Granada, la ciudad Erasmus por excelencia | Experiencia Erasmus Granada

Granada, la ciudad Erasmus por excelencia


Granada, ¡la ciudad Erasmus por excelencia!

Granada, la ciudad Erasmus por excelencia

¿Por qué elegí la ciudad de Granada para mi Erasmus?

Estudio lengua y literatura francesa y romana. Empecé las clases de español en la universidad sin saber ni una sola palabra. Y en 3 meses de inmersión, mi nivel ya me permitía expresarme bien. Me encantó aprender este idioma y la cultura española también me llamó la atención.

Decidí irme porque pocas cosas me retenían en Bruselas y porque siempre me ha gustado viajar. En esta aventura Erasmus tenía ganas de conocer a gente nueva, tener otro punto de vista de una enseñanza universitaria diferente, quería aprovechar esta bonita oportunidad para vivir nuevas experiencias.

Quería mejorar mi nivel de español disfrutando de una bonita ciudad (en la que se vive bien) con estudiantes de todo el mundo.

Siempre he soñado con destinos lejanos (como América del sur), pero el presupuesto (billete de avión, vivir allí, etc. ) era demasiado alto. Además, no hay muchos convenios con las universidades de esta región.

Por lo que mi preferencia se orientó hacia un destino hispanohablante, el más evidente: España. Elegir España era elegir un destino donde se hablaba español, donde los viajes y la vida estaban a buen precio y donde confirmaría cada noche esa reputación de ambiente festivo. Me gustaría añadir el sol (al resto de puntos positivos ya mencionados), por lo que decidí ir al sur de España.

Pero, ¿cómo elegir la ciudad del sur de España perfecta para pasar 6 meses de Erasmus? Esta tarea no fue fácil porque cada ciudad tenía unas ventajas (e inconvenientes). Tenía derecho a elegir 3 destinos en mi solicitud. En tercer lugar puse Cádiz porque una chica de esta región estuvo de Erasmus en Bruselas y "me vendió" las ventajas de esta ciudad y de su universidad. Después, en cuanto al primer y segundo destino, estuve dudando durante meses entre Sevilla y Granada. Mi madrina universitaria estuvo de Erasmus en Sevilla y su experiencia me encantó. Sin embargo, Granada me pareció el destino perfecto.

Después de buscar durante horas y horas por Internet, descubrí que Granada era la ciudad Erasmus (en Europa) número uno, elegida por los estudiantes de intercambio. Estuve investigando y el gran número de estudiantes internacionales que hay, me dieron ganas de conocerlos a todos. Por ello, allí podría vivir y estudiar con estudiantes con ganas de viajar y descubrir nuevas culturas. También podría compartir su opción de llevar una vida diferente (su día a día normal). Esta información me hizo entender que el Erasmus es una oportunidad que muchos jóvenes aprovechan. A medida que buscaba, encontraba más testimonios y opiniones sobre la ciudad de Granada. La ciudad parecía tener una ubicación perfecta, entre el mar y la montaña. No era ni muy grande (para no saber orientarse allí) ni muy pequeña (para recorrerla en un día). En resumen, por fin había encontrado argumentos para poner Granada como la primera opción en mi solicitud de Erasmus.

Mi coordinador me pidió que hiciera los programas de las clases de cada una de las 3 universidades en la que había presentado la solicitud. Era un trabajo duro y aburrido, porque no tenía acceso a las páginas que contenían la información necesaria, había que hacer los cálculos de las equivalencias e intentar conservar el máximo de similitudes posibles con la universidad de origen. Estos programas los modifiqué cien veces.

Más tarde, tuve que hacer frente a la montaña de papeleo administrativo de todo tipo. Hay que prepararse para ir a llamar a todas las puertas de los despachos de los profesores, secretarías, etc., desde el principio. Hay que aferrarse a su idea y no dejar de insistir hasta que no obtengas los papeles que necesites o la información que has ido a buscar.

Tuve suerte porque me aceptaron en la que era mi primera opción (después de haber dudado tanto tiempo). Me dijeron (a finales de 2017) que me iría a la Universidad de Granada de enero a junio de 2018.

¿Por qué elegí pasar allí 6 meses?

Me iba a ir durante el tercer año y los docentes de la universidad dijeron que, para nosotros (estudiantes de la facultad de letras, traducción y comunicación), el Erasmus en el grado era una buena oportunidad, pero solo podía tener una duración de 6 meses (a no ser que tengas la presentación de un proyecto de intercambio de un año realmente increíble) porque también tenemos la posibilidad de volver por segunda vez y más tiempo durante el máster.

Esto realmente no fue una opción, sino más bien una adaptación a la oferta que me hizo la facultad.

A posteriori, creo que irte de Erasmus durante un año es más enriquecedor y más estimulante. De hecho, llegar en enero significa llegar a mitad del año académico, los grupos de amigos ya están formados y los programas ya han comenzado. Y, además, 6 meses pasan muy rápidos, apenas has llegado cuando ya te tienes que ir. Hay muchas cosas que descubrir y que aprender, sería más oportuno disfrutar de esta experiencia por lo menos un año.

¿Me iría sin beca Erasmus?

La respuesta es más que evidente: sin la beca Erasmus+ que ofrece mi universidad, nunca hubiera podido irme (económicamente hablando).

Después de haber sido seleccionada por Erasmus, la Universidad Libre de Bruselas (ULB) nos ofrece, por iniciativa propia, una beca llamada "Erasmus+". Esta se calcula en función al precio medio del nivel de vida, dependiendo del destino. Cada destino está puesto en un cuadro en el que se puede ver la cantidad mensual que nos dará la universidad si te vas a ese sitio de intercambio.

España corresponde al nivel de vida 2, la ULB ofrece 300 € de beca al mes. La cantidad total de la beca se calcula en función a las fechas oficiales de comienzo y de fin de semestre (clases y exámenes) en la universidad de acogida. Los tres cuartos de la beca nos los dan antes de irnos y el resto se nos ingresa una vez que hemos vuelto y con la finalización oficial de nuestro dosier de intercambio (con las firmas, las notas, etc. ).

La beca está calculada para que cubra el total de los gastos durante 6 meses. Aunque esta ayuda financiera es indispensable, no cubre todos los gastos que supone el Erasmus (aunque sea una ciudad barata como Granada). Este punto debería mejorarse en los próximos años, aunque ya tengamos suerte al recibir esta ayuda.

En caso de que suspendas, debes devolver toda la beca.

Las solicitudes de becas suplementarias podrán entregarse a la comunidad francesa o a otros organismos, pero esto es muy difícil de obtener.

¿Cómo es la universidad de allí?

La universidad de Granada (UGR) se divide en diferentes campus repartidos por toda la ciudad y cada campus posee sus propias ventajas. Cada campus cuenta con un lugar tranquilo (una cafetería, un parque, un patio, etc. ) dependiendo del sitio de la ciudad en el que se encuentre.

La facultad de Filosofía y Letras (en el campus de la Cartuja) tiene mucho encanto, se encuentra en las alturas de Granada y ofrece una maravillosa vista de la ciudad y las montañas.

La manera de enseñar es muy diferente en España. Uno de los objetivos del Erasmus era descubrir otra visión de la enseñanza universitaria. Cuando llegas a otro lugar, olvidas lo que Bélgica te ha inculcado y descubres una nueva forma de ver las clases universitarias. En España los profesores conocen a todos sus alumnos por sus nombres y conocen su trayectoria. Al principio de cada clase, los profesores pasan lista, para saber los alumnos que hay presentes. Sobra decir que hay que ir a todas las clases. Las clases son más participativas, los alumnos hablan casi más que los profesores. La enseñanza se basa en las reflexiones de los estudiantes. De manera general, el nivel de la UGR me pareció bastante más fácil y accesible que el de la ULB. Pero, a nivel de organización, la UGR está más avanzada que la ULB, la atención a los dosieres Erasmus está mejor supervisada, los horarios de los exámenes se saben desde principio de curso, etc.

Lo que más cambia es la relación entre profesores y alumnos. En España, los estudiantes pueden tutear a sus profesores y llamarlos por sus nombres. Es algo extraño para alguien que viene del sistema universitario belga y que siempre ha respetado una jerarquía.

¿Cómo es la vida de estudiante en Granada?

¡La vida de estudiante es increíble en Granada!

Granada es la ciudad más barata de España, por lo que es perfecta para alguien que cuenta con un presupuesto de estudiante. El alquiler, las clases, las actividades, las fiestas: todo es asequible.

Todas las noches de tu estancia Erasmus en Granada son sinónimo de "fiesta", todas las noches hay un lugar en el que divertirte. Y hay para todos los gustos (de lunes a domingo, ¡es una locura! ). El lunes es la comida internacional que termina en un bonito bar. Un martes, todo el mundo pasa por la Chupitería 69 para tomarse unos chupitos por menos de un euro (en la carta hay más de cien diferentes). Nadie se va de Granada sin haber pasado la noche entera de un miércoles en Mae West, la discoteca más famosa de la ciudad, en la que la música y el ambiente te hace quedarte hasta que se hace de día. Los jueves te dejarás seducir por la magnífica discoteca Boom Boom Room, chic y moderna. Los viernes, puedes disfrutar de la vista de la Alhambra desde la discoteca del barrio del Albaicín, el Camborio. Y durante el fin de semana hay mucha más locura.

La vida de estudiante no solo es salir, también es disfrutar del buen tiempo, de la cultura, descubrir el encanto de la ciudad. En Granada puedes pasar del mar a la montaña en menos de una hora. Puedes pasear por los bonitos barrios del Albaicín y del Realejo para perderte noches enteras. Nos gusta pasear cerca del río durante horas. Te encantará pasear por el Paseo de los Tristes cuando hace buen tiempo, pasando por la animada Plaza Nueva (por el paso de los turistas y de cantantes callejeros). La curiosidad te llevará a las calles del centro, dan ganas de visitar la catedral y de pasar días enteros en el recinto de la maravillosa Alhambra, para ver la belleza floral y arquitectónica que perdura desde hace siglos. Puedes parar en el Mirador San Miguel Alto para ver el atardecer con el sonido de una guitarra de fondo. Así como observar la grandeza de la Alhambra iluminada desde el Mirador de San Nicolás.

Grenade, la ville Erasmus par excellence

Pequeños restaurantes y bares de tapas se convierten en la sede de los estudiantes, todos pasarán unas cien veces por la calle Pedro Antonio cuando tengan hambre o cuando quieran tomar algo entre amigos. El restaurante más barato y el más popular (donde tienes que ir cuando tienes hambre o, como dice la gente de Granada, "tinmayao"), que está lleno todas las noches de apertura, se llama El Peruano y se encuentra en la calle Gonzalo Gallas (la otra gran calle del centro llena de estudiantes por las noches). Masae es el mejor restaurante asiático de Granada, pero no es barato. Si quieres ahorrar, ve a las cantinas de la universidad, que ofrecen menús variados (entrante, plato principal y postre) por solo 3, 50 € con la tarjeta de estudiante. Probarás el pionono de Santa Fe y aprenderás a cocinar una tortilla de patatas. En un bar puedes pedir una milno (1925) o una Alhambra roja (siempre con una tapa gratuita). Puedes tomar un en la calle Elvira o pasar por la plaza Bib Rambla para comer churros con chocolate.

Rincones secretos que debes descubrir

Grenade, la ville Erasmus par excellence

Los Cahorros de Monachil te permite hacer senderismo y disfrutar de las cascadas, en los alrededores de Granada. Hay muchas rutas posibles (puedes encontrarte solo en lo alto de la montaña con todo el espacio para ti o intentar pasar por debajo de las rocas que obstruyen el camino).

Te bañarás cientos de veces en el magnífico lago del club náutico Cubillas, donde puedes jugar al pádel y probar el kayak con una vista de Sierra Nevada. La paz y la tranquilidad reinan en este pequeño paraíso.

Puedes pasarte horas admirando las vistas desde el centro Manuel de Falla antes de pasear por los jardines del Carmen de los Mártires.

Los imprescindibles

Semana Santa es un momento importante en toda España y en Granada se organizan unas procesiones religiosas impresionantes, tienes que ver al menos una.

En la fiesta de la Cruz todo el mundo canta y baila en toda la ciudad.

La Feria del Corpus es gigante, mezcla tradición y fiestas. Todo el mundo se viste con un traje tradicional para bailar durante muchos días seguidos. La vida de estudiante es una locura.

La fiesta del agua y el fuego tiene lugar en la Alpujarra y es un evento realmente genial en el que, sin duda, tienes que participar.

El clima

Me dijeron que en Granada todos los días hacía buen tiempo y justo he venido el único año que ha llovido durante todo un mes y las temperaturas han sido más bajas. Pero, finalmente, ha llegado el buen tiempo y admito que siempre está bien disfrutar de un clima suave. Las temperaturas no dejan de subir.

El alojamiento

Elegí vivir con dos personas de Granada en una casa barata cerca de mi campus. A posteriori, creo que hubiera preferido compartir alojamiento con otros estudiantes Erasmus, para descubrir con ellos el ambiente de la vida de los estudiantes de intercambio.

El idioma

Ir de Erasmus al sur de España para mejorar mi español no es una gran idea porque en Granada " se habla mal", se comen el final de las palabras, etc.

La malafollá de Graná es conocida en toda España. Las palabras preferidas de los andaluces, de los granaínos, son "joder", "hostia" y "Lavín" (que podrían ser traducidos como "putain" en francés). Podemos decir que cuentan "bocanás" a sus amigos, a los que llaman "tía" o "tío". Si quieres decir algo como un verdadero granaíno, tienes que añadir "polla" a las frases. Cuando te sorprendas, dirás "que puto coño es eso" y cuando algo te moleste dirás que es "un coñazo".

Al principio no entenderás nada de lo que dicen, tendrás la impresión de que nunca articulan, que olvidan una parte de las palabras, que quitan todas las "s" y las "d".

Te acostumbras y al final hablas como ellos sin darte cuenta. La gente te preguntará si eres de Granada porque tendrás su acento sin quererlo.

El Erasmus es una ocasión de conocer y pasar tiempo con hispanohablantes que vienen del otro lado del mundo. Es muy divertido observar las diferencias de las expresiones y saber distinguir los acentos de Latinoamérica, se podría decir que todos tienen un acento diferente cuando pronuncian las frases en español.

Los viajes

El avión, el autobús, el metro, alquilar un coche, todo es barato para desplazarse en la ciudad de Granada y en los alrededores.

Mis consejos para los futuros estudiantes que vayan a Granada

Grenade, la ville Erasmus par excellence

¡Tienes que disfrutar al máximo cada momento! El tiempo pasa muy rápido, ¡cada segundo se convierte en un recuerdo! Hay que hacerse una lista de cosas que quieres hacer antes de ir: hablar con la gente de allí, visitar todo lo posible, perderse (para poder encontrarse), ir a los sitios típicos y encontrar un lugar preferido, salir, comer, beber, salir de fiesta, probar todo lo que sea nuevo (y estos se convertirán en momentos únicos) y hacer locuras (¡solo se vive una vez! ).

Participa en actividades organizadas por Best Life Experience (y ESN), es indispensable para hacer amigos de todo el mundo, descubrir los rincones de la ciudad y pasar los mejores momentos de tu Erasmus (ofrecen de todo, ¡es alucinante!).


Galería de fotos



¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Granada!

Si conoces Granada como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Granada! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)



¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!