Advertise here

Mis momentos incómodos de intercambio.


Aunque dejé Italia con un buen dominio del inglés, aún había mucho que necesitaba aprender para poder hablar con fluidez. Tenía solamente 16 años y era la primera vez que estaba por mi cuenta en el extranjero. Creo que todo el mundo tiene que tragarse alguna vez momentos "tierra trágame". Justamente ahí es donde podemos sentir que queremos desaparecer o jamás hablar de lo que ha acabado de pasar, pero meses después lo único que harás será reírte de todo eso como si solo hubieran sido bromas.

Malentendidos.

Cuando empecé el colegio, me iba a una sandwichería para tomar el almuerzo cada día durante un mes, antes de darme cuenta de que simplemente podría haber gastado menos en la cafetería o incluso traerme comida de casa. De todas formas, en este sitio, puedes elegir todos los ingredientes que quieras poner en tu sandwich marcándolos en una hoja de papel y luego marcando una casilla para confirmar si quieres comer la comida en la mesa o si la quieres para llevar. Bueno, mientras daba mi papelito a la cajera, ella me mira y dice "¿Quieres tu recibo? ". Me quedo mirándola por unos segundos pensando si me había acordado de marcar la casilla o no. Mmm a saber. "No, lo quiero para llevar, gracias. " digo. Ella me contesta diciendo una vez más "¿Quieres el recibo? ". Bueno, chicos, todo lo que estaba escuchando era "¿Quieres sentarte? " como si fuera "Quieres tomarte la comida aquí o es para llevar? ". *palm face*.

Mala memoria.

Otros momentos pueden ser aquellos en los que me topaba con gente y ellos me dirían "Hola Chris, qué hay? " y yo no sabía ni qué decir porque, en primer lugar, 'qué hay' es más un saludo que una verdadera pregunta, y en segundo lugar, porque era incapaz de recordar quiénes eran. La historia de mi intercambio.

En clase

También fue incómodo cuando le conté a mi orientadora que quería cambiarme de mi clase de inglés porque no entendía a la profesora y lo que hizo fue irse directamente con ella y decirle que yo tenía problemas con la forma en la que daba clase. O sea, ¿en serio?

¿No podía haberme cambiado a otra clase sin tener que decirle nada? De todos modos, resultó que no me podía cambiar y lo que hizo fue intentar arreglar las cosas.

Lo que puedes hacer cuando te pasen este tipo de situaciones es:

  • no te tomes todo en serio, no puedes irte de intercambio y ser ya un experto en todo, eso va ocurriendo.
  • ríete de esto, si tus amigos ven que no te lo tomas a pecho te dejarán de tomar el pelo lol.
  • escríbelo, para que en los siguientes años puedas leerlo y recordarte a ti mismo lo divertido que fue todo.

Incluso aprendí a reírme de las fotos que mi padre de acogida me sacó en mi primer día de clase. Ni siquiera me gusta mi conjunto de ropa pero eh, tenía entrenamiento de tenis después así que tenía que ponerme en chándal. ¿No parezco un poco americano?

Mis momentos incómodos de intercambio.


Galería de fotos



¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Greeley!

Si conoces Greeley como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Greeley! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)


¡Comparte tu experiencia Erasmus!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!