Mis pensamientos e impresiones después de un mes en Japón. Parte 4

¡Oke oke! Es hora de hablar del sistema educativo y las escuelas que visité, de deportes populares y de qué hacen ellos en su tiempo libre, es decir, series de TV, programas y anuncios, anime y manga, y cómo sentarse adecuadamente en un restaurante.

Educación y deporte

my-thoughts-impressions-month-japan-4-64

Solo unas cuantas palabras sobre el sistema educativo y mi impresión hasta ahora. Tuve la oportunidad de visitar la escuela infantil (donde también estuve de voluntario), la escuela primaria y el instituto en Gobo y Hidaka.

Todo lo relacionado con las escuelas y la educación en Japón me resultaba muy curioso. En primer lugar, todos hemos oído hablar del "duro sistema educativo" donde los japoneses no duermen, sino que estudian, estudian, estudian y duermen; y empiezan desde el principio otra vez. Nada de vida social; nada de tiempo para divertirse; todos llevan la misma ropa; todos acaban siendo ingenieros y hasta los niños más pequeños, como dijo mi profesor en el instituto una vez, pueden crear un Optimus Prime solo con dejarles un lapicero.

En realidad, algunas de estas historias y rumores son ciertas.

En Japón, todos los estudiantes están obligados a llevar el uniforme escolar (camisas blancas y pantalones negros). ¡Igual que en los animes! Los primeros días, mientras íbamos en coche, yo me dedicaba a observarlo todo (a ver, ¿quién no lo haría? ) y vi un montón de figuras en blanco y negro paseando o montando en bicicleta solos o en grupos. Dado que Gobo es relativamente pequeña comparada con las grandes ciudades. Yo creo que es bastante segura para los estudiantes o alumnos que van solos (o en grupo) a la escuela, ya que, probablemente, muchos se conocen y es difícil que ocurra algo malo (o, al menos, no debería).

El sistema de educación japonés está basado en el 6-3-3-4, lo que significa que la escuela primaria dura 6 años, la "escuela secundaria" son 3 años y el "instituto" otros 3. Por último, la universidad supone 4 años de estudios. Creo que esto no es lo más interesante así que pasemos a las verdaderas experiencias de las clases.

Visitando las clases

Mi primera experiencia fue al ir a la escuela primaria en la que mi hermana pequeña de acogida recibía sus primeras clases (o clases de preescolar). En realidad, ocurrió por accidente pero me alegro de que pasara. Estaba enseñando mi cámara analógica a mi familia de acogida y a unos compañeros del restaurante en el que trabajaba mientras intentaba explicar en japonés que era para mi escuela; dije "gakkou" pero ellos lo entendieron como "ah, ¿quieres visitar la escuela de aquí? ¡Pues vamos! ". Me dio por reírme pero, por supuesto, no me negué. En realidad sentía curiosidad por verlo y vivir la experiencia de sentarme en una de esas clases.

A estas alturas no debería sorprenderos escuchar que tuvimos que quitarnos los zapatos para entrar a la escuela. Allí hay, como en muchos otros sitios, una zona donde dejar los zapatos y coger las zapatillas. De modo que mantuvimos la escuela limpia. Después nos dirigimos hacia la oficina del director, puesto que mi padre de acogida y él eran amigos. Le pedimos que nos guiara y nos enseñara (más bien a mí) un poco la escuela.

Después de conocer al director atravesamos un pasillo. Los niños tenían bastante curiosidad respecto al extraño que había allí, incluso salieron de las clases para verme y empezaron a gritar "¡América-jin, América-jin! " ("iie iie... watashi wa... ¡kuroachia kara! ¡Kuroachia-jin! "). Supongo que no solían ir por allí muchos extranjeros así que yo era un poco la novedad. Aun que hay un chico llamado Peter, de Canadá, pero ya hablaré de eso después, en mi carta diaria. Vi a mi hermana de acogida sentada en su clase con el resto de niños. En cuanto se dieron cuenta de que estaba allí, todos se giraron para ver de dónde salía ese chico. Mientras que yo simplemente estaba leyendo libros para niños, intentando descubrir cuánto entendía con mi nivel actual del sistema de escritura hiragana.

Un poco después me enseñaron la escuela secundaria, que estaba en el segundo piso. Allí tuve la oportunidad de ver cómo eran las lecciones de inglés. ¡Por Dios! El primer libro en Japón que fui capaz de entender, algo así como una página entera, fue el libro de alumnos de inglés. Nunca me había sentido más tranquilo, tenía ganas de reír por dentro de lo sencilla que era la vida en ese momento. Pero entiendo que para ellos era difícil porque yo tuve los mismos problemas y fui uno de los peores en inglés (francamente, lo odiaba hasta que llegué al instituto). Me dieron la oportunidad de decir unas cuantas frases sencillas en inglés delante de la clase. No sé cuántos de ellos entendieron mi introducción pero fue divertido y ellos parecían contentos.

La última parte fue la clase de arte, donde nos cruzamos de nuevo durante la clase, o más bien, durante el trabajo, y todos estaban intentando hacer la tarea. Aquí fue cuando noté que la mayoría de ellos (hasta donde veían mis ojos) estaban pintando con paciencia y prestando atención a los detalles. Todos tenían algo distinto así que no pude adivinar cuál era la tarea. En Croacia, por el contrario, recuerdo que, en mi clase, a la mitad de la gente no le importaba demasiado y lo veían como una oportunidad para jugar o escuchar música.

Diversas medallas deportivas

my-thoughts-impressions-month-japan-4-95

Lo último que vi fue que, en vez de medallas de metal o simplemente medallas por logros deportivos, recibían algo que parecían cintas o algún tipo de tela con un título/logro u honor escrito relativo al estatus de la persona que lo recibía. ¡Interesante! Luego las colgaban en la vitrina, igual que hacemos con las copas y las medallas. Todas eran rojas.

Otra experiencia que tuve con el sistema del instituto fue la visita de la ceremonia del té verde en el Hidaka High School pero, como ya he dicho, me pasé el tiempo en esa habitación solo para practicar la ceremonia del té verde. Solo había chicas y su profesora (sensei), y habían cojines para sentarse. Pero hablaré más sobre eso en los artículos especiales.

Eso es todo respecto a la escuela primara y el instituto que conocí; un interior muy limpio y sencillo, se llevan zapatillas en vez de tus propios zapatos; la ropa blanca y negra para los estudiantes; una visualización distinta de las "medallas"; y los zapatos de deporte estaban en el pasillo junto a la vitrina de trofeos en el estante de madera.

Los escenarios en el gimnasio

Otra cosa que me llamó la atención fue que los gimnasios o los espacios para deportes tenían un escenario en una esquina. También vi uno en la enfermería (hablaré más de eso en su propio artículo).

Todos están locos con el béisbol, ¿o no?

El béisbol es, sin duda, el deporte más popular en Japón. Al menos es así como lo promocionan por todas partes. Tuve la oportunidad de ver un partido de béisbol en directo en el estadio del instituto en Wakayama, aún no entiendo muy bien las reglas y creo que podría no ser tan divertido a la hora de verlo como lo son otros deportes. Aún así, creo que el fútbol (para aquellos en el otro continente, soccer) está abriéndose camino, en primer lugar, entre las nuevas generaciones. Uno de mis padres de acogida, el que me llevó al partido, es un gran fan del fútbol europeo y sabe mucho sobre eso, es especialmente divertido escucharle contar a los jugadores del equipo nacional de Croacia y los clubes en los que juegan. Le regalé mi bufanda de los fans del equipo de Croacia. Ahora bien, ¿por qué es tan popular el béisbol? Creo que ya sabéis la respuesta. Se hizo popular después de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación americana de Japón. Todas las cafeterías tienen casi todo el tiempo un canal en directo con algún partido de béisbol así que fue algo complicado estar rodeado de béisbol por todas partes.

Jerarquía y colectivismo

Antes he olvidado comentar que la sociedad japonesa está mucho más orientada al colectivismo y a construir el sentimiento fuerte de pertenecer a los grupos, es decir, las reglas, e intentar respetar la jerarquía, no la individualidad, y más libertad siendo diferentes a los demás. Esto aún se puede observar o sentir en la jerarquía social entre hombres y mujeres en relación a los trabajos o, también, al hablar de la otra juventud, pero yo diría que también está cambiando debido a la influencia de la cultura occidental y el estilo de vida que tiene su lugar en la sociedad moderna japonesa. No estoy diciendo que sea algo bueno o malo, y no quiero juzgar.

Series de TV, programas, anime y manga (la cultura pop japonesa)

my-thoughts-impressions-month-japan-4-95

Este es otro tema popular entre muchos. Simplemente hay grupos de gente (nosotros, extranjeros, amigos) que se interesan mayormente por uno o dos segmentos de la cultura japonesa, ya sea el paisaje y la arquitectura, el anime y el manga, el lenguaje y la escritura japonesa, la cocina japonesa u otras tantas opciones.

No voy a negar que yo también me entusiasmé al ver todas esas cosas frente a mis ojos. He leído mucho sobre eso, como muchos otros; y la cultura pop japonesa, al menos en cuanto al anime, los juguetes y los juegos de cartas, ha tenido una enorme influencia en la infancia de muchos en Europa y alrededor del globo, en general.

Anime

Al hablar del anime en primer lugar, es probable que no haya nadie que adore Japón y no haya oído hablar nunca de Son-Goku (Goku es una especie de leyenda nacional allí), no haya visto o jugado con Pokemon, Digimon, Sailor Moon, Naruto, Yu-gi-oh!, Astro Boy (bueno vale, para las generaciones más mayores), Power Rangers, Death Note y muchos más. Aún así solo son una pieza (¿lo pilláis? One Piece) de una colección enorme de todo lo que existe en ese país que aún no se ha exportado al resto del mundo. Pokemon, por ejemplo, ya no es tan popular en Croacia (en mi época no había un solo niño sin una baraja de principiante para jugar o intercambiar las cartas) pero, incluso ahora, en Japón están por todas partes. Dragonball es una de las cosas que están por todo lo alto, como he dicho antes, y cada librería te dará la bienvenida con las figuras de Goku SSJ, Vegeta, Frieza (Freezer) y los demás. Puedes encontrar manga en cualquier parte y por un precio muy asequible (después de transportarlo a Europa tiene que ser un poco más caro, claro). Me traje a casa varios mangas de DBZ, una revista de DBZ que parecía bastante interesante (¡y conseguí una pegatina de Goku Super Saiyan Dios! ¡Sentid la envidia! ) y una camiseta. De lo único que me arrepiento es de no haber comprado otra camiseta más; pero, oye, pienso volver a Japón.

Además, los niños podían ver algunas cosas que podrían considerarse brutales (al menos desde mi punto de vista) y nadie tenía nada en contra ni lo consideraban algo extraño o preocupante. Por ejemplo, algunas escenas violentas y sin censura de One Piece podían verse sin problemas. Por otro lado, algunas cosas que no son precisamente peligrosas, nocivas o violentas pero podían dar lugar a controversia sí que se censuraban.

Hay nuevas series de anime con las que no estoy familiarizado o, simplemente, dejé de seguir el "mercado" y lo que ha estado pasando los últimos días. Ahora bien, pasamos a otro tema, series de TV, programas y anuncios (¡ya veréis las imágenes! ).

Series de TV, programas y anuncios

¡Esto es lo que estaba esperando! El momento en que vi por primera vez los canales de TV japonesa me sentía lleno de expectativas y sorpresa; y me sentí muy satisfecho con lo que vi. Lo que necesitas saber es que, sí, es cierto, después de 5 minutos viendo sus anuncios de TV absorbes una cantidad específica de rarezas y te acabas sintiendo psicológicamente afectado, especialmente mientras prestas atención e intentas entender algunos programas.

Los programas de TV (con los que más me encontraba al encender la TV) son muy coloridos en contraste con las calles, coches y uniformes escolares que he descrito antes. Las letras y los signos están en el mismo fotograma en distintos colores, puede haber mucho texto, a veces puede parecer demasiado y un poco caótico. Me sorprendió un poco porque esperaba algo más estricto. Pero volví en mí rápidamente ya que todo lo relacionado con la cultura pop en Japón está muy extendido, es muy colorido, caótico, vívido y en busca de atención. Lo que aún me fastidia, después de 6 meses es el círculo en la esquina de un programa de TV donde casi siempre estaba el mismo tío, y nos dedicábamos a observar sus reacciones mientras veíamos un documental o alguna grabación. Lo único que hacía era reír constantemente y poner expresiones extrañas con la cara, y reaccionar a lo que veía (lo que nosotros estábamos viendo). Era raro pero bueno, supongo que tenía que ser así.

Ahora bien, no todos los programas eran raros, claro. También hay cosas normales, solo he señalado algunas cosas que son interesantes; como un canal en el que emitían una de las cosas más raras que he visto allí. Un mono que llevaba máscaras de otros animales salía a pasear con alguien. ¡Si no me creéis tendréis que creer en esta imagen de aquí abajo!

my-thoughts-impressions-month-japan-4-18

Por otro lado, intenté ver un programa de CSI y solo pude entender algunas frases que ya había aprendido allí; tuve que intentar adivinar el argumento y qué estaba pasando, solo con mis ojos. Otra cosa divertida (y me alegro de haberlo presenciado) fue ver un programa o telenovela japonesa y grabar el momento en que empezaron a llorar. Muchos habréis visto el llanto español por las telenovelas mexicanas/españolas, pero, ¿el japonés? ¡No lo creo!

Una o dos veces pude ver algún documental de historia japonesa, algún conflicto entre dinastías y ejércitos, la reconstrucción de lugares históricos y los samurai. Mi primer padre de acogida, el del restaurante, disfrutaba mucho viendo e incluso cantando ópera (no podía evitar reírme y también era divertido para él).

La influencia del mundo occidental

Allí es muy visible la influencia de la cultura occidental puesto que pude ver la bandera estadounidense y otros símbolos por todas partes; mucha gente llevaba camisetas y se volvían locos con ello aunque puede que algunos ni si quiera supieran por qué. Eso no está mal, es algo que pasa en muchos sitios. Muchos estudiantes y amigos que hice allí fueron o estaban planeando ir de intercambio a USA. Y otros muchos han visitado o incluso estudiado en algún lugar de Europa. Aunque, por supuesto, no se veían Geishas por todas partes, hombres o mujeres vestidos con los trajes tradicionales (simplemente porque no es la costumbre, como en Europa, excepto en algunas zonas rurales y festivales en las ciudades). Algunas películas, series y música occidental son muy populares allí, algunas otras no tanto, es algo relativo (después de todo, ¿a quién le importa absolutamente todo del Oeste? A mí no me interesa demasiado, no lo sigo y tampoco quiero seguirlo todo, ya es mucho lo que tenemos para elegir entre Internet y la TV).

Creo que las nuevas generaciones intentan encontrar un equilibrio entre la cultura popular que llega de todas partes del mundo, su fuerte influencia y valores; y los valores y la tradición de la cultura japonesa, que es bastante distinta si prestas atención a los detalles. Puede resultar un poco complicado dado que se trata de intentar combinar dos mundos y mentalidades en el día a día. Ya veremos.

En conclusión, el mundo japonés de la cultura pop es una locura y no sabes qué puedes esperar. En contraste con el monótono mundo en blanco y negro de las calles, es realmente colorido y caótico.

13. Cómo sentarse en los restaurantes japoneses

my-thoughts-impressions-month-japan-4-b9

Hay tres tipos de restaurantes dependiendo de cómo te sientes allí. Esta es mi experiencia personal y mi opinión, claro. Debe haber mucho más pero, ¡no sé!

El primero es prácticamente idéntico a los nuestros, o podríamos decir que tiene "sillas normales". No hay nada especial en este, pero los otros dos son algo más interesantes y más cercanos al "estilo japonés".

Mi favorito, personalmente, es el segundo. Después de quitarte los zapatos (esta vez sin zapatillas), subimos al suelo elevado y nos sentamos en una mesa. Pero, ¿cómo? Hay un "hueco" alrededor de la mesa y todo estaba hecho de forma que te sientas en el suelo pero es como si te sentaras en una silla. Tus piernas caen cómodamente y tocan el suelo, donde están las patas de la mesa. Además el suelo es como una silla plana con un cojín para tus posaderas. Las mesas suelen tener uno o dos puntos en el centros donde puedes preparar la comida en tu propia parrilla. El camarero/camarera trae la comida fresca y tu la eliges y la pones (por ejemplo, la carne) en la parrilla. ¡Después de unos minutos está lista para comer!

Básicamente, te lo sirven todo y tú decides cómo quieres preparar tu comida.

my-thoughts-impressions-month-japan-4-44

El tercer tipo es el restaurante más tradicional, en el que tienes que arrodillarte o sentarte con los pies cruzados bajo la mesa. Este supuso un gran problema para mí debido a mis piernas; siempre tenía que ponerlas rectas a 45 grados, algo bastante gracioso cuando lo veías, y tenía que prestar atención para no derribar a los camareros ni al resto de clientes.


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!