Advertise here

Café Bar Albeniz


  - 1 opiniones

Café Bar Albeniz

Publicado por Antonio Valle Padilla — hace 5 años

Antonio.... ¿De qué me vas a hablar ahora?

Es momento de seguir con los sitios de Arcos de la Frontera. Y es que a pesar de que haya estado pocas veces en mi vida en la ciudad, siempre es especial al ser el pueblo donde mi madre nació. Por ello, ella siempre supo dónde ir exactamente para que pasáramos la mejor velada posible en familia, y lo cierto es que casi siempre lo consigue. Esta vez toca un mesón, restaurante o como queremos llamarle, en zona de ajetreo de la ciudad, en medio de una plaza, con muchos bares alrededor, y si queréis saber el nombre en sí, no es otro que Mesón Café Albeniz.

¿Alguna página web para completar todo lo que pueda leer aquí?

Lo podemos encontrar con muchos enlaces poniendo su nombre en Google. Yo me concentraré sobre todo en dos, los dos principales, ya que por un lado divisamos un enlace sobre reserva de restaurantes: http://www.reservarestaurantes.com/restaurante/meson-cafe-albeniz/102152 En el que igualmente aunque no nos deje reservar éste en exclusiva por alguna extraña razón (y es que está claro que en otro momento histórico seguro que sí que dejaban porque si no, no tiene sentido que lo incluyan en esta página. Pese a ello, viene su localización, el precio medio por comida que se presume te vas a gastar con un gasto medio, su teléfono, y por supuesto más de una foto que nos haga ver dónde nos vamos a meter.

Pero no nos importa en demasía, ya que con su facebook: https://es-es.facebook.com/MesonCafeAlbeniz Sí que podemos ver muchas más cosas para tener una información más completa del lugar en el caso en el que pasemos por allí o nos lo haya recomendado alguien para ir en especial a ese sitio. A parte de su localización como en el anterior caso (Calle de Muñoz Vázquez, número 10), nos dice el horario, que iría de 12.00 de la mañana a 0.15 de la madrugada; la fecha de su aparición en 2012, y por supuesto como no podía de ser de otra manera, muchas y muchas fotos para que nos entren ganas de comer allí.

Sí claro, sé de qué se trata todo, pero.... ¿Cómo encontrarlo?

Café Bar Albeniz



Pues se encuentra como dije anteriormente en la Calle de Muñoz Vázquez, número 10, que para el que no sepa situarla bien ahora mismo, hay que decir que se encuentra cerca de la conocida Avenida de Miguel Mancheño, cerca de la Calle Paseo de los Boliches y de la Calle Reina. No está muy lejos de la entrada de la rotonda mítica de Arcos de la Frontera, si bien tendrás que subir alguna que otra calle hasta dar con el mesón en cuestión. Siempre preguntando por el parque que lleva el nombre de la calle será más fácil de encontrar, si bien es cierto que además, la mayoría de personas sabrán a la perfección dónde encontrarlo, por lo que no te quepa la menor duda de que en un breve espacio de tiempo, estarás ahí ya esperando a que te sirvan.

¿Y si soy de fuera y no tengo ni idea de llegar hasta allí? ¿Qué cojo?

Como suele ser habitual, la clave estará en que no estés demasiado lejos de donde quieres ir, por lo que si no sabes exactamente dónde te encuentras, lo mejor es coger el gps, o mirar uno de esos mapas míticos que te regalan en multitud de sitios por donde vayas (sobre todo hoteles como es lo habitual o en la casa del turismo). Ante la duda, es mejor saber que el trenecito mítico del que he hablado en alguna ocasión, al lado de la rotonda emblemática a la entrada de la ciudad, pasará por allí, por lo que puede ser una solución rápida y no muy costosa a primera vista. Por otro lado, los conductores de autobús siempre sabrán dónde se encuentra el sitio indicado, por lo que tan simple es como que te esperes en la parada de bus más cercana y preguntes por cómo subir hasta allí.

De todas maneras, hay aparcamientos por la zona, y no mucho tráfico, por lo que la consecuencia clara es que cogiendo la moto o el coche tampoco debes tener excesivos problemas.

¿Cómo llegaste a conocer el lugar del que me hablas?

En una de esas visitas en las que toda la familia coge el coche porque sí y tira a uno de los pueblos de sus familiares, era ya la segunda vez que íbamos a Arcos de la Frontera, y mi madre, que se conocía la zona al dedillo eligió aquel sitio para tomar algo. Se lo conocía muy bien y sabía incluso a las horas en las que era mejor ir para no llevarnos mucho esperando, ni tampoco que estuviera la comida ya pasada por tanto esperar. Era la mejor guía que podíamos tener y la verdad es que el sitio no nos defraudó a ninguno, si bien con matices que luego iré comentando.

¿Lo recomiendas para algún tipo de persona en concreto?



Aquí no suele haber perfil claro, y es que como es zona de paso, con parque en medio, calle amplia y muchas cuestas hacia abajo, es como que el que llega a lo más alto, quiere descansar tranquilo, con una zona habilitada para los niños más pequeños y así poder también los padres estar completamente relajados pero siempre con un ojo puesto en los niños para que no les ocurra nada.

Y puesto que ponen de todo tipo de bebidas y comidas, pues tampoco puedo discriminar en ese sentido a nadie excepto los que de verdad estén mal económicamente, pues lo cierto es que era bastante caro, para lo que al final se nos ponía.

Si quisiera visitar el local del que me hablas, ¿Cuándo y cuál sería la mejor opción?

Café Bar Albeniz



Con un horario tan amplio como el que comentaba anteriormente, lo suyo es elegir bien la hora para que no te lleves una sorpresa. Y es que no lo recomiendo en absoluto para comer, pues siempre habrá en la ciudad cosas mejores, de mayor calidad, de menor precio sin que tenga que estar en una de esas plazas conocidas por todos, con mejores vistas y por supuesto por menor tiempo de espera; por lo que lo mejor sería alejarse de las horas de los extranjeros que puedan ir allí arriba, e irse más bien entrando la noche pero sin pasarse de las horas clave por la que la comida empieza a escasear y te acaban poniendo menos cantidad para que les llegue a todos los que quieran comer allí sentado.

Y es que siendo un sitio con tantas mesas fuera y también dentro, lo suyo es ir temprano a eso de las 21.00, cuando las primeras cenas se están replanteando y hay poquita gente (y la que haya está más para tomarse un refrigerio que para algo contundente), estando así con baja competencia en cuanto a la idea tuya de comer sin tener que esperar mucho tiempo, y encima recibiendo una buena cantidad para que así salgas convencido de que tienes que volver a repetir en el Mesón Café Albeniz. Sí que por supuesto, será una gozada a la tarde con el solecito pegándote de cara, mientras con un refresco en la mano (o lo que quieras que te tomes a la tarde), tengas una charla de esas más de corte filosófico para enganchar al personal y hacer que todo sea mejor de lo que iba siendo, pues con el encanto del atardecer y las vistas de fondo, uno se relaja y lo toma todo mejor.

¿Primeras impresiones?

Pues que era el típico sitio en el que con la afluencia de público te la clavaban y estaba en lo cierto. Vale que no era del todo mala la comida, más bien era buena, pero por los precios que ofrecían, te ibas a una ciudad grande a comer en un buen restaurante y te quedabas tan ancho. Además, te entra esa sensación de agobio cuando ves mesas y mesas y más mesas fuera sin ningún tipo de sentido porque lo más seguro es que el 70% estén vacías. Y es que otra cosa no, pero que había un número de mesas ingente para lo que es la población de Arcos, eso seguro. La clave es que como es sitio claro de paso, lo normal es que los clientes se tomen una bebida rápida y ya se vayan, por lo que hace falta montar un tinglado inmenso para algo que te deja muy poco beneficio. Al final como casi todo en esta vida la dinámica es clara: renovarse o morir, por lo que si el Mesón Albeniz sigue esta dinámica el tiempo que está en funcionamiento, debe de ser porque al menos beneficios le está dejando, así que como cada uno es libre, hay que respetarlo.

Descripción física y qué es lo que más te llama la atención.

Café Bar Albeniz



Sin duda es esa aglomeración de mesas de fuera, que luego se complementa con otra cantidad de mesas que es mejor ni calcular porque no te salen las cuentas de ninguna de las maneras posibles. Y es que hablamos de mesas metálicas, no muy grandes, con cuatro sillas alrededor que hacen las veces te quebradero de espalda, pues son de la misma calidad y textura de la mesa y al final del día cuando ya te llevas unas cuantas horas allí lastrado, todo se nota. Eso sí, no todo iba a ser malo, ya que para el número de mesas que hay, la velocidad de los camareros es muy decente, por lo que no voy a criticar absolutamente todo y sí que miraré los puntos buenos que también tienen.

Pero esto no va de pros y contras, sino de una descripción física acorde al sitio, por lo que huelga decir que hay una terraza fuera donde puedes estar y que encima está techada, por lo que no te preocupes si algún día llueve o hace malo, porque allí debajo no debes pasar ningún calvario. Y lo mejor de todo es que no solo cogen el espacio de la terraza para lo que es el mesón, sino que también abarcan otras zonas del parque al este y al oeste, por lo que todavía más gente cabe (lo que no se es si es del todo legal). La publicidad de la cerveza que tienen, Cruzcampo se ve a kilómetros de distancia en todos los toldos y carteles sobre el bar, por lo que del todo no me puede caer bien.

El suelo en cuestión de la parte de la terraza es del típico este de gravilla arenosa, por lo que cuidado con los zapatos que te vayas a poner, porque pueden acabar muy mal. En cuanto a parte de la misma terraza, toca acera, así que por ahí te libras del perjuicio anterior.

Ya hablando de la zona interior, las mesas se colocan muy cerca las una de otras, pero con un toque todo a madera que les da un sentido clásico y tradicional, que muchos de los sobre todo mayores, prefieren sin duda. Pero la madera es solo para los barrotes y barra principal que encontraremos a nuestra izquierda; y es que las mesas siguen siendo de plástico al igual que las sillas, si bien dependerá de qué justa zona nos toque o elijamos para que llegue a nuestros traseros una parte más acolchada en la que estar mucho mejor. Los asientos del fondo al más puro estilo “vip” son sin duda los mejores con diferencia, por lo que si podemos elegir, deberíamos apresurarnos a ellos y dejar los demás a los que vayan entrando más adelante.

Sobre los baños, se encuentran al fondo a la derecha como suele ser habitual en los dichos populares, y las estanterías de detrás de la barra, nos dejará ver una gra variedad de todo tipo de alcoholes y licores que seguro nos da curiosidad leer. Tiene aire acondicionado la sala por si el calor aprieta, que es lo lógico en esta parte de España y Andalucía, y al fondo a la izquierda, o mejor dicho justo al frente cuando entramos, podemos divisar una especie de tarima o escenario para que de vez en cuando, podamos disfrutar de música en directo, que suele ser sobre todo flamenca (pop flamenca más bien de estilo más comercial y muy escuchado por allí).

¿Por qué tendría que ir solo porque tú, Antonio, me lo recomiendes?

Tampoco es que lo esté recomendando especialmente, pero sí que me gustaría nombrarlo por el hecho de que fue una elección de mi querida madre. Las razones sigo sin saber por qué, puesto que como ya iremos viendo, está en una zona no muy accesible, con demasiadas sillas y mesas que dificultan el estar en el sitio donde verdaderamente deseas, con una rapidez de servicio que no es la mejor, y además con una música en directo que siendo flamenquita pop, no es que me termine de agradar (ni empezar tampoco claro). Pero como tampoco quiero hacer evitar a la gente que vaya porque tampoco está tan mal, diré que ya sea porque te gusta la comida tradicional de la campiña jerezana, con su queso curado, su jamón ibérico, sus aceitunas de sabor fuerte, su pescadito frito, berenjenas y algún potaje que otro; Mesón Albeniz no es mal sitio (simplemente que a mi no me va, pero que a otros muchos seguro que sí). No nos olvidemos del vino fino para acompañarlo todo de la mejor manera que es posible y eso sí que me lo beberé siempre con gusto (una nada más claro).

¿Cómo está normalmente el aforo?

Café Bar Albeniz



Es un sitio raro en ese aspecto, pues intercala momentos cumbre en los que gracias a que el trenecito que bordea la ciudad, se queda por allí un rato; se termina completando hasta arriba, mientras que por otro lado, es capaz de estar completamente vacío, siendo así cosa de días, de horario, de semanas, de tiempo metereológico e incluso diría de la suerte de que vayan más o menos personas por depende qué cosas determinadas.

Por norma genérica eso sí, podría decir que el porcentaje de gente sobre el 100% que se encuentra allí puede estar en torno al 20% por las mañanas, el 50% las tardes, el 75% las tardes noches y el 50% las noches, por lo que depende de qué estés buscando es más recomendable una cosa o la otra.

Descripción de fondo (para qué, qué tiene, ofrece, objetivo yendo, etc)

Sobre qué tiene principalmente diremos que tapas. Sobré que tapas sobre todo, enumeraré las siguientes que son las que he probado y las que he tenido el gusto de ver:

  • Aceitunas: nunca fallan y es que si eres un enamorado de éstas, te diré que en el mesón las hay de muchos tipos distintos y que siempre encontrarás las que se adecuen más a ti. El cuenco es contundente, ya que es un producto que no cuesta demasiado.

  • Queso: sobre todo el curado con sabor fuerte de oveja, y es que por esta zona, jamás gustaron los quesos que casi no saben, por lo que cuanto más curado y más viejo, mejor entra por el paladar, menos indiferente te deja y posiblemente más veces te lo pidas por el hecho de que te marca de verdad y no pasa como uno más.

  • Jamón: diferenciando dos tipos, pues el pata negra cuesta más caro en tapa que el típico que proviene de una paletilla cualquiera. La diferencia en sabor, textura e incluso color es muy clara, y eso marca la diferencia sin ninguna duda.

  • Berenjenas fritas: con una cantidad suficiente como para ser una tapa y esta vez sí, un sabor muy bueno, perfectamente en su punto y con miel suficiente como para que no te quedes con ninguna en estado de sequedad.

En cuanto a los platos, que también puedes pedir de esta manera, decir que sí que tiene más variedad, se aleja de lo que es lo típico de lugares como este y suele proporcionar cosas como:

  • Ensaladas: quitemos de en medio todas las típicas que no vale para nada explicar debido a todo lo que se suele repetir en los miles de sitios que sirven comida no solo en Arcos de la Frontera, sino en toda la provincia y en general en cualquier ciudad del País. Pero de la que sí voy a hablar porque es la que me jor hacen y mejor sabe por tanto, es de su ensalada césar, con lechuga por supuesto (con unos cogollos que tienen una pinta bestial a primera vista y luego también de sabor), con pechuga marinada (que se suele hacer en zumo de limón, y unas gotas de salsa perrins, marca de la casa), pan, queso parmesano y la salsa césar, que para el que no lo sepa se hace en base a mayonesa (mmmmmmmm, mayonesa arrrgggg), anchoas de salazón, agua, tabasco, parmesano y salsa perrins de nuevo.

    Está absolutamente brutal y es que con un sabor intenso pero a la vez suave y una textura de las que pocas he visto a lo largo de mi vida, tan solo puedo decir que mereció la pena la visita a pesar de todo lo malo dicho ya anteriormente gracias a este entrante que por supuesto eligió la persona que más sabía del tema como era mi madre.

  • Huevos rotos con jamón: y es que no hay nada mejor que comerte algo que ya sabes a lo que va a saberte, que sabes que te gusta y que por muy simple que pueda parecer en un primer momento, hay que hacerlo bien para que sepa aún mejor de lo que ya tienes en la mente. Es el caso de los huevos rotos con jamón, y es que el jamón que usan para la elaboración se nota que no es de calidad inferior, pues al final se cargarían el plato, y puesto que los huevos, por muy buenos que sean, nunca dejan de ser baratos; al final tienes que poner un poco de tu parte para darle un subidón al plato que haga que los que lo prueben quieran volver a repetirlo en un futuro. Para ello, hace falta que los huevos estén frescos, nada de esperar muchos días para hacerlos y que el jamón, habiendo cogido uno de al menos calidad intermedia, esté cortado muy fino para que pudiendo echar más por todo el plato, cada tenedorazo (permítanme esa expresión, pero es que a ver como lo explico si no), tenga no solo huevo que es lo habitual, sino también ese jamón del que quieres comer. 0

  • Pizzas: son totalmente caseras, con una masa gruesa, para que llenen y tengan consistencia y evitar además que no se te deshaga en las manos como muchas otras que al final se te empiezan a caer todos los ingredientes por el hecho de no pensar demasiado en cómo hacer las cosas bien desde la cocina. Eso no pasa en el Mesón Café Albeniz, y es por ello que tengo que meterlo y pronunciarme sobre sus pizzas caseras para valorarlas como se merecen. En concreto, la que me encantó fue la vegetal, y es que mi madre había pedido varios platos distintos para que cualquiera de nosotros que allí estábamos comiendo, pudiéramos probar distintas variedades de comidas que a su entender merecían la pena. De nuevo un gran acierto, y ya iban muchos, pues a la masa antes indicada de gran consistencia y sabor, junto con una textura crujiente que muchos de los profesionales la querrían; hay que meterle que los ingredientes de primera se notaban al instante, y si encima le metemos que no se pasaban en cuanto a porcentaje de cada uno de ellos a lo largo de la pizza; pues al final llegas a la conclusión de que esas “mierdas” que compramos en los supermercados y que a saber desde cuándo están hechas y cómo las hacen; no valen nada ante una buena pizza casera hecha con cariño, con unos ingredientes definidos y una organización también claves para que todo no pueda salir si no cercano a la perfección (porque perfecto.... es complicado y si no, presentaros a un concurso de cocina a ver qué os dicen y si fuera tan fácil, cómo es posible que tantos cocineros estén en paro).

  • Lomos de atún a la almadraba: vale que a mí el atún me encanta, ya sea el de lata mítico o mejor aún si es el pescado fresco recién comprado en la pescadería y que viene de hace nada del océano. Pero, aunque mi madre tenía ventaja pidiendo ese producto, lo que no iba yo a saber es que eso de “a la almadraba” era lo que terminaría de convencerme, ya que es una técnica que proviene de los árabes, por la cual se crea un laberinto de redes por la que no se ahoga el pez ni se le corta nada, sino que se queda él mismo enlazado hasta que sale a la superficie perfectamente vivo y fresco, que es como todo sabe mejor. Con ello, se consigue una mayor calidad de lo que nos comemos a diario y un menor sufrimiento para el animal (que tampoco está de más si podemos hacerlo de alguna manera).

    Centrándome en el plato, el hecho de que el atún por tanto estuviera a la almadraba se notaba en su frescura y sabor (por contra, un pescado en el cual ha sido matado ya en el agua y luego recogido, pierde su sabor mucho más rápido y se nota en demasía), y sumado a que lo conjuntaban con un revuelto de verduras al lado en vez de las míticas patatas (que igualmente a ellos les da igual poner una cosa que la otra, pero ya que comes un pescado azul que a priori por tanto nos dice que es algo saludable, lo mínimo es dejarte acompañar de verdura y no de patatas fritas así porque sí). El toque al aceite de oliva junto con el revuelto perfectamente cocinado, hacían del conjunto, si bien no demasiado tamaño, sí de un sabor sublime que siempre te hace entrar en el pensamiento de que quieres más.

  • Brocheta de solomillo: ¿qué puedo decir de una buena brocheta hecha? De nuevo aciertan y de nuevo mi madre da en la estacada, con este plato, que de nuevo en cuanto a tamaño no es demasiado grande, pero que al final eso queda en un segundo plano cuando lo probamos junto con sus patatas fritas en su perfecto punto; ya que la carne, que no está ni muy hecha ni muy cruda, se mezcla en nuestra boca con la salsa que deseemos (en mi caso y como no podía ser de otra manera, con mayonesa clarísimamente). El hecho de que te lo corten en trozos pequeños el solomillo a medida que vas viendo como quieres que no se acabe el palo en el que están sujetos, pero que tristemente descubres la realidad de que sí que se va acabando; hace un sufrimiento continuo por ir cada vez más lento, pegando bocados más pequeños para obtener eso que tanto queríamos que es, probar un trozo más de uno de los mejores solomillos que había probado nunca.

¿Y si de dinero no ando muy bien? ¿Es el sitio adecuado?

Es este su punto débil hablando claro, y es que a pesar de que los platos separados son especiales y están muy pero que muy buenos; el hecho de que te puedan llegar a cobrar por una tapa pequeña dos euros, o bien por la brocheta de solomillo 8 euros cuando en realidad lo que hay son 5 pequeños trozos de carne; pues nos hace pensar, que no es el mejor sitio para ir a comer cuando el dinero aprieta y creemos que nos costará llegar a fin de mes. La clave por tanto del asunto, será esperar a un mejor momento económico, o mejor dicho, ahorrar para cuando sepas que vas a ir de turismo a Arcos de la Frontera, y por el hecho de que vas a estar poco tiempo o menos de lo que te gustaría, comer por todo lo alto en los sitios en los que sabes que no puedes fallar como pueda ser este, a pesar de algunas críticas que yo mismo u otras personas puedan hacerle.

Eso sí, la ensalada césar que describí anteriormente por 5 euros sí que me parece que está muy bien de precio, y es que la puedes poner en medio para unos cuantos comensales, y aunque ninguno se vaya a hartar (todo dependerá lógicamente del número de personas que os encontréis comiendo y las ganas de comer que tengáis), lo importante es que todo el mundo acabe probándola y que por tanto, tenga una opinión propia de este manjar que por un precio asequible podemos saborear.

Las bebidas, no son nada baratas, porque por un refresco que te cuelen dos euros me parece una salvajada y más en un medio pueblo medio ciudad, que puede que sea la última vez que se va a ese sitio, solo por el recuerdo tan feo de esa “colada”. Porque me dicen que vale 0.80 céntimos, que estoy 405% seguro de que le siguen sacando dinero a la bebida (hablo de la típica fanta de lo que sea, el nestea, el aquarius o la coca-cola), y que solo por eso de decir, “oye qué barato”, en vez de una bebida ya se toman dos o más y quién sabe si por esa sola bebida que pensabas tomarte, ahora al final ese grupo que se había sentado para un ratito, acaba por cenar allí ante tan tremendo buen precio. Al final todo es técnica de negocio y libertad, que aunque yo nunca entenderé (quizás porque no tengo un bar ni lo he tenido y seguramente tampoco lo tendré y quizás porque tras muchos años en la materia, ellos también estén más o menos cansados).

Otra de las paranoias en cuanto a las bebidas es que la cerveza te cueste la mitad que un aquarius. Y si lo uno te produce una señora barriga (que en realidad hay científicos españoles de la Universidad de Almería y Valencia que dicen lo contrario), lo otro de primeras todos te venden de que es una bebida natural, con poco azúcar, revitalizante, reconstituyente y unas cuantas más de gilipolleces al fin y al cabo que no se las puede creer nadie porque tiene un 90% de agua y sabe casi a agua con gotitas de limón o naranja según el caso. Y como todo ello no es materia ni de este artículo, ni de otros similares, continuaré diciendo sobre el Mesón Albeniz, que en cuanto a los cafés, te cobran euro cincuenta, lo cual es de nuevo un soberano timo.

Los dulces, siempre serán al menos a precio de dos euros tengan lo que tengan y aunque sean claramente comprados 30 minutos antes en la pastelería de la esquina por 4 veces menos. En cuanto a las bebidas alcohólicas como los cubatas, mejor que ni te pienses el hecho de pedirte algo porque te van a poner malas marcas y encima a un precio que para qué oír si no te va a gustar.

Tengo ganas de seguir la marcha, ¿cuál sería el siguiente paso apropiado para mí?

Esa zona en la altura no es zona precisamente de fiesta, pues aunque te puedes encontrar algún que otro bar que cierra hasta tarde y en el que hay un buen ambiente (como el del final de la calle en la esquina derecha); lo cierto es que si te quieres ir a la zona de pubs típica o a la discoteca que hay en el centro, tienes que bajar un poco la cuesta de la que has venido por el camino del trenecito y una vez bajes la primera dichosa cuesta empinada; doblar hacia la izquierda para encontrarte seguro a muchas más personas de las que te esperabas de primeras y que por tanto son prueba fidedigna, de que por allí está la marcha.

¿Cuáles serían los adjetivos propicios para definir finalmente de lo que he hablado?

  • Extraño: en el sentido que conjugan unas tapas minúsculas a un precio abultado para lo que te ponen, con unos platos de muerte que quizás sean incluso baratos en cierto modo. Y es que la razón por la cual unos bares ponen precios sin sentido, seguirá siendo de toda la vida materia imposible de comprender por mi parte. Entre que la cerveza cuesta la mitad que un aquarius, que cada vez que te pides seven-up en cualquier sitio, te digan si no te importa sprite; pero que si te pides sprite, te digan que no te importa seven-up; el que pueda haber gente esperando un baño durante muchos minutos hasta que alguien no puede más, prueba la puerta y no hay nadie; y por último como es el caso del Albeniz, el que te pongan una pizza de buen tamaño que está buenísima y que se hace más o menos rápido, a un precio asequible, para que luego te la intenten colar con dulces que has visto a escasos metros de distancia a 4-5 veces menos de lo que lo intentan vender.

  • Torpes: ya que buscan el clavártela por la única vez que vengas, en vez de afianzarte con sus productos estrellas, aminorar precio para que viniendo gente más fiel, tengan la terraza a reventar y salgan todos contentos. Supongo que teniendo los platos que tienen y con el cariño que se ve que se hacen; estoy seguro de que alguna vez eso de que todo estuviera a reventar pasaría, pero se habrían dado cuenta que a un precio asequible y con toda la falta de personal, más los gastos de luz, agua, etc; no les saldría recomendable, por lo que tuvieron que cambiar de modelo de negocio, para poder clavar donde pudieran dándoles igual el número de personas que entre a lo largo del día (o eso o no lo entiendo).

  • Pensado para extranjeros: son a los típicos que no les importa pagar más de dos euros por un aquarius e incluso alguno lo verá hasta normal. El agua por encima de un euro cuando la botella no es ni de medio litro, es otro ejemplo de lo que hablo, de te pillo una vez hasta el fondo y ya si vienes, “pos mu bien” y si no, “pos me da igual porque te la he metido bien fuerte”. Al final, los que más van son los españoles que terminan no yendo por todo ello.

Pero vamos a ver, ¿me juego el all in o no me lo juego?

Si vas a ir a ciegas, mejor que no vayas porque vas a pagar un pastonazo para que encima hayas elegido tapas o platos que no debiste nunca ni haberte pensado. Pero si por el contrario, como mi madre, sabes todo lo bueno que tiene ese lugar, te darás cuenta de que el puesto tan malo que tienen en Trip Advisor (más allá del 50 de 63 posibilidades de restaurantes de Arcos de la Frontera), no es para nada merecido. Decántate por lo mejor, no te quedes con lo malo ni mediocre y entonces juégate el “All in” sin miedo a fallar porque mínimo tendrás pareja en mano.

Número, quiero número (vale sí, lo mismo que antes pero más concreto para no discriminar a los que somos de números).

Le pongo un 7 en su conjunto por el hecho de que a pesar de todas y cada una de las cosas malas que tiene, al final sabiendo a lo que vas, no te queda otra que aceptar que la comida en sí está buenísima; y si al final a lo que vas es a comer bien y acabas comiendo bien, todo lo demás debería quedar en un segundo plano que solo le darás verdadera importancia cuando el servicio, los modales o la tardanza te hacen entrar de los nervios antes de ni siquiera haberle dado la oportunidad al plato en cuestión. Mejor no te dejes llevar por la rabia, aguanta, prueba lo que tengas que probar y una vez eres más objetivo mientras saboreas lo que tienes en la boca, habla de lo que quieras.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Café Bar Albeniz? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!