Tsandili, un postre saludable

Tsandili, un postre saludable

Presentación

Hola a todos, ¡espero que os esté yendo todo bien!

En este artículo, os voy a contar un poco acerca de este plato. Tiene varios nombres, pero nosotros nos referimos a él como Tsandili aquí en Kajetia (Georgia). Bueno, también se le llama Korkoti, Kolivo o Kolio. El caso es que yo le llamo Tsandili, así que yo me voy a referir al plato por este nombre y vosotros decidís como queréis llamarlo.

Para ser francos, adoro el Tsandili y puedo atiborrarme de él, es imposible que me harte. Este plato es una maravilla y está para chuparse los dedos, no es muy copioso ni nada por el estilo. Cuando lo como, no me siento lleno, por eso no paro de comerlo y ni se me pasa por la cabeza parar.

Puestos a confesar, la primera vez que lo probé fue en un funeral. Es un plato típico de los rituales y generalmente se sirve cuando se ha muerto alguien y lo entierran. Para que lo sepáis, no se prepara habitualmente en días normales, y por ende, no es un plato muy usual. Osea, se sirve en los «Kelekhi», reuniones sociales típicas en Georgia celebradas tras un funeral, y a nadie les gusta evidentemente. No esperéis encontrarlo en sitios normales y corrientes y ni siquiera se vende en todos los lados. Como ya había dicho, no es común que la gente lo prepare en casa.

Durante los entierros, se suele servir frío en copas altas no muy grandes. Me acuerdo que, cuando era pequeña, estando en un funeral, nos comimos la copa que estaba frente a nosotros en la mesa y nos llevamos algunas copas más de la mesa para apartarnos del lugar y comérnoslas. Fue una pasada. En el entierro de mi bisabuela, había Tsandili a rebosar que pusieron en grandes boles. Nos dieron permiso para comer cuanto quisiésemos, nos pusimos tan contentos ese día. ¡Incluso sobró! Es maravilloso cuando no tienes pegas para hacer algo.

En fin, este plato está de lujo y simplemente me encanta. Cuando era pequeña, no sabía que era un plato típico de rituales y que lo preparaban para entierros. Siempre me preguntaba por qué no se preparaba en casa o en cualquier otro lugar. Cuando lo comprendí, hace un par de años, me di cuenta de que solo lo encontraría en los funerales. Sin embargo, prepararlo no es tan difícil. No es tan grave comerlo en casa, es como cualquier comida. El otro día tuve mucho antojo de Tsandili, hacía ya algunos años que no lo había comido. Por eso, decidí prepararlo yo misma ya que no había ningún sitio en que lo vendiesen.

Busqué en Google la receta durante un buen rato para encontrar la mejor de todas. Quería que fuese fácil de preparar y rico, como el que probé. Estaba muy decidida de que era lo que quería. Me llevó un buen tiempo, pero lo conseguí. Aún así, no era exactamente lo que buscaba. Las veces que lo he probado ha sido Tsandili preparados por mis tías o abuelas. Nunca había podido ver el proceso de preparación ni nada de eso en los funerales y nunca sabía quién los había preparado, por lo que no podía preguntar a esa persona cómo se hacía.

Tsandili, un postre saludable

Reuniendo los ingredientes

Encontré recetas tanto en georgiano como en inglés. Evidentemente, las recetas en georgiano me vendrían mejor. Me topé con una que me pareció interesante y útil, así que decidí hacer mi Tsandili con esa receta y comprobar si merecía la pena o no. Necesitaba los ingredientes, así que hice una lista y me fui de compras. Aunque no estaba muy seguro de dónde comprar el trigo, se me ocurrieron algunos lugares en donde podría estar, y es ahí cuando me dirigí al bazar del final de mi calle. Normalmente voy al bazar cuando tengo que hacer algunas compras, suele haber muchas cosas disponibles. Supongo que las grandes superficies, como el Carrefour de East Point en Tbilisi, venden trigo. No lo tenía yo tan claro, y aunque estuviesen a veinte minutos andando de mi casa, no fui allí al final. Preferí ir al bazar, ya que tiene más posibilidades de tener trigo.

Bueno, los ingredientes principales que necesitaba eran trigo, nueces, miel, pasas y azúcar. No obstante, el Tsandili que yo recordaba contenía más cosas. En mi plato, pusieron nueces en escabeche, lo que daba un sabor único y especial, así que quise agregarlas en el Tsandili que iba a preparar, pero no son muy baratas. Sinceramente, era posible que no se pudiesen comprar en todos los lados, por lo que tendría que buscarlas probablemente en supermercados.

En primer lugar, fui y compré el trigo. Puede ser bulgur o integral. Necesitaba integral y lo encontré en el bazar, que tenía muchos tipos de guisante, arroz, macarrones y harina. Al comprar el trigo, estaba muy contenta. Pensaba que no lo encontraría en el bazar y que tendría que buscar en otros sitios.

Tsandili, un postre saludable

Después de eso, tuve que comprar nueces porque las que tenía en casa no eran tan buenas. A ver, no sabían tan bien y estaban algo pasadas. Quería que el plato fuese perfecto, así que quería unas frescas que hubiese elegido al dedillo, sino hubiese desperdiciado mi tiempo y mis esfuerzos en algo que no me habría gustado del todo. Puesto que ya estaba en el bazar, me puse a buscar las nueces. Había una mujer con unas nueces muy apetecibles a la vista, por lo que me decanté por las que tenía y le pregunté el precio. Bueno, fueron alrededor de 30 laris georgianos (un poco más de 7 euros) por kilogramo, así que me llevé aproximadamente 300 gramos. A la gente del bazar no les gusta que le digas que quieres una cantidad determinada de gramos porque están acostumbrados a pesar y redondear las cantidades a medio kilogramo, o a uno o dos kilogramos. Una vez fui con un amigo a comprar kiwis, y cuando le pedimos a la empleada que queríamos cuatro piezas, nos empezó a gritar y se negaba a vendérnoslo. Fue una experiencia extraña porque no sabíamos qué le llevó a enfadarse tanto. Luego, se me iluminó la bombilla y saqué lógica de todo ello: a esta gente no le gusta que le digas una cantidad en específico porque se sienten burlados. Quieren que compres más para que te cobren más, y si no te ven tan seguro de tu opción, te intentan embaucar para que aumentes tu compra con más peso del producto o con otras cosas que no necesitas realmente (el bazar vende muchísimos productos), a no ser que seas un cocinero o vayas a organizar un evento multitudinario. Os aviso, no os paséis de simpáticos y no compréis nada que consideréis innecesario, os pueden hacer el lío para que gastéis más el dinero en cosas que ni siquiera te hacen falta.

Tsandili, un postre saludable

Volviendo al tema, me faltaban aún algunos ingredientes y sabía que podía encontrar las pasas en el bazar o en un gran supermercado. En los súper, podía elegir las pasas que yo quisiese por mí misma, mientras que en los bazares son los empleados los que las eligen. Son los del bazar quienes cogen las pasas y las ponen en bolsas de plástico sin que te den opción a elegir las que quieres. En los súper, nadie te puede decir nada, por lo que me fui al supermercado Fresco que tenía al lado de casa y me pillaba de camino. Además, los precios del súper rondaban los del bazar, no haría una gran diferencia en mi cartera y solo necesitaba 200 gramos. Como ya he mencionado, comprar esa cantidad en un bazar puede ser muy arriesgado, así que prefiero el supermercado para esto.

Como os iba diciendo, el Tsandili se prepara principalmente con trigo, nueces, pasas y miel. También puedes agregar más ingredientes, depende sobre todo de lo que quieras en tu plato. Si quieres que sea abundante, puedes añadir tantas cosas que no te daría la cabeza para imaginarlas. Supongo que la mayoría de personas ponen frutos secos o frutas en escabeche. Personalmente, me gusta y lo hace más rico si tiene muchas cosas.

Ahora pasemos a mi plato de Tsandili y su método de preparación.

Ingredientes:

  • Trigo integral, 600 gramos.
  • Nueces, 300 gramos.
  • Pasas, 200 gramos.
  • Miel, 250 gramos.
  • Vainilla.
  • Cerezas en escabeche (opcional).
  • Nueces en escabeche (opcional).

Método de preparación

Antes que nada, empieza por preparar el trigo y cocinarlo. Se necesita algo de tiempo para que se prepare. Por eso, es mejor si lo pones al remojo hasta que se termine de preparar, ya que así el trigo está mojado y es más fácil de cocinar. Eso mismo es lo que se suele hacer con los guisantes, el arroz, entre otros (se ponen a remojo por la noche). Yo puse el trigo en agua caliente una noche para cocinarlo al día siguiente. Así esperaba que no tardase mucho en cocinarlo ya que hay que hacerlo muy bien, y si me llevaba un día entero, me vendría fatal porque nadie tiene el tiempo suficiente para esperar a que algo se cocine. No puedo estar todo el día en casa prestando atención al trigo.

Tsandili, un postre saludable

Hay algunas formas de preparar el trigo. Primero, se puede coger el trigo remojado y ponerlo en una cacerola. Luego, echa agua hasta que sea el doble que la cantidad del trigo. Espera a que se cocine bien a fuego lento. En principio, se tiene que absorber el agua, así se puede saber si está listo. Podría no estar listo aún, o quizás pudiese ser que no se haya absorbido todo el agua. No sabrás con certeza si ya está preparado, por lo que debes probarlo de vez en cuando para ver si ya se ha cocinado o le falta un poco más. Cuando pienses que ya está listo, mira el agua por si queda mucho. Tienes que sacarla, y si queda un poco, puedes aprovecharla para cuando agregues el resto de ingredientes.

La otra manera de cocinar el trigo es prácticamente igual. Cuando esté cocinado y hecho, lo retiras del fuego y lo envuelves en paños. Déjalo así en un lugar templado. Si queda algo de agua, tienes que quitarla de la cacerola. De está forma, lo puedes dejar en un sitio cálido durante un rato.

Después de cocinar el trigo, no hay nada que sea especialmente difícil para la preparación. Es decir, solo tienes que añadir los ingredientes al trigo ya cocinado.

Primero que todo, lava las pasas y ponlas a remojo durante un par de minutos. Después, sácalas y sécalas con una toalla. Si pones otros frutos secos, como albaricoques secos, tienes que hacer lo mismo: remojarlos y secarlos de la misma forma. Tal vez te convenga trocearlo para reducir el tamaño de las piezas, es totalmente opcional. Sin embargo, es mejor si están en trozos pequeños, así no se hacen tan evidentes a la vista y se mezclan con el plato más fácilmente. Probablemente acaben esparcidos por todo el plato y con cada bocado puedas notarlos.

Tsandili, un postre saludable

Para continuar, trocea las nueces. Intenta que queden trocitos chicos. En mi caso, imité la forma en la que se trocean para hacer el dulce georgiano más popular, el Gozinaki. Sin embargo, no se trocea tan simplemente porque se necesita mucho tiempo para hacerlo. No le conviene a nadie, ya que todos tenemos cosas que hacer y no podemos perder el tiempo. Creo que se puede hacer de otras formas. Una vez, estábamos haciendo Gozinaki y decidimos trocear las nueces con una maquina cortadora que tenía. La verdad es que el resultado fue satisfactorio y se cortaron sin ningún problema, aunque también hay que decir que eran trocitos algo finitos. Puede ser que fuese el tiempo (solo la activamos una o dos veces y fue menos de un minuto). Aún así, me pareció un buen resultado y decidí trocearlos de esta forma. Usé la máquina y salió perfectamente. Si no quieres trocearlos, puedes aplastarlos un poco y ponerlos en el plato, o incluso enteros, según más te guste. Hay gustos para todos los colores, así que depende realmente de ti, de tus gustos y preferencias.

Si quieres añadir otros ingredientes, como cerezas o nueces en escabeche, hazlo después de cocinar el trigo. En una receta que he encontrado por Internet, ponían una taza de cerezas blancas en el Tsandili. A mi no me gustan mucho las cerezas blancas en escabeche y no las añadí en mi plato. Por lo contrario, fue una buena idea agregar nueces en escabeche. Ya me comí una vez un Tsandili con estas nueces y me gustó mucho, así que las puse de nuevo.

Tsandili, un postre saludable

Se pueden comprar las nueces en escabeche en cualquier supermercado. En Georgia, tenemos la marca Kula, que comercializa distintos tipos de productos en escabeche dentro de un tarrito muy mono. Mi madre siempre los compra y les encanta, sobre todo los higos y mandarinas en escabeche. También les gusta las nueces, pero no las compra siempre porque a veces escasean en los supermercados. Fui al supermercado Fresco, pero no los tenían. Por ello, me fui al Carrefour de East Point. Ahí puedes encontrar de todo, así que compre las nueces en escabeche y me las llevé a casa. ¡Ya estamos listos para la mezcla!

No he mencionado nada de la miel porque ya tenía en casa. Normalmente la compramos y la almacenamos. Si no tienes miel en casa, siempre puedes comprarla en grandes superficies, aunque el coste es elevado.

Cuando el trigo está preparado, solo tienes que añadir las pasas, las nueces y la miel, así como los ingredientes en escabeche. Pon la cacerola en el fuego y deja que hierva un poco. Después de que el plato esté listo, lo puedes dejar así o envolverlo con trapos en un sitio templado. Cuando se enfríe, puedes meterlo en el frigorífico ya que se suele servir frío. Tampoco pasa nada si no lo pones en el frigorífico, te lo puedes comer así. Es la preferencia personal de cada uno.

Comer Tsandili es muy bueno, saludable y rico. No estaría mal que lo comieses de vez en cuando. Hazme caso, una vez que lo pruebas, verás que todo ha merecido la pena y te encantará. ¡A todo el mundo le gusta cuando lo prueba! Además, si le metes más cosas y los pones en tu plato, será más delicioso y le gustará más a los comensales. Como puedes ver, es muy simple prepararlo. Simplemente tienes que cocinar el trigo, agregar unas cuantas cosas más y dejarlo hervir de nuevo. Cuando quieras prepararlo, recuerda dejar el trigo a remojo una noche o al menos un par de horas. De esta forma, ahorrarás tiempo y evitarás una larga espera hasta que se prepare.

Tsandili, un postre saludable

Bueno, como ya te había dicho, el Tsandili es uno de mis platos favoritos. Es un postre porque es dulce con la miel. Si quieres que sepa más dulce, puedes añadir más miel o azúcar. Normalmente añaden más azúcar también porque se pretende conseguir un sabor dulzón, está más rico así. No obstante, no me gusta cuando los platos están muy dulces, así que me bastaría con un poco de azúcar. Depende principalmente de la dulzura de la miel y del azúcar. Yo siempre aconsejo probarlo primero antes de servirlo, así podrás saber si está en su punto o le falta un poco más. El último caso es el ideal ya que puede ir echando ingredientes poco a poco hasta que estés conforme con el resultado. Si te has pasado con los ingredientes, ya no hay mucho que se pueda hacer al respecto.

Hay otra cosa más que ya he mencionado sobre el Tsandili, su uso ritualístico, en funerales y su preparación para los que han fallecido. Después de buscar información acerca del Tsandili, encontré algunos hallazgos, como que no siempre fue un plato típico para estos rituales. Resulta que hace algunos siglos la gente lo consumía a diario, lo comía cuando le apetecía y era un plato más sin ningún tipo de singularidad. Hoy en día, su preparación se reserva únicamente para los «Kelekhi». Pienso que no debería ser así y que la gente debería hacerlo en casa cada vez que les de la gana. Es un plato delicioso y saludable, contiene pasas, miel, nueces y trigo integral, ingredientes naturales y llenos de vitaminas. Son muy beneficiosos para nuestra mente y organismo. Hasta que te decidas, cada vez que estés comiendo dulces, como una tarta o galletitas, ten presente que existe este plato magnífico llamado Tsandili y que lo puedes preparar y servir. ¡No necesitarás ni tartas ni postres del estilo!

Tsandili, un postre saludable

Siempre creí que su preparación era bastante complicada y que quienes lo hacían gastaban mucho tiempo y esfuerzo para prepararlo muy bien. Me llevé una grata sorpresa con su preparación. Ya sabes, en los funerales suele haber mucha gente y hay que cocinar mucha cantidad para todos los asistentes. Si necesitases preparar muchas porciones, entonces la tarea sería más difícil porque es tarea más compleja controlar el sabor y la calidad del plato, pero para mí siempre ha estado sorprendentemente bueno. Sin embargo, es aún mejor cuando tienes mucha cantidad de ingredientes y no te pasas añadiendo ninguno de ellos.

Espero que este plato os llame la atención y consideréis mis consejos si vais a prepararlo alguna vez. He leído un comentario en alguna parte de que, en verdad, se vende Tsandili en los supermercados. No sé a cuál se estaba refiriendo la chica de los comentarios, pero voy a investigar sobre ello. Estaría genial si lo venden en los súper o en otros lugares. Si fuese el caso, podría comprarlo y comérmelo sobre la marcha.

Ya termino, ¡espero que lo disfrutéis y que tengáis un buen día!

Tsandili, un postre saludable


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!