Advertise here

Un lugar con tinte poético

Para variar un poco, es esta ocasión será un ejercicio diferente, la descripción de un sitio sin su nombre.

 Ciudad fundada hace quinientos años, sobre un terreno no tan fértil, con condiciones un tanto difíciles, pero con una ubicación privilegiada.  Se puede decir que en este lugar se comenzó a escribir la historia del mestizaje y también ha sido lugar de inspiración para icónicas melodías del exquisito repertorio mexicano.  La llegada de los exploradores ocurrió el día de San Juan, a una isla donde se encontraban indígenas que realizaban sacrificios. Ahí se decidió tiempo más tarde iniciar la construcción primero con materiales sencillos, ganándose el nombre de puerto de tablas.

Posteriormente los corales de los arrecifes cercanos sirvieron para la construcción de fortalezas que rodearon junto con una mediana muralla al poblado que tres siglos más tarde siguió creciendo conforme la nación se fraguaba. La Isla donde con anterioridad se realizaban los sacrificios se usó como un muelle natural para que las grandes embarcaciones provenientes del viejo mundo descansaran mientras los marinos con moretones, encías sangrantes y fatigados por una enfermedad, subían y bajaban los productos que se intercambiaban entre ambos continentes. Aún en estos días los marinos, ya afortunadamente con una apariencia más sana, se encuentran con la isla, en ella una torre iluminada que anuncia que la ciudad está cerca.  Cerca de la isla se comenzó a construir un lugar para satisfacer el incremento en la demanda de lugares para las embarcaciones, una gran pared de coral a la que poco a poco se fueron uniendo otras para terminar como uno de los más importantes edificios de defensa durante la época de la colonia. Esta construcción puede visitarse, guarda en su interior vestigios de la vida militar de la época de dominio español, y también de épocas posteriores cuando sirvió de prisión e inclusive de residencia para una de las figuras más emblemáticas de la historia de México, si eres mexicano quizá a este punto ya te hayas hecho a la idea de qué lugar estoy hablando.

 Habitaron también en aquella prisión de la isla personajes como la de Chucho el roto, un ladrón que al mismo estilo de Robin Hood robaba a los ricos para hacer justicia a los marginados de la sociedad. Otra leyenda, la mulata de Córdoba, sobre una mujer acusada de brujería que tras dibujar barcos de vela en la pared de su celda desapareció para navegar por los muros de la prisión.  Pero la fuerza económica y sed de venganza de los ingleses y Holandeses, hace más de 300 años, no evitó que los muros que la rodeaban fueron suficientes para proteger a la gente de los ataques de los piratas, y que posteriormente al crecer la población fue esa misma protección maldición para la ciudad.

El hacinamiento y las enfermedades prevalecieron intramuros, lo que hizo necesario derrumbar las paredes que algún día pretendieron cuidar de ella. Hay quienes dicen que puede aún visitarse un fragmento de apenas unos cuantos metros de la muralla, otros creen que es una porción que funcionaba como establo, hoy en día es la pared sucia y húmeda de una pequeña casa del centro de la ciudad. Junto con la muralla se edificaron fuertes que servían para vigilancia y resguardo de armas y municiones, esas construcciones también fueron demolidas en su mayoría, quedando solo una, que esconde en su interior un tesoro encontrado por un pescador.  La ubicación tan privilegiada la ha hecho por muchos años puerta de entrada y salida, donde pasaba el oro, productos, turistas, presidentes y emperadores. En su historia ha dado vida a grandes personajes, uno de los mejores presidentes de México, el señor Adolfo Ruiz Cortines, ejemplo de rectitud y honestidad. Su casa de la calle Miguel Alemán número 10, en la colonia Ignacio Zaragoza, dónde este ilustre hombre habitó hasta el final de sus días es muestra de su sencillez, misma sencillez del pueblo que la habita. Cerca de esta ciudad, en el mismo estado, nacieron otras personas reconocidas como Francisco Javier Alegre, Miguel Alemán Valdés, primer presidente civil de nuestro país, originario de Sayula, nacido en 1900. El polémico Antonio López de Santa Anna, Sebastián Lerdo de Tejada, Francisco Lagos Cházaro, José Joaquín de Herrera. También artistas como Agustín Lara, Toña la negra, Yuri, Salma Hayek, Ana de la Reguera. Y el gran Salvador Díaz Mirón, que nos enseñó que "Aquí la eternidad empieza, y es polvo la mundanal grandeza". Es esta ciudad cuatro veces heroica, defendiendo hasta sin armas a una nación atacada por españoles, franceses y americanos.

Es está ciudad orgullo por su cultura y su mestizaje, donde se celebra con distinguida algarabía en el carnaval más grande de México, donde se celebra la diversidad en el festival afrocaribeño, donde se encuentran el día y la noche abrazándose en tiempos de calor o de norte.  Es en este rincón del mundo donde hacen su nido las olas del mar, es este lugar donde las noches son diluvio de estrellas, donde la luna brilla como plata y donde los hombres tienen aún espíritu pirata. 

 Es Veracruz, tierra de hombres y mujeres buenos y trabajadores. Y como algún día lo dijera San Juan Pablo segundo, sólo Veracruz es Bello.


Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

Girando la manivela...