Pancakes con plátano | Recetas Erasmus

Pancakes con plátano

Publicado por J. B.S. — hace 3 años

Blog: Recetas
Etiquetas: Recetas Erasmus

¡Muy buenas a todos!

Hoy vengo a enseñaros una receta que seguramente nunca olvidaréis y que encima está buenísimo; una receta para aprender a hacer pancakes de plátano.

Los pancakes también son concidos como tortitas en España y panqueques en los países de Sudamérica. Son muy parecidos a las crêpes típicas de Francia, pero la diferencia está en las proporciones de los ingredientes que se usan para la mezcla y la levadura.                    

La levadura es lo que hace que los pancakes salgan esponjosos en comparación con las crêpes que normalmente suelen ser más finas y planas.                                         

También se suele usar maicena, pero si en alguna receta véis pancakes con maicena, no os fiéis.                                                                                                       

En mi opinión, creo que para cocinar pancackes lo mejor es usar levadura porque no da un sabor tan fuerte como el de la maicena y además se usa menos cantidad. Pero en fin, esta vez no usaremos levadura.                                                                          

Esta receta en concreto es super sencilla y sólo necesitaréis nada más y nada menos que dos ingredientes: huevos y plátanos (y una pizquilla de extracto de vainilla para los más golosos).  

Más adelante subiré otra receta con las instrucciones para hacer las originales tortitas americanas y pondré aquí el link para que le echéis un ojo, ya veréis que sencillo es ;)     

Esta receta de pancakes de plátano la descubrí cuando estuve de Alemania realizando mi Erasmus prácticas un día que no sabía qué desayunar por la mañana del Domingo y no tenía muchas cosas en la nevera. Si no recuerdo mal, los ingredientes que tenía en la nevera no daban mucho juego para cocinar, creo recordar que tenía un par de huevos, mantequilla, mandarinas y plátanos, queso gouda rallado, leche de soja, mermelada y vainilla líquida.   

Lo peor de todo es que en Alemania (y creo que en la mayoría de países europeos) los domigos normalmente todo está cerrado. Absolutamente todo. Los supermercados ni siquiera abren un par de horas por las mañanas. Sin embargo, los pequeños comercios tipo chinos en Madrid si que permanecen abiertos los domingos durante todo el día, pero tod está carísimo y, sinceramente, no renta para nada comprar algo de ahí.                                      

Por eso la gente normalmente suele hacer la compra los Sábados, porque al contratio de los Domigos, todo está abierto durante todo el día. Pero, desgraciadamente, yo no aprendía esa "norma" hasta que casi me tuve que ir. Y todo porque en Madrid los supermercados suelen abrir los Domingos por las mañanas por si algún rezagado se ha olvidado de hacer la compra durante la semana, vamos, gente como yo. Es por eso que me costó bastante habituarme a los horarios de compra de Alemania.                                                                      

Pero en fin, lo mejor de todo es ser creativo con lo poco que se tiene y fijo que encontraréis algo para cocinar.                                                                                      

Así que al darme cuenta de las pocas cosas que tenía, me puse a buscar por internet cómo cocinar los pocos ingredientes que tenía ese día y justo me topé con los pancakes de plátano. Es gracioso porque recuerdo que ese día me desperté con ganas de pancakes pero como no tenía ni harina ni levadura me quité esa idea de la cabeza. Jamás se me habría ocurrido que podría hacer pancakes sin utilizar esos ingredientes.                                   

Quién me iba a decir que justo podría hacerlos con dos de los ingredientes que tenía. ¡Menuda grata sorpresa me llevé!                                                                                 

Desde ese momento los pancakes de plátano se convirtieron en un imprescindible para los desayunos de los fines de semana, e incluso después de volver de Alemania a Madrid tras mi Erasmus sigo preparando pancakes para desayunar los Domingos a la hora del brunch. Es una pequeña costumbre que he cogido. Pequeña y buena costumbre.                                        

No sé si muchos sabréis lo que es el brunch, pero es un término americano que se refiere al momento entre la hora de desayunar y la hora de la comida: breakfast + lunch. ¿Lo pilláis?

Vamos, lo que viene a ser el almuerzo para un español, a eso de las 11h30 más o menos; el momento para tomarse unas tapitas con algún refresco o un café.             

Estos pancakes se suelen acompañar con mantequilla que se suele poner sobre los pancakes calenties para que absorben mejor la mantequilla, y luego se les añade sirope de arce típico de Canadá; buenísimo, aunque a mi me encanta echarles mermelada de frutas o yogur de fresa por encima.                                                        

La verdad es que el sirope de arce es bastante complicado de encontrar en España, si eso lo podréis encontrar en El Corte Inglés pero es bastante carillo, así que podríais sustituirlo con sirope de caramelo, o como hago yo, con mermelada de frutas. Para gustos, colores :)       

Hay muchísimas formas de hacer las tortitas de plátano, pero yo os explicaré cómo hacerlo de la manera más sencilla posible, ¡y super rápido! En menos de 15 minutos estaréis comiéndolos. Asegurado.                                    

Sé que me repito bastante con lo de super rápido y sencillo, pero es que es verdad, en un abrir y cerrar de ojos está hecho.                                                                          

Los ingredientes que os dejo ahora son para 2 o 3 pancakes, normalmente suficiente para una persona si se acompaña con un té o un café; y dependiendo del tamaño que queráis darle a los pancakes.                                                                                  

Ingredientes:                                                               

  • 1 plátano maduro que esté ya bastante blandito para que sea fácil de aplastar (cuanto más negra sea la cáscara, mejor).                                       
  • 2 huevos de tamaño mediano.                                                                     

Instrucciones:                                                      

Cogemos el plátano madurito, y lo aplastamos con un tenedor en un bol. Hay que aplastarlo bien, hasta que quede en plan como una textura gelatinosa. Da igual si quedan trocitos sin triturar, tampoco hace falta que quede líquido.                               

Yo, personalmente, me gusta más triturar el plátano con el tenedor que con una batidora, porque queda como con trocitos que eso luego a la hora de cocinarlo, cuando vayáis a coméroslo, me encanta encontrarme con esos trocitos en la boca para masticarlos.    

No sé, a lo mejor es una rareza mía, pero si preferís hacerlo con una batidora, cómo queráis, el resultado seguirá siendo el mismo.                                                              

A continuación, una vez que habéis triturado el plátano, añadidle los dos huevos y removed hasta que se haya mezclado bien el huevo con los plátanos. Debe quedar una mezcla consistente, no muy líquida pero tampoco muy espesa y pesada.             

Por último, añadidle una pizquita de sal y, si queréis, añadidle también una gotita de vainilla líquida para potenciar el sabor, pero eso es optativo; el plátano ya está bastante dulce de por si como para añadirle vainilla o azúcar. Pero yo soy bastante golosa, por eso me gusta potenciar el azúcar en todo.                                                  

Después, poned a calentar una sartén al máximo, para que se caliente rápido. Cuando veáis que se ha calentado, bajadle el fuego a un poco más de la mitad.       

Si la sartén que tenéis es antiadherente no hace falta que le añadáis mantequilla o aceite sobre la superficie, pero en el caso de que no lo sea, os recomiendo que en vez de echarle aceite para que no se os pegue, le echéis un poquitín de mantequilla; así las tortitas estarán más jugositas.                                                                            

Si queréis también podéis añadirle la mantequilla a los que tengáis sartén antiadherente, que total, cuando estamos de Erasmus a todos nos hace falta unos kilitos de más.                

pancakes-platano-441a19cc22118ffe48ed55a

Después de haberle añadido una capa finísima de mantequilla a la superficie de la sartén, echad la mezcla de plátano y huevos en la sartén.                                          

A continuación, en el momento que echáis la mezcla, no giréis la sartén para que ocupe más espacio la tortita, basta con que aplastéis con el cazo sopa un poquito para que no quede muy gordito y ya. Tampoco hace falta que sean muy pequeñas, pero tampoco las queremos muy grandes y delgadas como si fueran crêpes.              

pancakes-platano-f8a1edc321b53662f3fea2c

Otra cosa que le podéis añadir son chispitas de chocolate. Podéis añadirlo o bien una vez vertido la mezcla sobre la sartén, o bien sobre el bol con la mezcla antes de verter la mezcla.

Cuando veáis que los bordes empiezan a secarse (un minuto y medio más o menos después de verter la mezcla) le dais la vuelta para que se cocine por el otro lado. Y lo mismo que antes, pasado un minuto y medio más o menos retiráis la tortita y la ponéis sobre un plato.         

Repetid lo mismo con el resto de la mezcla.                                                             

Una vez que hayáis terminado con toda la mezcla, servid rápidamente con sirope de arce, mantequilla o mermelada sobre la tortita para que se absorba mejor.             

pancakes-platano-e725fa7362a84a8f0d0288c

*Consejos:                                                                

El plántano que vayáis a usar que sea más bien grande. Si utilizáis uno pequeño la mezcla os quedará muy líquida y envez de hacer tortitas os acabarán saliendo crêpes.                              

Los huevos intentad que sean de tamaño M. Si usáis tamaño S, la mezcla os quedará muy pastosa y los pancakes quedarán como con muchos bultos y más bien deforme. Pero si usáis huevos de tamaño L, la mezcla será demasiado líquida y en vez que pancakes os saldrán crêpes. Así que lo mejor son los huevos de tamaño M; aunque a decir verdad también depende un poco del tamaño del plátano.                   

Las crêpes y los pancakes son cosas muy parecidas, la única diferencia es que a los pancakes se le añade normalmente a la mezcla levadura en polvo para que quede esponjoso y las crêpes no. 

Como estos pancakes no llevan levadura, necesitamos bastante cantidad de plátano para que la mezcla tenga consistencia y se hinche cuando vayáis a cocinarla.           

Pero no os preocupéis si la mezcla os sale muy líquida. Yo, por ejemplo, una vez me quedé sin plátanos y había utilizado uno más bien pequeño, así que la mezcla se me quedó líquida. Pero en vez de tirarlo, cociné la mezcla igualmente y me salieron crêpes de plátano muy buenas ;P                                                                                 

Después puse las crêpes por una encima de la otra, y entre capa y capa unté queso de untar tipo Philadelphia y rebanadas de fresa. ¡Ríquisimo! Deberíais probarlo.        

pancakes-platano-3ee90e7818d44e53c6a6f9b

Luego, otro día cuando volví a hacer las pancakes de plátano, me volvió a salir un poco líquida la mezcla, así que, muy a muy pesar, decidí añadirle un poquitín de levadura en polvo (menos de una cuchara pequeña). Y bueno, el resultado era mejor de lo que me esperaba. Sin embargo, no salió muy esponjoso como unos pancakes normales, pero tampoco me salieron crêpes de plátano.                                               

Aquí os dejo una fotito con el resultado final. Eso sí, de sabor me quedó igual de bueno que siempre.                                                                                                        

pancakes-platano-78960849456d87c2c92b0b6

Y por último, ¡a disfrutar!                                                                                            

Espero que os haya gustado, y os aseguro que os saldrá a la primera, es super sencillo y rápido, incluso para los que no se les da tan bien la cocina ;)                    

 ¡Gracias por leerme y ya iré subiendo más recetas fáciles y rápidas!                          


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!