Advertise here

Los primeros días 2

Creo que los primeros dias en un lugar se te graban con mayor exactitud y pecisión que el resto del año, tus sentidos estan alerta, todo es nuevo, no hay ningún lugar que te genere comodidad y ésto hace que los primeros dias sean memorables...

Como continuación de la publicación anterior del blog, hablaré de lo que fue mi primer apartamento y algunospequeños relatos.

El albaricoque

Los primeros días 2

Anteriormente había mencionado estos salvadores de vida italianos, los Croissants italianos Brió tenian un tamaño practico y honestamente tomaba varios en el horario del desayuno para poder llevarlos a lo largo del día, eran los antecesores de lo que después se conviertieron mi sobres de atún (más información al respecto en el blog "con la mochila al hombro ...") .

Había un sabor en especial que a mí me volvía loco, el de albaricoque o chabacano en algunos lugares, ya que tenían un sabor parecido al durazno pero más dulce, tanta fue la fascinación por este sabor que a la fecha si encuentro mermelada de albaricoque me la compro por nostalgia (aunque aún no encuentro una que me iguale el sabor de mis primeros días, serán otros quimicos o azúcares extra lo que le hace falta quizá).

Brió sin relleno

Los primeros días 2

Cuando se me acababan mis productos milagrosos tenía que recurrir a una silución más austera, el pan sólo, creo que este tipo de alimentación era lo más cercano a ser un vagabundo, en ocasiones posteriores ya invertía aunque sea en carnes frías y algo de mayonesa o alguna salsa para condimentar, claramente en la foto, no fue el caso.

De un inicio viaje con la idea de un presupuesto muy corto, quería viajar lo más que pudiera y sacrificaba mi alimentación con tal de obtener ese fin, un error, la alimentación es lo más valioso de un viaje y hay otras formas de ahorrar comiendo más saludable, comprando manzanas por ejemplo o cual sea el producto local más económico, en eso esta la clave: consumir lo local.

Doner Kebab

Los primeros días 2

Al parecer mi alimentación fue "mejorando", quizá no es lo más saludable, pero al menos hay más nutrientes que en un pan seco, de eso estoy ciento por ciento seguro.

Todo viajero por Europa o residente europeo me parece que ha escuchado de este misterioso producto, en realidad el Kebab es un alimento del Medio Oriente (relacionado principalmente con los turcos) que se caracteriza por ser económico y con muy buen sabor, sin embargo, el verdadero Kebab no es nada como lo encuentras comunmente (leer mi viaje a Turquía para mayor información). Para los mexicanos el Kebab es lo más cercano a un taco y ayuda a combatir la nostalgia.

En la foto, mi primer Kebab de mi vida en un combo con limoncello y papas a la francesa, curiosa combinación ¿no creen?. Italia+Turquía+Francia, si a eso no se le conoce como globalización entonces no se que es.

Mi hogar 

Cerrando la publicación de esta ocasión, les presento ahora sí, mi cuarto: 

Los primeros días 2

Los primeros días 2

Con la basura al fondo y algunos muebles recien instalados, estas son las primeras fotos que tomé de mi cuarto, cuarto que posteriormente se convirtió en compartido. 

Es curioso que muchos de los departamentos de estudiantes tenían el mismo mueble, la misma lámpara, las mismas sábanas o los mismos espejos; démosle la bienvenida a la producción en serie y a la multinacional con origenes Suecos, IKEA, así es, los muebles tienen una muy buena relación precio-calidad por lo que la mejor opción era darse una vuelta por el IKEA más cercano y comprar todo lo que se pudiera que no habías traído de tu casa. Inclusive mi colchón era IKEA, pero esa fue compra del que nos rentaba.

Otra cosa interesante era el hecho de que cada apartamento era un Frankestein, una suma de muchos productos o muebles que habían sido heredados semestre con semestre por los diversos alumnos que habían habitado ahí, a algunos amigos les tocaron cosas muy chéveres, a mí me tocaron unas bocinas y un nutribullet que nunca funcinó, pero ¿que se puede exigir? así son las herencias.

La última anécdota que quiero mencionar, es acerca de esa cobija, rebozo, sobrecama, cobertor o como sea la palabra que usen en su país; esa cobija me la llevé desde México y claramente ocupó mucho espacio en la maleta pero era una bendición en temporada de frío, por dentro tenía una especie de piel de borrego que se sentía como si te abrazara deseándote buenas noches, le tuve que decir adios, así es, mi compañera de todo un año no regresó conmigo a México porque no cabía en el vuelo de regreso (toda una historia para otra ocasión) y tuve que donarla en el aeropuerto a un jóven, no tan jóven, que iba pasando.

Donde quiera que estes mi gran amiga, espero que estes leyendo ésto y sepas que yo nunca te dejé de querer... Adiós.


Galería de fotos


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...