Vivir Budapest de Erasmus | Experiencia Erasmus Budapest

Vivir Budapest de Erasmus


Mi llegada a la ciudad.

En septiembre de 2016 partí hacia aquella que, hasta hoy, ha sido la experiencia más extraordinaria de mi vida. Ganadora de una beca Erasmus, elegí Budapest como destino de mi estancia en el extranjero, pero sin saber absolutamente nada de qué esperar.

Se ha tratado de una verdadera y propia revelación. Recuerdo ahora la primera tarde cuando, tan pronto como aterricé, tomé las calles de esta maravillosa ciudad en taxi. Los ojos se me iluminaron con las luces de las farolas que, poco a poco, se enamoraron de los edificios altos en estilo modernista que encontré en mi camino. Ya imaginaba lo que la capital húngara podría haberme reservado.

Bajo del taxi. Veo por primera vez mi calle, subo a mi apartamento más que estupendo. Dejo el equipaje y me relajo en el balcón de mi habitación tras un largo viaje y no puede hacer otra cosa que dejar vagar libremente los pensamientos. Empiezo a pensar en cuáles y cuántos episodios de mi vida será testigo Budapest. Me imagino caminar mil veces por la calle como lo había hecho, me imagino convertirme en un cliente habitual del bar de abajo, imagino muchas amistades que construiría en los próximos meses.

Nada de todo aquello que he imaginado en el balcón se ha cumplido. Todo fue completamente diferente de lo que tenía en mente, pero no peor. Por supuesto.

La ciudad.

Palacios maravillosos, el parlamento, la plaza de los héroes del Danubio. A la mañana siguiente me propongo ir a ver el Danubio. Budapest siempre ha tenido la capacidad de sorprenderme con su belleza devastadora y la sensación única que tuve al ver el Danubio por primera vez, me ha acompañado en muchos otros momentos durante mi estancia en esta ciudad. El Danubio era bellísimo, inmenso, con todos los puentes que lo atraviesan, cada uno con diferente estilo y cada uno magnífico.

vivir-budapest-de-erasmus-8884e23b386df4

Sobre el Danubio se encuentra el Parlamento, una muestra de arte neogótico que, con su grandeza, deja a quién lo ve totalmente sin aliento.

Es el turno de la isla Margarita. Un pulmón verde en medio del bello Danubio. Un gran jardín lleno de flores, de prados y de bosques en una isla en el corazón de la ciudad. La tercera vez me repetí a mi misma que había encontrado mi lugar favorito.

Pero me equivoqué: cuando por casualidad llegué a la plaza de los héroes por la tarde, estaba por enésima vez sin palabras. El monumento histórico semicircular que rodea la plaza, con las diversas estatuas de los héroes húngaros, majestuosas en su grandeza, iluminadas por las luces doradas de la noche, me hizo sentir nuevamente, una vez más, ese sentimiento de gratitud infinita por haber tenido la oportunidad de vivir en Budapest.

Los balnearios son otro de los atractivos de la ciudad. Hay varios complejos termales dentro de la capital: las termas Szechenyi son las más famosas, con sus grandes piscinas de vapor al aire libre, mientras los más espectaculares, en mi opinión, son los Rudas, que también tienen una piscina sobre el techo del establecimiento desde donde se puede ver el Danubio congelado fluyendo debajo de él, en los meses de invierno.

La universidad.

He tenido la suerte, durante mi experiencia Erasmus, de poder vivir la universidad húngara tanto como estudiante como de aprendiz. He asistido a las clases en inglés en la Universidad ELTE de Budapest por ocho meses, una de las mejores facultades de humanidades del país.

El curso al que elegí acudir no ha demostrado únicamente ser muy estimulante, sino que ha sido el más interesante de toda mi vida escolar. El método aplicado, que preveía una gran participación en clase (y en casa, a través de ejercicios y tareas) de los estudiantes, me ha permitido estar presente con constancia y atención en todas las clases. Los profesores que me han guiado a lo largo de mi aprendizaje también han sido extremadamente amables y comprensivos porque, se sabe, no es fácil para nadie encontrarse en una realidad cuyo idioma no se habla y no se tiene un punto de referencia.

En cuanto mi actividad como aprendiz, tuve la oportunidad de enseñar italiano a estudiantes húngaros de diferentes cursos, una actividad que me permitió conocer a muchos chicos de la zona a los que me hice amiga y que me llevaron por la ciudad, compartiendo conmigo sus lugares secretos, como el Altair Tehaz, una casa de té oculta e imposible de encontrar para quienes no la conocen.

La vida nocturna.

Budapest es simplemente magnífica durante el día, pero por la noche no es absolutamente menos. Las luces se encienden, los pub abren y la cerveza comienza a fluir en los ríos. Las calles están llenas de gente y la ciudad se transforma en una capital que nunca duerme, con discotecas, clubes y pizzerías abiertas toda la noche.

Las fiestas en pisos, las típicas fiestas en la casa de algunos amigos, que degeneran y se convierten en una fiesta con más de cien personas y los vecinos que amenazan con llamar a la policía están a la orden del día en un fin de semana normal para cualquier Erasmus que se precie. Luego, todos juntos nos trasladamos a una discoteca para pasar un buen rato juntos hasta las 6 de la mañana.

El Fogas, el Instant y el A38, un barco transformado en discoteca, son solo algunos de los clubes nocturnos más famosos de Budapest, por no mencionar el Szimpla, el simbólico pub de la ciudad, destino turístico de cualquiera que pase por la capital húngara. También hay numerosas sesiones nocturnas de Jam que cobran vida en los escenarios de varios locales de la ciudad, como los de Lampas y Brody, donde cada persona es libre de aportar su contribución musical con su instrumento improvisando un ritmo junto con los demás participantes.

La comida.

El plato típico húngaro por excelencia es el gulash. La carne, particularmente el pollo y la carne de cerdo, es un plato que no puede faltar. Por lo general, se sirve con albóndigas de harina y muchas especias, especialmente el paprika por el cual Hungría es famosa.

Por lo demás, me encantó la comida callejera de este país: el langos, una mezcla de harina frita y que se sirve con ingredientes al gusto (el clásico es con crema agria y queso) es simplemente delicioso (¡pero también pesado, de no ser capaz de comer uno entero sola! ).

vivir-budapest-de-erasmus-ebe0d86c1eedd6

El postre típico es el kürtőskalács, también conocido como pastel de chimenea, una masa dulce que se puede cubrir con avellanas picadas, chocolate o coco.

Una experiencia de crecimiento interior.

Seguramente, lo que puede dejar Budapest como ciudad a un estudiante que la vivió durante su Erasmus es la idea de una ciudad viva, joven y animada que se destaca como una de las capitales europeas más bellas, pero sobre todo una de las más importantes.

Lo que esta experiencia me enseñó en cambio fue aprender a cuestionar todos mis conocimientos y mirar el mundo a través de los ojos de los demás, a veces, para poder entenderlo mejor.

Embarcarse en esta experiencia simplemente ha cambiado mi vida, permitiéndome obtener una conciencia diferente de mí mismo, mis límites, mis habilidades y todo lo que me rodea.

vivir-budapest-de-erasmus-b5e101a6be8ced

vivir-budapest-de-erasmus-e6f55bb99ff5f8


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Budapest!

Si conoces Budapest como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Budapest! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)



¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!