Café Bar El Terraza


  - 1 opiniones

Café Bar El Terraza

Publicado por Antonio Valle Padilla — hace 5 años

Antonio.... ¿De qué me vas a hablar ahora?

Es el momento de otro artículo sobre la bella ciudad de Arcos de la Frontera, y como no podía ser de otra manera (vale sí que puede, pero como es lo que normalmente uno termina visitando pues normal), hablaré sobre otro de los bares que marcan. En este caso, uno que se encuentra justo al lado de otro del que ya he hablado en un artículo anterior, del Mesón Café Albeniz, con el que tiene alguna que otra semajanza pero, otras tantas diferencia, que hacen al Restaurante Bar El Terraza, un sitio que mencionar y que compartir con otras personas.

¿Alguna página web para completar todo lo que pueda leer aquí?

Pues llegamos a uno de esos casos extraños en los cuales, a pesar de ser un bar de renombre, más restaurante que otra cosa, y en una zona turística con caché (caché dentro de lo que se puede tener en una ciudad pequeña como Arcos de la Frontera); veo cómo no solo no tiene página web, sino que tampoco facebook. Es de sorprenderse, y también de valorar, demostrando una vez más, que no hacen falta este tipo de medios para tener la publicidad apropiada y por tanto que te venga más gente. Ellos lo consiguen, a base de esfuerzo y dedicación, y no a base de publicidad que muchas veces se da uno mismo o los que están muy cerca, solo para inflar visitas que al final no salen bien si lo que se ofrece no es bueno. Pero es que si lo que se ofrece tiene la calidad suficiente, no te harán falta todo este tipo de parafernalias que simplemente te valdrán para vacilar con respecto a visitantes, a “me gusta” y a opiniones que serán reales o no.

La superficialidad se deja a un lado por tanto, y el que quiera descubrir cómo es el bar, tendrá o bien que fiarse de las pocas opiniones de la red, o bien estar allí en persona y decidir por sí mismo si es lo suficientemente bueno como para repetir en otra ocasión o no llega a la altura.

Sí claro, sé de qué se trata todo, pero.... ¿Cómo encontrarlo?

cafe-bar-el-terraza-e739544eaac53a402034



Se encuentra en el conocido Paseo de Andalucia, s/n, en pleno centro urbano de la ciudad, cerca del restaurante Albeniz y por consecuencia, de ese parque con niños correteando que se queda muy cerca también de El Terraza. Hay por tanto que subir una vez hemos entrado en Arcos y hemos divisado a la rotonda emblemática que ya he comentado alguna vez. Lo bueno de todo ello, es que aunque las piernas te maldigan por no coger un transporte público o no tener coche; al final encontrarás el sitio seguro porque la gente conoce el citado Paseo de Andalucía, junto con el parque de los niños que está al lado, y el centro de información de la misma plaza. Perderse con todos esos puntos clave de la ciudad a pocos metros del Restaurante Bar Terraza es solo por no seguir las indicaciones de los simpáticos vecinos de Arcos de la Frontera.

¿Y si soy de fuera y no tengo ni idea de llegar hasta allí? ¿Qué cojo?

Pues como era el caso del Albeniz, que está justo al lado, lo suyo es montarte en el trenecito del comienzo de la ciudad que sabemos plenamente que tarde o temprano pasa por allí. Y no es que se vaya parando en cada sitio que haya alguien que le gustaría bajar, pero si se habla con antelación con el conductor, y a la velocidad mínima que deambula el citado tren, al final casi que pegas un minisalto y ya estás fuera, o lo que sería mejor, se pararán encantados para que finalices tu trayecto de la manera más satisfactoria posible. El precio del citado tren no es muy amplio y recorrerá lo más importante de la ciudad para que no te pierdas nada en tu visita a Arcos de la Frontera.

Por otra parte, una de las posibilidades que siempre está bien es la del coche en Arcos, y quien dice coche, dice todo aquel medio de transporte propio más allá de lo público como pueda ser el autobús o metro (si lo hubiera pos supuesto). Y es que aunque allí arriba, los aparcamientos no son tan fáciles de encontrar como en otros sitios posibles de la ciudad, la verdad es que, entre que tienes un párking justo al lado y de que bajas alguna calle y ya encuentras lo que buscabas, pues nunca está de más llegar en tu propio coche en una ciudad amplia para los habitantes que tiene. Y si encima es una moto, la cual como todos sabemos, se puede meter en muchos más sitios que el coche y con mayor facilidad, pues mejor que mejor sin duda.

En cuanto al autobús, no hay problema alguno por cogerlo, siempre y cuando te informes de buena manera que vas a tu destino y no a otro punto lejano de la ciudad. Lo mismo con el taxi si sois el número de personas adecuado para que no salga muy caro y por supuesto, si estáis lejos como para desechar la opción de ir andando, que siempre se diga lo que se diga en este punto, debe ser la pionera aunque no la nombre siquiera.

¿Cómo llegaste a conocer el lugar del que me hablas?

Pues, fue el mismo día que el Albeniz, ya que si en un uno comimos, en el otro cenamos, por lo que estando al lado, la disposición no era muy difícil para que saliera todo en condiciones. Como siempre, la mano de mi madre, autóctona de allí hizo el resto para dejar claro que había que pisar el Restaurante Bar Terraza, por lo que no nos quedó a los demás que acatar sus órdenes (siempre con cariño), y disfrutar de una buena comida allí sentados.

Y es que todos estos sitios de lo que hablo de Arcos, no son reconocidos más allá de sus fronteras, la gran mayoría claro, porque siempre hay alguna tan excepcional que traspasa rincones. Por ello, y como normalmente uno tiene planificado dónde ir en una ciudad que no conoce, lo mejor es leerse las opiniones o artículos como este para tener más claro qué elegir y qué se nos ofrece.

¿Lo recomiendas para algún tipo de persona en concreto?

cafe-bar-el-terraza-72d7f14296fa8ad7e264




Sí que este lugar tiene algo muy personal y cerrado, y es que sobre todo hace comidas artesanales de la zona, por lo que los potajes son muy numerosos, los guisados y los productos que siempre se han usado de generación en generación. Si odias los garbanzos, las lentejas, la berza estilo jerezana y platos de este tipo, no te recomiendo que vayas a este bar, pues siguen las tradiciones muy a rajatabla y de ahí viene también su éxito. Mientras otros sitios han cambiado de estilo culinario, añadiendo productos que hasta entonces no han sido muy comunes en este tipo de sitios y menos aún en una ciudad típica del sur como Arcos de la Frontera; al final es normal que renazcan aquellos que no solo las mantienen, sino que las realizan de la misma manera que las realizaban hace décadas, con ese sabor único que solo podía hacer tu abuela y que aunque tu madre aprendiera de la mejor, daba igual cuántas veces se pusiera a hacer el mismo plato, que nunca le salía idéntico.



Por eso, es lógico pensar que sean personas ya con una edad avanzada las que olvidando todo ese rollo de comida rápida, basura y al final, cosas que no merecen la pena ni de sabor, ni de precio ni de momento; se decanten por uno de estos bares tradicionales que a pesar de su cocina antigua, son conscientes de que siempre hay algo que cambiar y mejorar para que la cosa no se estanque y sí por el contrario, se vaya hacia arriba que es a lo que siempre se intenta tender.

Si quisiera visitar el local del que me hablas, ¿Cuándo y cuál sería la mejor opción?

No hay la menor duda con respecto a esta pregunta y es que es muy simple decir que para el almuerzo. Y es que si como decía anteriormente, las comidas que suelen poner en el Restaurante Bar Terraza son las tradicionales en cuanto a la española típica de toda la vida de tus abuelos; no es menos cierto que esos tipos de comidas muy bien al estómago no hacen, en el sentido de que combinan numerosos alimentos a la vez, y la digestión se hace más pesada de lo normal y por tanto tarda más en irse. Es por ello que lo recomiendo a la hora de almorzar, ya que por la noche eso mismo nos porovcará unos gases que será siempre mejor evitar y de los que no espcaparemos fácilmente a pesar de tener armas como para creer que no será así (estilo aerored y estas cosas).

Sumemos que no hay nada como una buena plaza amplia con tus hijos queriendo juguetear por los laterales del bar, como para que con el sol que brilla como en los mejores escenarios, nos pongamos ahí fuera en la terraza a comer tranquilamente mientras somos poseedores de ese pensamiento que a veces nos impregna, llamado felicidad.

Y hablo de felicidad porque no es si no eso, o mejor explicado, las hormonas de la misma como se llaman a las endorfinas y a la oxitocina, para que con una buena comida, segreguemos las suficientes como para recibir placer. No recibirlo en una comida es solo por un error de cálculo al no saber a ciencia cierta si el tipo de comidas que allí nos van a poner nos convence lo suficiente o no; por lo que como suelo decir: “más vale ir preparado a un sitio que un sitio te prepare para echarte fuera” (ahora es el momento de darle sentido y traspasarlo a otras situaciones).

¿Primeras impresiones?

cafe-bar-el-terraza-571d4711c96d558bd3d7



No pueden ser mejores, porque si el Albeniz tenía eso de que a veces estaba muy lleno, con esas mesas y sillas metálicas que no atraen absolutamente nada; con El Terraza pasa todo lo contrario. Menos gente, con espacio suficiente como para que no haya una persona justo al lado nuestra que no pertenece a nuestra familia y casi que se meta incluso en las conversaciones que tenemos, porque está más con nosotros que con los de su mesa (por el hecho de distancias). Y es que la madera ahora sí le gana al metal y eso acaba haciéndonos creer que estamos en un sitio de mejor caché, y no porque el precio de una y otra se diferencie demasiado (que al final, con los años que te suelen durar estas cosas, no se nota por la amortización), sino porque tenemos esa sugestión cerebral por la que estamos acostumbrados a que siempre las familias adineradas han tenido este material y no otro para sus enseres, por lo que acaba quedando ese reducto en nuestro cerebro.

Pero es que una vez entras, todo va a mejor, pues a las buenas vistas de fuera, se une que desde dentro, bien arropado con los típicos plásticos que te recubren de viento, lluvia y lo que pueda llegar a pasar; la temperatura siempre buena, ni frío ni gran calor, te hace estar en un ambiente muy familiar, que será ayudado por el trato de los que allí curran y que por tanto te da una buena impresión genérica de primeras. Si le metemos que por fuera se puede poner gente suficiente, y que por dentro es muy amplio y engaña pues parece que no caben los que luego terminan cabiendo; así que de nuevo otro punto positivo de un local que la verdad es que fue otro acierto de made in Paqui (mi madre). Por último en cuanto a las primeras impresiones, decir también que los baños estaban perfectamente limpios, aseados, ordenados, con papel higiénico y jabón (que aunque haya muchos otros que también tengan lo normal en un cuarto de baño, a quién no le ha pasado que ha ido con urgencias, y se ha tenido que quedar con las ganas porque luego no había nada para limpiarse), y sí gente, siguen habiendo bares así.

Descripción física y qué es lo que más te llama la atención.

Uno de primeras no sabe si lo de fuera es del bar, si es del bar de al lado, si la gente simplemente se pone por ponerse o es que quieren molestar más que otra cosa. Pero como tarde o temprano, veremos un camarero que nos hará ver la realidad, que en este caso era tan simple como que allí fuera puede beberse o comerse lo que nos plazca siempre que el mobiliario lo permita. Porque una de las diferencias con el Albeniz de la misma Avenida, es que si bien éste último parecía que tenía mesas con número infinito, las cuales eran organizadas en función a la demanda y oferta y como por estímulo secreto, se encontraba siempre un hueco en el que poner otra más (bueno..... más bien cogiendo parte pública que claramente no es permitido por las autoridades); en el Restaurante Bar Terraza, su política económica es distinta, pues quieren abarcar a menos clientes, pero cuidarlos más, mimarlos para que se conviertan en asiduos.

Es una de las paradojas de la avenida, pues dos locales con algunos años de historia, que se encuentran justo al lado, con políticas estratégicas totalmente distintas, pero que sobreviven y parece que incluso llevan bien la competencia, pues no escucharás ni a los unos ni a los otros tirarse trastos a la cabeza (manera de hablar que significa cotillear o criticar). El Albeniz, como hemos podido ver en otro artículo anterior, se centraba en “ven para acá, que con esta apariencia y tanta gente, te la voy a clavar todo lo que pueda porque me da igual que vengas o no, siempre vienen”; mientras que el Terraza sería más de: “aunque solo tenga dos, no tengo que poner mala cara, ni ponerte menos bebida ni comida ni encima mirarte mal; sino te agradeceré tu visita y haré lo que esté en nuestras manos para que vuelvas encantado y con buenas palabras de publicidad sobre el local”. Al final, pues uno termina quedándose con el segundo, de no ser porque hay ciertos platos del primero, que como ya expliqué en el mencionado artículo están muy pero que muy buenos.

Ya metiéndome en la descripción física, intercala la madera de la que hablaba como mobiliario general, para meter también alguna que otra mesa y silla de plástico cuando se vea más apurado con respecto a demanda de clientes. Me alegro que no sean las metálicas churretosas, y que al menos sean de plástico, cómodas y que no te dificultan en absoluto tu estancia allí (soy de los que pienso que la gente no tanto por precio, porque seguro las de plástico son las más baratas, sino que usan las metálicas con esas sillas horribles e incómodas, para que nos larguemos lo antes posible de los locales y pueda venir un nuevo cliente a consumir). Taburetes y mesas altas serán también cosecha de la parte de fuera y de la barra por dentro, por lo que variedad en cuanto a asiento vais a tener para elegir la que más os guste.

Dentro, formado por un cuadrado bastante grande, el bar-restaurante abarca muchos metros cuadrados respetando siempre la intimidad de los que allí se encuentran. La barra la encontraremos justo en la parte de enfrente al final de la sala y formará una U por la que tocará bordes por la derecha e izquierda, para al final a la derecha como suele ser habitual, llegar a los cuartos de baño, que como ya comenté antes, siempre están limpios y con todo lo que nos hará falta.

¿Por qué tendría que ir solo porque tú, Antonio, me lo recomiendes?

Pues porque en pocos sitios como en el Restaurante Bar Terraza, podrás probar los platos de toda la vida, hechos mediante el método de toda la vida (estoy seguro de que el cocinero o cocinera es una persona mayor), para que con un sabor que te recuerda a tu casa, quedes conforme y recuerdes todos aquellos momentos en los cuales has estado bien. Te sentirás como en familia por un rato, y todo eso no tiene precio, pues comer puedes hacerlo bien en cientos de sitios en la provincia, pero probar algo que te haga revivir recuerdos de cuando eras más pequeño, recuerdos por supuesto buenos, inmejorables, es lo que tienen los grandes sitios para comer.

Si, además, como suele ser habitual, los platos son grandes, contundentes, con muchos ingredientes y un precio que siempre te hará sentir que has pagado poco; pues nada mejor para ir a comer.

¿Cómo está normalmente el aforo?

cafe-bar-el-terraza-1c9a4cc8aae1e23bcfaf



En cuanto a la cantidad de personas que podemos encontrar en un día normal en el Restaurante Bar Terraza, dependerá de la hora de la que estemos hablando. Y es que en plena correlación con su coetáneo, Albeniz, hay horas punta como pueda ser por la tarde, mientras que hay bajones muy pronunciados tras la hora de almorzar. La diferencia radica en que para comer se llena mucho más este sitio que el Albeniz por el simple hecho de que existe menú. Fórmula que el vecino eliminó para variar entre la posibilidad de tapa o plato; mientras que el Terraza, recupera con fuerza, a un precio que ya luego veremos cuando llegue el apartado correspondiente y con el que siempre te sentirás lo suficientemente lleno como para no tener que pedirte nada más.

En cuanto a la cena, se reparten el planten por igual, por lo que siendo y teniendo más terraza el Albeniz, parecerá más vacío que su vecino, cuando pueden tener perfectamente las mismas personas allí sentadas esperando a ser atendidas. Decir también, antes de que se me pase, que si bien por la tarde son muchos los que suben hasta allí y acaban cayendo en uno u otro lado para tomar una simple bebida, en el Terraza tienen un perfil más erudito, no siendo raro encontrar a más de uno cómodamente sentado mientras lee un libro de su agrado. En el otro lado, son más los extranjeros y los jóvenes los que por su apariencia más desinformal, acaban deseando sentarse allí o tomarse algo rápido en cualquier zona del local.

Descripción de fondo (para qué, qué tiene, ofrece, objetivo yendo, etc)

Si el objetivo yendo está tan claro que no hace falta explicar nada más para que nos quede claro que es comer lo mejor que se pueda por el mejor precio, en cuanto a la descripción de fondo y el qué ofrece, me centraré en sus platos más usados o pedidos:

  • Menú: por un precio bueno no muy caro, tendrás derecho como suele ser habitual a bebida (de 33cl y no de 25 por fin), pan (sin que te lo cobren por otro lado como puede llegar a pasar si no tenemos mucho ojo), entrante, plato principal (de los cuales hay numerosas posibilidades) y por supuesto postre. Si sabemos que te quedas muy bien en cuanto a cantidad, que el precio como luego veremos no es nada malo y que las vistas ya sean en una terraza de fuera o bien en la de dentro para ver la campiña; son fabulosas, pues la opción del menú gana peso rápidamente y no está mal si es por la que te decantas.

Pero a lo mejor pasas de tanto embrollo y te vas directamente a los platos que te ponen, que además, siendo ésta otra diferencia con respecto al Albeniz, también te los puedes pedir en formato tapa:

  • Berza gitana: típica de las zonas de Sevilla y Cádiz, es en Jerez de la Frontera (y no es porque sea mi ciudad de origen, que puede que sí un poco), donde se termina asentando la receta definitiva, debido a que es la ciudad con diferencia de toda Andalucía, en la que hay un mayor entendimiento entre payos y gitanos. Un nombre que proviene de todos los ingredientes que se usan, no podían faltar por un lado las tagarninas propias también de la zona, los garbanzos como ingrediente principal, magro de cerdo, alubias blancas, 1 chorizo de guisar (para que sea suave el sabor sabéis jajajaj), tocino fresco, ajo, comino, sal y aceite de oliva. Y claro mezclas todo eso con un tiempo de cocción adecuado y alegría mientras lo haces y por supuesto paciencia; y no puede ser lo bueno que está. Y es que para que te salga bien, es muy importante que todos los ingredientes nombrados sean de buena calidad, y es que no vale eso de que, bueno, los ajos llevan ahí encima de la encimera más de un mes, pero bueno, con toda la mezcla nadie se dará cuenta.

    Si añadimos que la cantidad es muy buena y que los platos por tanto ya sea de plato o como tapa es contundente, pues no queda otra que terminar pidiéndosela al menos uno de los que vais al sitio indicado, Restaurante Bar Terraza.

  • Cordero al horno: mira que yo no soy muy de cordero, por no decir que lo he tomado en contadas ocasiones, pero lo probé del plato de mi padre y la verdad que brillante. Un sabor intenso, de primeras parecido al cerdo pero que cuando lo tienes unos segundos en la boca, llegas rápidamente a la conclusión de que no se parece en nada. Si como en el caso anterior, se hace en su punto que es seguro más el hecho de que el tamaño es muy bueno, no cabe opción de también probarlo.

  • Pescaíto frito: de nuevo como anteriormente, si no es una ciudad con mar u océano, no suelo pedirme pescado frito, pero sabiendo que el mejor de toda España está en Madrid (por el hecho del dinero, no por otra cosa), y que por tanto, si en el transporte no se pone malo, hay que darle una oportunidad si ves que otros tantos lo han pedido (por algo debe ser); pues dejar que te puedan llegar a sorprender nunca está de más y con sus variantes de todo tipo como puedan ser boquerones, chocos fritos, merluza, etc, te quedarás a gusto eligiendo el que más pegue contigo.

  • Riñones al terraza: no sé exactamente qué tiene eso de “al terraza”, solo sé que vino era seguro, vino fino de Jerez, y que por tanto, ya le daba un toque sabroso que lo hacía apetecible. Para el que no le guste el vino fino, tranquilidad porque es solo un toque suave, y no conquista demasiado el paladar. Es lo típico que si no te lo nombran, ni sabes que está.

¿Y si de dinero no ando muy bien? ¿Es el sitio adecuado?

Es la mejor de las opciones dentro de la plaza de la que hablo. Y es que por allí arriba, aunque haya competencia, parece que todos se han puesto de acuerdo con respecto a los precios que piden, para que no haya un desequilibrio muy grande y para poder aprovechar el “oligopolio” creado en pos de las empresas. Porque lo que no cabe duda, es que la gente seguirá saliendo a los bares, comerá fuera en los restaurantes y seguirán viniendo extranjeros que saquen el dinero (extranjeros no solo los de fuera del país, hablo también de aquellas personas españolas que no son de Arcos de la Frontera). No hace mucho tiempo, encontrabas menús completos por 6 euros en casi todos los sitios, llegó la crisis y en vez de bajar los precios para reactivar la economía, se ponía menos comida por más precio, y acabó por sucumbir a todo el pais con un PIB que se contrajo, y con una demanda interna muy baja, por lo que no salimos de ahí en muchos años. Y como no quiero seguir enrollándome con estas cosas que tanto me gustan, pero que poco tienen que ver con el sitio, me meteré en lo que suele venderse en el Restaurante Bar Terraza, para completar lo ya dicho:

  • Menús: los menús completos están bastante bien y es que no hace falta repetir todo lo anterior ya dicho sobre lo que se ofrece, por lo que me referiré solo a los precios. Les gana a sus competidores de la zona, con unas vistas magníficas y con unos platos de buen tamaño con los que no vas a pasar hambre alguna en tu tiempo allí y con los que encima te llevarás una agradable sorpresa por lo buenos que están. Te ofrecen el menú del que hablo por un precio asequible de 8 euros, que para la zona céntrica de Arcos en la que está el bar, está bastante bien, y mejor por dos euros con respecto a su competidor cercano, Albeniz.

  • Platos: son los que ya hablé antes, con la berza jerezana en lo más alto. Y es que cuestan en torno a los 6 euros, que según tengas o no mucha hambre, te merecerá más la pena uno de estos o bien el menú completo, que a mi entender llena demasiado y no suelo comer tanto.

  • Raciones: desde la típica de queso, pasando por el jamón, con patatas salteadas y otras tantas de pescado frito, varían sus precios entre los 6€ de las berenjenas fritas con miel, hasta los 14 euros de los langostinos (si bien el plato es enorme claro). Depende de tu economía te parecerá nivel de mercado medio, o bien te parecerá una cosa bastante cara.

  • Tapas: suelen rondar el euro 50 o bien los 2 euros dependiendo de cantidad y calidad del asunto. Las de berza por ejemplo por 1.50 euros está bastante bien, porque el tamaño como ya he comentado es lo suficientemente contundente como para que te quedes a gusto.

  • Bebidas: algo más baratas que su competidor Albeniz, pues si bien los refrescos también rondan los dos euros, la cerveza te cuesta 50 céntimos menos que en ese sitio, y encima Estrella de Galicia, que para mí como para los que dan los premios cada año a las mejores cervezas, la ponen siempre por delante de la Cruzcampo. En cuanto a variedad se asemejan teniendo de todo prácticamente de lo que podemos llegar a imaginar, por lo que poco puedo comentar a ese respecto, más de todo lo ya dicho.

Tengo ganas de seguir la marcha, ¿cuál sería el siguiente paso apropiado para mí?

No te queda otra que o bien quedarte observando el panorama desde las maravillosas vistas que tienes de la campiña de Arcos desde allí, junto con tus familiares y amigos mientras cae el atardecer, se va haciendo de noche, y la luna aparece en el frente para decirte que o empiezas a moverte o empezarás a tener frío. Y las posibilidades desde allí no son muy amplias por el hecho de que la ciudad no es demasiado grande y que teniendo 30.000 habitantes, pues demasiadas zonas de fiesta pues como se puede llegar a intuir, no tienen.

De igual forma, no desesperes porque siempre hay solución a todo y la tienes más abajo en las cuestas. Bajas un par de calles siguiendo la línea del parque y tendrás una zona de pubs interesante donde podrás escuchar música pero también hablar mientras te tomas algo. Es ese mítico plan intermedio que ni discoteca ni bar, para no aburrirte. Y con ello, empieza la marcha con un par de ideas interesantes, pues si bien ya sabes (o no), que Jerez está a menos de 30 minutos de allí, lo cual no es muy lejos, o bien te vas a la única discoteca como tal que tiene la ciudad y de la que podrás disfrutar 5 días a la semana (lo cual tampoco está del todo mal).

¿Cuáles serían los adjetivos propicios para definir finalmente de lo que he hablado?

  • Colosal: desde el punto de vista que como te puedes poner en una de las dos terrazas de las que disponen, no solo no te puedes aburrir si estás tomando algo tranquilamente, sino que encima, te sentirás como en el cielo cuando comiences a ver la campiña de Arcos de la Frontera, desde una posición inmejorable con unas vistas espléndidas. Siempre habrá alguien que se quede embobado con la baba ahí en la boca mientras ve todo lo que te ofrece el paisaje y terreno desde el Restaurante Bar Terraza.

  • Auténtico: pues con la comida de toda la vida, hecha de la manera de toda la vida, ese sabor de las abuelas que solo ellas saben cocinar de la mejor manera con los ingredientes más simples, pero con un toque que no es fácil de igualar. Ellos lo consiguen, y es que las personas mayores que saben de esto, no son pocas por sus lares.

  • Amplio: la cosa engaña, pues aunque de primeras la terraza de fuera te pueda parecer más o menos grandecita, la verdad es que por la disposición de las mesas y sobre todo por el hecho de que se prefiere respetar las distancias más que el aglomerar a la gente como pescados; hace que cuando entras, y ves todo ese espacio entre mesas, y numerosas de ellas, te quedas con la sensación de estar en una especie de palacio (a ver..... todo esto en comparación a lo que es un bar tradicional, que nadie se piense que es un super palacio porque no).

Pero vamos a ver, ¿me juego el all in o no me lo juego?

Juégatelo para volver a comer esas comidas que hace décadas o años que no pruebas. Estoy seguro de que muchos de vosotros no han probado una verdadera berza jerezana y es el momento, aunque no te encuentres en Jerez para probar una auténtica con todas las de la ley. Con los ingredientes completos con los que debe hacerse y siempre de la mejor manera para que sepa todo lo que pueda.

Número, quiero número (vale sí, lo mismo que antes pero más concreto para no discriminar a los que somos de números).

Le pongo un 8 por el hecho de que es superior en cuanto a calidad, platos y precio que el Albeniz, su eterno competidor. Si bien algunos preferirán el Albeniz por el hecho de que su cocina es más innovadora, yo siempre seré fiel defensor de lo clásico siempre que esté bien cocinado como es el caso. Y tú amigo.... ¿de qué clase de comida eres?

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Café Bar El Terraza? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!