¿Tienes claro tu destino? Los mejores chollos en alojamientos son los primeros en volar, ¿dejarás que se te adelanten?

¡Quiero buscar casa YA!

Guinness Storehouse


  - 1 opiniones

¡Tomarse una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

Publicado por flag- Paola Villegas — hace 4 años

Creo que de todas las atracciones que existen en Dublín, ir a Guinness Storehouse o St. James Gate Brewery, que es lo mismo (aunque es más conocida por el primer nombre jeje) es una de las experiencias que más disfrutan todos los turistas. A pesar de que no está tan cerca del centro o la zona medieval de la ciudad, se encuentra a unos quince minutos caminando y es imposible perderse, ya que el Gravity Bar se puede apreciar casi desde cualquier punto de la ciudad. Como sabrás, los irlandeses son gente súper amable, si te ven con un mapa en mano y cara de perdido, te preguntan si sabes en dónde estás o a dónde quieres llegar, algunos de ellos hasta te llevan a su destino si es que no tienen nada que hacer. Así que ya lo sabes, si te pierdes puedes preguntar sin problema alguno y ellos te podrán decir cómo llegar fácilmente.

Afortunadamente, nosotros nos hospedamos a tan sólo cinco minutos de Guinness Storehouse, por lo que llegar ahí sólo implicó caminar un par de calles. Nosotras fuimos durante enero, que al ser invierno tiende a ser temporada baja, así que el ambiente en la fábrica estaba increíble, no había mucha gente y disfrutamos mucho el museo. Si van a Irlanda, les recomiendo ir por estas fechas, entre enero y marzo (para que puedan disfrutar el día de San Patricio).

¿Qué hace tan especial ir a Guinness Storehouse?

Ninguna historia nace con un sorbo de leche! Si estás visitando Dublín es obligatorio visitar Guinness Storehouse! Vas a terminar feliz, encantado e inspirado al saber cómo el señor Arthur Guinness (muuuuy querido por todo Dublin y su familia) empezó su negocio con un contrato por 9000 años, ¿te imaginas? ¡El museo tiene nada más y nada menos que siete pisos! (Si eres flojo, no te preocupes que hay elevadores y escaleras eléctricas) Aunque sean bastantes siempre querrás subir uno más para ver de qué manera puedes sorprenderte aún más. Al final, podrás estar relajado y disfrutar la vista en el Gravity Bar, que yo considero que es lo mejor que tiene este museo para cerrar una excelente experiencia.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Aqui se ve el famoso certificado de su renta por 9000 años, cubierto detrás de una protección de cristal en el piso de abajo)

La magia comienza desde el primer piso

Vas a sentirte como en casa desde el primer piso, donde encontrarás incrustado y protegido con cristal el famosisismo contrato por 9000 años, que es uno de sus mayores orgullos, tal vez está en el piso por si no se las creerías! El staff es increíblemente amigable, y te darán la bienvenida desde el primer piso, donde puedes comprar tus tickets. También ahí estará una de las tiendas de recuerdos, de hecho la más grande, y también podrás pedir un artículo electrónico que te permitirá disfrutar el museo en tu idioma favorito, si es que no hablas muy bien el inglés. El staff te dará la bienvenida y una introducción de cinco minutos en inglés, pero ya que comiences el tour a tu ritmo podrás escuchar todo en el idioma que mejor domines.

Al inicio podrás conocer los ingredientes que componen una pinta de Guinness, lo mejor del tour es que tu sistema de audio se activa automáticamente durante los primeros dos pisos, entonces detectará dónde te encuentras y te comenzará a dar la explicación. Olvídate de los tours donde vas acompañado con un grupo y quieres seguir al guía, aquí podrás visitar a tu propio ritmo y repetir una explicación si es que te interesa mucho o simplemente todavía no quieres moverte de ahí! Que mejor manera de visitar un museo que esta, ¿no crees?

El museo invirtió muchísimo en tecnología, especialmente en “Smart glass technology” que consiste en animaciones que detectan cuando pasas frente a ellas y eso provoca que se activen de manera automática, esto hace el museo muy dinámico y cautivador. Recuerdo que en una de esas, antes de pasar al cuarto había un hombre a través de una pantalla de un cristal, justo en el momento en el que me acerqué me dio amablemente la bienvenida al siguiente cuarto, ¡podría jurar que estaba viéndome!

Es bien sabido por todos que cuando tomas con el estómago vacío se te sube más rápido y nosotras no habíamos comido nada. Si también es tu caso podrás encontrar restaurantes y food courts en todos los pisos, podrás comer desde un sándwich o una rebanada de pastel, hasta un menú que consiste en un platillo de carne con jugo de cerveza Guinness. Hay para todo los bolsillos, estómagos y antojos!

La Fuente de la verdad y La cámara de terciopelo

Ahora que ya sabes los ingredientes que hacen una verdadera Guinness, vas a poder hacer uso de tus cinco sentidos en “La Fuente de la Verdad”. Intégrate en los cuatro diferentes vapores de malta, cebada tostada lúpulo y cerveza. Este cuarto fue diseñado cuidadosamente, teniendo en cuenta condiciones específicas de humedad y presión de aire, de esta manera pudieron crear un ambiente más que perfecto para que puedas probar una buena pinta. Pero por cierto, ¿sabes cómo tomar una pinta de la manera adecuada? ¡Si no lo sabías, no tienes de qué preocuparte porque te van a enseñar cómo hacerlo! Podrás hacerlo en “La cámara de terciopelo”, donde el staff te enseñara desde cómo agarrarla, olerla y finalmente cómo tomártela.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Oliendo vapor de cebada, no hay mejor manera de identificar los olores que esta. )

Destila el mundo increíble de la mercadotecnia Guinness

Este piso es sin duda uno de los favoritos (o si no es que EL favorito) de todos los turistas. Aquí podrás entender como John Gilroy hizo su famosa campaña publicitaria con animales del zoológico.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Tómate la foto con esta bella foca que sostiene una pinta de Guinness. )

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(¿O mejor con esta original avestruz diseñada por John Gilroy? )

Aquí podrás verlos en 3D y te tomarás mil fotos con ellos. Te vas a enamorar de las animaciones publicitarias que han sido traídas a la vida para tu entretenimiento, como el pez que pedalea la bicicleta porque “Una mujer necesita a un hombre como un pez necesita a una bicicleta” (muy cierto, no? ). También te podrás tomar foto con la ostra que silva, que es una ostra como de un metro que silva y se mueve al ritmo de la música, todo el material de este piso está tan bien hecho que parece muy muy real!

¡Finalmente puedes aumentar tu diversión con las tres cabinas de foto! Te podrás meter en ellas solo/a o con tus amigos y familiares, podrás poner tu cabeza en muchas de los fondos disponibles que hay para finalmente encontrarlas en los diez ipads que se encuentran afuera. No dudes en compartirlas con tus amigos en las redes sociales para que se mueran de la envidia o mínimo envíatelas a tu correo electrónico para que nunca se te olvide esta divertida experiencia.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(It's Guinness Time! Las tres cabinas de foto de las que tanto hablo! )

La parte más padre de este piso es el área de cinema, donde podrás ver los últimos avances en mercadotecnia que ha tenido la empresa, te vas a quedar con la boca abierta a ver esta enorme muro LED de 360° para conocer la mejor propaganda que incorpora el tema “Black” de Kanye West. Déjate envolverte en el increíble sonido y apantallante calidad!

¿Tienes hambre? Ánimate a probar un menú muy original

Toda esta experiencia puede causar que te dé un poco de hambre, de todas maneras siempre es bueno estar preparado para lo que viene, ya que en los pisos que siguen serán en los que podrás tomar tu pinta Guinness. Como mencioné anteriormente, hay muchos cafés y restaurantes disponibles en Guinness Storehouse. ¿Qué te parecería ver a los chefs hacer su magia en vivo y en directo? Si te agrada esta idea te recomiendo que visites Brewers Dining Hall, que es un restaurante inspirado en los antiguos comedores que tenían los trabajadores de St. James’ Gate. Ofrecen menús muy ricos y muy variados, aproximadamente cuestan 10 euros (como 12. 20 dólares o $230. 56 pesos mexicanos).

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Así se ve Brewers Dining Hall! Muy limpio. Puedes ver a la chef preparando sus felicias desde la mesa, que original, ¿no? )

¿No sabes qué pedir? Te tengo algunas recomendaciones, qué te parecería un menú estilo irlandés? Entonces deberías de visitar otro de sus restaurantes: Gilroy’s. Este restaurante se enfoca únicamente en comida irlandesa, una de las cosas padres de este restaurante es que podrás disfrutar tu platillo teniendo una vista magnífica de la ciudad. Te recomiendo pedir la crema de albahaca con ensalada de jamón cocido Guinness, su sazón es una de las cosas más ricas que he probado.

¡Gana tu certificado en Connoisseur Bar y disfruta una vista de 360° en Gravity Bar!

En tu entrada al tour vas a tener incluido un ticket que puedes intercambiar por una pinta o una bebida de Guinness en los tres diferentes bares que se encuentran en la fábrica.

¿Sabías que toma 119. 5 segundos (wow, que exactitud! ) y un ángulo de 45° grados para preparar la pinta perfecta de Guinness? Estoy segura de que no lo sabías! Pero lo puedes aprender en el bar Connoisseur, donde si logras preparar tu pinta perfecta podrás ganar un certificado firmado por la empresa de que sabes hacerlo! ¡También podrás mandártelo a tu correo electrónico!

Aunque esta experiencia es disfrutable en cualquier bar o restaurante de la fábrica, definitivamente recomiendo que guardes tu ticket y lo intercambies en Gravity Bar! Te van a servir tu pinta y la podrás disfrutar en el piso más alto (el séptimo) al ver una hermosa vista de la ciudad a través de un piso que no tiene muros, sólo cristal! Se llama Gravity porque tendrás la sensación de estar suspendido en el punto más alto de la fábrica. Si es que todavía no conoces bien Dublín y no ubicas lo que ves no es problema alguno, te van a enseñar a identificar que es cada cosa o monumento que se ve a lo lejos a través de explicaciones en el muro de cristal. La foto en este piso no puede faltar, ya que la vista te roba el aliento. Lo amarás tanto que hasta querrás tomarte otra pinta sólo para no irte de ahí.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Familia y amigos muy felices con nuestra pinta de Guinness en el Gravity Bar, en el lado en el que estamos sentadas se alcanza a apreciar la fábrica de fondo)

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Las pintas se preparan por pasos, este es uno de los primeros en los que deben esperar a que se asiente al fondo la cerveza y quede de color negro homogéneo y la espuma en la parte de arriba)

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Sonriendo con en "la foto que no puede faltar" del Gravity Bar. De fondo se observa mejor la fábrica en la parte inferior y en el cristal las explicaciones de lo que ves. Mi cara no puede estar más feliz de lo que me veo ahí, honestamente! A esa hora ya eran como las 4:00pm y se veía mucho más noche por ser invierno, sin embargo Dublín es una ciudad super segura y amigable, que no te de miedo estar caminando de noche)

A Guinness Storehouse han venido muchas personas famosas como el mismísimo Barack Obama, Bono, Tom Cruise y muchísimos presidentes.

¿Cuánto cuesta?

La entrada cuesta entre 17. 50 y 22. 50 euros, que es el precio normal para cualquier adulto (son aproximadamente 21. 35-27. 46 dólares o $403. 44-518. 91 pesos mexicanos) y te incluye una pinta de Guinness y una prueba de Guinness en los “tasting rooms”. Te recomiendo que compres tus boletos en línea para apartar tu lugar, ya que en verano la fábrica es muy muy visitada. Si quieres visitar no sólo Guinness, sino otras atracciones de la ciudad te recomiendo que compres un Dublin Pass (podrás encontrar más información en mi blog personal), te ahorrarás mucho dinero y podrás incluir tu entrada a Guinness Storehouse.

Si eres estudiante Erasmus, la entrada estará entre 17. 50 y 20 euros, pero no se te olvide llevar tu ID para poderte beneficiar de este descuento!

No te vayas sin haberte llevado un precioso recuerdo!

Esta es una experiencia única, que mejor que irse con un recuerdo que te impida olvidarla. ¡Podrás comprar desde ropa interior, peluches, artículos de cocina, llaveros, gorros y cosas que ni siquiera te imaginas! El precio no es muy barato pero las cosas están hechas de una calidad increíble que sentirás que cada euro gastado valió la pena.

Tomarte una pinta nunca fue tan divertido en Guinness Storehouse!

(Una tienda de recuerdos muy completa! No te vayas sin el tuyo! )

¿Qué hay que tener en cuenta?

  • Tomar fotos está permitido en todos los pisos, así que no dudes en tomarte todas las que quieras, inclusive en grabar lo que gustes.
  • El staff es muy amable, no dudes en platicar con ellos y preguntarles lo que quieras. Hacen su trabajo con el mejor ánimo que he visto en un museo.
  • Hay que dejar una identificación al pedir tus traductores electrónicos, así que no se te olvide devolverlos para tenerla de vuelta.
  • Abren todos los días del año, excepto en Navidad, Año Nuevo etc. La fábrica abre desde las 9:30am y cierra a las 7:00pm, pero no te confíes porque la última entrada está permitida a las 5:00pm y esto no es por mala onda, simplemente quieren que tengas el tiempo de disfrutar el museo.
  • Te recomiendo bastante que compres los tickets por internet, ya que hay ocasiones en las que están más baratos que la entrada normal. Por ejemplo, justo en este momento estoy viendo que hay un descuento en el ticket de adulto y ¡lo están dando a 16 euros en vez de 20 euros!
  • Checa antes la página para que te vayas adentrando en el mundo Guinness antes de llegar, puse los datos en la sección de arriba.

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Guinness Storehouse? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!