VIENA. El mejor lugar para los Erasmus. | Experiencia Erasmus Viena

VIENA. El mejor lugar para los Erasmus.

Traducido por Diana Salamanca — hace 3 años

Texto original de Paola Priola

0 Etiquetas: Experiencias Erasmus Viena, Viena, Austria


Decidí hacer esta reseña en inglés y en italiano para dar más oportunidad a las personas de entender.

"Cómo es posible que el Reino Unido no esté dentro de los futuros destinos de Erasmus? "

Esta era mi gran duda cuando todavía estaba en el liceo, participé en jornadas de orientación universitaria para poder decidir que futuro emprender. Y cuando decidí de inscribirme en Economía y Finanzas, tenía el conocimiento de la cantidad de universidades de las que podría escoger. El tiempo pasó muy rápido y en abril del año pasado, me encontré con el programa de Erasmus, fresquito.

Es difícil explicar las sensaciones que tuve antes de partir: tenía que completar una cantidad de documentos, decidir mi destino, peleas con los responsables que tenían que convalidar mis exámenes finales y el ansía de la espera por la lista. Tengo recuerdos muy confusos de ese periodo, tal vez estaba muy comprometida con ese cambio de vida que había esperado siempre y que temía que no pudiera realizar. No me dí cuenta ni siquiera en que momento me asignaron la destinación que había elegido, la cual había escogido después de mucha reflexión. Al final si vas como Erasmus tienes varios parámetros para evaluar. Qué estás buscando, diversión en el estado puro? Vete a España. Quieres estudiar? Busca alguna facultad difícil. Quieres viajar y disfrutar de la naturaleza salvaje? Vete a Noruega.

Personalmente, buscaba una destinación que me permitiera divertirme, viajar, tomar los 6 exámenes de mi semestre y todo sin tener que rellenar mi cartera con 1500 euros al mes y posiblemente sin tener que congelarme en el invierno.

Fuente

La Universidad

La respuesta es Wirtschaftsuniversität de Viena, conocida simplemente como la WU. Es la universidad de Negocios y Management más grande de Europa, situada en el puesto 33 del ranking europeo por nivel académico, confianza y pragmatismo. Es una universidad pública, a la que pueden acceder todos y cada semestre entran alrededor de 650 estudiantes. Tiene muchísimos cursos disponibles para los Erasmus, me encontré con la difícil decisión de decidir y esto me ayuda acelerar mi paso hacía la graduación. Tiene además la ventaja de tener un gran sitio web, que te puede ayudar a encontrar casa, a encontrar los cursos y te permite inscribirte en un curso intensivo de alemán además de un curso de orientación en la ciudad, denominado "Ok Program", el cual es un trampolín para crear amistades y conocer gente entre los erasmus. Para aquellos que no tengan en su equipaje los estudios de economía, hay otras universidades importantes en la ciudad, todas son públicas.

El alojamiento

Después de haber escogido la universidad, tenía la duda de como sería la ciudad, de cómo sería Viena? Me habían dicho que era un poco "aburrida", "gris" y muy fría en el inverno. Y yo, que llegó del sur de la isla de Sardeña, no niego que tenía bastante miedo... no tenía intención de morir congelada.

Pero sigamos en orden, comencé a buscar alojamiento rápidamente. En Viena hay una organización que se llama OEAD, la cual gestiona las residencias estudiantiles en toda la ciudad, y son de verdad muchísimas. Con un depósito de 600 euros es posible dejar que ellos sean los encargados de tu búsqueda de habitación según tus exigencias. Lo que se paga no es el resultado, sino el servicio ofrecido. No se garantiza que puedas encontrar la habitación de tus sueños en la residencia de tus sueños, porque los más conocidos como (Haus Erasmus) son los más pedidos. El precio de una habitación individual empieza desde los 340, una habitación doble es más económica y cuesta alrededor de 280 euros. La mayor parte de los edificios son nuevos, con todas las comodidades (gimnasio y sauna) y puede haber una cocina en común por cada piso del edificio, como apartamentos pequeños.

Y yo, como no disponía de suficiente liquidez para anticipar sin comprometer mi primer mes de erasmus, me aventuré a buscar una habitación privada. Hay un sitio en alemán, que pueden usar con el traductor de google, que permite encontrar una habitación o un apartamento. Los precios son asequibles, la habitación individual está alrededor de los 250 a 300 euros.

La restauración

El 3 de septiembre de 2010 puse pie en la tierra Austriaca y de una vez sentí el olor de la comida que me abrió el apetito. Tienen presente esos "wurstel" (salchicha) que normalmente comen? Bueno, si no eres alemán o austriaco... olvídalos. Probablemente probarlos en Austria o Alemania los llevará a renegar para siempre de esos productos en sus países de origen. Acompañadas con los clásicos "kartoffeln" (patatas) son un plato exquisito que tendrá tu estómago ocupado por unos días (pero no se preocupen). En Viena no hay peligro de hacer ayuno, los restaurantes típicos son Heurigen, se encuentran en todo lado y allí gastas entre unos 10 a 15 euros. En el centro histórico, Stephansplatz, hay muchos restaurantes. En la vía principal, Mariahilfestrasse, hay varios take away apreciados porque son económicos: sandwich con salchicha, noodles con carne, pizza y demás.. de 3 a 5 euros, aquí sólo tienes la difícil tarea de decidir. No puede faltar el desayuno en: Aida, en el pleno centro histórico, un poco caro y los más clásicos Starbucks o Anker, con pasteles y café. El costo de la vida no es excesivo, con una habitación privada 700 euros mensuales son suficientes para vivir en modo espartano. Siendo una capital, no está nada mal, no?

La ciudad y el clima

Siendo erasmus nunca me sentí como una turista, por eso no tuve la exigencia de descubrir Viena rápidamente. Preferí saborearla poquito a poquito, descubriendo la cara que se oscurecía en el verano, para después hacerme acompañar del sonido de las hojas secas debajo de mis zapatos cuando el invierno se las iba llevando. Como una chica del sur, siempre he estado sin sombrilla y he adorado la nieve. La nieve... es la cereza encima de una tarta fantástica, hace que el paisaje vienese sea de encanto. El frío siempre presente, mucho! Se pasa de unos 25 grados en verano a unos -15 grados en invierno, pero el invierno es muy seco y éste fue mi gran descubrimiento: comprar chaquetas y chaquetas para no sufrir mucho.

La ciudad y el clima pasaron para mi al mismo paso. El sol, cuando raramente se asomaba, cambiaba mi humor repentinamente y me permitía salir a pasear con 0 grados y una sola chaqueta; sin embargo era siempre un milagro, porque el cielo estaba casi siempre nublado. Tal vez es la única cosa negativa del lugar.

Cinco meses fueron suficientes para visitar Viena. Es una ciudad relativamente pequeña, concentrada en la zona del centro, en donde la majestuosidad de la arquitectura neoclásica esplende. Pasando por Stephansplatz me sucedió muchas veces de caminar hasta la Opera, la cuna del teatro austriaco. Es un edificio imponente que me ha embrujado, aunque no soy una amante de las operas líricas. La residencia de los Asburgo es espectacular, da directamente a un espacio verde inmenso, desde el cual se pueden ver desde lejos los museos y el parlamento. El Rathaus esta a dos pasos, que es otro epicentro de cultura con muesos y bares famosos. Un poco más alejada está la Torre del Danubio, una estructura situada en la periferia, donde pude admirar Viena desde lo alto sentada en un restaurante a cenar, a solo 250 metros de altura.

Fuente

Viajar a y desde Viena

Como erasmus aprendí que la distancia es relativa en cuanto a tu propia capacidad de reducirla. Con el metro llegué a todo lado en un máximo de 20 minutos. Mi ciudad en comparación a ésta es del tercer mundo. Con una frecuencia de 5 minutos, he llegado a aburrirme cuando perdía el metro por un poco. Además en la noche funciona también y ésto me permitió de salir hasta tarde y participar a tantas fiestas sin tener la necesidad de quedarme en otro lado. El aeropuerto es cercano al centro, pero está desarrollado solo en las lineas esenciales; Viena es el ombligo de Europa, no necesita un sistema aeroportuario eficiente. Otra cosa son los buses y los trenes, puedes ir donde quieras... Eslovaquia, Hungria, Polonia y Alemania nunca estuvieron así de cerca en mi vida.

La fiesta y la diversión

Se dice que los austriacos son un poco fríos. Y es algo que sentí pero en realidad nunca fue un problema. Sabía que pasaría todo un semestre como erasmus, pero nunca me hubiera imaginado sumergirme en una sub-población europea de erasmus enloquecidos. Las redes sociales de los erasmus están muy desarrolladas, especialmente la WU. Organizan viajes para muchos sitios (Bratislava, Budapest, Cracovia, etc) con precios particularmente ventajosos. Tuve la oportunidad de hacer snowboard por primera vez en Zell Am See, una localidad turística cercana a la frontera con Alemania y fue genial... imagínate 250 erasmus en un hotel que durante el día estaban esquiando y la noche bailando. Cada día de la semana hay un evento programado en algún lugar de convenio con el ESN. Sí tienen miedo de no encontrar estos locales, habrán muchos folletos en cada poste de la calle. Pasados dos meses no podía más y cada día que me despertaba me prometía a mi misma que encontraría un día para descansar y dormir decentemente. Puedo decir que no te aburres nunca, la diversión está más que asegurada. Si luego quieres hacer algo alternativo, están las pistas para patinar sobre hielo, la opera lírica y los mercados de navidad cuando se está en la estación.

Conclusiones

En general se dice que las expectativas te pueden desilusionar. Esto porque son irracionales y excesivamente elevadas respecto a la realidad. Puedo decir que mi experiencia como erasmus representa una excepción a la regla. Llegué a Austria esperando encontrarme bien, divertirme y no quedarme atrasada con el estudio, que sucede mucho a los Erasmus. Nunca me hubiera esperado de divertirme tanto, de estudiar tan poco y de crear lazos tan profundos a personas que serán amigos para toda la vida. Mi vida de erasmus fue un viaje sobre la luna... porque un periodo tan despreocupado y sereno es muy difícil de encontrar en la vida de cada día, en donde las obligaciones y la rutina te oprimen y te hacen perder la sonrisa. Allí no existía la rutina y el blanco es el único color que puedo atribuir a estos 5 meses, porque cada día lo coloreaba del color que yo quisiera. Me sentí siempre feliz en donde quiera que me encontrara, en donde viviera y de las cosas que hacía... es la suerte de no extrañar el propio país porque te sientes en cada a donde quiera que vayas.

Tristemente mi experiencia ha terminado, era el momento de irme... pero Viena es todo esto. Puede bastar?

Consejos útiles para los futuros erasmus

Para el alojamiento:

http://www.jobwohnen.at/

http://www.oead.at/

Transporte

http://www.oebb.at/

http://www.wienerlinien.at/

Y sí estudias economía, esta es la WU:

http://wu.ac.at/


Galería de fotos



¡Comparte tu Experiencia Erasmus en Viena!

Si conoces Viena como nativo, viajero o como estudiante de un programa de movilidad... ¡opina sobre Viena! Vota las distintas características y comparte tu experiencia.

Comentarios (0 comentarios)


¡Comparte tu experiencia Erasmus!


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!