Viaje eco-responsable: última guía en 15 puntos claves (parte 1)

Guía completa: ¿Cómo viajar de manera eco-responsable? ¡Mis 15 consejos!

Se aconseja no sobrepasar 1,2 toneladas de CO2 por persona al año para cumplir las normas y así ralentizar el calentamiento climático. Esto se convierte en un vuelo económico sencillo de ida de Londres a San francisco.

A modo de comparación, un ciudadano británico medio provoca 12,1 toneladas de emisiones de CO2 por año; en los Estados Unidos es de 21,2 toneladas de CO2; y en Somalia es de 0,1 toneladas.

Esto es lo que me ha hecho tomar la decisión de no coger más el avión.

Fue justo después de mi viaje a Nepal: Lien. (Por eso la mayoría de mis artículos que hablan de mis experiencias en Islandia: Enlace, en Japón, Bolivia..., datan de hace más de un año!)

Pero esto no significa que yo tenga intención de dejar de viajar.

Al contrario, prefiero abandonar todos estos pequeños viajes y prepararme para un gran viaje alrededor del mundo de al menos un año, ¡y todo sin coger el avión!

Porque sí, sí, no pienso que se deba dejar de viajar para no emitir más CO2, sino que se debe hacer de manera inteligente.

Viajando se pueden descubrir señales hacia el medio ambiente: descubrir nuevas formas de vida más respetuosas con el planeta, ver con tus propios ojos océanos y playas llenas de plástico, incluso ver las horribles condiciones de vida de algunos trabajadores...

¡En resúmen, ya es hora de llevar a la práctica nuevas costumbres que serán buenas para todos!

En este artículo he reunido 15 consejos (7 en la primera parte, 7 en la segunda), puntos que abordar que yo encuentro absolutamente indispensables.

Me he tomado el tiempo de escribir la guía más completa posible porque los viajes y el respeto de nuestro planeta me interesan enormemente. Espero sinceramente que te ayude.

Encontrarás la segunda parte aquí: Enlace.

Espero que no te haga desistir...

Porque es cierto que no podemos controlar las emisiones de CO2 de los aviones, los productos químicos utilizados por los hoteles o los plásticos utilizados en los recuerdos que se venden en los destinos que visitamos...

Pero podemos escoger nuestros medios de transporte, nuestros hoteles y alojamientos, y realizar compras que dañen menos al medio ambiente y ofrezcan ventajas a la población local.

Voyager éco-responsable : guide ultime en 15 points clés (Partie 1)

1. Comprender lo que significa el ecoturismo (y tener cuidado con el 'greenwashing' [nota del traductor: el 'greenwashing' es un lavado de imagen por parte de algunas empresas, que pretenden falsamente ser ecologistas])

Antes de comenzar, me gustaría mencionar las consecuencias del número cada vez mayor de viajeros, el turismo masivo que se desplazan a los destinos más famosos del mundo.

Por ejemplo, en filipinas el gobierno local ha cerrado Borácay por la polución. Con más de 2 millones de visitantes anuales, el ecosistema no podía gestionar la multitud, y el gobierno local ha tenido que tomar medidas drásticas para salvarlo, aunque las 17000 personas que viven en la isla dependan principalmente del turismo para ganarse la vida.

El viaje sostenible (eco-turismo o incluso viaje verde) consiste en hacer elecciones sencillas para reducir su impacto negativo sobre un destino dado.

A menudo estará acompañado de actividades medioambientales, como ayudar con asociaciones de protección de la naturaleza, u otras.

Individualmente, cada una de estas elecciones no marcan más que una pequeña diferencia en el conjunto. Pero colectivamente, estos pequeños detalles se acumulan y pueden tener un impacto enorme.

Los viajes ecológicos y responsables están cada vez más a la moda, pero hay que tener en cuenta que numerosas empresas aprovechan para que compremos sus productos o servicios etiquetándolos como "naturales" o "ecológicos", todo dentro de un paquete verde. Desgraciadamente este es el caso de algunas asociaciones que abusan de vuestra ayuda o donativos para financiarse para fines en absoluto eco-responsables.

Informaros siempre sobre las empresas que gestionan todo, y desconfiad de las bonitas palabras que se las lleva el aire y de la estrategia de 'marketing' que se esconde detrás.

2. Escoger un destino respetuoso con el medio ambiente

Cuando se trata de viajes ecoresponsables, el sitio que se visita cuenta tanto como lo que se hace.

Por ejemplo, países como Marruecos o Costa Rica invierten masivamente en la protección de sus playas y sus puestos de surf contra la elevación del nivel del mar. El turismo es una parte importante de sus economías.

En consecuencia, ellos resienten el impacto social y financiero de la contaminación atmosférica, de la acidificación de los océanos y de la elevación del nivel el mar más fuertemente que el resto de los países.

Por el contrario, los Estados unidos y Australia han ignorado los reglamentos medioambientales en el curso de los últimos años, a pesar de las promesas hechas en el Acuerdo de París sobre el clima, para reducir las emisiones de CO2.

Entonces, implícate con tus pies, visita países que luchen contra el cambio climático.

Desde el próximo punto...

Voyager éco-responsable : guide ultime en 15 points clés (Partie 1)

3. No olvidéis que todos votamos con nuestro dinero como turistas

Probablemente es así como podemos marcar la diferencia más grande cuando viajamos. Lo queramos admitir o no, el dinero hace girar al mundo.

Casi todas nuestras acciones que destruyen más el medioambiente surgen de ganancias financieras.

Esto significa que escoger en qué gastamos nuestro dinero puede marcar una gran diferencia en el crecimiento del mercado del turismo.

Por ejemplo, escoger ir con un guía o agente preocupado por el medioambiente, aunque esto signifique pagar un poco más, o participar en las medidas de conservación, o incluso alojarse en establecimientos ecoresponsables puede realmente cambiar el acuerdo.

No hay que despreciar el hecho de que al escoger gastar nuestro dinero de viaje en empresas respetuosas con el medioambiente, esto abre la vía a otras empresas.

4. Avión y transportes

La aviación es el peor medio de transporte respecto a las emisiones de CO2.

Las mejores opciones son la bicicleta, los transportes públicos, los autobuses, los trenes, el autostop, el coche compartido, o incluso, porqué no, la vela (pero nunca los cruceros).

Para que os hagáis una idea:

  • avión: 350 g de CO2/km
  • coche: aproximadamente 170 g de CO2/km
  • barco (de carga o crucero): 60 g de CO2
  • autobús: 60 g de CO2/km
  • tren: menos de 10 g de CO2/km

Así que si podéis escoger vuestro destino, los países más próximos y las distancias más cortas son los preferidos...

Pero si debéis volar, y verdaderamente no tenéis otra opción, lo mejor es reservar un vuelo directo. Los despegues y los aterrizajes son las acciones donde los aviones gastan la mayor parte de su queroseno. Además, informaros sobre las compañías nuevas, que parecen "las más verdes".

Porque el avión no sólo tiene una fuerte impronta sobre el CO2, sino que además utiliza una tonelada de recursos como bidones de carburante y tazas de bebidas, así como desechos de alimentos. Desgraciadamente, las emisiones globales de CO2 continúan aumentando cada año, porque cada vez vuelan más personas.

Con esto quiero decir que tenéis que pagar un poco más para no coger un vuelo con escalas y para ayudar al planeta.

Para los desplazamientos cuando estáis ya en vuestro destino, intentad realizar las visitas con un coche eléctrico, una bicicleta, una 'scooter' [o escúter] o, mejor aún: a pie.

¡Los transportes públicos también son un método excelente para que los habitantes "arrimen el hombro", literalmente!

Pero la mejor opción para descubrir e impregnarse de un país y de todo lo que os rodea es, de lejos, el senderismo y los paseos

Voyager éco-responsable : guide ultime en 15 points clés (Partie 1)

Favorecer a los mercados y artesanos locales

Tenemos tendencia a olvidar este punto, que es, sin embargo, de una importancia primordial: comprar en los mercados de productos locales y evitar los 'fast-foods' o los supermercados con estanterías repletas de productos importados. Porque gracias a nuestro dinero apoyamos a estas empresas y granjas locales, y favorecemos que puedan competir con las marcas internacionales.

Todo esto ayuda a promover el bienestar social y económico de las comunidades locales, (sobre todo cuando son más pobres).

No dudéis en sumergiros en la cultura local. participad y no seáis meros observadores.

Porque una parte de los placeres de viajar consiste en tener la oportunidad de salir de vuestra zona de confort y probar distintos alimentos, escuchar música diferente y explorar diferentes culturas.

También hay que tener en cuenta un punto: no todos los platos locales son sostenibles.

En Islandia, comer carne de ballena es habitual entre los turistas y los habitantes locales. El inconveniente es que las ballenas están en vías de extinción, y apoyando esta industria, se estimula la demanda de carne de ballena y afecta negativamente en la población de ballenas.

Esto no sólo pasa con la alimentación. ¿Quién fabrica la ropa que vestimos todos los días, y en qué condiciones trabajan? ¿Os habéis planteado la pregunta?

Comprendo perfectamente que puede ser muy tentador comprar la ropa en 'Zara',

'H&M' o qué sé yo... ¿A quién no le gusta poder comprar un jersey por 10 euros?

Pero la realidad es que muchas de estas grandes empresas de ropa asequible (también llamadas 'fast-fashion') no pagan a sus trabajadores.

Esta industria de la moda es culpable de agotar los recursos del planeta y de utilizar mano de obra "esclava", barata para proporcionarnos ropa barata.

Por eso tenía tantas ganas de mencionar este apartado: es importante reflexionar sobre estas cuestiones respecto a la compra de ropa y escoger ropa confeccionada de manera justa.

6. Escoger alojamientos ecológicos

Los eco-hoteles/albergues o hoteles verdes integran prácticas y productos verdes en sus modelos económicos. La mayoría de los establecimientos disponen de equipamiento ecológico, como programas de reciclaje sobre el terreno y comidas preparadas a partir de ingredientes ecológicos locales. las prácticas de limpieza comprenden el uso de agentes no tóxicos y la reutilización de sábanas y toallas. Y los eco-hoteles (o albergues) utilizan jabones y champús a granel en lugar de envases individuales. ¡Es un añadido que se postula como una inmejorable alternativa! No hay demasiados, pero afortunadamente los buscadores de Internet permiten facilitar la búsqueda.

Por ejemplo:

* 'EcoBnb': 'EcoBnb' clasifica los alojamientos en niveles de compromiso ecológico en función del número de principios y criterios a los que responden.

* 'Green Pearls': 'Green Pearls' os permite recorrer los alojamientos ecológicos en función del tipo de vacaciones que deseáis, como vacaciones para matrimonios, submarinismo o vacaciones vegetarianas. Existe también un sistema de clasificación para ayudaros a saber hasta qué punto un lugar es ecológico con relación a otros en la misma zona.

Como cuanto más se comparte un alojamiento, mejor será para el planeta, 'CouchSurfing' (dormir en casas de los habitantes locales) también puede ser una buena opción para las personas que disfrutan estando en contacto con los lugareños y que no tienen un presupuesto muy grande.

Voyager éco-responsable : guide ultime en 15 points clés (Partie 1)

7. Gestionar el consumo de energía

Completando el apartado anterior, el consumo de energía representa aproximadamente el 60 % de las emisiones de CO2 de un hotel. Para viajar respetando el medioambiente, debemos vigilar la gestión de los recursos, incluso en un alojamiento que no sea el nuestro. Esto pasa por cumplir las reglas básicas:

* apagar siempre las luces y regular el termostato antes de salir,

* cerrar las cortinas en verano y abrirlas durante los meses más fríos,

* reutilizar las toallas y paños,

* hacer la colada con agua fría,

* utilizar un tendedero o la barra de la ducha para secar la ropa,

* ducharse más deprisa con agua templada,

* mantener la puerta del resto de las habitaciones cerradas cuando no se están calentando o enfriando.

¡Hasta mañana con la segunda parte que llegará con apartados que seguro te sorprenderán!


Galería de fotos



Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!