Advertise here

La Nocturne des Coteaux de la Citadelle


  - 1 opiniones

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Publicado por Patricia Saiz Díaz — hace 5 años

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Lieja es una ciudad que pocos conocen de Bélgica, solo quien pasa más de dos meses en el país empieza a interesarse por destinos más allá de Bruselas, Amberes, Brujas o Gante. En mi caso fue mi tercera visita por el tan variopinto país.

Y la ocasión lo merecía, era La Nocturne des Coteaux de la Citadella. Es un evento que ha tomado el valor de internacional debido a la cantidad de gente de los países vecinos que asiste y tiene lugar el primer sábado de octubre de cada año.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Lieja es una ciudad que en mi opinión está muy poco estimada. Cada día que pasa en Bélgica soy más consciente de los tesoros que se distribuyen a lo largo de todo el país. Lieja es considerada como "la gran desconocida de Bélgica" ya que muchos opinan que no tiene nada que ver. Sin embargo, yo afirmo todo lo contrario, tiene una riqueza arquitectónica digna de admirar, uno de los mayores ambientes universitarios de toda Bélgica con un gran número de estudiantes erasmus (una de mis mejores amigas de Madrid hizo su erasmus en Lieja y no la cambiaría por ninguna otra ciudad), una animada vida nocturna y un espíritu muy cosmopolita en sus calles y plazas.

Antes de adentrarme en el evento propiamente dicho, me gustaría contar un poco de su historia para situarnos. Lieja es la segunda ciudad más poblada de Valonia (la parte del sur de Bélgica) y se asienta a orgillas del río Mosa, con amplios puentes que cruzan de una orilla a otra. Se sitúa a pocos kilómetros de la ciudad holandesa de Maastricht y fue cuna del emperador Carlomagno.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Fijaros si es tan importante la ciudad que el arquitecto e ingeniero español puso sus ojos en ello para diseñar una de las estaciones ferroviarias más grandes de Europa, la Gare des Guillemins, en 2009. Hay que atravesar el río Mosa por una pasarela que conecta la estación con el centro de la ciudad.

A continuación, me centro en el festival. A pocos metros de la estación se instaló una feria con varias atracciones y puestos con comida y los dulces típicos belgas. Aún no estaba tan acostumbrada a los gofres así que ordené uno con mis amigas que nos supo a gloria. Tras hacer un poco de turismo por la ciudad y visitar la emblemática Catedral de Saint-Paul, símbolo de la ciudad, el Palacio de los Príncipes Obispos, considerado el edificio gótico más grande del mundo o el Archeoforum. Por las calles, que ya estaban cortadas al tráfico, se respiraba el ambiente festivo y como aún no había llegado el frío, las terrazas rebosaban de gente, o simplemente familias y turistas paseando por los puestos tipicos de fritanga y dulces que se distribuían por las calles principales de la ciudad.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Una vez que se puso el sol, se comenzaron a encender las más de 20. 000 velas que se habían colocado por toda la ciudad y que durante el día se podían contemplar apagadas por las aceras y escaleras. Al igual que en Gante, también existía una ruta que seguir para contemplar los distintos puntos de luces y antorchas que se habían preparados, más simples y modestos que los de Gante. El recorrido partía desde la Place Saint-Lambert.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

El plato estrella fue la escalera del monte de Bueren que une la parte baja de Lieja con la Ciutadella situada sobre el monte y desde la que se pueden divisar unas vistas increíbles de la ciudad. La escalera se cubría con centenas de velas como un manto de fuego y durante una hora permanecía cerrada al público, ante miles de turistas ansiosos por poder subirla. El simple hecho de admirarla ya me sorprendió.

Para amenizar la espera mientras la abrían al paso, fuimos guiadas hacia uno de los puestos de salchicas a pocos metros de la escalera, lo condimentaron con una de las famosas salsas belgas y a mí que no me gustan los perritos calientes, puedo decir que fue una de los mejores bocadillos de salchica que he probado jamás.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Antes de proceder a subir la infinita escalera, entramos a una especie de patio que lo habían adornado a modo de exposición con varias obras de artistas iluminadas solo por la luz de las velas. Salimos de allí y nos dirigimos hacia la escalera, por donde cientos de personas ya estaban subiendo. La gente, cuidadosa de no pisar las velas, no podía evitar tropezarse alguna que otra vez.

A medio tramo paramos para coger aire, mi amiga que estudió allí me había dicho que la escalera era larga y pesada, pero no me imaginaba que tanto. Nos hicimos algunas fotos mientras la gente nos esquivaba y continuamos el camino hasta que llegamos a la cima. El lugar más oscuro de toda la ciudad. Bandas de música con pequeños escenarios o incluso escenarios improvisados animaban el ambiente y nosotras continuamos nuestra ruta por un pequeño sendero guiado con velas hasta una exposición de cuadros y obras un tanto abstractos (entre la que destaco la de Maléfica que muestro en una fotografía).

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Dimos la vuelta y nos paramos unos minutos ante el mirado para contemplar la belleza de la ciudad iluminada tan solo por esas pequeñas velas. Asombroso.

Bajamos el monte por la misma escalera por la cual apenas ya quedaban velas encendidas, estaban las pobres pisadas y destrozadas, y no parabamos de preguntarnos como hacían los habitantes que vivían a orillas de la escalera para bajar y subir eso todos los días.

Una bonita experiencia que culminó con una noche de fiesta mezclada con lluvia antes de coger el primer tren de vuelta a Bruselas a las 6 de la mañana.

Volveré para explorar más a fondo esta bella ciudad.

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Un baño de luces sobre la desconocida Lieja

Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces La Nocturne des Coteaux de la Citadelle? Comparte tu opinión sobre este lugar.


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!