Advertise here

Día 4: Utrecht y alrededores

¡Las visitas continuaron a pleno rendimiento! También el viernes 19 de abril fue un día soleado y muy productivo.

Esta vez empecé desde Gouda, ciudad famosa por el homónimo queso. El centro se visita en un momento porque en sí para ver sólo tiene la plaza del ayuntamiento y la iglesia. Para compensar, paré un poco en una tienda de queso local y me llené de quesos para probar de inumerables tipos de queso. ¡Algunos sabores y colores eran muy curiosos! Probé incluso queso al pesto, a la lavanda y con sabor a cerveza Heineken... ¡y sigo aún vivo!

giorno-4-utrecht-dintorni-dbbe3be34b3e08

giorno-4-utrecht-dintorni-279a74be7e4129

La siguiente parada fue Utrecht, una ciudad universitaria vivaz repleta de verde. Aparqué al lado de uno de sus espléndidos parques y después me dirigí al centro. La parte más interesante de Utrecht seguramente es el canal principal a lo largo del cual gira toda la vida de la ciudad: restaurantes y tiendas a lo largo de los diques, barcos, puentes y mucha gente en movimiento. Digna de nombrar es también la alta torre de la catedral gótica inacabada a la que se puede también subir. Tuve incluso un poco de tiempo para comer y relajarme en el parque con la fuente que reflejaba un bonito arcoiris.

giorno-4-utrecht-dintorni-1e34961e5045fa

giorno-4-utrecht-dintorni-35650e0193deed

giorno-4-utrecht-dintorni-1693145799981e

Dejando la ciudad aposté por la tarde por dos destinos más tranquilos. El primero fue la ciudadela fortificada de Naarden, una verdadera joya rodeada por una muralla en forma de estrella de ladrillos y con fosos. Allí me tomé una cerveza fresquita en un bar del pueblo y luego recorrí parte del camino panorámico de la muralla, rodeada de prados y árboles.

giorno-4-utrecht-dintorni-8e10bc16a9e92c

El segundo pueblo fue la cercana Muiden, que se dirige con su puerto hacia el mar. Aquí obviamente fue directo a la playa donde entre otras cosas se podía observar el castillo construido para defender la ciudadela. Me crucé con una señora mayor muy amable que me aconsejó el mejor camino a recorrer. A propósito de esto, me dí cuenta de que los holandeses son más simpáticos de lo que me esperaba.

giorno-4-utrecht-dintorni-df9135f46efd5a

Aquí también, como el día anterior, me quedé en silencio admirando el sol incandescente que caía hacia el horizonte, por lo que volví a emocionarme con esta imagen.

Ahora descubre un poco de lo que hice durante el quinto día.


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!