CINCO COSAS QUE HE HECHO POR PRIMERA VEZ DE INTERCAMBIO

Todo el mundo te dice que te vayas de intercambio y seas tú mismo, pero también te dicen que salgas de tu zona de confort y digas que sí a (casi) todo lo que la gente te ofrece. ¿Verdad? Bien, creo que es un buen apunte. La gente necesita experimentar cosas nuevas para hablar con otros y no aburrirles. Necesitan hacer cosas antes es la única manera de saber si disfrutan haciéndolas o no. Necesitan hacer cosas para poder escribir sobre ellas. Necesitan...

La lista es larga y podría seguir durante horas intentando convencerte de que lo correcto es salir ahí fuera y simplemente pasarlo bien, pero ahora simplemente te daré ejemplos concretos. Cuando era más joven solía ser muy tímido y me importaba lo que la gente pudiera decir de mí. No creía en mí mismo y no creía que pudiera haber llegado hasta donde estoy hoy. Así que, ¿qué ha cambiado? ¡Me fui de intercambio! E hice estas cinco cosas por primera vez:

1. Jugué al tennis

Suena tonto, pero esto, un poco me ayudó a salir ahí fuera. No era solo un juego para mí. Estaba jugando de verdad a un deporte competitivo por primera vez. Estaba ahí fuera y tenía que esforzarme en lo que estaba haciendo porque, si no, mi compañero se hundiría conmigo. No estaba encerrado en mi habitación toda la tarde después de clase sino que estaba haciendo deporte. Siempre he sido el tío al que le encanta ver series y quedarse en casa. Y ahí estaba yo, jugando y pasándolo bien (a veces, jaja).

2. Esquié

Esto puede sonar tonto también, pero nunca antes había esquiado y me preocupaba que pudiera hacerme daño. Quiero decir que fui a esquiar por primera vez una semana antes del Rotary Ski Weekend porque mi familia americana quería que tomara clases para así estar preparado, al menos un poco, antes de salir a esquiar con mis amigos. Me sentí muy torpe quedándome ahí incapaz de moverme sin sentir que me iba a caer, cayéndome de verdad, y levantándome después agotado... pero al final del día, me di cuenta de que lo hice, y esquié dos veces después de aquel día, haciéndolo mejor y mejor. Esto me ayudó a darme cuenta de que simplemente necesitaba creer más en mí mismo.

3. Fui el Vicepresidente del Club de Interacción

Ser el vicepresidente de algo habrá ayudado, supongo. Afrontémoslo: como he dicho antes, siempre he sido el tío que se quedaba en casa viendo la tele en vez de salir cada noche. No era el adolescente más sociable del mundo, pero pasé de ser uno de los estudiantes de intercambio del colegio a ser el vicepresidente del Club de Interacción. Durante las pocas reuniones yo era el que estaba al cargo, dando charlas y discutiendo cosas con los otros compañeros. Era uno de los líderes, y siempre me había visto como un seguidor más que como un líder, pero quizás estaba equivocado.

4. Hablé en Público por primera vez.

Una persona tímida es aquella que tiembla cuando tiene que conocer gente nueva. Se pone ansioso/a acerca de algo tan fácil como conocer a alguien nuevo y se siente incómodo/a entre una multitud. Yo no estaba en el peor nivel - lo que quiere decir que era capaz de sobrevivir a un evento social- pero aún así, a veces deseaba estar en otro sitio porque simplemente soy así. De todas formas, en EEUU tuve que dar charlas de vez en cuando. Decidí ser un Embajador Rotatorio, y esto significa que tenía que ir a eventos un par de veces al mes, y a veces intervenir o incluso tener mi propio programa a explicar delante de cien personas. En cuanto empezaba a hablar con el micrófono cerca de mi boca, sentía que no podía respirar, pero de alguna manera me las apañé para presentarme y lo aceleré hasta el punto de que veinte minutos después me estaba riendo en frente de esa gente que mostraba interés en mí y en mi programa. Vi que disfrutaban viéndome y entendían mi acento en inglés, así que eso era todo lo que quería y lo conseguí.

5. Descubrí mis nuevas pasiones.

Para empezar, no estaría aquí escribiendo y teniendo un blog si no hubiera ido de intercambio. Antes de salir, todos y cada uno de los estudiantes creaban un blog. Todos empezaban a escribir sobre su espera, su situación, sus ganas, etc. Y yo era uno de ellos. Durante mi intercambio, tuve mi propio diario, pero también tomé algunas clases interesantes en el colegio. Como en Milán no pude elegir las clases que quería tomar y tampoco tenía mucho tiempo libre después del colegio, no hice muchas de las cosas que siempre había querido hacer, pero en América era diferente. Tomé algunas clases de arte, me uní a una obra porque echaba de menos estar en el escenario y... compré mi primera cámara. Así que mi pasión por la fotografía nació de la misma manera que llegó mi hobby por escribir. Me sentía un poco obligado a hacer fotos porque todo era diferente o se veía raro a través de mis ojos. Nada era igual que en casa, por lo que empecé a capturar todo con mi nueva cámara.

CINCO COSAS QUE HE HECHO POR PRIMERA VEZ DE INTERCAMBIO

Aquí lo tenéis. Salir fuera no es solo intentar ser guay o viajar para tachar países de tu lista, salir fuera es básicamente darte a ti mismo una segunda oportunidad. Es darte algo de espacio y concentrarte en las cosas que más te importan. Estas son solo algunas razones, después están todas las demás como "aprenderás otro idioma", "te montarás en un autobús amarillo por primera vez", "conocerás gente" pero lo primero de todo, conseguirás conocerte mejor a ti mismo. Lo que significa que no tienes que jugar al tenis o esquiar en la montaña porque yo lo haya hecho, sino que significa que necesitas hacer cosas que te ayuden a crecer como persona.

- Cristian


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!