dulces

Publicado por J. B.S. — hace 4 años

Blog: Recetas
Etiquetas: Recetas Erasmus

Muy buenas tardes a todos :)

Hoy hace un día estupendo en Madrid, ni muy caluroso ni muy frío, la temperatura perfecta para poder andar por la calle con una chaquetita fina sin morirte de calor ni de frío.

Hoy me he levantado con ganas de saborear la France de nuevo así que he decidido hacerme unas crêpes muy al estilo francés.                                                    

Por lo tanto, voy a compartir con vosotros mi receta de crêpes dulces, porque, como siempre, me han quedado estupendísimas.                                                        

crepes-dulces-2bd174f442034b715c3d94d8d8

Las crêpes (se pronuncia creps para los que no manejáis muy bien los idiomas) son unas tortitas muy finas que se acompañan con cualquier cosa, tanto dulces como salados.

La gente normalmente come las crêpes como postre con Nutella o nata montada o yogur.

Pues sorpresa, también se pueden comer en caliente con cosas saladas como con 4 quesos, salmón ahumado, tortilla de huevos, pimientos al ajillo, etc.                            

Las crêpes son como un todoterreno, sirven para todo.                                              

Y lo más importante de todo es que son super sencillas de hacer, y para ello necesitaréis muy pocos ingredientes y muy poca cantidad de ellos y en un periquete estarán hechas.   

Yo en este receta os voy a enseñar cómo hacer las crêpes dulces, aunque las crêpes saladas tiene los mismos ingredientes pero con cantidades diferentes.                        

Anyway, empecemos.                                                                                                   

Ingredientes:                                                                         

  • 150g de harina de trigo o de repostería.                                                                        
  • 250ml de leche (también podéis usar de soja, avena, almendra o arroz).      
  • 15ml de aceite de girasol o aceite de oliva virgen extra.                                               
  • 10g de azúcar.                                                                                                                     
  • Extracto de vainilla (opcional aunque recomendado).                    
  • 3 huevos grandes.                                                                                                             
  • Una pizca de sal.                                                                                                                

crepes-dulces-9a51275d32ef1118ea188afb9a

Preparación:                                                                    

Empezamos cogiendo un bol grande y le echamos primero los ingredientes secos: la harina, seguido del azúcar y la pizca de sal.                                                               

Una cosa que no he puesto en los ingredientes es el tipo de azúcar.                        

Si queréis, podéis usar azúcar moreno, pero las crêpes os quedarán oscuras y con un sabor peculiar. Y otra opción es utilizar azúcar vainillado, así potenciaréis el sabor del extracto de vainilla, o también os sirve como sustituto si no tenéis el extracto.                

Si tampoco tenéis azúcar vainillado, os recomiendo echar un poco más de la cuenta de azúcar blanco para que se os queden dulce. Normalmente se suele echar 1 cucharada llena de azúcar, pero yo esta vez usé 4 cucharadas de azúcar y además también le eché el extracto de vainilla, y no tuve sobredosis de azúcar, ni tampoco se quedó muy empalagoso el sabor.       

Otra cosita. Si queréis, como pequeño consejito para que luego no os salgan grumos al juntar la harina con la leche, cuando vayáis a echar la harina en el bol, pasadla primero por un colador chino para que las bolitas compactas queden fuera y así no os costará mezclar todos los ingredientes.                                                                    

Una vez que hayáis mezclado los ingredientes secos añadimos el aceite de girasol y mientras removemos le añadimos poco a poco la leche.                                               

Como os he puesto antes en los ingredientes, podéis utilizar tanto aceite de girasol como aceite de oliva virgen extra.                                                                              

Desde mi experiencia y opinión, ya que son varios años que llevo cocinando crêpes con diferentes ingredientes, os recomiendo usar el aceite de girasol.                       

Más que nada porque el sabor que tiene es más suave y luego cuando os comáis las crêpes no tendrán sabor a aceite. En cambio, si le echáis aceite de oliva virgen extra, sentiréis un regustillo a aceite de oliva mientras os coméis las crêpes. Pero es como prefiráis. A algunos les suele gustar ese saborcillo; y tampoco es que sea muy fuerte, así que no os preocupéis si no tenéis aceite de girasol, podéis usar el otro perfectamente.          

Hay otras personas que en vez de utilizar aceite usan mantequilla derretida. Yo creo que eso también funciona, y me arriesgo a decir que las crêpes quedan mejor con mantequilla, pero hace mucho que no las cocino con mantequilla así que no os lo puedo asegurar al 100%. La próxima vez que quiera cocinar crêpes, las haré con mantequilla y luego os contaré qué tal me han salido.                                                  

Pero en fin, de momento con esta receta vamos a usar aceite porque de todas formas, si es con mantequilla no sé la cantidad exacta que hay que añadir a la mezcla.                

Otra cosa que os he comentado en los ingredientes es la leche. Seguramente haya gente a la que no le guste la leche de vaca o que simplemente no la toma por otros …., así que como sustitutivo de la leche de vaca podéis usar bebida de soja, de avena, de almendra o de arroz.                                                                                   

Digo bebida y no leche porque si vais al supermercado y queréis comprar este tipo de leche, no la vais a encontrar con el nombre leche de avena o leche de almendra; sino bebida de almendra. Más que nada porque la ley no permite escribir sobre los envases la palabra leche si el producto no ha sido procesado con leche animal, sea de vaca, de oveja o de cabra.

Pero no os preocupéis, aunque ponga bebida, sigue siendo “leche”, y el líquido tendrá un tono blanco, aunque no tan blanco puro como la leche de animal, sino que será más bien un blanco tirando a marroncito.                                                               

Nuevamente, desde mi punto de vista y desde mi experiencia, os aconsejo la bebida de avena o de avellana.                                                                                                  

Personalmente, odio con toda mi alma la leche de soja. Me parece realmente repulsiva y soy incapaz de tomármela, ni tan siquiera olerla. Y he intentado beberla de mil formas distintas y usándola en diferentes recetas para así aprovechar la botella (porque no me la iba a tomar), pero nada, imposible.                                       

He intentado tomar bebida de soja con sabor a chocolate y otra con sabor a vainilla, y otra vez nada, igual de repugnante que la natural.                                                     

Es gracioso que le tenga tanto asco a la bebida de soja porque me encanta el tofu, y por si no lo sabíais, el tofu está hecho de soja, agua y coagulante. Quién me lo iba a decir.            

Tampoco soy muy fan de la bebida de arroz porque sabe un poco a en plan arena y como que me raspa la garganta aunque sea algo completamente líquido. No sé, es difícil de explicar, pero también es un poco amargo, así que tras comprar la primera botella, no volví a comprar otra porque sabía que no podría terminarla.                

Para mi las mejores bebidas son la de avena y la de almendra, en ese orden.            

La bebida de almendra es algo bastante dulce para lo que estaba acostumbrada, así que me  gusta tomármela cuando la mezclo con café o si hago algún smoothie o batido.       

En cambio, la bebida de avena me la suelo tomar sola, con los cereales, con miel, etc.        

Así que para esta receta de crêpes utilicé la bebida de avena. Y os aviso desde ahora que, dado al color que tiene esta bebida, el color final de las crêpes fue un tanto oscuritas, pero me quedaron riquísimas.                                                               

crepes-dulces-477798d8f38fc19c347359d62d

Volvamos a la receta.                                                                                                     

Removemos bien toda la mezcla, y cuando quede bien mezclado, añadimos los huevos y volvemos a remover bien. Para terminar, añadimos el extracto de vainilla, tanto como queráis, yo le puse una cucharadita para potenciar bien el sabor y luego una pizquilla de sal. Y volvemos a remover.                                                    

Si la mezcla os queda con grumos, no os desesperéis. A mi esta vez me quedó con grumos pero luego en las crêpes ni se notaban.                                                            

La mezcla la podéis remover con una varilla a mano, no es una mezcla muy espesa o dura como para necesitar la eléctrica, ya que todos los ingredientes se mezclan muy bien con poco esfuerzo.                                                                                          

Pero si queréis usar la varilla eléctrica no hay ningún problema, aunque os aviso que aun así os pueden quedar grumos.                                                                                

Para evitar los grumos, la clave está en la harina y en la forma de echar y mezclar la leche.                                                                                                           

Como os he dicho antes, lo mejor es pasar primero la harina por un colador chino para eliminar los grumos, pero en el caso de no tener colador chino, basta con que en el momento de echar la leche, lo hagáis despacito y sin dejar de remover.            

Pero repito que aunque os queden grumos no es un gran problema, sólo un tanto antiestético a la hora de presentar el plato.                                                                    

Bueno, después de haber mezclado bien todos los ingredientes, dejamos reposar la mezcla y ponemos una sartén grande al fuego a temperatura máxima para que se caliente bien.      

Una vez que esté bien caliente la sartén, bajamos un poco la temperatura del fuego para que no se quemen las crêpes y procedemos a echar un cucharón de la mezcla sobre la sartén.

crepes-dulces-f9748947930390383eb49f97d4

El truco para que se esparza toda la mezcla por la sartén de forma homogénea y circular es que, cuando vayáis a echar la mezcla, cojáis la sartén con la otra mano, y mientras echáis la mezcla, vais moviendo la sartén en círculos muy lentamente para que la mezcla vaya ocupando la sartén mientras da vuelta.                                          

Cuando pase unos 30 segundos más o menos, levantáis una puntita y de ahí tiráis hacia arriba para luego darle la vuelta.                                                                          

Yo, desgraciadamente, aun no manejo bien la sartén como para poder dar la vuelta a la comida en el aire mientras cocino. Lo he intentado algunas veces, pero como mucho lo hago con una tortillita pequeña y ya está.                                                      

Así que para los que sean tan mancos como yo, cuando levantéis una esquinita, ponéis la espátula por debajo y luego giráis la crêpe. O sino, con los dedos levantáis la crêpe con cuidado para que no se rompa y la giráis.                                                 

Os recomiendo que la primera crêpe la hagáis pequeñita en plan de prueba para que podáis probarla y saber si os habéis quedado cortos de azúcar o si habéis echado demasiado.

En el caso de haber endulzado demasiado la mezcla, basta con que le añadáis un poco vasito de leche y medio vasito (de ese mismo vaso de leche) de harina y removéis hasta que se mezcle todo.                                                                             

Si veis que la mezcla os ha quedado muy dura, añadidle un poco de leche hasta que sea más líquida, ¡pero sin pasaros!                                                                                

Si veis que la mezcla es excesivamente líquida, le añadís un poco de harina y removéis. Y lo mismo que antes, sin pasarse o sino os quedará dura y tendréis que volver a echar la leche.

La masa de las crêpes normalmente no se queda pegada a la sartén cuando la echáis, pero si os pasa que cuando queréis darle la vuelta se os rompe porque hay cachos que se os quedan pegados, entonces untad la sartén con un poco de mantequilla cada vez que queráis echar la mezcla para hacer una crêpe.                    

No echéis aceite en la sartén como si fueráis a cocinar una tortilla porque se os va a quedar muy muy grasienta la crêpe, y no debe ser así.                                              

Después de haber probado la primera crêpe y comprobar que todo está correcto, proseguimos cocinando el resto de la mezcla hasta terminar.                                      

Y voilâ! Ya tenéis vuestras crêpes dulces.                                                                 

crepes-dulces-d81b9e26f948d669c9d1b527fd

Para cocinar crêpes saladas, lo único que tendréis que hace es reducir la cantidad de azúcar y aumentar solo un poco la cantidad de sal.                                                   

Eso quiere decir que en vez de 4 cucharadas de azúcar y un puñadito de sal, echad sólo 2 cucharadas de azúcar y una cucharadita de sal. Y no le añadáis el extracto de vainilla. Y ya está.                                                                                                          

La forma habitual de comer las crêpes dulces es untando Nutella dentro y luego enrollándolas, o bien con azúcar dentro.                                                                        

A mi me gusta ser algo más creativa y le suelo poner yogur de kiwi o frutas cortadas como fresa, plátano y melocotón, con trocitos de chocolate o almendra, y al cerrarla, le echo un chorrito de sirope de fresa o caramelo y azúcar para que quede crujientito.

Podéis echarle todo tipo de frutas y yogures, que siempre os quedará igual de bueno. 

También podrías cortar algunas rodajas de queso Brie o queso Camembert con un poco de miel y nueces y un poco de pimienta.                                                               

Y otro consejito basante interesante y que seguro os gusta es que a la mezcla le podéis añadir polvos de cacao o chocolate para hacer crêpes de chocolate, o bien sirope del sabor que queráis. ¡Ya veréis qué bueno os queda!                                      

Yo la verdad que me sorprendí bastante del sabor.                                                        

Si echáis el sirope a la mezcla, con tal de que echéis unas dos cucharadas soperas es más que suficiente para que suelte el sabor y lo notéis cuando comáis las crêpes. 

crepes-dulces-9f2e011bfeac41a748625954db

En cambio, si es en polvo, mejor echar tres o hasta incluso cuatro cucharadas soperas porque sino sólo se os quedarán de color chocolate pero no sabrán a chocolate.                          

crepes-dulces-a8875d29ac66bc92d8810ddf3a

Y eso es todo por hoy.                                                                                                   

Espero que os haya salido tan bien como a mi, y la próxima vez que haga crêpes, subiré fotos con diferentes presentaciones para que os hagáis una idea de con qué alimentos podríais combinar las crêpes :)                                                                         


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!