Advertise here

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Publicado por Nuri Mercury — hace 4 años

A mediados de julio fui a Torino y pasé dos días ahí. Vi los puntos principales como la Piazza Castello, la Piazza Vittorio Veneto, Via Po, la Chiesa Gran Madre di Dio, etcétera... pero había uno al cual no había ido: el parque del Valentino.

De regreso a Lyon, no pude tomar el bus el día que quería así que me vi forzada a quedarme dos días más en Torino. Pues este tiempo extra me permitió visitar este bonito parque.

fuente

Si en Lyon tenemos el Parc de la Tête d'Or, en Torino tienen el Parco del Valentino. Este parque está situado al lado del Río Po (uno de los dos ríos que atraviesan Torino: el Po y la Dora) y cuenta con una superficie de casi 50 hectáreas… ¡es grandísimo! Además, es el parque más viejo de la ciudad de Torino.

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Al principio cuando llegué a este parque, no me gustó mucho. El pasto estaba seco y, teniendo como punto de referencia el hermoso parque francés de la Tête d’Or… pues ya se imaginarán. Sin embargo, el amigo con el que estaba me dijo que siguiéramos caminando, que más adelante me gustaría más. Y tuvo razón.

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

La parte que al principio no me gustó :p

El castillo del Valentino

Lo primero que vimos fue un gran edificio en piedra rojiza. Se trataba del Castillo del Valentino. Me dijo mi amigo que ese lugar era la sede de la Facultad de Arquitectura del Politécnico de Torino. Sinceramente, qué envidia de esos alumnos: ir todos los días a estudiar ahí, ¡vaya que son unos suertudos! Es un castillo muy grande y la fachada principal es más bien piedra blanca. No sé por qué un lado es de un color y otro de otro, pero vaya que sí es bonito. Nosotros no teníamos mucho tiempo, así que no pudimos entrar al lugar. Pero estoy segura de que es un punto muy interesante para visitar con calma. Además, vi en el mapa que dentro de los jardines de ese castillo hay también un Jardín Botánico. Pertenece a la Universidad de Torino. Así que ya saben: si van a estudiar a Torino, elijan arquitectura o botánica para ir a diario al castillo del Valentino :p

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

fuente

Bonito, ¿no? :)

El museo del Borgo Medievale

En este lugar, además de las grandes áreas verdes y del Castillo del Valentino, podrán visitar también el museo del Borgo Medievale. Es un edificio precisamente de estilo medieval. No obstante, a pesar de lo que uno podría pensar, este lugar no data de esa época. De hecho, fue construido en 1884 para la Exposición Universal de Torino.

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Entrada al Borgo Medievale

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Afuera del Borgo Medievale, había un señor tocando el acordeón

Al principio me quedé boquiabierta al ver la entrada a este lugar porque uno no se espera ver un conjunto medieval en medio de un parque. Y cuando supe que no era de época, me sorprendió aún más porque los detalles de su arquitectura recrean fielmente aquellos de los edificios de la Edad Media. En una de las placas del lugar, leí que de hecho es una mezcla de detalles de este museo son auténticamente medievales. Es decir, los encargados de su diseño y construcción se basaron en edificios reales.

Este museo está dedicado a la arquitectura medieval. Hay un parte en la que pueden entrar gratis. Es de hecho una “reproducción” de un pequeño pueblo medieval, con sus diferentes tiendas, casas y talleres. Tiene incluso su propia iglesia. Si desean entrar a las salas interiores, ahí sí tienen que pagar. No recuerdo cuánto era exactamente, pero se me hizo algo caro. Además, el atravesar el patio del Borgo Medieval es más que suficiente para admirar este lugar ^^

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Detalles de la perfección los edifcios medievales

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Con esos detalles, uno creería estar en otra época

Cuando salimos de ahí, llegamos a una de las numerosas áreas de comida del parque. Si les da hambre y que no llevan nada de comer, en el Parco del Valentino pueden comprarse un helado, un panini o una hamburguesa. Si quieren algo más consistente y elaborado, hay también restaurantes propiamente dichos. Pasamos justo frente a uno cuya decoración me llamó mucho la atención: tenía una terraza al exterior, con sombrillas blancas y velas. Además, parecía que la comida estaba bien y los precios no tan caros.

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Uno de los restaurantes del parque

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Y claro, lo que no podía faltar: ¡vendedores ambulantes! "Llévele, llévele, leve su bonito gorro para el niño, la niña, el primo, el sobrino" Eso decían los vendedores... en italiano, claro está :P

Il Giardino Roccioso, o el lugar más tierno del parque

Seguimos caminando y llegamos al que fue mi lugar favorito de este parque: il Giardino Roccioso (traducción al español: “el Jardín Rocoso”). Se trata justamente de un jardín con rocas y unos pequeños “ríos”. Fue construido en 1961, también para una Exposición Universal. ¡Y les quedó hermoso!

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Me gustó mucho no sólo por todas las flores que hay aquí, sino sobre todo por sus instalaciones tan tiernas. Hay varias esculturas metálicas de nada más y nada menos que de… ¡Gatitooooos! :D Yo que amo, que adoro los gatos, que siempre he querido tener uno y que hasta ahora nada de nada, pues me tomé varias fotos en ese lugar :p Había también niños jugando y varias otras personas tomándose fotos con los “gatitos” de metal. Así que cuando vayan, tienen que ser pacientes hasta que llegue su turno; )

Hubo dos esculturas que me llamaron más la atención. Una es de dos faroles sentados en una banca. Están dispuestos de tal forma que parecen una pareja de enamorados... ¡Muy romántico!

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Los faroles, un gatito y yo ^^

La otra que me gustó mucho fue la de un pescador que está durmiendo… y al lado, mientras su canasta de pesca está abierta, se observa a un lindo y pícaro minino que está a punto de darse un festín :P

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Un pescador durmiendo...

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

y un gatito comiendo

No recorrimos todo el parque, es tan grande que se tendría que pasar toooodo un día en ese lugar. Nosotros salimos por una puerta que queda cerca del Giardino Roccioso. Saliendo por ahí, nos topamos con el monumento a Amadeo de Savoia.

Un gran parque y un castillo medieval… ¡en medio de la ciudad!

Horarios

Este parque está abierto las veinticuatro horas del día. Es decir, no cuenta con rejas ni nada que impida que se acceda a la hora que más le convenga a uno. Aunque eso sí, mi amigo me dijo que es mejor ir de día o, que si se va más tarde, es mejor no pasar por la parte donde estaba el “pasto seco” porque es ahí donde a veces hay algunas “banditas”. En fin, bueno, como siempre, hay que tener cuidado en todos lados :)

Pues en conclusión, el gran Parco del Valentino es un lugar que no pueden perderse estando en Torino. Es una de las joyas de la ciudad que les guardará muchas agradables sorpresas :)

Galería de fotos



¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Il parco del Valentino? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!