Frutas veraniegas

Frutas veraniegas

El verano es una gran estación, y os contaré por qué. Hoy en día puedes tener todas las frutas y verduras que quieras, pero estas tienen su temporada, y Georgia tiene muchos jardines y gente que cultiva sus propias frutas

y verduras. Algunos después las venden y están realmente buenas. Si quieres un sabor real de frutas y verduras, deberías comprarlas, porque valen la pena. Es una de las razones por las que me encanta el verano. Hay nectarinas, melocotones, albaricoques, alucha, fresas, frambuesas, arándanos, todo tipo de bayas, manzanas, moras, ciruelas, y otras frutas, por no mencionar verduras. ¡Es como un festival de comida sana en verano!

Alucha

Lo primero son las fresas y las aluchas, por supuesto. Quizás no conozcáis las aluchas, pero yo sí. Y son geniales. Dicen que son de Georgia, y por eso no puedo traduciros el nombre. Tampoco sé si se trata de una fruta o una verdura. Pero su temporada empieza a finales de abril y dura varios meses, y es un producto que les encanta a los niños. En Kajetia hay árboles en casi cada jardín, que en esa temporada producen alucha, y es mejor que el tkemali, por que está menos agria que este último, por lo que es más fácil de digerir y puedes comer en mayor cantidad. De alguna manera me recuerda a las ciruelas, pero creo que solo yo digo eso. Si encontráis alucha en algún sitio, tenéis que probarla. De verdad que merece la pena. Una vez que la pruebas, quieres volver a comerla. Confiad en mí, todo el mundo lo dice.

Frutas veraniegas

Fresas

Es el turno de las fresas. He escrito sobre esta fruta en mis otros blogs bastante. Sin embargo, nunca es suficiente en lo que se refiere a las fresas, ya que es el tipo de fruta que a casi todo el mundo le gusta, con muchas vitaminas y pocas calorías, que la convierte en una fruta perfecta para aquellos que siguen una dieta y quieren perder peso. Son buenas para nuestro sistema inmunitario, ya que tiene mucha vitamina C. ¡Además, está deliciosa! Por estas razones tienes que comer fresas cada vez que puedas. Verás lo increíbles que son cuando te des cuenta de que están buenas con todo. ¡Son simplemente geniales! Me encantan. A toda mi familia le gustan, por lo que siempre o casi siempre tenemos fresas a finales de primavera/verano, cuando empieza la temporada. Ahora mismo es temporada de fresas aquí, así que podemos comerlas todos los días, y es genial. También quiero contaros que hay distintos tipos de fresas. Las que nosotros compramos son las fresas georgianas, y son muy distintas de las importadas (la mayoría de Turquía). Si compras fresas, ve a los bazares y no a las fruterías, ya que allí venden las que están realmente buenas. Por último, quiero añadir que yo compro las fresas allí y que me encanta su sabor, no sé a vosotros, pero a mí es lo que me gusta.

Frutas veraniegas

Albaricoques

Tocan los albaricoques. A mi madre le encantan, los ama. Como lo sé, cuando veo albaricoques que tienen buena pinta, se los compro para hacerla feliz. A más gente de mi familia le gustan los albaricoques, y a mí también, pero creo que ella gana. Los albaricoques tienen un sabor distinto al resto de las frutas. En realidad todas saben distinto, si no serían todas iguales. No me gustan las frutas o las verduras ya maduras, o sea, me gustan cuando están a punto de madurar. Normalmente compro frutas y verduras en ese estado, si no están así no las compro. Cuando veo un albaricoque sé al momento si me gusta o no, ya que soy bastante buena eligiendo frutas y verduras, así que siempre las compro buenas.

Melocotones

Vamos con los melocotones. Me encantan, son muy jugosos. Cuando tengo la oportunidad de comprar melocotones no la dejo escapar. Incluso hacemos compota de melocotón para poder tener en invierno. Mi abuela era quien solía hacerlo, ya que aquí por lo general suelen hacerlo ellas, pero es muy mayor y ya no puede hacerlo sola, así que este año voy a ayudarla a preparar compota de melocotón. Ella solo tiene que decirme los pasos a seguir, cuánto azúcar tengo que echar, y ese tipo de cosas. Espero que todo salga bien.

Frutas veraniegas

Nectarinas

Después de los albaricoques y los melocotones, llega el turno de las nectarinas. Se pueden disfrutar más que los melocotones porque no tienen la piel como las segundas y se pueden comer directamente sin tener que pelarlas. Además, son tan jugosas como los melocotones y a los niños les encantan tanto que se comen un buen número de nectarinas en un abrir y cerrar de ojos. Tenemos árboles que dan nectarinas en nuestro jardín, y el año pasado estaban deliciosas. También tenemos melocotoneros. También tuve la oportunidad de probarlos el año pasado y estaban muy sabrosos. ¡Siempre lo están!

Frutas veraniegas

Sandía y melón

Ya conocéis el melón y la sandía, ¡las verdaderas frutas del verano! Sobre todo la sandía. Hay campos de sandías en Kakheti, cuyos propietarios venden la fruta para ganar algo de dinero. Estos tienen muy buen sabor, y siempre los compramos en verano. A mi familia le gusta mucho la sandía, pero yo prefiero el melón. No sé por qué. El melón es una fruta que puedo comer siempre. Tiene un olor y un sabor genial, mientras que la sandía es solo líquido. No obstante, también como sandía, ya que hay pocas cosas que no pueda o no quiera comer, ya que me gusta casi todo. Hay gente que dice que no puede comer ciertas cosas, o que no le gustan, así que no las prueban. Yo no soy así. A toda mi familia le encanta la sandía y tenemos esta fruta en casa todos los días del verano. Ah, y otra cosa que no me gusta de la sandía es que es muy grande y necesita mucho espacio y esfuerzo para cortarlo, además de las semillas y el líquido que sueltan, que están por todas partes, algo que me molesta bastante. Quizás sean las razones por las que prefiero el melón. Como algunos sabréis, hay gente que sigue la "dieta de la sandía" para perder peso. Supongo que hará su efecto, ya que conozco a gente que la ha seguido y ha conseguido perder peso. Técnicamente, la sandía es todo agua, y es como si estuvieras bebiendo todo el día. Por supuesto, tiene muchos carbohidratos y azúcar, así que no recomendaría a la gente comer simplemente sandía en todo el día, aunque la gente no escucha. Pueden hacerte una pregunta y tú pensar que quieren oír tu opinión o algo que sabes, pero en realidad no escuchan lo que tienes que decir y no les importa.

Frutas veraniegas

Cerezas

Llega el turno de las cerezas. Hay muchos tipos de cerezas, y tenemos bastantes aquí. Podemos encontrar cerezas blancas, cerezas rojas, etc. A mí me encantan, aunque son un poco difíciles de comer. Quiero decir, tienen hueso, y no a todo el mundo le gusta, pero el sabor merece la pena. Tenemos cerezos en los jardines y son increíbles. También teníamos un cerezo blanco, pero ya no da frutos, aunque sí que tenemos cerezos rojos, tres o más, y son espectaculares. Tienen un sabor muy distinto al que no puedes resistirte. A mi madre le encantan las cerezas rojas, aunque yo prefiero las blancas. Hace tiempo solíamos hacer pastel de cerezas. Bueno, no solía, sino que lo preparó un par de veces. Como éramos pequeños no nos gustaba mucho y no volvió a prepararlo, ya que no nos lo comíamos. Para ser sincera, no me gustaban los pasteles o las tartas de frutas hasta hace poco, mientras que a mi madre le encantan. Hay una pastelería cerca de mi casa y descubrí que preparan una tarta de manzana increíble (no lo llamo pastel porque parece más una tarta, aunque todo el mundo aquí lo llama ghvezeli, que significa pastel en español, aunque no creo que sean lo mismo). Nunca antes la había probado. Solo había tomado pastel de cerezas y cosas del estilo hace un tiempo, las que preparaba mi tía. El año pasado o así preparé una tarta de ciruela y estaba muy buena. Ya os he contado que no me van ese tipo de cosas, pero la preparé para el resto y la probé, y estaba buena. La tarta de manzana de la pastelería cercana a mi casa es bastante grande, nutritiva y no está nada seca, está tan suave y rica que no puedes parar de comerla. Nunca había probado algo así, si os digo la verdad.

Frutas veraniegas

Manzanas

¿Qué pasa con las manzanas? Es una fruta a la que no puedo decir que no. Además, las puedes comprar durante todo el año, así que no serían una fruta veraniega. No obstante, también las comemos en verano, por lo que en parte si podríamos referirnos a ellas como tal. Por supuesto, algunas manzanas maduran en verano, por ejemplo las manzanas verdes, que maduran a finales de verano y están muy sabrosas. A mi abuelo le encantan esas manzanas, y a mí también. Tienen un sabor distinto, y da unas manzanas pequeñas y bonitas. Por supuesto, tenemos también manzanos en nuestro viñedo. Da manzanas rojas y verdes, por su forma y color imagino que son las llamadas del tipo pepino, pero por favor, ¡no imagines una manzana con forma de pepino, te lo ruego! No se parecen en nada a los pepinos. Cuando maduran en otoño vamos todos a recogerlas. Bueno, no siempre, pero a veces vamos a por ellas. O si no mi padre las recoge y las trae a casa, donde las guardamos y nos las comemos cuando nos apetece. A mucha gente le gustan las manzanas amarillas, llamadas "Golden" y "Banana", que tienen un sabor distinto, más azucarado que agrio o algo por el estilo. Mi tío tiene manzanos de todos estos tipos y las recoge, y como dispone de un buen lugar para almacenarlas las guarda allí en otoño e invierno. Algunas personas dicen que si las guardas en papel de periódico se conservan mejor, pero no lo sé, nunca lo he probado. Las manzanas son buenas para todo. Tienen vitamina C, funcionan si quieres seguir una dieta detox o una normal, si quieres perder peso... Para todo esto sugieren comer manzanas, ya que son bajas en calorías, son jugosas y tienen vitamina C como ya he mencionado, además de saciarte. Si las llevas contigo, pueden servir de aperitivo durante el día y proporcionarte la energía necesaria sin sentirte culpable por haber comido algo poco sano. Gracias a las manzanas puedes comer sano, además que son muy fáciles de llevar en tu bolso o mochila. Solía hacer eso en la universidad, ya que no tenía mucho tiempo entre clase y clase como para ir a comer a algún sitio, así que sacaba la manzana en cualquier momento que tuviera un pequeño descanso y me la comía, dándome la energía necesaria para seguir con mis clases.

Peras

De pequeña me chiflaban las peras. Mi abuela tenía un peral que me encantaba. Estaban suaves y jugosas y tenían una forma que aún recuerdo y que me encantaba. Aún me siguen gustando las peras, y hace unas semanas, cuando iba de camino a la frutería, las vi. Cogí algunas, me encantó que tuvieran peras. Se parecían a las que plantaba mi abuela, así que las compré al instante. Nosotros también teníamos un peral que se parecía mucho, pero ya no lo tenemos más. Sin embargo, tenemos otro peral que, aunque no es igual que el primero, da frutas deliciosas. Cuando voy a casa suelo coger un par de peras y llevármelas, y así. Tenemos muchos árboles en nuestro jardín, me he dado cuenta ahora que os los he ido nombrando todos.

Frutas veraniegas

Arándanos

Me encantan los arándanos. Solo han pasado un par de años desde la primera vez que los probé, y desde ese momento intento comerlos casi siempre que puedo. No solo por su sabor, también por la información que encontré en Google acerca de su riqueza en vitaminas y lo beneficiosas que son para nuestro cuerpo y cerebro. Pasará con todas las frutas del bosque, pero los arándanos son especiales. Siempre suelo estar pendiente de cuando van a traerlas importadas a las fruterías, y me encantó cuando Carrefour publicó en Facebook que iban a traer arándanos durante algunos días. Incluso si no se vendían, iba a ir a comprar esos arándanos, ya que llevaba mucho tiempo esperando ese día. Todas las frutas del bosque están bien. En nuestro viñedo crecen también moras, y cada vez que vamos allí cogemos un racimo y nos lo comemos. Están deliciosas y la gente hace compota con ellas, al igual que nuestra familia. Nos encantan, sobre todo en invierno.

Moras

Las moras son otra fruta veraniega que les encanta a mis abuelos. Tenemos moreras en nuestro jardín (¡sorpresa! ), es como una mezcla de moreras. Como sabréis, hay dos tipos de moras: una es blanca y la otra es negra. Solíamos tener una morera blanca enorme, pero lo cortaron y ahora tenemos la morera negra, que está también deliciosa. La probé hace unos días y no llegué a entender muy bien su sabor. Mi otra abuela tiene una morera negra enorme en su jardín que solíamos escalar cuando eramos niños con nuestros vecinos, nos comíamos las moras y nos lo pasábamos genial.

Estaban muy buenas. No puedo describir su sabor, pero era un sabor real.

Frutas veraniegas

Frambuesas

¡No podemos olvidarnos de las frambuesas! Esta fruta es para un periodo muy concreto de tiempo, pero está muy buena con todo y me encanta. Mi abuela tiene también frambuesas en su jardín, recuerdo de pequeños ir allí a comer frambuesas, nos encantaban. Me recuerdan a las fresas, ya que ambas maduran en épocas parecidas, así que maduraban juntas en el jardín de mi abuela y me comía ambas.

Solían hacer mermelada de frambuesa, está muy buena en invierno acompañada de una taza de té y una rebanada de pan. Aunque en realidad no me gusta mucho la mermelada. Sin embargo, a mi abuela le encanta y compra de muchos tipos, de frambuesa, de higos, de cornel, de nueces, etc.

Frutas veraniegas

La mermelada que más me gustaba de pequeño era la de sandía, que estaba deliciosa y me la comía a cualquier hora. Sabía muy bien. Hay gente a la que no le gusta, pero a mí sí. Supongo que a más gente le gustará. Sé que es muy difícil de preparar y que lleva mucho tiempo, o sea, la piel tiene que espesarse para que la mermelada sea buena.

He escrito bastantes cosas sobre frutas veraniegas de Georgia, lo que me gusta, lo que no me gusta y más. Ahora entendéis por qué el verano es mejor que el resto de estaciones, ¿verdad? Es uno de los puntos principales del verano para mí. Es la temporada en la que más sano puedes comer, y dejar el chocolate, el azúcar y la bollería. La gente sigue comiendo estos productos y, por supuesto, yo no soy la excepción, pero comemos más frutas y verduras en verano que en otras épocas del año, y eso es genial. Solo he escrito sobre frutas, aunque hay verduras aparte que también comemos. Pepinos, tomates, zanahorias, berenjenas, patatas, setas y muchas más, además de maíz. A todo el mundo le gusta el maíz hervido. Nosotros tenemos plantas de las que sacamos el maíz para cocinarlo y comerlo, y está delicioso. Los niños esperan con emoción la temporada del maíz, ya que les encanta también.

Frutas veraniegas

Este ha sido mi artículo sobre frutas del verano. Ahora ya sabéis qué frutas son más populares en verano en Georgia, qué se come y cómo, o al menos la manera en la que mi familia y la gente que me rodea compramos y comemos estas frutas. En verano dispones de muchas opciones, pero en verano comer fruta es la que recomiendo, sobre todo en Georgia, donde hay una amplia variedad de frutas que puedes comer en verano y en el resto de épocas. El caso es que en verano tienes tantas frutas que puedes llegar a confundirte. Así que te recomiendo comprar pequeñas cantidades de todo y disfrutar de la fruta el resto del día.

Frutas veraniegas


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!