Venecia: magia sobre el agua

Un salto al pasado: fascinantes edificios del siglo XVII se alzan alineados sobre estrechas calles que llaman "calle" y pequeñas plazas que llaman "campi". Tanto arte custodiado en los museos y en las iglesias; tanta historia que no es solo un recuerdo, sino parte esencial y viva de cada rincón de la ciudad. Un salto a una dimensión mágica: las calles principales no son caminos asfaltados, sino canales por lo que corre agua. El tráfico de la ciudad no lo forman los coches, el tranvía y los autobuses, sino lanchas, ferris y barcos. No hay ningún ruido molesto, solo el vocerío de la gente que pasea y se para para hacerse fotos. No estoy hablando de un mundo ficticio, sino de una ciudad real. Se trata de la bella Venecia, que continúa viviendo sobre las aguas de la laguna veneciana desde hace miles de años; un deseado destino turístico del que Italia puede presumir por ser una de las ciudades más bonitas del mundo.

Antes de mi traslado al Véneto, siempre me preguntaba cuándo tendría la oportunidad de conocer Venecia. El momento tan esperado llegó el 9 de mayo de 2015; desde entonces, ya he visitado "la ciudad sobre el agua" tres veces. En los próximos párrafos describiré mis impresiones sobre la ciudad y los lugares más interesantes que visitar.

De la tierra firme a la laguna: mi primera vez en Venecia

Primero hablaré sobre las emociones que sentí cuando vi la ciudad por primera vez. La curiosidad y la impaciente espera que sentía durante mi primer viaje en tren hacia Venecia pienso que sean emociones que comparten todos los turistas que van a vivir por primera vez esta magnífica experiencia. Un recorrido ferroviario que deja la tierra firme para llegar a una ciudad que nace dentro de una laguna: parece casi un portal mágico que transporta a los pasajeros hacia una dimensión paralela. Mirando por la ventana, solo veía agua y pequeños islotes naturales hundidos en la vegetación; en el horizonte, empecé a vislumbrar algunos edificios venecianos. Todo esto hacía la espera más bonita y emocionante. Cuando bajé del tren, entré en los túneles de la estación; por ahora ninguna señal que me hiciese darme cuenta de que me encontraba sobre una ciudad flotante. Al salir del edificio comenzó la magia: me di cuenta de que estaba en Venecia, donde las aceras y los edificios rodean calles de agua. A mi derecha había un puente que atravesé para observar mejor el panorama; la primera foto que saqué de Venecia:

venezia-magia-sullacqua-eff1d316ca54b621

Lo que os acabo de contar es mi primera vivencia en la ciudad. Las dos veces siguientes sentí exactamente las mismas emociones; el encanto de Venecia siempre me impresiona como la primera vez.

Qué ver en Venecia

Para guiaros en este itinerario virtual, empezaré desde el puente del que ya os he hablado en el párrafo anterior, situado junto a la estación Santa Lucia. Al cruzarlo, os encontraréis en el lado de la ciudad donde están los lugares más interesantes y, seguramente, os toparéis con uno de los bellísimos paisajes que forman los canales que surgen de entre las casas:

venezia-magia-sullacqua-cd9c4579487c8713

Si estáis paseando por las calles de Venecia y no sabéis cómo orientaros, el secreto para caminar siempre en dirección al centro está en seguir las indicaciones amarillas que tienen algunos edificios y que indican "hacia Rialto" o "hacia San Marco". De este modo, será imposible perderse y llegaréis directos a los principales lugares de interés de la ciudad. Si seguís el camino que os he indicado, la prima belleza veneciana que encontraréis será la Basílica dei Frari. A continuación os dejo algunas fotos del ábside y el interior de la iglesia:

venezia-magia-sullacqua-33928ba2ad6f5bb3

venezia-magia-sullacqua-4df9f0eacd7d30d9

De los cimientos de esta importante construcción religiosa, surge la Scuola Grande di San Rocco, uno de los edificios venecianos que más me han impresionado. Afortunadamente, aquel día no hacía falta comprar un billete de entrada para visitar las salas internas; aunque, más allá del precio, vale la pena visitar este tesoro de Venecia. En la siguiente foto, el edificio visto desde fuera:

venezia-magia-sullacqua-6ce02483f0864fd9

Pararse a contemplar tanta belleza fue emocionante:

venezia-magia-sullacqua-173318a522dced94

venezia-magia-sullacqua-26a7cd3414b2a116

venezia-magia-sullacqua-0f623615c9220bda

venezia-magia-sullacqua-1c056d5cfb09b787

Para evitar estar demasiado tiempo con la cabeza mirando hacia el techo, te dejaban espejos para observar cómodamente todos los detalles y la decoración:

venezia-magia-sullacqua-ec7b43791ada2b35

Inmerso en la majestuosidad de aquellos impresionantes frescos del gran Tintoretto que cubrían cada rincón de la sala, me sentía muy emocionado y me decía a mí mismo: "¡Sí! Estoy realmente en Venecia; y este no es más que el primer ejemplo de su belleza. Esta ciudad no está decepcionado mis expectativas".

Prosiguiendo vuestro camino hacia el centro, os tropezaréis con este edificio y su particular fachada:

venezia-magia-sullacqua-018ea355ea26c996

Es la iglesia de San Giacomo di Rialto, la construcción religiosa más antigua de Venecia.

Venecia: ¿ciudad para vivir o para visitar?

En los últimos años, se ha hablado mucho sobre la calidad de la vida en Venecia. Según la opinión de muchas personas, y también según algunos datos probados, la capital del Véneto no es una buena ciudad donde vivir por la masificación del turismo y lo que conlleva. Informándome mejor sobre el tema, he leído en algunos artículos que los negocios de souvenirs y de entretenimiento han aumentado en detrimento de los negocios artesanales, fundamentales para la vida cotidiana; otros dicen que el éxodo de los venecianos podría transformar en unas décadas Venecia en una ciudad únicamente de turistas. Esta situación se vería agravada al dispararse el coste de vida y el alarmante nivel del mar.

Habiendo estado en Venecia solo tres veces, no podría permitirme de ninguna manera confirmar con certeza estas informaciones, y ni mucho menos exponer los problemas sobre este asunto como lo haría un ciudadano veneciano. Aun así, podría hacerlo en primera persona de acuerdo a mi experiencia. Pese a ser la ciudad más fascinante que visto hasta ahora (junto con Roma), no sería el lugar donde encaminar mi carrera universitaria ni donde vivir con mi familia en un futuro. El primer factor que me lleva a pensar esto es lo que caracteriza a la ciudad: el aislamiento de la tierra firme. Hablo, desde luego, desde la perspectiva de un turista, pero seguro que siento un ciudadano veneciano no pensaría lo mismo. Aunque cuenta con un puente de carretera y una vía férrea que la conecta con la península, la veo como un lugar desde donde resulta difícil llegar a otros sitios, sea para salir de fiesta o para ir a pasar una tarde de compras en un centro comercial. Aparte de los problemas relacionados con la movilidad externa, también existen dificultades con la movilidad interna. Para evitar los elevados precios del transporte público, recuerdo que tenía que pegarme larguísimas caminatas que agotaban completamente mis energías si quería ir a determinados lugares.

¿Sabéis que Venecia se encuentra entre las ciudades más visitadas durante la época del Carnaval? Y todo porque los turistas de dejan llevar por el deseo y la curiosidad de adentrarse en esa fascinante atmósfera festiva. ¿Y vosotros? ¿Habéis estado en Venecia durante el Carnaval? Os invito a leer este artículo sobre el carnaval veneciano y todo lo que hay que saber para no perderse nada de uno de los eventos más famosos del mundo.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!