Bar el Paquetito


  - 1 opiniones

Bar el Paquetito

Publicado por Antonio Valle Padilla — hace 5 años

Antonio.... ¿De qué me vas a hablar ahora?

Sigo hablando de la espléndida ciudad de Arcos de la Frontera, y es que nos deja sitios que merecen unas palabras en pos del conocimiento de todas las personas posibles. En este caso, hablo del que para mí es el mejor bar de la ciudad, en este caso el Bar el Paquetito.

¿Alguna página web para completar todo lo que pueda leer aquí?

No tienen página web como tal, pero sí que tienen facebook que es el aquí apunto: https://www.facebook.com/Tapas-El-Paquetito-139683016170412/timeline/?ref=page_internal

Es una página simple, con no muchos datos, si bien al menos la localización en el mapa, el teléfono de contacto y muchas fotos, que básicamente es lo que hace lo imprescindible para poder hacer una publicidad decente. Y es que no son pocas ni mucho menos, ya que podemos observar de manera fidedigna todos los tipos de tapas y platos que se nos ofrecen, que por cierto tienen una pinta espectacular. Lo bueno además, es que hay numerosas opiniones (más de 30), para que nos demos cuenta de que es un lugar al que hay que ir si estamos por esa parte de la provincia de Cádiz, y más de 300 me gustas que dan corroboración a todo el asunto.

Sí claro, sé de qué se trata todo, pero.... ¿Cómo encontrarlo?

Bar el Paquetito



No se encuentra lejos de la entrada de la ciudad, de la mítica rotonda de la que ya he escrito, por lo que tan solo habrá que coger una calle más arriba para encontrarlo. No te será difícil desde el punto en que siempre hay mucha gente comiendo allí sobre todo en la terraza, por lo que solo tienes que tener los ojos bien abiertos y llegarás al punto de destino. Igualmente, puedes preguntarle a cualquier de la zona que lo más probable es que sepa dónde se encuentra.

Para ser más estrictos en cuanto a la dirección, lo podemos encontrar en la Calle Josefa Moreno Segura, número 2, si bien otra dirección alternativa es la de Avenida Miguel Mancheño 1, que de todas maneras será igual de simple de encontrar al preguntar por la salida del conocido “trenecito” que recorre las calles de Arcos de la Frontera.

¿Y si soy de fuera y no tengo ni idea de llegar hasta allí? ¿Qué cojo?

Arcos es una ciudad que engaña, y es que si por sus 30.000 habitantes pensamos de primeras que es seguramente muy pequeña, lo cierto es que para los que viven habitualmente allí o simplemente pasan por sus callejuelas de turismo, no es para nada cierto. Avenidas largas, cuestas que suben y bajan constantemente y que hacen que tus gemelos se noten cada día más fuertes. Por eso, y porque las calles en su mayoría suelen ser bastante amplias, lo mejor sin duda es coger el coche o la moto y aparcar en la multitud de aparcamientos que nos deja Arcos de la Frontera.

Otra cosa es que estés completamente seguro de que la distancia no es amplia, y es que por ejemplo Google Maps calcula distancias con tiempo medio de andar, pero no calcula y entiende que todos los terrenos no son iguales y por tanto, las cuestas sobre todo las que suben, te hacen perder mucho más tiempo. Si no estás seguro, pregunta a alguien de allí que solo con su reacción tendrás mucha información útil con respecto a qué hacer en este sentido.

Los autobuses funcionan bien, hay líneas por toda la ciudad y la bicicleta no es nada recomendable por todo lo anterior ya comentado de las subidas y bajadas (excepto que te quieras super petar de piernas claro). Por último, el taxi no tiene sentido por todo lo anterior dicho.

¿Cómo llegaste a conocer el lugar del que me hablas?

Bar el Paquetito



Fue en una visita familiar, cogimos el trenecito mítico y la verdad es que viendo los platos que servían en el local, no tuvimos más opción que pararnos y tomarnos una de esas tapas que bien se venden con su cartel de fuera (y sus fotos también).

Entre que el número de personas era suficiente como para pensar que allí se tenía que comer bien, que las personas que estaban fueran de arcos o alrededores, sumaba también al asunto y si encima los platos se podían ver ya puestos en la mesa junto con las bebidas, que siempre sumaban; pues no había más que darles la oportunidad de que lo que pareciera, fuera cierto.

¿Lo recomiendas para algún tipo de persona en concreto?

Vale que la mayoría de las personas que se meten en el bar sean familias, y vale que los jóvenes si no son con sus padres, brillen por su ausencia. Pero es que da igual el perfil medio que parezca tener el Bar el Paquetito, cuando es sin duda un sitio donde se come fenomenal, donde tienes posibilidad de tapas, de bebidas, de platos y de menús, como más te convenza. Por tanto, lo recomiendo para cualquiera que quiera algo más que los bares genéricos de la zona, aunque ello se vea reflejado un poco en el precio.

Si quisiera visitar el local del que me hablas, ¿Cuándo y cuál sería la mejor opción?

Mientras que unos preferirán tirar hacia allá para la hora de comer por su interesante menú, completo que luego explicaré; yo soy más de tomar tapas para la cena. Y es que su tamaño no es del todo grande para lo que normalmente solemos encontrar en ciudades de este tamaño, por lo que muchos de los que se sientan allí, seguro esperaban otro tipo de cocina, menos elaborada pero con más materia para no quedarte con hambre, a pesar de que los sabores de este tipo de sitios, sean sobre todo por frituras y comida descuidada (en vez de platos más sanos como los de este bar).

Abre desde las 8 de la mañana para los desayunos y cierra a eso de las 00 de la noche dependiendo de la gente que haya. Si bien en todos los horarios hay variedad suficiente y de buena calidad, sigo pensando que para la cena se adecúa perfectamente en cuanto a hábito saludable y cantidad.

¿Primeras impresiones?

Bar el Paquetito



No hay duda de que la terraza me pareció de primeras apretada para el número tan grande de personas que allí en ese momento se encontraban. Pero claro, comenzaban los camareros a cambiar mesas de sitio, con sus respectivas sillas, y siempre con la mente abierta para colocar una más o menos en adecuación a la familia o las personas que allí se encuentren. Por lo que su flexibilidad es tan amplia, que al final lo que era una impresión mala, se acaba convirtiendo en otra buena y fundada, que le da puntos positivos al local en cuestión.

Por otro lado, su interior se iba abriendo a medida que se entra, por lo que de nuevo si la impresión con prejuicios era que se quedaba pequeño, no vi en todo el rato en el que estuve, que ninguna persona que quisiera se pudiera sentar sin problemas y encontrar el sitio perfecto para lo buscado.

Y por último en cuanto a las primeras impresiones, decir que por la calle céntrica que está, en una de las avenidas principales de la ciudad, uno siempre se espera cantidad por calidad, y no.

Descripción física y qué es lo que más te llama la atención.

Lo que más me llamó la atención aquel día sin duda es la velocidad con la que se sirve todo a pesar de que estaba bastante lleno. Pero es que no solo eso, puesto que aunque es cierto que no en demasiados sitios son tan rápidos como en el Paquetito, lo que de verdad convence es lo buena gente que son los que te atienden. No cuesta nada sonreír y parece que haya que llegar a un “pueblo” o mejor dicho, ciudad pequeña, para que esa simpatía que tanto pedimos en cada sitio que vamos, se vea respaldada por una razón real de todo. En las ciudades más grandes, ya sea porque son más infelices o porque están hartos de su trabajo (lo cual tiene que ver con la primera opción), al final acaban atendiendo mal, sufren mientras trabajan, y te la hacen pasar también de peor manera que si fueran algo simpáticos. Yo si fuera el propietario del bar, no dudaría un segundo en pedir como lo más importante, que la persona en cuestión que trabajaría en mi bar fuera abierto, simpático y con ello, seguro que se atrae a más clientes y las esperas se hacen más amenas.

En cuanto a la descripción física, vemos primeramente que existe una terraza con varias mesas metálicas cuadradas, y que normalmente tienen o bien 2 o bien 4 sillas también metálicas, de estas que te acabas clavando los palos de aluminio en la espalda. Tienen unos palos blancos por los que pueden cerrar la terraza para aquellos días en los que llueva o haga mucho frío, para estar tapado ante las reprimendas del tiempo. En sí no es que sea muy grande, pero con lo dicho antes sobre la buena organización del local, al final caben todos los que quieran.

Una vez hemos pasado dentro, nos encontramos la barra a la izquierda, pero que recorre todo el pasillo central hasta el fondo formando una U de madera. Es gruesa, de madera antigua, más tradicional que otra cosa, y como tal, siempre elegante para los que esperan eso mismo en un bar o restaurante. Sigue habiendo mesas allí dentro, pero ya de un corte más tradicional que esas malas de fuera que dan mala pinta y no mucho caché al sitio. Los baños se encuentran al final a la derecha (el mítico fondo a la derecha), y el número de camareros es amplio, tanto detrás de la barra como todo el tiempo moviéndose para poder dar el mejor servicio posible al local.

¿Por qué tendría que ir solo porque tú, Antonio, me lo recomiendes?

Pues porque como ya veremos en otro apartado del artículo, la comida está muy buena, el tamaño es decente, la preparación es envidiable y el trato de todos los que allí trabajan es inmejorable. Si encima le sumamos, que siempre hay gente que pueda corroborar el asunto, con sus más de 300 “me gustas” en facebook y los más de 30 opiniones siempre positivas del sitio; no nos hace más que dar por cerrada la duda, y tener por tanto que darle una oportunidad al Bar el Paquetito, por su buena localización, y sus grandes cocineros que día a día innovan de la manera que pueden para que podamos probar cada día cosas nuevas, pero siempre con un gran sabor que nos hará querer repetir en el caso en el que volvamos a la ciudad de Arcos de la Frontera. Por último, te lo recomiendo porque tienen un plato de la casa con cebollino, pepinillo, calabacín y una salsa propia, que en serio, no se puede perder toda persona que quiera probar algo distinto, pero no menos bueno.

¿Cómo está normalmente el aforo?

Muy bien, en el sentido de que siempre habrá gente a todas horas en el bar, pero siempre con un hueco que podrán crear aparentemente de la nada, para que el que quiera consumir en el bar, pueda hacerlo sin miedo a no tener espacio suficiente en él. Lo bueno del asunto es que el ambiente familiar te da un toque de tranquilidad con respecto a la comida, te darán ideas en caso de no saber qué pedir y encima, si vas a su vez, con tus familiares, quién sabe si acabas conociendo a nueva gente o incluso si acabas encontrándote con algún conocido. Esto en una ciudad de menos de 50.000 habitantes es lo que suele ocurrir casi cada día.

Descripción de fondo (para qué, qué tiene, ofrece, objetivo yendo, etc)

Bar el Paquetito



En este apartado me centraré en la disposición de comidas y bebidas que puede ofrecernos el bar, para que nos hagamos una mejor idea de qué podemos pedirnos una vez estamos allí:

  • Desayunos: no cabe duda de que el café con la tostada media o entera no puede verse en ausencia en un sitio como éste que se define como bar-restaurante. Hay multitud de posibles ingredientes para echarle a la tostada, y ya fuera de los típicos como la mantequilla, mermelada, aceite o jamón; también te servirán atún, tomate con lo que quieras, queso manchego (mi preferido junto con el atún) y alguna variante más (jamón de york, lomo, pavo, etc), todo es preguntar y ver qué te dicen.

  • Tapas: es su gran argumento para que visitemos el bar. Son distintas a lo que estamos acostumbrados, sin encontrar la mítica ensaladilla o la tortilla de patatas. En vez de ello, buscan innovar y lo logran con tapas variadas con muchas verduras para que le de a todo un toque saludable que nunca viene mal. La antes nombrada con pepinillo y cebollino es mi favorita sin duda, antes probada ni vista en ningún sitio. Si le sumamos que tienen variedad de pescado (si bien en ciudad no costera, soy reacio a pedirme una de estas), chocos fritos y a la plancha y un surtido de vegetales fritos y a la plancha sin aceite, que hacen las delicias de cualquiera. En cuanto a precios, será explicado en otro punto siguiente.

  • Menús: con pan, entrante, primer plato, postre y bebida, no hay duda de que puede ser una gran opción para cuando no te apetece pensar demasiado. Cambia a diario, ya que es el “menú del día”, por lo que tampoco vas a comer a diario las mismas cosas. Siempre cosas caseras, elaboradas con todo el cariño que se puede echar a la cocina, no hay duda de que las personas que están allí detrás trabajando, tienen muchos años de experiencia. No te vas a quedar con hambre y el pan está verdaderamente muy bueno.

  • Platos: tienes la opción de pasar de tapas por el hecho de que te parezcan poco o quieras innovar lo justo. Y es que con unos platos contundentes, de buena fama, con mejor apariencia y aún mejor sabor; elegir esta opción nunca será mala. Si bien la gente suele pedirse pescado, el cual a priori viene del Puerto de Santa María, fresco del día; yo seré más de pedirme algo más seguro como pueda ser el solomillo o mi preferido el lagarto, que es una parte muy sabrosa y tierna de normalmente el cerdo, y que aparentemente no parece ni tal; de lo bueno y distinto que está con respecto a otras partes con un sabor más fuerte. La pasta está incluida en la carta, y los platos en sí son lo suficientemente grandes como para que no sea un error el habérselo pedido. Sí que la gente normalmente querrá carne o pescado en vez de pasta, la cual no es muy famosa en la ciudad de Arcos de la Frontera.

  • Postres: en el apartado de postres, encontramos de nuevo mucha variedad y sobre todo cosas caseras que son las que más suelen atraer. Para pedirte un helado estilo polo, una bola de lo mismo o bien una fruta; siempre habrá mejores lugares, por lo que lo suyo es pedirse algo más elaborado, hecho por ellos mismos y que están mucho mejor en cuanto a todos los sentidos posibles. La crema catalana, las natillas y sobre todo las tartas propias junto con el arroz con leche, estoy seguro de que os va a gustar sin dudarlo, si bien ya veremos si compensa o no en cuanto al precio. El tamaño de los postres eso sí, no es muy amplio.

  • Bebidas: en este concepto, englobamos todas aquellas que sea a la hora que sea, se pueden llegar a pedir en el Bar el Paquetito. Y es que a los típicos café o té de muchos tipos, le podemos añadir los muchos licores para chupitos que disponen en sus estanterías, como el mítico vermú (aunque siempre es recomendable tomarlo en vaso algo más grande con hielo y limón), el Bayleis, el anís y otros tantos que se pueda imaginar. Las copas son también posibles de pedir allí en el bar, y no cabe duda de que los biofrutas, los zumos y los batidos, junto con el cola-cao, son opciones reales en pleno centro de Arcos.

¿Y si de dinero no ando muy bien? ¿Es el sitio adecuado?

Pues depende de cuánto estemos hablando de dinero y de cuánta hambre tienes. Lo cierto es que si vas muy corto de dinero, no es recomendable ir por el hecho de que quizás con un par de tapas tampoco estés ni almorzado ni cenado, por lo que lo mejor sería en cuanto a cantidad y precio, el menú pero igualmente se te va de precio si tienes la cartera justa. Para que os hagáis una mejor idea de los precios, los puedo resumir en lo siguiente:

  • Tapas: vale que te cuesten dos euros y alguna que otra incluso 1.50 euros. Pero recordemos que en ciudades andaluzas como Granada, Córdoba, o Jaén, te pides por esa cantidad cualquier bebida media y encima te ponen una tapa al lado; por lo que por 3-4 euros podrás estar comido o cenado si sabes a dónde ir para ello (incluso en algún sitio, por tan solo 2 euros, te ponen tres tapas y ya cubres todas las ganas que tengas para comer).

    Si tenemos en cuenta de que no son muy grandes, ya que prima la apariencia en cuanto a lo currado que lo tienen y hacen y lo visible que se pueda llegar a notar; al final si quieres sentirte totalmente satisfecho, tendrás que pedirte una más de la cuenta, y eso pasa factura con respecto a tu cartera, que seguro no está tan feliz.

  • Desayunos: no hay mucha diferencia en comparación a otras posibilidades dentro de la ciudad o en otras ciudades conexas, y es que el mítico café con entera de mantequilla vale dos euros, como pueda ser cobrado en decenas de sitio. No hay problema por pedirte un dulce prefabricado por el mismo precio, si bien con las tartas caseras que también te puedes pedir ahora, la cosa ya sube (2 euros el trozito no muy grande de la misma). Al igual que si te pides un zumo, o un biofrutas, que de nuevo se irá a mínimo 50 céntimos más de precio total o incluso un euro en el segundo caso.

  • Platos: los platos valen desde 6 euros en algún caso como en el del pollo con patatas, hasta los 12 del solomillo al roquefort con ensalada; por lo que si bien puede parecer caro en un primer vistazo, siempre terminará por depender del plato en concreto que te acabes pidiendo y por tanto comiendo; así que no desesperes, estudia bien la carta y no te apresures tomando decisiones equivocadas como pueda ser escoger más platos de la cuenta para las personas que habéis quedado a comer ese día.

  • Postres: vale que tengan caseros, esos típicos propios que siempre están buenos porque la cocinera les da su toque de muchos años y le sale perfecto. El problema es que el tamaño como ya he dicho no es muy grande y el precio que ronda los 3-4 euros dependiendo del postre, no deja de ser caro. La fruta valdrá 2 euros y aunque parezca barato, todos sabemos que en cualquier frutería de al lado, seguro encuentras más calidad por menos precio.

  • Menú: constando de pan, postre, bebida, entrante y plato principal, no podemos pedir menos de 8 euros para todo ello. Por lo que si pensamos en 8,95€ que es justo lo que vale, no está nada mal para lo que se nos ofrece, que cambia diariamente y que siempre estará de maravilla hecho por supuesto en el mismo día y permaneciendo fresco como recién cocinado (piensa que el mismo menú se pondrá a muchas personas el mismo día, por lo que no es que lo pidas y te lo cocinen desde ese momento, sino que por el contrario hacen una olla enorme, de la cual van cogiendo hasta quedarse sin existencias).

  • Bebidas: todas cuestan en torno a los dos euros, por lo que si algún refresco es cierto que más o menos pueda costártelo en otros sitios, el hecho de que te pongan una cerveza cruzcampo por el mismo valor ,es todo un pasote sin sentido. Los cafés y las tilas y otras funciones valen euro o euro cincuenta, mientras que los batidos están en el mismo precio, al igual que los cola-cao famosos que siguen pidiéndose niños y mayores.

Tengo ganas de seguir la marcha, ¿cuál sería el siguiente paso apropiado para mí?

Arcos no es una ciudad que tenga muchas alternativas en cuanto a fiesta, y es que lo normal en sus ciudadanos será o bien irse de bares, o pubs más o menos movidos; o bien irse a otras ciudades cercanas, como pueda ser Jerez de la Frontera. Si eres de los que coge el coche y quiere beber, no es recomendable la última opción, por lo que lo suyo será que te mantengas en Arcos a pesar de la poca marcha que pudiera llegar a haber. Cuanto más al centro, más fiesta, por lo que descubrirás rápidamente cuál es la zona principal de marcha al ir viendo cómo la gente sube las cuestas a su paso desde todas las zonas de la ciudad, hasta el denominado centro, donde con una discoteca y muchos pubs, siempre tendrás la opción que prefieras, pese a tener que ver siempre a la misma gente (es lo que tiene vivir en una ciudad de poco más de 30.000 habitantes).

¿Cuáles serían los adjetivos propicios para definir finalmente de lo que he hablado?

  • Estratégico: hablando de la localización como es lógico, y es que si llegas a la rotonda principal de la cual ya he hablado en otro post anterior, y justo al subir una de las calles, ya te la ves llena de gente comiendo o tomándose algo; está claro que tarde o temprano eres tú el que estará allí sentado, con ese pensamiento de que seguro te la van a clavar te pidas lo que te pidas y que en una parte tan turística como es al lado del trenecito que recorre la ciudad, es un fallo claro el ponerse allí. Pues nada más lejos de la realidad, y es que si todo lo anterior es cierto en teoría, al final, el Bar el Paquetito tiene lo bueno de la dirección y evita lo malo de ser una zona clara de turismo.

  • Moderno: debido a la creación, y presentación de las tapas y no en cuanto a su aspecto físico, pues con una decoración típica de programas de televisión, de chefs de la más alta cocina que puedas llegar a plantearte; el bar el Paquetito siempre te sorprenderá para bien. Vale que luego las cantidades no son todas las que podríamos pedir de un sitio como éste, cercano a todo el mundo; pero como lo bueno se termina pagando, pagas más por el hecho de decir, menudo plato bonito me estoy comiendo, que por la cantidad final.

  • Servicial: y es que otra cosa es imposible de decir, ya que son rápidos, eficientes, eficaces, serviciales, y siempre con una sonrisa y de la mejor manera posible para que el trato no haga más que sumar clientes y no restarlos (que ya suficiente con la crisis que nos acontece y el bajonazo de los bares de tapas que se ha cargado a muchos de los que antes existían y que seguirán cargándose hasta que de una vez por todas nos recuperemos plenamente). No cuesta nada hacerlo y tan solo es obra del que contrata elegir a la persona adecuada.

Pero vamos a ver, ¿me juego el all in o no me lo juego?

Solo por probar un plato distinto, una tapa de la casa, con un toque muy personal y sabroso. Y es que quizás tanta mezcla extraña no sea de tu agrado, pidiendo un simple pollo con patatas fritas; pero este entonces no será tu lugar. Aquí vienes para probar algo bueno, novedoso y rodeado de una de las principales zonas de Arcos de la Frontera. Si tienes esa mente abierta que recomiendo, seguro disfrutas de este sitio, recuérdalo siempre, Bar el Paquetito (uno de los primeros por trip advisor).

Número, quiero número (vale sí, lo mismo que antes pero más concreto para no discriminar a los que somos de números).

Pues le pongo un 7, porque lo comparo con otros de Arcos, y aunque de precio no esté acorde a lo que podemos esperar de una ciudad no muy grande, lo cierto es que en cuanto a variedad, sabor e innovación van completamente sobrados.

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Bar el Paquetito? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!