Advertise here

Finde en Baviera: día 2, castillos bávaros

Todo el mundo sabe que irse de Erasmus ya no es algo raro. Es estupendo para cualquier estudiante y por tanto, al igual que yo, otros amigos portugueses de mi universidad se lanzaron a por la aventura de sus vidas.

Yo estaba en Milán, João en Freising (Múnich) y Catarina y Francisca en Viena. El plan para este viaje a mediados de mayo (justo antes de mi cumpleaños) era sencillo: nos encontraríamos en un punto medio y pasaríamos juntos un fin de semana maravilloso en Alemania, donde estaba João. El plan para este viaje a mediados de mayo (justo antes de mi cumpleaños) era sencillo: nos encontraríamos en un punto medio y pasaríamos juntos un fin de semana maravilloso en Alemania, donde estaba João.

Como en Baviera hay muchos lugares que visitar, queríamos conocer no solo su capital, sino también los castillos bávaros cerca de Füssen, donde se encuentra el famoso Neuschwanstein (conocido como el castillo Disney).

Y bueno, como ya sabrás si has leído mi artículo sobre mi primer día en Baviera, tuve la oportunidad de visitar la encantadora ciudad de Núremberg.

El primer día, cuando por fin nos reunimos a las 23:00 h, nos fuimos a Freising para descansar un poco. Resulta que no está tan cerca de Múnich como creíamos: el campus de João era la TUM School of Life Sciences Weihenstephan y la residencia en la que se alojaba estaba cerca de la universidad, pero un poco lejos del centro de la ciudad.

Nota importante: si tus amigos estudian allí, prepárate para gastarte más de diez euros al día desde Freising hasta Múnich y viceversa. Nosotros compramos el billete regional Bayern Ticket para tres personas (39 € por un día), que te sale más rentable si viajas con grupos más grandes. En la página del servicio de trenes encontrarás más información sobre este tipo de bonos.

¡Y ahora sigamos con los castillos bávaros!

El segundo día de mi viaje por Baviera empezó muy, muy temprano. Tardábamos una hora en llegar a la estación central de Múnich, y allí cogeríamos el autobús de las 08:30 a. m. hacia Schwangau. El trayecto duró unas dos horas y llegamos a las 10:40 a. m., una hora perfecta para una excursión de un día.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Viaje en FlixBus: un grupo de amigos tan emocionado, tan temprano...

Conforme llegábamos a Schwangau, donde estaban los castillos, había paisajes verdes por todos lados y ya empezábamos a vislumbrar los dos castillos: Hohenschwangau y Neuschwanstein.

Cuando llegamos nos fuimos a pasear por la zona y visitar algunos de los jardines alrededor de los castillos de Schwangau. Hay algunas rutas ya hechas (no solo las principales), pero como no teníamos ningún plan nosotros simplemente fuimos explorando a nuestro aire y nos dejamos sorprender por todos esos lugares increíbles que nos encontrábamos por el camino.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Cómo llegar a Schwangau.

Se puede llegar andando a los jardines del castillo de Hohenschwangau y nosotros empezamos nuestro camino desde allí, nos echamos mil fotos muy felices por pasar la mañana por este colorido castillo.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Castillo de Hohenschwangau.

Aquí paso su infancia el rey Luis II, el rey de los cuentos de hadas. Este castillo se remonta al siglo XII y fue el hogar de los caballeros de Schwangau. Por desgracia, el castillo ha sufrido muchos daños con el paso de los siglos.

Un poco de contexto histórico: en 1832, el que más tarde fue el rey Maximiliano II se hizo con el castillo de Schwanstein y lo reformó en cinco años en un nuevo estilo gótico como el del actual castillo de Hohenschwangau. Su familia y él utilizaron el castillo como residencia de verano y para ir de caza. Tras su muerte, su hijo Luis II diseñó las estancias reales a su gusto y, al igual que los jardines y la cocina, el interior se conserva desde el siglo XIX y se pueden visitar a día de hoy.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Los cuatro visitando los jardines de Hohenschwangau.

Si te gusta hacer senderismo y explorar paisajes naturales, este sitio es perfecto para ti. Mientras paseábamos acabamos en este precioso lugar cerca del lago Alpsee (al sureste de Füssen), donde podíamos disfrutar de las vistas y del aire fresco.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Vistas del impresionante lago Alpsee.

No sabría decirte exactamente dónde está este lugar, pero no nos costó mucho llegar y ni tardamos ni nos cansamos mucho.

Lo mejor de este sitio es que no está abarrotado, así que pudimos disfrutar tranquilamente. Los turistas (sobre todo los que van en excursiones) suelen subir al castillo de Neuschwanstein o al mirador de la colina, así que no hay muchos por Alpsee.

Dependiendo del tiempo que tengas y del tipo de turismo que quieras hacer, habrá señales que te indicarán hacia dónde ir. Se pueden tomar varios caminos, si piensas ir a Schwangau busca los mapas y organízate una ruta, siguiendo algunas de las rutas de senderismo. Nosotros íbamos improvisando cerca del lago, guiándonos por los numerosos caminos señalados que hay.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Inserte aquí un pie de foto a lo Instagram.

Comimos (sandwiches y bebidas que nos habíamos llevado) alrededor del lago, en una de las zonas en las que te puedes sentar, relajar y disfrutar del paisaje. El lago es un punto turístico bastante popular, ya que está cerca de los castillos y a veces se acercan cisnes a la orilla.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Comida con vistas.

Como ya habrás visto en las fotos, el tiempo no era precisamente bueno y parecía que iba a llover. Aun así tuvimos suerte de que solo llovió por la tarde.

Nos preguntamos cuál sería la mejor forma de llegar al castillo de Neuschwanstein, y nos dimos cuenta de que, por desgracia, no teníamos tiempo de visitar el interior de los castillos. Aunque no hacía buen tiempo, estaba todo lleno de turistas y digamos que las colas eternas para comprar las entradas no ayudaban para nada.

En vez de eso decidimos subir a la colina para tener unas buenas vistas del castillo de Neuschwanstein. Se puede subir a pie (se tarda unos 40 minutos), en un carro de caballos o en un autobús. Para este último se puede comprar o un billete sencillo o uno de ida y vuelta para poder bajar luego.

Tienes toda la información sobre cómo llegar a los castillos, los precios y los horarios en su página oficial.

Nosotros cogimos el autobús, que estaba llenísimo. Cuando llegamos arriba teníamos muchas opciones para explorar, pues hay muchos miradores y lugares desde los que ver los castillos desde arriba.

Uno de ellos es el Marienbrücke, el Puente de la Reina María, cerca de la parada de autobús. A diferencia de nuestro tranquilo paseo de por la mañana, aquí estaba todo lleno de turistas y el puente siempre está abarrotado, por lo que la entrada está controlada y tienes que esperar un rato antes de poder pasar. Y no nos olvidemos del esfuerzo que lleva esta caminata, que no es un paseo fácil y recto. Hay que llevar cuidado de no caerse, sobre todo con tanta gente haciendo lo mismo, y más si el suelo está resbaladizo como ese día.

Pero, cuando por fin llegas allí, la recompensa es este precioso paisaje del castillo de Neuschwanstein. Te va a costar incluso echar una foto entre tantos turistas, pero merece la pena por lo maravillosas que son las vistas desde ahí arriba.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

El castillo de Neuschwanstein visto desde Marienbrücke.

El castillo de Neuschwanstein es uno de los castillos más visitados de Alemania y uno de los destinos turísticos más populares del mundo.

Se construyó a finales del siglo XIX por orden del rey Luis II. Como el rey admiraba la obra de Richard Wagner, el castillo de Neuschwanstein se construyó en su honor y las salas estaban inspiradas por sus personajes. Su nombre significa literalmente nuevo cisne de piedra, que hace referencia al rey Cisne. Para entonces los castillos ya no tenían propósitos estratégicos ni defensivos y, aunque por fuera parezcan medievales, por dentro estaban equipados con la última tecnología de la época.

La sensación de estar en un cuento de hadas se realza con el espléndido paisaje que rodea al castillo de Neuschwanstein, situado en lo alto de una colina y dando al valle de Hohenschwangau. En realidad, este es el castillo que inspiró a Walt Disney para crear su Magic Kingdom.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

El castillo de Neuschwanstein, la inspiración para el reino mágico de Walt Disney, Magic Kingdom.

Desde allí también se tienen unas vistas espectaculares de Hohenschwangau, el otro precioso castillo que habíamos visto antes. Exploramos un poco más pasando por las rutas de senderismo y echamos unas buenas fotos desde puntos más altos.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

Paisaje y vistas del castillo de Hohenschwangau desde un mirador más alto.

Todo esto fue antes de que empezara a llover con fuerza sobre las cuatro de la tarde, cuando tuvimos que buscar refugio como locos mientras que esperábamos al autobús para bajar. Este fue el peor momento del día. Íbamos preparados con abrigos y paraguas, pero llovió durante una hora y, obviamente, los autobuses se llenaban enseguida por todos los turistas que también los estaban esperando.

Cuando por fin volvimos al punto de partida la lluvia ya estaba aflojando, y pasamos el tiempo que nos quedaba en una cafetería/restaurante tradicional muy mona. Allí tomamos chocolate caliente y capuccinos y compartimos un strudel de manzana. Era un lugar cálido y acogedor, la forma perfecta de terminar la tarde antes de volver a Múnich.

weekend-trip-bavaria-day-2-bavarian-cast

¡Los deliciosos chocolate caliente, capuccinos y strudel de manzana que tanto necesitábamos!

En resumen, ¡esta excursión de un día a los castillos bávaros valió muchísimo la pena! Fue un día lleno de caminatas, senderismo, turismo y, sobre todo, diversión. El tiempo no estaba a nuestro favor (en Alemania nunca se sabe), pero conseguimos aprovecharlo al máximo y, según nuestros teléfonos, andamos un total de 16 km.

Sabíamos que habría mucha gente, ya que íbamos un sábado de mayo, pero eso no nos impidió disfrutar de este pueblo de cuento.

Para la próxima mejor comprar las entradas a los castillos con antelación, y puede que visitar Schwangau en verano para evitar la lluvia. Además, si hace buen tiempo un fin de semana entero (hay varios alojamientos) es mejor para tener tiempo de sobra para visitar los castillos por dentro y poder descubrir todos los lugares de fuera desde los que disfrutar de las vistas.

A pesar de todos los inconvenientes, la naturaleza y esas maravillosas construcciones están en completa armonía en este mágico lugar, haciendo de esta visita una inolvidable experiencia tranquila y a la vez impresionante.

Volvimos a la residencia de mi amigo un poco cansados, pero muy felices, y nos hicimos una buena cena para prepararnos para nuestro último día en Baviera. ¡Próxima parada: ¡Múnich!


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!