Advertise here

Abalorios y labores de punto

Abalorios y labores de punto

Introducción

Los abalorios son muy bonitos y son perfectos si os gustan las manualidades y hacer cosas vosotros mismos. Hay sitios donde podéis encontrar abalorios y cosas relacionadas. Mi tía siempre los compra y como sabe hacer punto también compra cosas para hacer labores. Supongo que así es como supe del punto y de los abalorios. Ella solía hacer punto delante de mí y yo al verla me interesé, por lo que me enseñó algunas cosas de las que todavía me acuerdo y que aún uso. Se lo agradezco mucho porque el punto es algo muy importante, cualquiera puede utilizarlo en cualquier momento para hacer cosas geniales tanto para uno mismo como para otros. Incluso se pueden fabricar cosas para regalar. En mi opinión es algo que se puede hacer donde sea y cuando sea.

Así que, de pequeña, cuando mi tía me enseñó lo básico del punto, empecé a practicar y la verdad es que se me daba bastante bien. En realidad no hacía nada, no hacía calcetines o chaquetas o lo que fuera, solo practicaba y practicaba y así es como fui mejorando. También solía ayudar a mi tía y tejía algunas filas de lo que ella estuviera haciendo y cosas así. Ya sabéis, todo llega con la práctica y eso es exactamente lo que hice.

beads-knitting-bb215a7aeeecf3cb7cfac3e9e

Hace un año decidí que quería tejerme algunas prendas de ropa, así que me compré varias cosas para entrar en el mundo de las labores y empecé a hacer una chaqueta. Tenía muchas ganas de hacer una chaqueta que me gustara y que fuera exactamente como yo quisiera. Y aunque tenía alguna idea de lo que estaba haciendo, me faltaban muchos detalles, pero pensé que algo saldría y que ya iría viendo cómo seguir conforme fuera avanzando. Hay veces que crees que sabes cómo quieres algo, pero al hacerlo te das cuenta de que así ya no te gusta y lo diseñas de nuevo, piensas cosas nuevas... ¡Ya sabéis cómo va!

beads-knitting-b0dccf8552de46e0fbffa7d92

Encontrar una tienda de labores de punto

Lo primero que hice fue preguntar dónde podía comprar cosas para hacer punto. Bueno, en realidad no lo pregunté, pero hubiera estado bien hacerlo porque así lo habría encontrado todo más fácilmente. Pero no lo hice, así que me dediqué a dar vueltas por Tiflis preguntándome dónde habría alguna tienda de punto. Entonces descubrí que había muchas, incluso algunas que veía desde el autobús al pasar por delante y que estaban bien cerca, ¡pero ahora que las necesitaba no me acordaba de ninguna! ¿No os parece gracioso?

Solo recordaba una tienda que estaba en la Avenida Pekini, cerca de Mitskevichi. La tienda tenía un montón de cosas, incluidos materiales para hacer punto, cosas para decorar, abalorios, botones, cordones, etc. Sin embargo, siempre está llena de gente y no cabemos todos, es lo que no me gusta de la tienda. A pesar de todo fui hasta allá para ver qué tenían y a qué precio. No estaba mal. Después fui a buscar más tiendas como esa. Resultó que había dos tiendas como esa cerca de mi casa, pero eso no lo descubrí hasta después de haberme recorrido todo Tiflis. Llegué incluso a Station Square y también encontré una, pero no tenía demasiadas cosas y no era lo que buscaba.

También encontré una tienda en la zona subterránea de Baratashvili. De hecho, encontré dos. Tenían muchas cosas para hacer punto y el ambiente era muy agradable, por lo que compré algunas cosas para mi primera chaqueta y la verdad es que me quedé muy contenta porque el precio no era muy alto y los dependientes eran muy amables.

Después llegué a otra tienda cerca de mi casa y me di cuenta de que ahí había un montón de cosas para hacer punto y que la próxima vez no tendría que irme tan lejos. Por eso desde entonces compro las cosas en esa tienda. Tienen muchas cosas, excepto colgantes y cosas así, que me gusta comprar para hacer collares. Me encanta hacer cosas yo misma, cuando son artesanas me gustan mucho más que las que compras y las ha hecho otra persona. Cuando hago algo, lo hago a mi manera, como quiero que sea y cuando lo compro no siempre es como me gustaría, por eso es mejor hacerlo yo misma. Aunque a veces no puedes hacer algo de la misma manera que una máquina o un profesional, claro, y otras veces tienes problemas para que quede como quieras, pero no pasa nada. A veces te saldrá mal y otras te saldrá bien, así es la vida. Esto lo leí hace tiempo, no recuerdo dónde, pero supongo que eso ya no importa. Aunque siempre podéis buscarlo en Google para ver quién lo dijo o dónde se publicó y cosas así.

Total, que compré lana gris para la chaqueta. Bueno, en realidad resultó que iba a ser para una chaqueta distinta porque no pegaba mucho con lo que ya tenía y con la otra madeja gris. Tendría dos chaquetas, cosa que tampoco es que me molestara mucho.

Así que empecé a coser. Lo primero era hacer el primer punto, que para mí era lo más complicado porque no estaba acostumbrada a empezar. Pero una vez superado ese obstáculo, todo fue como la seda y me asombré de lo rápido que tejí la chaqueta, la verdad. Pero como era algo bueno tampoco me quejaba. Pero aún me quedaba trabajo. Como yo no soy una persona precisamente pequeña tardé algo más, y es que lleva su tiempo tejer toda la espalda, luego tejer las dos partes delanteras, si quieres mangas tienes que tejer no una, sino dos mangas, todo eso lleva su tiempo. Pero al ver el resultado final te alegras mucho y te sientes muy orgullosa de lo que has hecho.

Fuente

Para ser sincera estuve tejiendo las chaquetas todo diciembre y enero y aún no las he terminado. No quiero asustaros, es solo que no me pasaba el día tejiendo, claro. Tenía clase en la universidad, estudiaba para el día siguiente y, cuando tenía tiempo, tejía. El día tampoco era muy largo porque en invierno los días son más cortos y aburridos y a veces no te apetece hacer nada. Pero a la vez, es genial poder tejer. Ahora sé lo que sientes las abuelitas cuando se sientan junto a la chimenea y tejen y tejen y tejen. Es muy relajante y cuando tienes experiencia el proceso no es complicado, al contrario. Por tanto te relajas y a la vez haces algo, estás fabricando algo, no estás sentado sin hacer nada.

Había tejido una chaqueta sin mangas y las partes delanteras de la otra. Ambas eran grises, así que me pregunté qué pasaría si le hacía la espalda amarilla o algo así, por lo que fui a la tienda a buscar más lana. La amarilla era muy brillante y me gustó, así que decidí tejer mi chaqueta amarilla también y la compré. Hice la espalda de la chaqueta gris en amarillo, lo cosí todo junto y quedó bastante bien, la verdad. También pensé que necesitaría mangas, pero cuando empecé a hacerlas llegaron las complicaciones. Tuve que empezar desde el principio varias veces y fue muy frustrante darme cuenta de que en todo ese tiempo podría haber hecho la manga completa, pero aún tenía voluntad de hacer algo genial y no podía rendirme, por tanto seguí tejiendo.

Llegó el crudo invierno con el frío, las vacaciones de Navidad y los exámenes, así que tuve que dejar de tejer porque ya apenas tenía tiempo.

Os estaréis preguntando qué fue de las chaquetas. Pues ahí siguen. Una esperando al próximo invierno para que me la ponga y otra esperando que tarde o temprano la termine. No os preocupéis, la terminaré, pero ahora no. Es algo que requiere tiempo y yo ahora mismo no tengo para ponerme a tejer. Y creo que tejer en verano no debe ser muy agradable. Pero ¿quién sabe? Igual un día me despierto con ganas de terminar la chaqueta y por fin lo haga y me sentiré tan orgullosa que la adrenalina me recorrerá las venas.

beads-knitting-eac67bfe67bfac025be3d0aa4

También pasa que busqué cosas de lana en Internet y había un montón que me gustaron y quería tejer, pero no sabía cómo. Hay muchas cosas que me gustan, como chaquetas, suéteres, tops, etc. y no puedo hacerlas todas, pero son muy bonitas y me gustaría tejerlo todo a mano. Si no necesitara tanto tiempo me pondría manos a la obra y las haría todas, fijaos si me gustaron. Y la técnica de punto no parecía demasiado complicada. Bueno, la mayoría, había algunos detalles que requerían más atención o ayuda de un profesional o de alguien con más experiencia.

Y pasa otra cosa, a mi madre le encantó una chaqueta que vio en Internet y quería que hiciera la mía como esa, pero no sé si eso se podría hacer. Ella insistió mucho. Era bastante distinta al estilo de mi chaqueta, pero quién sabe, igual sí se puede. Mi madre hace cosas imposibles y le salen bien, os sorprendería lo bien que se le dan esas cosas, así que igual ella sabe hacerlo. Al menos me dijo que lo iba a intentar. Pero yo aún no sé qué hacer. Igual sería una buena idea terminar la chaqueta y empezar a tejer otra como la que le gusta a mi madre, así no tendría que transformar una cosa en otra, sino hacerla directamente. No parece mala idea. Solo necesito tiempo y ganas de hacerlo. Sin embargo, creo que para eso primero debería terminar esta.

Y esta ha sido mi historia sobre cómo quise tejer y cómo fabriqué algo. Y creedme, ¡no me voy a rendir, terminaré mi chaqueta, será preciosa y le encantará a todo el mundo!

beads-knitting-db2daddae98d13c1d4af039a1


Galería de fotos



Contenido disponible en otros idiomas

Comentarios (0 comentarios)


¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?

Si estás viviendo una experiencia en el extranjero, eres un viajero empedernido o quieres dar a conocer la ciudad donde vives... ¡crea tu propio blog y cuenta tus aventuras!

¿Quieres tener tu propio blog Erasmus?


¿No tienes cuenta? Regístrate.

Espera un momento, por favor

¡Girando la manivela!