Mill Road


  - 1 opiniones

Un viaje por Mill Road (segunda parte)

Traducido por Gema Coello Fernández — hace 1 año

Texto original de Madeline Gowers

Hace algunos días, decidí ir por ahí y explorar mi zona. He descubierto un puñado de tiendas nuevas y cafés en calles junto a la mía y he conocido a muchas personas interesantes que las regentan. No obstante, tan solo llegué hasta la mitad de Mill Road antes de parar y volver a casa. Para compensar, volví allí ayer para examinar algunos de los establecimientos del otro lado del puente ferroviario (una zona de la ciudad conocida como Romsey). Si aún no has leído la primera parte de mi aventura, haz click aquí para ponerte al día; cuando lo hayas hecho, ¡espero que disfrutes de la segunda parte!

a-journey-mill-road-44229cb3d877412f6145

Segunda parte

Por el puente

El puente ferroviario de Mill Road está ahora cerrado por mantenimiento, pero, para mi alivio, se puede pasar por la acera de al lado. Subo esta estructura, parando para admirar las obras de arte de sus paredes. 'Respeto y diversidad en nuestra comunidad', leo en uno de los murales; el otro está adornado por banderas de países de todo el mundo. Camino un poco más y me quedo un rato observando los trenes, que llegan a la estación, antes de bajar a la calle de abajo.

a-journey-mill-road-bf5cc363d763dbb421f3

Bebidas, maullidos y batidos

A diferencia de la mitad de Mill Road que exploré en la primera parte, está sección tiene tiendas en ambos lados. Decido comenzar en la acera de la izquierda para volver luego por la de la derecha. El primer lugar que veo es The Earl of Beaconsfield, un famoso pub de la zona, que celebra noches de música en vivo frecuentemente. No me va beber durante el día, pero si lo hiciese, seguro que estaría genial sentarse y disfrutar de una pinta en el jardín de la cerveza.

a-journey-mill-road-7e70c3d7dfadad6b3baf

Paso por delante de un par de casas y llego al siguiente bloque de tiendas. Ninguna de ellas me llama especialmente la atención: hay una agencia inmobiliaria, un salón de belleza y un salón de bronceado y no puedo decir que me necesite ninguno de esos servicios ahora mismo; no obstante, me gusta el Black Cat Café, la cantidad de flores en Cambridge Floral Design y los asientos afuera del café Tradizioni, que conjuntan con la bandera italiana.

a-journey-mill-road-3abb4dfd7ec9937052eb

Tan solo me llama la atención un establecimiento: Urban Larder. Me dan dicho cosas muy buenas sobre este pequeño café, pero nunca he ido a echarle un ojo. Me pido un batido de chocolate y me siento junto a la ventana. Me traen la bebida muy rápido y me sorprendo para bien de su sabor: los batidos pueden ser traicioneros. Diez minutos más tarde (la Wi-Fi gratuita me distrae un poco) vuelvo a salir a la calle.

a-journey-mill-road-eaae4b0e851411f0436f

Comida: de cultivo local e importada

Llego a Tesco Express, otra de las tiendas algo problemáticas de Mill Road. Peco y entro a comprarme algo de comer. Después, paso por Hilary’s Wholesale, una tienda de frutas y verduras con paredes tan coloridas como sus productos. Mucha de la comida que se vende aquí es de cultivo local, pero los productos más exóticos se han importado. Las personas que regentan esta tienda quieren que sus clientes accedan a cualquier tipo de planta comestible, así que se pueden encargar productos más inusuales para que te los traigan desde lejos. Decido no comprar nada hoy, pero volveré pronto. ¿Tres aguacates maduros por 1 £? ¡Por supuesto que sí! Justo al lado está Co-op: es mejor tener todas las cadenas de tiendas en un mismo lugar, supongo...

a-journey-mill-road-79aca48d36c97bed963f

Dos lugares de adoración; una residencia de estudiantes

Poco después me encuentro frente a St Philip’s Church Centre, una casa de Dios, completa con su propio restaurante: el Cornerstone Café. Echo un ojo a través de la ventana y veo que muchas de las mesas están ocupadas. Es viernes por la tarde, así que la mayoría de los que están dentro son personas mayores, pero me imagino este lugar lleno de familias los fines de semana.

a-journey-mill-road-2174870e08673bfec40a

Sigo caminando y me doy cuenta de que se están acabando las tiendas para dar paso a las casas. Hay dos establecimientos que parecen almacenes, así como un supermercado One Stop y un restaurante Subway, pero, quitando eso, esta zona es más bien residencial.

a-journey-mill-road-df68134405d3fd918ccc

Finalmente hay un claro y aparece un gran edificio moderno a mi izquierda: la mezquita Cambridge Central Mosque. Está lleno cuando llego (el viernes es el día festivo de los islámicos), pero consigo echarle un vistazo a este templo de adoración. Hasta ahora, no tenía ni idea de que existía, pero estoy muy contenta de que sea así. Hasta hace poco, la comunidad musulmana de Cambridge tenía que conformarse con una pequeña mezquita en Mawson Road y estoy segura de que se están beneficiando muchísimo de esta expansión.

a-journey-mill-road-e0dd0eca203608d2f558

Justo al lado de este edificio veo otro parecido que también es nuevo. Resulta ser el Cam Foundry, una residencia de estudiantes. Desde fuera parece algo pretenciosa, aunque me imagino que está bastante lejos del centro de la ciudad desde aquí. Un poco más abajo veo el Brookfields Hospital y su famoso Edge Café. Decido que ya he "hecho" este lado de la calle, así que cruzo la acera y comienzo mi camino de vuelta por el otro lado.

Medicina china y política británica

El primer lugar con el que me encuentro en este lado de la calle es con Sunrise Chinese Medicine, una clínica de acupuntura. Me interesa mucho la medicina alternativa (lo sabréis si habéis leído mi artículo sobre el festival Lo Spirito del Pianeta), pero no me atreví a entrar a esta tienda sin ninguna dolencia. Quizás me pase por allí la próxima vez que me duela algo...

a-journey-mill-road-04929a3a59af9f68d2f3

Sigo caminando (pasando por el Royal Standard Pub, que tiene una estupenda carta de cervezas belgas) y después me detengo un minuto en la entrada de Romsey Town Labour Club. Ahora este edificio está abandonado (creo que lo van a derrumbar pronto y lo van a convertir en un bloque de viviendas), pero solía ser un punto de reencuentro para los sindicalistas. Un poco más allá veo el equivalente del partido conservador: una estructura de ladrillos rojos con ‘Club Salisbury House’ escrito en ellos. Creo que ahora está en alquiler.

a-journey-mill-road-d5580d0313df2a130055

Baños y sótanos

Mientras continúo mi viaje, me doy cuenta de que hay bastantes tiendas de baños y muebles: a un lado de la calle está Cambridge Bed Centre; en el otro está Cutlacks, una tienda de cosas de casa.

a-journey-mill-road-492f4690b5ddbba9413b

No tengo pensado mudarme de casa pronto, así que paso de largo y, no mucho más allá, me encuentro en Relevant Records, un pequeño y encantador café que tiene una tienda de discos en el sótano. Inmediatamente me sorprende lo agradable que son los dependientes que trabajan allí y decido sentarme y pedirme algo de comer. Un sausage roll más tarde ya me encuentro en el piso de abajo, investigando los álbumes de todo tipo de géneros. Hay un hombre bailando en una esquina al son de la música que sale de uno de los tocadiscos; ¡me sorprendería si se va con las manos vacías!

a-journey-mill-road-672a44f18d26a66ef6a2

Bienes de segunda mano y comida italiana

La siguiente parte de Mill Road es probablemente mi favorita y esto es en gran parte gracias al conjunto de tiendas benéficas y tiendas de antigüedades que hay por aquí. La primera de ellas es The Children’s Society, una tienda de segunda mano que apoya a los niños y adolescentes desfavorecidos. Me compro una guía de viajes de Goa (uno de los destinos a los que tengo muchas ganas de ir) y la mujer de detrás del mostrador me desea suerte en mis aventuras.

a-journey-mill-road-cae68061f729d4a276c6

Antes de continuar con las tiendas de segunda mano, le echo un vistazo rápido a Limoncello, una charcutería italiana que no he pisado en años. Por toda la pared se encuentran los suculentos alimentos de los que disfruté con mi familia de acogida durante mi año fuera: las galletas Pan di Stelle y el atún enlatado Rio Mare son los primeros de muchos productos que reconozco. Por desgracia, estoy demasiado llena como para probar sus platos, aunque el menú tiene muy buena pinta ¡y volveré pronto!

a-journey-mill-road-bc95182d6fe8e0de2921

Continúo explorando tesoros que ya han sido amados en The Old Chemist Shop Antique Centre. Un hombre mayor está sentado detrás del mostrador, muy concentrado en una novela. Levanta la mirada momentáneamente para saludarme y continúa con su lectura. Tengo todo el sitio para mi y me lo paso genial yendo de habitación en habitación. Cuando llego a la sección de la parte de atrás (que está repleta de vestidos vintage), de repente me azota una sensación de déjà-vu. ¿Puede ser que mi madre me trajese aquí hace una década? Le preguntaré la próxima vez que estemos juntas.

a-journey-mill-road-35b2c04b96f27b2f941f

Ropa antigua y reparación de bicicletas

A continuación está la librería RSPCA, que está llena de volúmenes fantásticos que se pueden conseguir por una parte de su precio original. Me compro uno sobre viajar sola cuando eres mujer; ¡por solo 95 p!. Después, tras pasar por la colorida tienda de bicis Greg’s Cycles, llego al destino final del día: Romsey Mill Charity Shop. De nuevo, me sorprendo para bien cada vez que veo la etiqueta del precio aquí. Al final no compro nada, pero sé dónde ir la próxima vez que necesite ropa barata y de buena calidad.

a-journey-mill-road-8a484923b4d7809f505a

Todo lo bueno se acaba

Un par de restaurantes de kebab más tarde ¡y ya estoy de vuelta en el puente! Mi estómago está lleno de comida, mi bolso está repleto de libros nuevos y mi corazón rebosa alegría. Me lo he pasado en grande explorando mi zona y, como dije en mi post anterior, os recomiendo encarecidamente que salgáis y hagáis lo mismo. Parafraseando a Gladys Knight: "A veces, las mejores cosas están justo delante de ti; solo lleva algo de tiempo verlas".

Galería de fotos



¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Mill Road? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!