Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

No me puedo creer que este sea el último día en Suecia, ¡cómo pasa el tiempo! Hoy hemos decidido visitar la ciudad vecina de Malmö (quizá recuerdes que hicimos una pequeña parada aquí el día que llegamos). Vimos la mayoría de monumentos principales, así como algunos de los más extraños y, ya que hacía un tiempo fantástico, terminamos el viaje con un baño en el mar. Ya estoy de vuelta en mi antiguo yo para una descripción más detallada del día.

13:30

¡Hola! Te doy la bienvenida al quinto artículo de mi diario de las "Crónicas de Escandinavia". Mi madre, mi hermano y yo justo hemos terminado de comer, pero nos ha cundido bastante lo que llevamos de día. Cogimos el tren para Malmö justo pasadas las diez (solo tardamos un cuarto de hora, por lo que no teníamos que levantarnos muy temprano) y aquí, comenzamos nuestra ruta desplazándonos hacia Stortorget, la plaza más grande y antigua de la ciudad. Aquí vimos el espectacular ayuntamiento (Malmö Rådhus), así como una estatua del Carlos X Gustavo, que fue el responsable de convertir a Skåne de una provincia danesa a que fuese de Suecia.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

De este punto, andamos unas cuantas calles hasta llegar a Lilla Torg, una plaza encantadora rodeada de edificios con entramados de madera antiguos. Detrás de uno de ellos, encontramos el Form/Design Center, un museo de arte moderno con varios pisos. Me gustó ver particularmente los objetos creados por artistas emergentes de la exposición Young Swedish Design. Entre ellos destaco: las lámparas bacteria (lámparas decoradas con cultivos de bacterias y que quieren parecerse a botellas en forma de cono) y una silla diseñada para ser apropiada para todos los alumnos del colegio, sin importar sus preferencias de aprendizaje.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

También dimos una vuelta por la tienda de regalos llena de elegancia del museo. A mi madre y a mí nos gustaron unos juegos para hacer manualidades de ganchillo, pero al ver el precio se nos quitaron las ganas. Puede que venga otra vez aquí cuando sea rica y famosa.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Lo siguiente en nuestro itinerario era la iglesia de San Pedro de estilo gótico, el edificio más antiguo de ladrillo de Malmö. Como los otros lugares de culto que hemos visto en este viaje, el interior del sitio estaba pintado de blanco, pero estaba lleno de objetos ornamentales. Estaba bastante intrigada con un órgano de tubos que había cerca del altar y que tenía un diseño casi geométrico.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Justo cuando estábamos saliendo, también echamos un vistazo a una capilla en el lateral magnífica (a la izquierda de la entrada según entras), que tenía unos frescos medievales por todo el techo abovedado y tumbas por todo el suelo.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Después de explorar esa zona brevemente, mi hermano y yo nos separamos de mi madre para visitar el museo de comida asquerosa de la ciudad. Me gustó mucho el sitio, a pesar de que el entorno diese ganas de vomitar, tanto que he escrito un artículo (próximamente). Vimos todo tipo de exquisiteces repugnantes de todo el mundo y para terminar la visita, pudimos probar algunas de ellas. ¿Pudimos digerirlas todas? Tendrás que esperar para leer el próximo artículo.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Con un gusto asqueroso aún persistente en la boca, nos fuimos de allí, caminamos por la ciudad hasta llegar a Malmö Saluhall, un mercado de comida cubierto. Había muchos puestos, tantos que nos llevó un buen rato decidirnos por uno, pero terminamos en Hedvigsdal, un pequeño restaurante de pizzas. Después de nuestra visita gastronómica, no estaba dispuesta a innovar con la comida, así que me pedí una margarita sencilla. Creo que los sabores de pizza más simples son los que realmente separan las ovejas de los cabritos (los buenos restaurantes de los malos) y este definitivamente se ganó el sitio en la primera categoría.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Cuando nos terminamos los platos, nos fuimos hacia St. Jakobs Stenugnsbager, el puesto de cafés donde estamos sentados ahora. Cuando mi madre y mi hermano se terminen lo que están tomando, hemos planeado ir al castillo de Malmö, uno de los lugares más icónicos de la ciudad. Volveré a contar algo cuando hayamos dado una vuelta de reconocimiento.

15:45

¡Saludos desde la playa de Ribersborg! Hemos pasado un par de horas visitando el castillo de Malmö, una fortaleza espléndida de ladrillos rojos que ahora acoge a ciertos museos. El primero de ellos estaba en el piso soterrado y se trataba de un acuario y reptilario con muchas especies diferentes para que pudiésemos admirar. No soy muy fan de los animales viscosos, pero debo decir que los gusanos de mar eran adorables, asomando sus cabezas de la arena y mirando con curiosidad.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Subimos un piso y visitamos el museo de historia natural, donde vimos todos los típicos animales disecados expuestos. En la sala de aves, vimos varios huevos, además de ropa elaborada totalmente con plumas.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

De aquí, nos fuimos a una sección que estaba llena de puzles para trabajar la cabeza. Mi hermano y yo nos quedamos fascinados con una actividad, en concreto, que incluía colocarse unos sensores de ondas cerebrales a la cabeza. El objetivo del juego era hacer que una bola de metal tocase el extremo de la mesa donde estaba la otra persona. Nos dijeron que se movería en la dirección adecuada, si la máquina percibía que uno de nosotros estaba más calmado que el otro. Mi hermano me ganaba siempre, hasta que sugerí que cambiásemos los puestos para probar la fiabilidad de la máquina. Esta vez fui yo la que se llevó la victoria. ¿Es fiable el juego? No estoy segura.

Por último, en la parte superior del castillo dimos una vuelta por el museo de arte de Malmö. Había una exposición de películas basadas en la infancia, pero a mí me interesaba más un gran tobogán rosa que estaba instalado en una de las salas. Era bastante grande para que los adultos disfrutasen de la misma forma que los niños, pero superé la tentación de subirme.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Después de un vistazo rápido a la tienda del museo, nos dirigimos a la salida. Tras haber pasado las últimas horas en un entorno con aire acondicionado, cuando salimos el calor nos atacó de pleno, por lo que decidimos cruzar el foso cubierto de musgo del castillo y fuimos inmediatamente a la playa de Ribersborg para refrescarnos. Estuvimos por lo menos cuarto de hora nadando en el mar frío y poco profundo, pero al contrario que en la playa que visitamos en el tercer día del viaje, en esta el agua apestaba. Nos sentíamos más bien sucios cuando nos estábamos secando después, pero al menos no nos moríamos de calor.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

Ahora estamos tomando el sol en la arena observando a una pequeña familia de cisnes siguiendo su turno para ir al agua. Todos los perros que había en la playa se sacudían con gran revuelo cuando llegaban, pero los cisnes eran lo suficientemente rápidos como para graznar y asustarlos. A nuestra derecha podíamos ver el Turning Torso, el rascacielos más alto de Escandinavia y otros edificios dignos de una postal de Malmö. Con un simple vistazo a la foto que hay debajo, te darás cuenta del porqué de su nombre.

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö

21:00

Ya estamos de nuevo en Lund, acabamos de terminar un pícnic en el jardín botánico relajados. Mañana volamos de vuelta a casa (¡qué pena!), pasaremos el resto de la tarde noche haciendo las maletas (dejando algo de tiempo como siempre, por supuesto, para el blog y Love Island). Mañana antes de coger el avión, vamos a hacer una visita relámpago por Copenhague, así que no te pierdas el artículo de mañana (próximamente). Mientras tanto, puedes leer el resto de artículos que he escrito sobre estas vacaciones (todos disponibles aquí). Gracias por leerme y ses snart (¡hasta pronto!).

Crónicas de Escandinavia (día 5): explorando Malmö


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!