Advertise here

Blumenau


  - 1 opiniones

Blumenau, Un pueblo alemán en Brasil.

Publicado por Maria Fernandez — hace 3 años

Blumenau: Una ciudad alemana en Brasil

Y aquí otro de los pequeños viajes que hicimos de fin de semana. De nuevo nos fuimos un grupillo en un coche alquilado con un nuevo rumbo: Blumeanu. Habíamos hablado con otros intercambistas y los que habían estado un año habían ido para disfrutar del Oktoberfest del 2012. Como ciudad alemana, dejaría un poco que desear si esta fiesta brutal no estuviese entre sus tradiciones ¿no creéis? No es mi caso (lástima de fechas) pero igualmente la ciudad vale la pena.

Yo soy partidaria de salir en busca de nuevos lugares siempre que tengo oportunidad y un poco de tiempo (y sobre todo, ¡dinero!) por lo que aunque no sea la ciudad más bonita que he visto, siempre estoy encantada de llevarme una nueva imagen para recordar.

En mi opinión, la característica más relevante de esta ciudad es su personalidad alemana dentro de un país brasileño al que ha llegado un poco de cultura, costumbres y arquitectura de uno de los países europeos. Sin embargo, aunque no deja de ser un hecho característico y que puede que ayude a aumentar su característico no pretendo engañar a nadie: a Brasil al igual que a España le va la fiesta, y el punto fuerte de la ciudad es la celebración anual del Oktoberfest, donde llega a reunirse una cantidad de gente totalmente abrumadora, como si se tratase del Tomorrowland.

Como siempre os contextualizo el viaje, y paso a contaros un poco de historia y algunas referencias de su gente, economía… para que aquellos interesados que quieran viajar tengan algún resumencillo del que poder partir para seguir informándose.

BLUMENAU 

También en el estado de Santa Catarina, la ciudad de Blumenau se sitúa a unos 150 Km (en torno a dos horas de distancia en coche) de mi querida y adorada isla: Florianópolis. La ciudad no tiene mar, aunque está situada cerca de la costa brasileña, sin embargo la ciudad de 500 Km2, asienta en el Valle de Itajaí, a la orilla del rio Itajaí-Açu.

HISTORIA

Blumenau es un municipio del estado de Santa Catarina en el Sur de Brasil, bastante joven, pues fue fundada en el 1850 por un ciudadano alemán (Hermann Bruno Otto Blumenau, de ahí que la ciudad reciba su nombre), que llegó en barco de vapor (que por cierto está expuesto en el barrio de “Ponta Aguda”), junto con otros compatriotas mientras exploraba la región en las aguas del río Itajaí-Açu. Estos primeros colonos, echaron a los indígenas que habitaban esas tierras y se hicieron con el territorio. La primera actividad que llevaron a cabo los alemanes, junto a otros inmigrantes que llegaron posteriormente, fue la agricultura. Fue 50 años después, entrado el siglo XX cuando comenzó el proceso de desarrollo y urbanización de la ciudad, levantando edificios respetando la arquitectura de Alemania de la época, por lo que si nos desplazamos por el centro histórico, podremos pensar que estamos en un pueblo cualquiera de Baviera.

INFLUENCIA

Hoy en día la ciudad cuenta con casi 300.000 habitantes, entre los cuales, además de la gran influencia alemana, también se aprecia la influencia italiana y polaca debido a los inmigrantes que llegaron poco después que los alemanes (aunque en menor medida), con sendos barrios y Centros Culturales donde ofrecen actividades de cada cultura: por ejemplo, la zona italiana ofrece el festival de Festitalia.

Es esta multiculturalidad entre los blumenauenses y convivencia de las costumbres y cultura alemana y brasileña lo que dan el toque de distinción a esta ciudad y por ello la hacen única.

ECONOMIA

Blumenau además de su multiculturalidad, destaca en diferentes sectores de la economía como industria textil, siendo el municipio pionero de toda la región en este sector y la mayor productora de etiquetas del mundo. Actualmente, en torno al 70% de presupuesto del municipio proviene de este sector. Como ciudad alemana, otra actividad a destacar de la zona (aunque no la que da más beneficios) es la producción de cervezas artesanales. Por otro lado, la ciudad poco a poco se está convirtiendo en un foco muy importante dentro del campo de la informática. Por supuesto, el turismo es parte fundamental en su economía, destacando tanto el turismo histórico y el ecológico (muy común en las ciudades brasileñas). También cuenta con uno de los mayores IDH (Índice de Desarrollo Humano) pero tiene muchos problemas con la contaminación del agua y el aire y la existencia de favelas.

CUÁNDO IR

AL margen del clima, temporadas alta o baja, la mejor época para disfrutar de Blumenau es en Octubre, durante la celebración del Oktoberfest. Es por esta clase de eventos por los que se define la temporada alta o baja en la ciudad, al margen del clima o periodo de vacaciones.  Si esto no es posible, o puede ser, que no sea de tu agrado, la ciudad te recibirá con los brazos abiertos todo el año.

A pesar de que el clima es subtropical, es muy similar al nuestro (entre otras cosas ese también fue una de las cuestiones que influyó en el asentamiento de los alemanes, las similitudes del clima). De hecho, tiene uno de los inviernos más fríos del territorio (entre los meses de junio y septiembre), algo a tener en cuenta si decides ir en estos meses, pues deberás llevar contigo el abrigo.

Durante la primavera, puedes disfrutar de la mayoría de eventos culturales de la ciudad, además de que el clima es perfectamente agradable para pasear y conocer la zona sin pasar frío ni torrarte de calor. Los meses de verano también tienen lugar otros eventos como el Summerfest. Los meses de otoño e invierno, son más preciados para los brasileños que viven más al norte, donde para ellos todo el año es verano y van en busca de temperaturas más bajas.

CÓMO IR

Como curiosidad os diré algo que nosotros no sabíamos y que experimentamos al llegar allí. Si pretendes ir en coche como nosotros, es muy recomendable que el conductor no sea novato, pues la ciudad no es fácil para conducir debido a los desniveles que presenta y la falta de señalizaciones, aunque por otro lado, la ventaja es que el tráfico es bastante fluido y no llegan a generarse grandes atascos, tampoco en la hora punta, a pesar de que en la ciudad hay un alto índice de vehículos, casi a un coche/habitante.

Si preferís ir en autobús hasta la ciudad, hay varias empresas que lo hacen desde la rodoviaria en el centro de Florianópolis y una vez en Blumenau el transporte público, a pesar de que nosotros no necesitamos utilizarlo, parece bastante bueno y eficaz, compuesto por 6 terminales y 97 líneas de autobús (como no, es un sistema basado en el de curitiba, del que ya os he hablado).

TURISMO

Blumenau no es sólo cerveza y un espectacular festival, el Oktoberfest. Dedicaré otra entrada a hablar de ello, pero aquí únicamente voy a presentaros los sitios más turísticos de la ciudad y todas las posibilidades de ocio que os ofrece Blumenau mas allá del famoso festival.

La cultura, memoria y tradición también están presentes. Durante 18 días de fiesta, los habitantes de  Blumenau muestran a todo el mundo su riqueza cultura, mediante la gastronomía típica, la danza, la música, que preservan las costumbres de los antepasados llegados de Alemania para formar estas colonias en el Sur. Es tal la integración, que podemos comunicarnos en alemán en cualquier parte de la ciudad sin ningún problema y todo el mundo va caracterizado con los trajes típicos de Baviera.

También hay diferentes desfiles por el centro de la ciudad, animado a los turistas y mostrando sus trajes típicos.

Por estos motivos, la versión más fiel a la original de Munich, congrega a tanta gente y se han creado otros festivales en otras ciudades del estado de Santa Catarina.


Esquema para el Turista

Al igual que hice en una de las primeras entradas con la ciudad de Rio de Janeiro, voy a dejaros aquí un esquema de los lugares más turísticos de Blumenau que puede serviros de utilidad a la hora de decidir qué queréis ver:

Unicamente me extenderé en aquellos lugares que he estado, por lo que no podré hablaros de todos.

    1. Museos

  • Museu da Água

  • Museu do Cristal
  • Museu da Cerveja

  • Mausoléu Dr. Blumenau
  • Museu da Família Colonial

  • Museu de Ecologia Fritz Müller

Museo del agua:

Es la primera estación de tratamiento de agua (ETA), de 1943, y aun sigue en funcionamiento hoy en día, con la función de purificar el agua del rio. Dentro, tiene un museo donde cada uno puede ver la historia de la planta, fotografías y piezas antiguas, explicando cómo es el proceso de purificación del agua. No es que sea demasiado interesante (para mí que no entiendo mucho del tema), pero si tiene datos interesantes. Lo mejor de todo son las vistas que se tienen desde su mirador, desde donde podemos ver el centro de la ciudad de “Boa Vista”  

Museo de cristal:

Una de las actividades conocidas de esta ciudad es la industria del cristal, actividad que se homenajea en el Glaspark (nombre de este museo de 1997) donde se muestran al público piezas de cristal de origen local y también europeo. Además también se incluye información sobre la historia y el proceso de elaboración del material. La verdad es que algunos de sus productos son geniales, con muchísimos colores formas totalmente anárquicas.

Además, este museo permite también visitas guiadas para que el visitante vea los diferentes procesos de cómo se realizan estas piezas, claro que deben ser visitas reservadas y organizadas con anterioridad a la visita.

Museo de la cerveza:

Por supuesto no podía faltar un museo al elemento más característico y representativo de la ciudad. Aquí se presenta e proceso de elaboración de la cerveza, sus orígenes, y además se conservan algunos documentos importantes de antiguas marcas de cerveza.

Museo de la Ecología Fritz Muller

Fue un alemán formado en biología que jugó un papel clave en el desarrollo de la ciudad. Este museo exhibe la casa donde vivió y guarda sus muebles, libros, fotografías… así como el colorido jardín donde se preservan las plantaciones que realizó este hombre.  Además se exponen animales disecados, acuarios y terrarios donde se muestran los ecosistemas predominantes en el sur de Brasil.

Desde mi punto de vista, no suelo visitar este tipo de casas a menos que lleve un guía que me explique, pues por mi misma pocas cosas soy capaz de apreciar al no entender los datos del contexto. Sin embargo en esta casa si disfruté, porque era típica alemana, y el contraste con la vida brasileña es muy grande.

Tambien está el museo de la familia colonial, sin embargo con una casa de nativos ya era suficiente, jajaja y ésta última no la visitamos (supongo que será más o menos lo mismo). 

Mausoleo:

Construcción de 1974 que alberga los restos del fundador de la ciudad y sus familiares, traídos especialmente desde Alemania. Nosotros no entramos, únicamente lo vimos por fuera ya que si quisimos ver el monumento al fundador, Otto blumenau, que construyeron en frente, con el fin de homenajearle a él y en representación de la importancia de la inmigración en dicha ciudad. 

     2. Iglesias

  • Catedral São Paulo Apóstolo

  • Igreja Evangélica da Paz

  • Igreja Evangélica Lutherana (Patrimonio Histórico de Santa Catarina desde 2002)

    En nuestra estancia no hemos visitado con demasiado entusiasmo las iglesias. Solo fuimos a ver la última, la Evangélica Lutherana por el hecho de ser patrimonio histórico. en esta iglesia, los domingos celebran una misa en lengua alemana (en Brasil... qué raro todo). 

      3. Plazas

  • Praça do Estudante

  • Praça Dr. Blumenau

  • Praça Fonte Luminosa

  • Praça Juscelino Kubitschek de Oliveira (Prainha)

  • Praça Victor Konder

Praça Hercílio Luz

Únicamente puedo hablaros de esta última plaza, pues en realidad fue a la única a la que le preste un poco de atención, y fue por recibir el mismo nombre que el emblemático puente de florianópolis. Es una plaza donde hubo mucha actividad en sus comienzos, pues al situarse en el antiguo puerto de blumenau, reunía a muchos de los colonizadores. Además, es fundamental pasar por allí porque se sitúa el museo de la cerveza, ¡de visita obligada para todos los amantes de la misma!

     4. Puentes

  • Ponte Aldo Pereira de Andrade

  • Ponte Lauro Müller

  • Ponte dos Arcos

Puente Aldo Pereira de Andrade:

Este puente, más conocido como el puente de hierro, es otro de los lugares emblemáticos de la ciudad siendo un icono de la misma que además, a la altura de 18 metros sirve como mirador, a lo largo de sus 315 metros del increíble paisaje de blumenau. Personalmente las vistas no son una maravilla, me refiero a que comparado con otros sitios quizá no es el mejor paisaje que he visto, pero desde luego merece la pena, por ver todo el conjunto de casitas alemanas.

Originariamente, desde 1929, era pasa el paso del ferrocarril, comunicando la ciudad de Blumenau con el puerto de Itajaí. En el 1991 fue restaurado, permitiendo el tráfico entre blumenau y el centro del barrio Ponta Aguda. Considerado patrimonio histórico.

Puente de los arcos:

Cualquiera que se lleve una postal de Blumenau debería llevarse una imagen de este puente, pues es como la catedral de Santiago a Santiago de Compostela. Se sitúa en la calle Itajaí en la entrada de la ciudad, con 160 metros de largo, se inauguró en 1951 para unir la línea ferroviaria entre la ciudad y el municipio de Gaspar.

     5. Atractivos al aire libre

  • Parque Aquático Portal do Sol (a 13 Km de Blumenau)

  • Parque das Nascentes (a 23 Km de Blumenau)

  • Parque Ecológico Spitzkopf

  • Parque Municipal Foz do Ribeirão Garcia

  • Parque São Francisco de Assis

  • Recanto Silvestre (a 14 Km de Blumenau)

  • Morro do Aipim

Parque Ecológico Spitzkopf 

Este es un parque increible, realmente bonito. Únicamente como requisito necesitas disponer de coche (no se si llega el transporte público) porque se sitúa a unos 15 Km de Blumenau. Cuenta con preciosas cascadas y piscinas naturales. Ademñas, cuenta con caminos de senderismo, incluso alguno de ellos te lleva hasta el punto más alto a 930 m e altura. Nos comentaron que era una ruta bastane sencilla y sin demasiado desnivel pero por falta de tiempo no puedimos hacerlo (me pesa aún hoy en día el no poder disfrutar de las vistas desde lo alto del parque...) Incluso, si fuese de vuestro interés, puede pasarse la noche allí, aunque hai que uno debe antes conseguir todos los permisos necesarios. 

Otros puntos turísticos también son...

Castelinho da Havan:

Es una de las construcciones más típicas de Blumenau, allí más conocida como Moealmann, siendo una réplica de la Prefectura alemana de Michelstadt. Es un caserón al más puro estilo alemán, que data del 1978 que hoy en día funciona como restaurante y pub.

Ayuntamiento Municipal

Construcción de 1980 deja claro el estilo alemán de la ciudad. Tiene varias zonas ajardinadas donde juegan los pequeños, y donde se localiza la primera locomotora que se utilizó en la línea ferroviaria del punto anterior, y recibe el nombre de Macuca.

Calle XV de noviembre:

Es una de las calles más antiguas, donde se localizan los edificios principales, restaurantes y tiendas. Además el escenario es muy característico con las casitas bajas, cada una en un color diferente a juego con los toldos encima de las puertas… aunque no se vaya con idea de comprar nada, merece la pena pasar porque es una imagen muy bonita.

Al principio los colonos denominaron a esta calle Wurststrasse (calle de la salchica), por ser una calle estrecha y de trayecto irregular. Barco de Vapor:

Está en la plaza Juscelino Kubitschek de Oliveira (más conocida coloquialmente com prainha). Empleado para las navegaciones por el rio Itajaí hoy en día recuerda la historia de la ciudad, contando además con un museo que permite a los turistas conocer sus antecedentes

En mi opinión...

¿Por qué ir a Blumenau? ¿Merece la pena?

En resumen de todo lo que os acabo de contar, voy a daros una lista de motivos por los que visitar la ciudad alemana de Blumenau, y daros la oportunidad a cada uno de juzgar si es o no un buen destino para vosotros:

1.Oktoberfest:

No podía empezar de otra manera, si no es con este motivo. Para qué engañarnos. La ciudad tiene cantidad de cosas bonitas y atrayentes, pero el principal motivo de atracción turística es la celebración de este festival. Quizá si eres alemán no te llame demasiado la atención pero desde luego para cualquier brasileño es un evento único, e incluso para mí o para cualquier europeo que no haya estado en España es una ocasión de vivir una fiesta a lo grande en Brasil, donde choca encontrar en una fiesta tan típica alemana tan poco predominio de la lengua alemana. Y qué narices, si eres una amante de la cerveza y de verdad disfrutas con ella, que mejor manera de hacerlo en compañía de miles de personas, en un ambiente distendido con música con comidas típicas y cervezas tanto nacionales como importadas. Y si no te gusta la cerveza, quizá tengas otras fiestas más a tu gusto, lo que no quiere decir que no disfrutes de un Oktoberfest pues además de cerveza, podrás disfrutar de espectáculos, desfiles y de las oportunidades de ocio y cultura que te ofrece la ciudad en los días del festival, en los descansos que te tomes entre fiesta y fiestas.

2. Gente:

Siempre ayuda que los lugareños del sitio donde vas sean amables y tengas predisposición para ayudar. Bien, en Blumenau la gente es muy agradable, nada que ver con ese carácter alemán. Como dato curioso, os comentaré que tres de las mises que fueron “Miss Brasil” salieron de este pueblo, entre otras personalidades del país brasileño.

3. Riqueza cultural

Por supuesto, para todo aquel que le guste enriquecerse cada día con nuevas experiencias, Blumenau las ofrece. Es muy característico pasear por las calles y darte cuenta que estas en una ciudad en Brasil que no sigue el estereotipo de construcción brasileña, sino que introduce una cultura totalmente nueva, y no solo alemana, sino también italiana y polaca. Es curioso ver como conviven los elementos típicos brasileños con otros totalmente diferentes y que sin embargo consiguen que “casen”.

Además, si quieres sacarle el máximo provecho a tu estancia en Blumenau, puedes disfrutar de una ruta histórica por la ciudad, un paseo de unos 2 Kilómetros y medio en el que recorres los lugares históricos más emblemáticos: el antiguo pazo, el mausoleo, los edificios de la plaza XV de Noviembre, el museo de la familia colonial…

Y no solo en cuanto a la arquitectura o historia, sino costumbres, comidas… en el mismo plato puedes tomarte una Bratwurs con farofa, lo que me lleva al siguiente motivo.

4. Gastronomía

¿En qué otro lugar vas a encontrar una mezcla tan dispar como lo que os mencionaba antes, Bratwurs con farofa? Aprovecha la oportunidad que tienes de estar en Brasil y probar un trocito de Alemania, y acercarte un poquito más a su cultura probando los clásicos Eisbein, Marreco Relleno…

5. La cerveza, por supuesto.

Claro que puedes tomarte una cerveza en cualquier ciudad del país, sin embargo ¿donde hacerlo mejor que en el sitio que la tienen como bebida típica y tradicional? Podrás hacer ruta por las cervecerías de la ciudad y conocer algunas de las mejores cervezas del mundo (siempre después de una Estrella Galicia claro jajaja) fabricadas allí. Además, podrás realizar visitas a fábricas y ver de primera mano cómo se hace el producto, como por ejemplo: Cia Hering, Sulfabril…

6. Naturaleza

Es casi imposible que yo no hable de la naturaleza que tiene alguno de los lugares que visito, o de que pase por alto informarme sobre si pueden hacerse rutas de senderismo por algunos de sus paisajes. Por supuesto, Blumenau no me iba a defraudar. Ademas de ser una ciudad con mucho verde y colorido por las cantidades de especies distintas de flores que llaman la atención, cuenta con varios parques como el Parque Municipal das Nascentes (con 350 especies aproximadamente de flora y otras tantas de fauma), el parque Wpitzkopf (con rutas de senderismo a recorrer entre sus árboles, hasta los 932 metros de altura), el Parque natural Sao Francisco de Assis o la Nova russia (un área dentro de la mata atlántica con oportunidad para pasear a caballo, visitas guiadas en las minas de plata o incluso la posibilidad de bañarse en el rio).

 

Galería de fotos


¡Opina sobre este lugar!

¿Conoces Blumenau? Comparte tu opinión sobre este lugar.

¡Opina sobre este lugar!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...